El Comercio
img
Fecha: julio 16, 2017
Sexo con seso
Alberto del Río Legazpi 16-07-2017 | 11:25 | 0

      Algunos celebramos estos días la transición política española –tan alabada internacionalmente– a la que unos ponen en solfa sin conocerla, otros negándose a reconocerla y los de más allá, multitudes, que no se enteraron de la fiesta.

      Vi y viví desde Avilés (algo tengo escrito y lo que te rondaré morena) aquel tiempo en el que la democracia entró como una exhalación y sin romperlo ni mancharlo proclamó el rescate de temas hasta entonces a la sombra unos y en la sombra otros. El sexo por ejemplo.

Miembros de aquella primera Corporación de Ayuntamiento democráticos (1979-1983). Foto tomada en abril de 2009.

Miembros de aquella primera Corporación de Ayuntamiento democráticos (1979-1983). Foto tomada en abril de 2009.

      La batalla principal de la modernización social la dieron las dos corporaciones (de 1979 a 1987) presididas por el socialista Manuel Ponga Santamarta.

      La de los ochenta, en Avilés, fue una década que comenzó –en plena crisis siderúrgica– declarando a la ciudad «Zona de atmósfera contaminada» y terminó inaugurando tanto una de las mejores casas municipales de cultura del norte de España como una de las acerías (LD-III) más modernas del mundo.

      Pero el acero aunque incandescente no es tumescente y yo quiero hoy hablar del sexo, tema tabú entonces en el país.

       Por ejemplo, me acuerdo de las controversias sobre la educación sexual cuando en 1986 se diseñó una campaña nacional denominada ‘Jóvenes y anticoncepción’ que comenzó a desarrollarse con carácter experimental en Barcelona, Zaragoza, Valladolid y Avilés.

Manuel Ponga Santamarta. Alcalde de Avilés (1979 a 1988).

Manuel Ponga Santamarta. Alcalde de Avilés (1979 a 1988).

      El hecho de que Avilés figurase junto a tres grandes ciudades españolas vino determinada por su alta tasa de población joven –llegó a ser la más alta de Europa– y por disponer de una oficina municipal de Información Juvenil con una demanda considerable.

      Avilés contaba, en 1985, con 24.431 jóvenes entre 16 y 30 años, de los que el 68% eran menores de 26 años. El 57,5 % tenía pareja estable y solamente el 24 % usaba anticonceptivos. Pero del 84,4% de ‘los solteros’ no empleaba ningún método de contraconcepción.

      Aquí y entonces, como en todo el país, hacer estudios, proponer debates y planificar programas sobre el sexo, siempre nos sobrepasó, aunque no tanto como se pensaba. Por ejemplo en votación celebrada en un Pleno del Ayuntamiento avilesino en septiembre de 1986, la antes citada campaña ‘Jóvenes y anticoncepción’ fue votada por los partidos de izquierda y por gran parte de los concejales de Coalición Popular (el antecedente del PP) excepto por dos. Era una sorprendente noticia el que la izquierda y la derecha política estuvieran por el cambio en este terreno.

      No todo fue un camino de rosas que también hubo espinas que hicieron daño. Recuerdo, en enero de 1987 cuando fue condenada, por un Juzgado avilesino, la farmacéutica Ángeles Panizo, por negarse a vender anovulatorios a un joven matrimonio. La pareja volvió con un agente municipal a la farmacia de Rivero, en exigencia de sus derechos, pero nada de nada, que si quieres arroz Catalina que la farmacéutica nanay. Entonces intervino la Justicia y un tribunal dictó sentencia considerando probado que «ambos jóvenes recibieron malos tratos de palabra y vejaciones por parte de la farmacéutica», así que o pagaba 5.000 pesetas de multa o sufriría cinco días de arresto. Aquello levantó ampollas en unos y coñas a todo trapo y de todo tipo en los otros.

Nelly Fernández Arias. Concejala Ayto. Aviles. Senadora.

Nelly Fernández Arias. Concejala Ayto. Aviles. Senadora. 

      En 1989 tuvo lugar un suceso menos ‘berlanguiano’ cuando el Colegio Oficial de Médicos de Asturias denunció al Centro de Planificación Familiar de Avilés. Algo muy grave pues era la primera vez, en España, que un colegio oficial de medicina decidía presentar una denuncia ante los tribunales por presuntos delitos de abortos ilegales, que por entonces eran todos aquellos que no estuvieran basados en razones terapéuticas, éticas y eugenésicas.

      El caso es que el Centro de Planificación de Avilés gozaba de un gran prestigio, había sido creado tras la constitución de los ayuntamientos democráticos (1979) por iniciativa de la concejala socialista Nelly Fernández Arias que más tarde sería senadora por Asturias. Este servicio municipal era citado como modelo en congresos y cursos en el campo de la educación sexual.

      La revolera mediática tuvo ecos nacionales sumándose a otras originadas, en otras latitudes, con el tema del aborto. El concejal socialista de Sanidad y Servicios Sociales, Ángel Álvarez (puesto que había ocupado anteriormente Nelly Fernández Arias) negó tajantemente que en el Centro avilesino tuvieran ni quirófanos ni capacidad para realizar abortos, algo evidente por otro lado pues era un organismo de acceso público que atendía a la planificación y asesoramientos familiares y anticonceptivos. Y añadía, el concejal, que «detrás de esta polémica hay un interés económico, porque nuestro servicio ha mermado en unos 20 millones de pesetas, los ingresos de ciertos ginecólogos que tienen consulta privada».

      Con la polémica al rojo vivo el presidente del Colegio de Médicos regional, batiéndose en retirada, declaraba que «nunca habían asegurado que los abortos se hubiesen practicado en el Centro municipal» pero argumentaba que debían los responsables del organismo municipal –dada la gran demanda ciudadana– de tener conocimiento de quienes y en qué lugares se practicaron 177 abortos ilegales… En fin.

      Entre acusaciones, que en el fondo ocultaban el enfrentamiento entre la medicina privada y la sanidad pública aparte de razones éticas y de creencias religiosas, fueron constantes las discusiones. Y las polémicas sexuales habitaron entre nosotros.

      Pero poco a poco, despacito oye, la cosa fue entrando en vereda –valga la expresión– y la sociedad comenzó a razonar, a discutir civilizadamente, simplemente aplicando un poco de seso al sexo.

Ver Post >
Espacio dedicado a aspectos históricos, biográficos, costumbristas y artísticos, fundamentalmente de Avilés y su comarca actual, así como a territorios que, a lo largo de los siglos, le fueron afines. Tampoco se excluyen otras zonas del planeta