img
Fecha: mayo, 2016
Esclerosis Múltiple. 28 de Mayo día mundial
Dámaso Escribano 27-05-2016 | 10:07 | 0

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad potencialmente discapacitante del cerebro y la médula espinal (sistema nervioso central).
En la EM, el sistema inmune ataca la capa protectora (mielina) que cubre las fibras nerviosas y causa problemas de comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Los signos y síntomas de la EM varían ampliamente y dependen de la cantidad de daño a los nervios y que nervios se ven afectados.

Por el momento no hay cura para la esclerosis múltiple.  No obstante, los tratamientos pueden ayudar a acelerar la recuperación de los ataques, modificar el curso de la enfermedad y controlar los síntomas.

Los signos y síntomas de la esclerosis múltiple pueden ser muy diferente de persona a persona y en el transcurso de la enfermedad en función de la afectación de las fibras nerviosas.

Ellos pueden incluir:
Entumecimiento o debilidad en una o más extremidades que se produce típicamente en un lado de su cuerpo a la vez, o las piernas y el tronco.
La pérdida parcial o total de la visión, por lo general en un ojo a menudo con dolor durante el movimiento del ojo. Visión doble prolongada. Hormigueo o dolor en piernas
Sensaciones de descargas eléctricas que se producen con algunos movimientos del cuello, especialmente para doblar el cuello hacia adelante (signo de L´Hermitte )
Temblores, falta de coordinación o marcha inestable, trastornos del habla, fatiga mareo, Problemas con la función intestinal y de vejiga

Cuándo consultar a un médico
Consulte a un médico si experimenta cualquiera de los síntomas anteriores por razones desconocidas.
La mayoría de las personas con EM tienen curso de la enfermedad con recaídas y remisiones  Experimentan períodos de nuevos síntomas o recaídas que se desarrollan durante días o semanas y normalmente con mejoría parcial o total.

Alrededor del 60 al 70 por ciento de las personas con EM remitente-recidivante eventualmente desarrollan una progresión constante de los síntomas, con o sin períodos de remisión, conocida como EM secundaria progresiva.
El empeoramiento de los síntomas por lo general incluye problemas con la movilidad y la marcha. La tasa de progresión de la enfermedad varía mucho entre las personas con EM secundaria progresiva.
Algunas personas con EM experimentan una progresión gradual y constante aparición de signos y síntomas sin ningún tipo recaídas. Esto se conoce como la EM primaria-progresiva.

Las causas de la esclerosis múltiple es desconocida. Es considerado una enfermedad autoinmune. En el caso de la EM, este mal funcionamiento del sistema inmune destruye la mielina (la sustancia grasa y capas que protege las fibras nerviosas en el cerebro y la médula espinal).
La mielina se puede comparar con el revestimiento de aislamiento de cables eléctricos. Cuando la fibra nerviosa protectora de mielina se daña y se expone, el mensaje que viaja a lo largo de los nervios puede ser lento o quedar bloqueado. También el nervio en  sí mismo puede llegar a ser dañado.
No está claro por qué la EM se desarrolla en algunas personas y en otras no. Una combinación de la genética y la factorización del medio ambiente parece ser la responsable.

Los factores de riesgo
Estos factores puede aumentar su riesgo de desarrollar esclerosis múltiple:

Edad. La EM puede ocurrir a cualquier edad,  más comúnmente afecta a personas entre les edades de 15 y 60 años.

El sexo. Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres han de desarrollar EM.

La historia familiar. Si uno de sus parientes o hermanos ha tenido EM, se encuentra en mayor riesgo de desarrollar la enfermedad.

Ciertas infecciones. Una variedad de virus ha sido vinculado a la EM, incluyendo el virus de Epstein-Barr  causa de  mononucleosis infecciosa.

Raza. Las personas blancas, en particular los de ascendencia del norte de Europa, están en mayor riesgo de desarrollar EM. Las personas de origen asiático, africano o americano con ascendencia nativa tienen el riesgo más bajo.

Climático. La EM es mucho más común en países con climas templados, entre ellos Canadá, el norte de Estados Unidos, Nueva Zelanda, el sudeste de Australia y Europa.

Ciertas enfermedades autoinmunes. Enfermedad del tiroides, diabetes tipo 1 o enfermedad inflamatoria intestinal.

Fumar. Aumenta la posibilidad de recaidas.

Complicaciones

Rigidez o espasmos musculares, Parálisis, típicamente en piernas, problemas de la vejiga, intestino o la función sexual, falta de memoria o cambios de humo, depresió, epilepsia

Un examen neurológico completo y los antecedentes médicos son necesarios para el diagnóstico de la EM.
Su médico es probable que comience con una historia médica completa y un examen de punción lumbar (punción lumbar)

Imagen de resonancia magnética del cerebro que muestra esclerosis múltiple lesiones
Los análisis de sangre para descartar enfermedades con síntomas similares a la EM demás. Pruebas para detectar biomarcadores específicos asociados con la esclerosis múltiple ares actualmente en fase de desarrollo

Punción lumbar,  para la obtención del líquido  cefaloraquideo (LCR) para análisis de laboratorio. Esta muestra puede mostrar anomalías en los anticuerpos que están asociados con la esclerosis múltiple. Tambíén la  punción lumbar puede ayudar a descartar causas  de infección y otras con síntomas similares a la EM.

La RNM, puede revelar áreas de EM (lesiones) en el cerebro y la médula espinal. A veces interesa realizarla con un  medio de contraste(gadolinio) para resaltar las lesiones  indicación de que la enfermedad está en una fase activa.

Las pruebas de potencial evocado, señales eléctricas producidas por el sistema nervioso en respuesta a los estímulos. Una prueba de potencial evocado puede utilizar estímulos visuales o estímulos eléctricos, observando un patrón visual en movimiento, o impulsos eléctricos cortos se aplican a los nervios en las piernas o los brazos. Los electrodos miden rápidamente cómo la información viaja a través de sus vías nerviosas.
En las personas la mayoría con EM remitente-recidivante, el diagnóstico es bastante sencillo y se basa en un patrón de síntomas compatibles con la enfermedad y confirmada por las exploraciones de imágenes cerebrales, tales como resonancia magnética.
Diagnóstico de la EM puede ser más difícil en personas con síntomas inusuales o enfermedad progresiva.

Por lo general el tratamiento se centra en la aceleración de la recuperación de los ataques, retardar la progresión de la enfermedad y el tratamiento de los síntomas de la EM. Algunas personas tienen síntomas Los tratamientos para los ataques de EM
Los corticosteroides, prednisona oral, tal como intravenosa y la metilprednisolona, ​​se prescriben para reducir la inflamación del nervio. Los efectos secundarios incluyen insomnio, aumento de la presión arterial, retención de líquidos y cambios de humor.

El intercambio de plasma (plasmaféresis). La parte líquida de la parte de la sangre (plasma) se retira y se separa de sus células sanguíneas. Los glóbulos se mezclan con una proteína A continuación, la solución (albúmina) y volver a poner en su cuerpo. Intercambio de plasma se puede usar si sus síntomas son nuevos, severa y los que no tienen respondido a los esteroides.
Tratamientos para modificar la progresión
No hay terapias han mostrado beneficios para retardar la progresión de la esclerosis múltiple primaria progresiva-.
Para la EM remitente recidivante, varios tratamientos modificadores de la enfermedad están disponibles.
Gran parte de la respuesta inmune asociada con la EM se produce en las primeras etapas de la enfermedad.

Muchas de las terapias modificadoras de la enfermedad que se utilizan para tratar la esclerosis múltiple conllevan riesgos significativos para la salud.

La selección de la terapia adecuada para usted dependerá de una cuidadosa consideración de los factores,  duración y la gravedad de la enfermedad, la eficacia de los tratamientos anteriores con EM, otros problemas de salud, el costo y el estado de procrear.

Las opciones de tratamiento para la EM remitente recidivante incluyen:

Interferones beta. Acetato de glatiramer (Copaxone . Fumarato de dimetilo (Tecfidera). Fingolimod (Gilenya). Teriflunomida (Aubagio Natalizumab (Tysabri). Alemtuzumab (Lemtrada). Mitoxantrona.

Otros tratamientos

La terapia física. Un terapeuta físico u ocupacional puede enseñarle ejercicios de estiramiento y ejercicios de fortalecimiento y mostrar cómo utilizar los dispositivos para que sea más fácil de realizar las tareas diarias

Relajantes musculares como baclofeno (Lioresal) y tizanidina (Zanaflex) puede ayudar.

Los medicamentos para reducir la fatiga. Para la depresión, para el dolor, la disfunción sexual, la vejiga el control del intestino

Muchas personas con EM utilizan una variedad de tratamientos alternativos o complementarios para ayudar a controlar sus síntomas, como cansancio y dolor muscular.
Actividades como el ejercicio, la meditación, el yoga, masaje, comer una dieta saludable, la acupuntura y la relajación son técnicas que pueden ayudar a impulsar el bienestar mental y físico en general, aunque hay pocos estudios  que los avalen

Las directrices de la Academia Americana de Neurología recomiendan el uso de extracto de cannabis oral exclusivamente para la espasticidad muscular y el dolor,
y en sus  directrices no recomiendan el uso de suplementos de hierbas como el ginkgo biloba, el veneno de abeja o la terapia magnética para síntomas de la EM.

Más Información en revistas autorizadas de la especialidad ()

 

Ver Post >
Fibromialgia 2º Parte
Dámaso Escribano 27-05-2016 | 9:47 | 0

¿Cómo se manifiesta la Fibromialgia?

Estamos, como afirma el Prof. D.J. Clauw, ante una “Hipertensión del sistema de procesamiento del dolor”.

Los pacientes con Fibromialgia se quejan de que les duele todo y manifiestan sentir fuertemente doloridos los músculos del cuerpo; muchas veces el dolor va acompañado de una sensación de quemazón o fatiga muscular.

La Fibromialgia puede ser leve, moderada o severa, en función de la afectación que la enfermedad produce en la vida del enfermo (valorada a través del Cuestionario de Impacto de Fibromialgia -FIQ-). De acuerdo al caso, una persona con Fibromialgia leve responderá a los tratamientos sintomáticos y seguirá trabajando y desempeñándose bien en casi todas las esferas de su vida. Alguien con Fibromialgia moderada probablemente tendrá problemas en uno o dos aspectos de la vida cotidiana como por ejemplo en el ámbito laboral por ausentismo reiterado, o en los vínculos interpersonales, cuando surgen dificultades secundarias por la falta de comunicación y/o comprensión de los efectos que causa la sintomatología en general y el dolor en particular. Mucha mas complicada es la situación de la persona con Fibromialgia grave (entre un 10 y un 17% de todos los casos) cuando a causa de la enfermedad estas personas dejan de ser socialmente activas y laboralmente productivas, quedando severamente descompensados.

La intensidad del dolor puede fluctuar a lo largo del tiempo pero normalmente nunca desaparece por completo. El dolor acostumbra a ser más intenso por la mañana, durante los cambios de clima y durante los episodios de ansiedad y estrés (las buenas noticias también causan estrés). Cuando la persona afectada por Fibromialgia permanece inmóvil por espacio de cierto período de tiempo (por ejemplo en el cine, la sala de espera o en una reunión social), sus músculos se vuelven duros y dolorosos. El inicio del movimiento por la mañana es dificultoso porque los músculos están rígidos y son a su vez dolorosos.

Las personas con Fibromialgia, refieren un gran cansancio que parece relacionado con los trastornos del sueño. Estos trastornos del sueño, que condicionan en general, una falta de sueño profundo, afectan también a la capacidad de concentración y a la memoria inmediata, produciendo síntomas que pueden confundirse con alteraciones neurocognitivas.

Aunque la severidad de los síntomas varia en cada persona, la Fibromialgia se parece a un estado de convalescencia de una enfermedad. Este aspecto y muchos de los síntomas de la Fibromialgia tienen gran similitud con otra enfermedad crónica conocida como Síndrome de Fatiga Crónica, aunque existen características diferenciales que un experto valorará. Ambas enfermedades pueden coexistir en una misma persona. De hecho, casi un 80% de pacientes con SFC cumplen criterios para el diagnóstico de FM, sin embargo, solo un 8% de pacientes con FM cumples criterios para diagnóstico del SFC.

En la actualidad, la Fibromialgia es una enfermedad fácil de identificar y de diagnosticar por un médico experto. La naturaleza difusa del dolor en todo el sistema músculo esquelético y la falta de alteraciones inmuno-endocrinas específicas, son las características que ayudan a distinguirla del SFC.

Agregación familiar

Está comprobado que existe una “agregación familiar”, es decir, familias en las que es más frecuente que ocurran casos de Fibromialgia. El riesgo de sufrir Fibromialgia si se tiene un familiar de primer orden con la enfermedad, es superior en 8,5 veces al de la población sin esta coincidencia.

Parece razonable que en el ámbito familiar las costumbre y hábitos sean las mismas y por lo tanto, que una persona desarrolle Fibromialgia o no, parece que puede venir condicionado por factores genéticos (enlace externo a la cita).

l  En jóvenes con FM, un 71% de sus madres la tienen.

l       La prevalencia en familiares directos de afectados por FM es de un 41% en mujeres y un 14% en varones.

Factores predisponentes

Son desconocidos. Trabajos recientes apuntan que los embarazos vividos en situación continuada de estrés severo podrían favorecer el desarrollo de la Fibromialgia en las hijas, por una alteración continuada en la secreción del cortisol.

Determinados perfiles genéticos parecen ser más frecuentes en las formas más graves de Fibromialgia, siendo necesarios estudios de validación y comparación para sentar esta afirmación. La agregación familiar de la Fibromialgia parece bien establecida, como hemos comentado anteriormente (existirían rasgos genéticos que aumentarían el factor de riesgo de sufrirla pero no es una enfermedad hereditaria).

Hablemos un poco del dolor en la Fibromialgia

Todos nosotros conocemos que es el dolor. Lo aprendemos desde muy temprana edad, sabemos que es parte de la vida, y oímos hablar de él en la TV, en la radio, etc. Existe una experiencia de dolor corriente que se experimenta regularmente en lo cotidiano. Solemos llegar a casa después de una larga jornada de trabajo con dolor de cabeza, de cintura o de espalda; sufrimos intensos dolores de brazos o de piernas después de un fin de semana intenso de actividad deportiva, o a continuación de un viaje o de una mudanza.

Frente a la experiencia de dolor, todos tenemos expectativas. Una expectativa es que seguramente estamos frente a un tipo de dolor agudo que es temporal, que va a desaparecer con el tiempo, descanso o con algún tratamiento indicado médicamente. Sabiendo que hay un fin para este dolor particular, pronto aprendemos a manejarlo y a hacer lo necesario mientras dure para sentirnos mejor hasta que pase.

Otra expectativa es que el dolor no interfiera con nuestras tareas, roles o funciones. Ninguno de nosotros espera que estos dolores lleguen a ser tan intensos y profundos que nos impidan levantarnos para ir a trabajar y cumplir con nuestras obligaciones y responsabilidades. La Fibromialgia causa dolor crónico que es muy distinto del dolor agudo.

No nos podemos levantar de la cama, nos duele cualquier lugar del cuerpo donde quiera que lo presionemos. Cada músculo del cuerpo nos duele pero igual nos tenemos que levantar e ir a trabajar. Este tipo de dolor es el que cada persona con Fibromialgia atraviesa cada día y a pesar de ello, trata de hacer todas sus tareas diarias a pesar del dolor. Muchos enfermos refieren su dolor como intenso e insoportable.

En la Fibromialgia es característica la presencia de los llamados “puntos sensibles”. Estos puntos sensibles están situados a largo del cuerpo y pueden desarrollarse en varias formas, aunque todavía no se comprende exactamente como se originan. El comité que los seleccionó determino en un principio hasta 74 puntos sensibles de los que se eligieron los 18 más frecuentes estadísticamente, que corresponden a zonas donde existe mayor número de receptores nociceptivos. Un traumatismo, infecciones, inflamaciones o factores hereditarios podrían incrementar las señales de dolor en los músculos y nervios. En lugar de sanar o de volver a la normalidad después de cualquiera de estos posibles daños, estos nervios sensibilizados causarían cambios en el sistema nervioso central volviendo mas sensibles y muy excitables a los canales nerviosos, haciendo que los mismos emitan espontáneamente señales dolorosas todo el tiempo.

Además de los dolores físicos las personas con Fibromialgia sufren de otros tipos de dolores: dolor emocional y psicológico que sobreviene como efecto de enfrentar cotidianamente temores, dudas, confusión, estrés, tristeza, culpa y variadas preocupaciones que la limitación física le impone y daño moral por la falta de un trato digno y sensible. Con el paso del tiempo, separar el dolor somático del dolor emocional, puede llegar a ser imposible.

Ver Post >
Día mundial del Asma
Dámaso Escribano 09-05-2016 | 2:09 | 0

El pasado 6 de Mayo se celebró el día mundial del asma.

En la Sociedad Española de Neumologia (SEPAR) existe un área de trabajo dedicada a esta enfermedad. En ella colaboran prestigiosos especialistas nacionales y extranjeros actualizando conceptos, novedades terapéuticas etc.

Así mismo esta sociedad científica cuenta con una sección dedicada a los pacientes y sus familiares con esta patologia.

Los objetivos del Área son:

Favorecer, promover y ayudar a la investigación en esta área. Con esta finalidad, el Área de asma fue la primera en desarrollar un grupo emergente de asma, para fomentar  la investigación de miembros jóvenes de la SEPAR, formando  una red de investigación para el desarrollo de nuevos proyectos de investigación en asma.

Participar en el desarrollo y elaboración de documentos de consenso, colaborando con otras Sociedades Médicas relacionadas  con el asma y la rinitis.

Organizar las reuniones anuales del Área de ASMA tanto en en la Reunión de Invierno  como en el Congreso Nacional de nuestra Sociedad.

Difundir los conocimientos relacionados con el asma y la rinitis a la población. Facilitar la educación y formación de los pacientes que padecen estas patologías de la forma más clara y sencilla posible.

Asesorar a la Junta Directiva de SEPAR en los aspectos  en los que el área tiene competencias; y transmitir los intereses y necesidades de los socios en relación al asma y rinitis.

Representar a la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica ante la Sociedad civil y las Instituciones Sanitarias en el ámbito del asma y la rinitis.

 http://www.separ.es/areas/asma

El asma bronquial es una enfermedad muy prevalente que puede comenzar a edades tempranas de la vida y que por su cronicidad  y falta de curación definitiva precisa controles y seguimientos por un especialista neumólogo.

Desde esta página os enlazo con médicodámasoescribano.com

Ver Post >
Conmemorando el día de la Fibromialgia.
Dámaso Escribano 09-05-2016 | 1:46 | 0

Fibromialgia Primera Parte

 La Fibromialgia y el Síndrome de Fatiga Crónica son dos enfermedades diferentes pero con una forma de presentación y síntomas similares, lo que confunde muchas veces al no experto. El diagnóstico diferencial entre ambas y el descartar otras posibles causas de dolor y fatiga, es fundamental para un correcto enfoque diagnóstico, pronóstico y terapéutico.

La Fibromialgia es una enfermedad de causa desconocida (como el 67% de todas las enfermedades definidas hoy en día) cuyo síntoma principal es el dolor crónico generalizado que se localiza, esencialmente, en zonas musculares, tendinosas, articulares y viscerales. La Fibromialgia es la causa más frecuente de dolor generalizado y configura un grupo importante y heterogeneo de pacientes, que requiere un enfoque individualizado.

En la actualidad, la Fibromialgia se hipotetiza que forma parte de un espectro amplio de síndromes y situaciones clínicas que cursan con procesos de sensibilización e hipersensibilidad central, los llamados “Central Sensitivity Syndromes” (enlace externo a la cita).

El profesional más adecuado para confirmar el diagnóstico de la Fibromialgia es el reumatólogo, pues la fiabilidad diagnóstica del médico de asistencia primaria es baja (una unidad especializada confirmó el diagnóstico sólo en un 68% de los casos), aunque una vez diagnosticada, el seguimiento de los casos no complejos, puede quedar en manos del médico de familia (enlace externo a la cita bibliográfica).

La coexistencia de la sensación de dolor generalizado con cuadros psiquiátricos, ha hecho que, recientemente, algunos reconocidos expertos, sugieran la denominación de “pseudofibromialgia” para estas formas de dolor (enlace externo a la cita). Esto es especialmente relevante en el dolor generalizado asociado al Trastorno Bipolar (acceda a este enlace externo para saber más sobre Trastorno Bipolar). La verdadera Fibromialgia nada tiene que ver con cuadros psicopatológicos sino que responde a un incremento de la percepción del dolor a nivel del Sistema Nervioso Central. El diagnóstico diferencial entre el dolor percibido asociado a trastornos de ansiedad y/o depresión (enlace externo) y un verdadero proceso de amplificación del dolor, es la base de la orientación de un tratamiento efectivo.

La Fibromialgia es una enfermedad reconocida por todas las organizaciones médicas internacionales y por la OMS desde 1992. Está clasificada con el código M79.7 de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10 CM en su última revisión) como una enfermedad reumatológica. Más bien al contrario, ninguna organización internacional niega su existencia y su definición.

Aunque su causa, como decimos, es desconocida, cada vez se detectan más evidencias al respecto de una base genética de la Fibromialgia que se expresa ante determinadas circunstancias y que condiciona una respuesta anómala del Sistema Nervioso y una facilidad específica para incrementar los procesos de sensibilización al dolor (enlace externo al texto completo de una revisión), al menos en aquellos casos que cursan con una extraordinaria sensibilidad dolorosa ante el tacto, el roce o los estímulos térmicos mínimos (alodinia). El dolor y otros síntomas de la Fibromialgia se autoalimentan  con el paso del tiempo, lo que hace especialmente importante un diagnóstico precoz.

El papel del Óxido Nítrico en esta sensibilización central se considera importante (enlace externo a la cita), a falta de estudios más amplios pero también existen fenómenos locales condicionados por alteraciones en la microcirculación que condicionan hipoperfusión muscular (enlace externo a la cita) que parecen participar, al menos en algunos casos.

De hecho, recientes trabajos apuntan que la Fibromialgia no es una entidad única, sino que existen subgrupos: los afectados por un claro incremento de la sensibilidad al dolor sin trastorno psiquiátricos o psicológico añadido, los que la asocian con depresión y los que tienen un dolor con características de somatización (enlace externo a la cita). Para algunos autores, solo el primer subgrupo constituiría la verdadera Fibromialgia. Esta propuesta parece confirmarse con los trabajos de Giesecke (enlace externo a la cita) Es importante que dejemos de considerar a los enfermos con Fibromialgia como un grupo homogéneo.

Las personas que han sufrido a lo largo de su vida, episodios de violencia grave, sufren Fibromialgia y otros procesos de dolor crónico con mayor frecuencia (enlace externo a una cita). Se piensa que ello es debido a la situación de estrés continuado que produce. La falta de Vitamina D se ha asociado a procesos de dolor crónico y a la presencia de depresión y ansiedad en la FM (enlace externo a la cita), aunque estudios recientes de nuestro grupo cuestionan este planteamiento.

Si lo desea puede descargar el trabajo del Dr. Ferran J.García titulado: “Síndrome de Dolor Neuroplásticamente Inducido (SDNI): Una aportación para la comprensión de la complejidad de la Fibromialgia.“, en el que se desarrolla una hipótesis de trabajo para avanzar en el conocimiento de la Fibromialgia. (pdf en castellano 235 Kb.). Este trabajo es científico y no divulgativo, por lo que se precisa un buen nivel para su comprensión.

La alta prevalencia de la Fibromialgia (se estima hasta un 4 % de la población general adulta, aunque estudios del año 2000 la cifran en España en un 2-3%), hacen de este síndrome un problema de salud pública importante y de difícil abordaje. Buena prueba de ello son los numerosos documentos de consenso y guías clínicas, a veces absolutamente discrepantes entre ellas, que se dedican a esta patología. Un ejemplo sería la revisión titulada “Documento de consenso interdisciplinar para el tratamiento de la fibromialgia“, publicado en abril de 2010 en una revista de psiquiatría.

Con respecto al sexo, la Fibromialgia es una patología que afecta masivamente a las mujeres en una proporción que se cifra entre 8/1 y 20/1 (mujeres / hombres), sin que sepamos a qué se debe esta masiva predilección por el sexo femenino. Pese a ello es conveniente recordar que existen hombres con Fibromialgia, pues a veces su diagnóstico se hace más difícil por ésta circunstancia.

Las personas que la padecen, sufren dolores en distintas partes del cuerpo que pueden llegar ser muy intensos. El término mialgia indica dolor muscular; por el contrario, la miositis está causada por inflamación del tejido muscular y es un término inapropiado para la Fibromialgia, en la que la inflamación está ausente. La Fibromialgia no debe confundirse con cuadros inflamatorios como la Polimialgia Reumática.

En la Fibromialgia el dolor tiene que ser generalizado y existen otras formas similares de dolor regional o localizado (por ejp. Síndrome de dolor miofascial, relacionado con sobreesfuerzo o micro traumatismos). Además del dolor y el agotamiento, las personas con Fibromialgia experimentan algunos de los siguientes síntomas: trastornos del sueño, síndrome del intestino irritable, anquilosamiento y rigidez del cuerpo, dolores de cabeza o de la cara, malestar abdominal, vejiga irritable, parestesia, entumecimiento u hormigueo, dolores del pecho y costocondralgia (dolores musculares donde las costillas se juntan con el esternón), desequilibrios y mareos, mayor sensibilidad al medio ambiente, etc. Los síntomas tienden a fluctuar y no necesariamente ocurren simultáneamente.

Se ha sugerido a través de estudios científicos que los pacientes afectados por dolor crónico y por Fibromialgia, tienen un riesgo más elevado de muerte accidental. (Chamizo-Carmona E. ¿Existe asociación entre la Fibromialgia, el aumento de la comorbilidad por enfermedad neoplásica, cardiovascular e infecciones, y el de la mortalidad?. Reumatol Clin. 2005; 1(4):200-10).

Ver Post >