img
Etiqueta: Ensidesa
Lo que el tiempo se llevó
img
Alberto del Río Legazpi | 05-02-2017 | 10:49 |0

Si uno echa la vista atrás y ve lo que el tiempo se llevó de Avilés  quizás se sorprenda de la categoría histórica de la villa asturiana.

             Decía Mario Benedetti que «cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo». Tiene razón el escritor uruguayo, y es que el tiempo parece la repanocha de la relatividad.

            En Avilés trajo muchas cosas, pero también se llevó otras importantes como, por ejemplo: el Fuero, la muralla, un convento, dos tranvías, una Ensidesa y todos los cines que había.

            Hoy es un sueño histórico aquel Fuero que tuvo Avilés en tiempos medievales, cuando era la segunda población de Asturias y la categoría de su puerto era máxima. Tal jerarquía era cosa a cuidar por los reyes así que concedieron un Fuero (siglos XI y XII) a los avilesinos que les garantizaba unos derechos singulares, de los que carecían otras villas. Aquel privilegio duró siglos hasta que el poder central comenzó a unificar la legislación de todas las poblaciones y los fueros se fueron difuminando… «Vasallos del tiempo» que decía Quevedo.

           

Ver Post
Historia creciente, geografía menguante
img
Alberto del Río Legazpi | 27-08-2016 | 07:50 |0

(Reedición corregida del episodio publicado el 22/05/12 en el diario LA VOZ DE AVILÉS  y no incluida en este blog)

          En ningún tiempo de la historia avilesina su sosegada geografía ha sido tan cambiante como en el actual. Aquí van dos ejemplos.

          En 1950, el Estado español creaba la Empresa Nacional Siderúrgica Sociedad Anónima (o sea ENSIDESA), para abastecer a España de acero, instalándola mayormente en la margen derecha de la ría de Avilés.

El paisaje que definió una época histórica de Avilés, los hornos altos de ENSIDESA. Foto tomada en los años setenta, desde una avenida de Cervantes en obras de prolongación y urbanización. A la izquierda, la casa que marca el final de la calle Rivero. Foto Archivo Fran.

          Por aquel entonces la villa asturiana contaba con cerca de 20.000 habitantes y su Ayuntamiento manejaba un presupuesto anual de 3.325.063,68 pesetas (19.984,04 euros). A partir de entonces se produjo una descomunal explosión demográfica social, económica y cultural. Un episodio aparte.

          La

Ver Post
Poblado de Llaranes, admiración urbanística
img
Alberto del Río Legazpi | 04-07-2016 | 22:57 |0

El establecimiento de la gran siderúrgica Ensidesa en Avilés, generó  multitud de efectos industriales y también sociales como es el caso del Poblado de Llaranes.

          A la hora de escribir sobre Llaranes recuerdo una frase de José Luis García Martín: «El avilesino vive o trabaja en Avilés y ha nacido en cualquier parte, incluso en Avilés».

          A partir de 1954 muchos avilesinos, como los que señala el poeta, establecieron su domicilio (facilitado por la empresa) en un nuevo poblado construido en una de las zonas más antiguas, históricamente hablando, de la ciudad. O sea Llaranes (ver ‘El asombroso Llaranes por tierra, mar y aire’).

Año 1955. Llaranes en primer plano, Avilés al fondo.

          Allí, al lado de la población tradicional y de lo que queda de su pequeño templo de San Lorenzo, con guiño de ventana prerrománica, surgió un nuevo poblado con perlas como su iglesia de Santa Bárbara,  que alberga un bárbaro (también cabe decir maravilloso) patrimonio de arte moderno.

          Urbanísticamente atrevido,

Ver Post
Espacio dedicado a aspectos históricos, biográficos, costumbristas y artísticos, fundamentalmente de Avilés y su comarca actual, así como a territorios que, a lo largo de los siglos, le fueron afines. Tampoco se excluyen otras zonas del planeta