El Comercio
img
La misteriosa, literaria e histórica calle de La Ferrería
img
Alberto del Río Legazpi | 23-12-2017 | 23:02

     La que guarda más vestigios del Avilés inicial. La número uno de las que discurrían entre las murallas, demolidas en el siglo XIX. Pasear por ella es ingresar en un pasmoso túnel del tiempo. Una misteriosa sensación andar transitando por épocas pasadas a la que te llevan sus edificios y su conformación urbana, confirmada durante siglos, como principio y final: entrada y salida, de Avilés, según se viajara por tierra o por mar.ferreria-tunel-alberto-z-00x-9-ferreria-tunel-luz-img_8840-bis

      Calle rápida. La única que iba de puerta a puerta de muralla. De la del Alcázar (inicio en El Parche) a la de La Mar -en la confluencia con la calle de La Muralla y a la vera de la iglesia parroquial- donde estuvo situado el puerto hasta el siglo XIX.

      Traspasaba, como un puñal, la ciudadela medieval (conocida como La Villa). Era -y algo le queda- estrecha, con tramos oscuros y soportales, hoy cambiantes y asombrosamente fascinantes.

      Tuvo muchos nombres, aunque el actual (recobrado en 1979) es el más cabal. Porque cuadra con haber sido calle de herreros o también -otra teoría- de que al inicio de la rúa había una gran ferrería. Cosa premonitoria esto del hierro, pues las primeras oficinas de la siderúrgica Ensidesa se abrieron, en la década de los cincuenta, en el número 29 de esta calle.ferreria-luis-alfonso-22-soportales-la-ferreria-luis-alfonso-bis

      Fue en tiempos lejanos, la vía principal, por estar a pie de obra del puerto. La que atesora recuerdos del siglo XII: iglesia de los Franciscanos, o del XIV, como el palacio de Valdecarzana y la capilla de (los de) Las Alas. Edificios que transmiten.

      Los historiadores norteamericanos que vienen a beber de las fuentes de los archivos históricos de Avilés, se asombran e impresionan con lo que ven y palpan en esta calle, donde nació el Adelantado de La Florida (en casa que estuvo en el solar del actual edificio número 29),  vivió de casado (al inicio de la calle, margen izquierda) y donde está enterrado (iglesia llamada De los Padres).

      La Ferrería, como antigua calle principal, ha sido escenario de todo tipo de historias. Desde festejos medievales, hasta de tragedias, la última originada en 1937 por un bombardeo de la aviación del general Franco sobre la ciudad (Avilés se había declarado fiel a la legalidad republicana) y que hizo blanco causando víctimas mortales en uno de sus más antiguos edificios, el actual número 10.ferreria-felix-gonzalez-22-hache-historica-calle-medieval-de-la-ferreria

      Es calle literaria, hoy con un edificio universitario incluido, que gustaba de pasear a Armando Palacio Valdés. Aquí nació el novelista Juan Ochoa, y aquí vivió y murió (portal número 31), Estanislao Sánchez-Calvo, uno de los más destacados filósofos asturianos, especie a proteger en vista de lo escasos que son. Frente a su casa nació la galaxia Gutemberg local, la primera imprenta avilesina propiedad de Antonio María Pruneda. Y también el diario ‘La Voz de Avilés’ domicilió en el actual número 27 de la calle durante muchos años.

      El desconocido (y ya tiene garambaina decir esto) escritor avilesino-cubano Rafael Suárez Solís, nuestro más prolífico autor literario, la describe con desparpajo y nombre cambiado, en su novela ‘Un pueblo donde no pasaba nada’, que mira por donde últimamente pasa de todo, incluso lo que nunca debería haber pasado: que se esté jugando a un peligroso pim-pam-pum con el Centro Niemeyer, reconocido referente mundial, asturiano, en materia cultural. Cuidado, cuidado, que hay historias que no se pueden reescribir…ferreria-alto-soportal-z-x-000000-1-9-la-ferreria-buen-soportal-oye-img_1287-bis

      Por cierto que La Ferrería es la calle del casco histórico más cercana y comunicada, visualmente, con el espacio diseñado por el arquitecto brasileño. Paseándola, oteas en su zona media, la pasarela de acceso al Niemeyer; y casi al final -cerca de un edificio que, con suerte, algún día será museo de la historia urbana de Avilés- divisas la cúpula del famoso centro cultural internacional.

      Las arquitecturas, tradicional y vanguardista, se han terminando soldando y constituyendo una potentísima señal de identidad artística ‘Made In Avilés’.

      La Ferrería es calle recóndita y legendaria.

(Episodio, revisado, publicado en La Voz de Avilés el 19 septiembre 2011)

Calle La Ferrería desembocando en la de La Muralla. En la esquina de la derecha parte del edificio del hotel La Serrana. (Foto cedida por Cástor G. Ovies).

Calle La Ferrería desembocando en la de La Muralla. En la esquina de la derecha parte del edificio del hotel La Serrana. (Foto cedida por Cástor G. Ovies).

 

Espacio dedicado a aspectos históricos, biográficos, costumbristas y artísticos, fundamentalmente de Avilés y su comarca actual, así como a territorios que, a lo largo de los siglos, le fueron afines. Tampoco se excluyen otras zonas del planeta