img
Pajares, un alto en el camino
img
Sonia Barbosa | 09-02-2017 | 13:49

Lugar de paso para el viajero, el pueblo de Pajares nos recibe como un púlpito al paraíso. Una ventana a verdes praderías, armoniosas montañas y curvas y más curvas que hacen de la subida al puerto una delicia para muchos moteros. Situado a unos 970 metros da nombre al valle donde se encuentra, al río que lo atraviesa y al puerto que, durante siglos, fue la principal vía de comunicación entre Asturias y el resto de España.

 

 

Poco antes de llegar al pueblo, una parada obligada en el Mirador de Flor de Acebos.

 

 

Al otro lado, Llanos de Somerón se cuelga de la ladera ofreciendo un aspecto que deja a más de uno con la boca abierta.

 

 

 

Y mientras nuestras monturas esperan..

 

 

No faltaron momentos cargados de risas y buen humor, esos con los que uno se queda y guarda en un cajoncito de la memoria.

 

 

´Trailera´ y su acompañante esperan estacionadas a la entrada del pueblo por el cual, sin prisa pero sin pausa, nos damos un paseo de esos que en varias ocasiones has querido hacer pero, siempre, por una causa u otra, nunca llevabas a cabo.

 

 

Detalles que uno se pierde si no hace un alto en el camino, como la existencia de un albergue de peregrinos.

 

 

O la casa donde pasó su infancia Ramón Menéndez Pidal.

 

 

 

 

Siempre ante la mirada atenta del paraíso..

 

 

Y, por lo visto,… de alguien más…

 

 

 

Un lugar donde el trabajo artesanal abunda…

 

 

 

 

 

Y donde dejamos atrás los angostos callejones,..

 

 

Para voltear la cabeza hacia el verde telón que nos acompaña..

 

 

 

Carlos y yo seguimos explorando rincones como éste que, si no hubiera sido porque nos hemos bajado de nuestras motos, no hubiéramos descubierto. Un remanso de paz y de agua del que mi compañero quiso obtener unos buenos encuadres.

 

pajares

 

Sin olvidarnos de la Iglesia de San Miguel de Pajares, con el año de 1861 como año de su reedificación. Actualmente de una sola nave, las reformas han hecho ocupar capillas laterales en vivienda parroquial.

 

 

 

Un lugar extraordinario y único, una afición que hace que me sienta viva: la moto, y la excelente compañía de Carlos han hecho del día de hoy un día para recordar. Sin poder irnos del pueblo con la estampa de una fotografía que hace meses que deseaba inmortalizar..

 

 

¿Se animará mi compañero de ruta de hoy a repetir en otra ocasión?.. Algo me dice que “si”…

Espero que os haya gustado. V´SSSSS.

Enlaces de interés: www.soniabarbosa.es

Agradecimientos a las colaboraciones de: Motos Gijón, Neumáticos Motoval Oviedo, Triocar Motorrad y Dynamic Line.