El Comercio
img
La Alfarería de Faro
img
Sonia Barbosa | 31-05-2017 | 07:53

Cuna de alfareros, esta localidad del concejo de Oviedo, aúna tradición y cultura, historia y arte, pasión y belleza. Injustamente, hoy en día se enfrenta a uno de los mayores peligros que más temía: el olvido. No tenemos datos de la cerámica faruca anteriores al S.XI y el esmaltado en blanco no hará su presencia hasta el S.XIII. Es precisamente en ese momento cuando aparece mencionada en un documento “la casa del Fornu”, en torno al taller que acoge  José Manuel Vega Gutiérrez, “Selito”, último representante de esta actividad milenaria. Hasta allí nos desplazamos en esta ocasión para conocerle y adentrarnos en un mundo mágico: el de la Alfarería de Faro.

 

alfareria de faro

 

Últimos de mayo y la primavera luce espléndida en la tierrina…

 

alfareria de faro

 

alfareria de faro

 

La “Casa del Fornu” nos abre sus puertas y, pese a que su guardiana nos recibe con ruidosos ladridos…

 

alfareria de faro

 

Poco a poco se va tranquilizando…

 

alfareria de faro

 

alfareria de faro

 

El maestro alfarero, sentado en su silla contempla el tiempo pasar mientras sus manos separan con cuidado las raíces e impurezas del barro extraído.

 

alfareria de faro

 

la alfareria de faro

 

alfareria de faro

 

Posteriormente, en el “duernu”, éste se mezclará con agua para que remoje y de ahí a la amasadora.

 

alfareria de faro

 

alfareria de faro

 

alfareria de faro

 

Todo ello con la compañía de la música procedente de su radio la cual, al igual que todo lo que hay en el taller, no ha sido capaz de escapar al poder invasor de la arcilla.

 

alfareria de Faro

 

39 años moldeando, esculpiendo y, sobre todo, disfrutando. Ya su abuelo se dedicaba a ello y atrás quedaron aquellos años en los que durante la Guerra Civil cobraba entre 3.000 y 3.500 pesetas por las ventas y eso que solo iba dos veces a Villaviciosa, por Semana Santa y por las Fiestas del Portal (aparte de los jueves y sábados de mercado que era cuando se desplazaba hasta Oviedo).
“Selito” se apena de la escasa producción solicitada y es que esta rápida decadencia de la alfarería que se inició a lo largo del S.XIX, ha ido viendo cómo de los 71 alfareros que se documentaron en 1.749 en el Catastro del Marqués de Ensenada, han ido desapareciendo hasta llegar a 4 alfareros en 1.933 y en la actualidad tan solo sobreviviría el taller de Lito, que ha llegado hasta nuestros días de la mano de su hijo José Manuel Vega.

 

ALFARERIA DE FARO

 

Un taller que abre sus puertas a quien lo quiera visitar y es imposible no impregnarse del olor del barro e inundar la mirada con la belleza del arte farucu. Cualquiera que conozca este estilo sabría reconocerlo . Sus piezas de alfarería presentan como aspecto final un negro caraterístico de tonos metálicos, resultado de la mezcla de barro común y “barrucu” cocido a altas temperaturas produciendo una oxidación que proporciona el característico mate.

 

alfareria de faro

 

Piezas de uso cotidiano que, aunque han perdido prácticamente sus usos tradicionales, hoy son piezas decorativas que mantienen toda su funcionalidad: jarra, penada, barbón, ..

 

alfareria de faro

 

alfareria de faro

 

Sin olvidarnos de la cerámica esmaltada que aparece a finales del S.XIII y aún hoy en día es la más utilizada, en la que aparecen colores como el amarillo, el azul, ocre, marrón y verde.

 

alfareria de faro

 

alfareria de faro

 

Entre cuyos motivos decorativos más comunes están los geométricos con rayas rectas, ondulantes, círculos, espirales y naturalistas siendo el más característico la páxara.

 

alfareria de faro

 

Atentos en nuestra visita, “Selito” complacía nuestras preguntas y curiosidades gustosamente y nosotros, escuchando sus respuestas comenzábamos a no entender el porqué algo tan extraordinario pudiera quedarse guardado en  una caja que nunca debería haberse abierto: la del olvido.

 

alfareria de faro

 

alfareria de faro

 

Pocos minutos después de nuestra llegada, hizo su entrada en el taller Orlando Morán.  Como buen arqueólogo, es amante de la Historia y sabe que el lenguaje de estos utensilios tiene mucho que contarnos. Y, aunque solo desde hace unos tres años que se introdujo en el mundo de la alfarería gracias a un curso de iniciación ofertado por la Escuela de Cerámica de Avilés, toda su vida estuvo ligada a ella. Su afán de conocimiento  y de aprendizaje le ha llevado hasta “Selito” en el que ve a su maestro y modelo a seguir. Desde hace apróximadamente un año, dos veces por semana se acerca hasta Faro para seguir profundizando poco a poco, pero con mucho entusiasmo,  en esta tradición alfarera de la que se considera un fiel seguidor.

 

alfareria de faro

 

alfareria de faro

 

Ante nuestra atenta mirada, sus finas manos modelaron varias piezas mientras sus pies, acompasados, “bailaban” al son del torno. Manuel y yo éramos plenamente conscientes de lo privilegiados que estábamos siendo en ese momento.

 

alfareria de faro

 

alfareria de faro

 

alfareria de faro

 

Una imagen vale más que mil palabras…

 

 

Gracias a personas como Orlando y a la Asociación de Amigos de la Alfarería de Faro, sigue viva una tradición milenaria que espero perdure por muchos años. Al fin y al cabo, en nuestra mano está que esto suceda y yo, con este modesto relato espero haber podido aportar mi granito de arena. El arte no debe olvidarse nunca.

 

alfareria de faro

 

Espero que os haya gustado. V´SSSSS.

Enlaces de interés: www.soniabarbosa.es

Colaboraciones: Neumáticos Motoval Oviedo, Triocar Motorrad, Rom(rutas organizadas en moto), Dynamic Line, Motos Gijón, Alquiler de motos Kariburen.

Etiquetas