img
Fecha: julio, 2016
Amigos lectores. Sugerencias y buen verano
Dámaso Escribano 25-07-2016 | 1:24 | 0

Escribir en un blog por definición tiene una extensión pública no siempre notoria y menos viral, palabra tan de moda y que viene a traducirse como exponencial ” como se multiplican los virus”.

Escribir en un blog de un periódico como El Comercio de Gijón te obliga y te exige pues te debes a los lectores verdaderas dianas de los mensajes. Escribir sobre medicina a pesar de que acota los campos ofrece una panoplia de temas sino infinito casi , aunque el pretender ser original mengua la oferta.

Publicaciones médicas las hay a ciento  a diario y desde luego bajo un punto de vista práctico a modo de consulta sobre temas de interés enfermedades, signos, síntomas, pruebas diagnósticas, tratamientos etc. se pueden encontrar fácilmente en plataformas y webs de sociedades cientificas nacionales e internacionales bien diseñadas y elaboradas por grupos cooperativos de trabajo y distintos colaboradores expertos en campos específicos, por lo es conveniente acudir a ellas siempre que se precise.

En fin pese al rigor del verano aquí seguimos. Sería interesante que vosotros lectores sugiriéseis temas a comentar, temas de vuestro interés y que con tiempo suficiente pudieramos contemplar y abordar.

Así que animaros a expresar vuestras opiniones y sugerencias

Buen verano Un saludo

Ver Post >
Listas de Espera en la sanidad pública española
Dámaso Escribano 12-07-2016 | 5:54 | 0

Leo el artículo del Director de El Comercio  Marcelino Gutiérrez del domingo 10 de Julio sobre las listas de espera acertado por coherente y explícito. Y me animo aportar alguna reflexión más como profesional sanitario, apartándome intencionadamente de nomenclaturas políticas, sindicales e incluso estrictamente profesionales. Me gustaría acercarme a la cuestión a través de lo que convenimos en llamar gestión clínica, “sensu stricto” algo así el cómo y el quien genera una lista de espera en la sanidad pública y si se debe poder tener prioridad en una determinada lista de espera, o dicho de otra manera ¿es  igual esperar para ser operado de juanetes que para recibir un trasplante hepático?

¿Podemos meter en el mismo saco de la lista de espera a todos los pacientes?

Acotemos el problema ya de por sí complejo por áreas de organización las llamadas áreas de gestión clínica, como las de Cardiología Neurología etc.  lo entenderemos con un ejemplo. Es obvio que estas áreas tienen competencias y recursos más allá que la del servicio que le da el nombre.

Si hablamos del área de gestión de Neumología debemos incluir pacientes y por ende profesionales dedicados a  plantas de hospitalización, área de consultas externas, incluso hospitalización domiciliaria, unidades de estudio de función respiratoria, unidad del sueño, salas de exploración para realización de  broncoscopias convencionales con aparataje como el EBUS, Toracoscopias biopsias, etc. Contará además con determinados profesionales de los servicios de Radiodiagnóstico, Anatomía Patológica, Inmunología, Oncología, Radioterapia etc. expertos en patología pulmonar, por supuesto en ella estará insertos servicios quirúrgicos que realizan cirugía torácica abierta o  cirugía miniinvasiva por video toracoscopia. En resumen un montón de profesionales interrelacionados por la tan de moda palabra de la transversalidad, que debe hacer más eficiente la gestión y en concreto el trabajo y sus resultados.

Pues bien si seguimos dentro del ejemplo parece obvio y se entiende que no tiene la misma importancia, ni para el paciente, ni debería serlo para los profesionales que llevan el caso, esperar para realizar una simple espirometria o pruebas funcionales respiratorias por muy sofisticadas que sean , que esperar para hacerse una mediastinoscopia, o un TAC, recibir radioterapia, operase de un tumor ya diagnosticado, o esperar un nuevo pulmón para ser trasplantado.

Por lo tanto hablar de forma genérica de listas de espera no tiene demasiado sentido, y nadie mejor que el profesional el médico que lleva el caso del paciente, a fin de cuentas el responsable es quien debe decidir sobre la prioridad o no de la realización de tal o cual prueba sea diagnóstica o terapéutica.

Creo que los médicos deben seguir teniendo el peso suficiente a la hora de anotar a un paciente en una lista de espera, parece poco serio que un administrativo desde luego celoso de su trabajo sea quien gestione y/o priorice estas listas. El recelar como ha ocurrido más de una vez por parte de gestores, directivos etc. del médico aduciendo posibles favoritismos (enchufes, consultas privadas etc.) desmerece a quien lo  piensa al igual que lo contrario posiciones de favor en base a una supuesta autoridad política o administrativa.

El eterno mal de España pensar mal del otro, mejor nos iría si el trípode administración, médico, y paciente funcionase como un todo.

Los gestores sanitarios de hecho ahora son muchos, cada vez más médicos y enfermeras están involucrados miran por la eficiencia del sistema y por ende por su debilitada economía, no olvidemos que la sanidad es cara y supone más del 50% del presupuesto global de una autonomía, como digo estas personas con poder delegado por gerentes y directores médicos y de enfermería saben perfectamente si un determinado paciente puede esperar más que otro, en base a su diagnóstico, sospecha, o simplemente si está de baja laboral por esa razón.

Es claramente manifiesto que el doble aseguramiento asentado desde hace décadas en comunidades como Madrid Cataluña o Baleares se está extendiendo por todo el país, sin lugar a dudas esto no deja de ser un respiro para nuestro Sistema Nacional de Salud, pero también es manifiestamente objetivable que por razones de urgencia, gravedad, o simplemente cierta enjundia del problema se acude a la sanidad pública.

Gestionar en sanidad no es tan sencillo como parece, tratamos con personas, no con productos y las personas con nombres y apellidos tienen cada uno su historia, sus problemas, sus enfermedades que le inquietan y le angustian.

Es obvio que el consumismo en todos los órdenes y la medicina no es una excepción en países donde los servicios y las prestaciones sociosanitarias tienen alcance universal y gratuito han aumentado en los últimos años, la longevidad, los nuevos conceptos de salud y bienestar cuando no de cuestiones meramente estéticas han incrementado las consultas tanto a nivel público como privado.

Simples trastornos emocionales donde la propia autogestión era la norma han pasado a ser pasto de consultas de psiquiatras y psicólogos.

Normopeso, estilización, musculación, tersura y limpieza de manchas en la piel, bocas y dientes perfectos y relucientes, agudeza visual de lince, manos y dedos de pianista, pies y piernas de bailarina de ballet, etc. etc. generan consumo y reclamo a unidades de negocio entre quienes dedican su dinero y esfuerzo a clínicas de estética, belleza y afines.

La sociedad ha cambiado los cánones de salud también, la demanda es infinita pero la oferta es finita y desde muchos puntos de vista economía, recursos humanos, logística etc. exige una adecuada gestión.

Racionalidad, gestión eficiente y sentido común de todos, pensando en los demás harán de las listas de espera en sanidad un mantra al que todos sabrán respetar.

Ver Post >
La Medicina y la Psicología: Su Interrelacción
Dámaso Escribano 09-07-2016 | 11:51 | 0

No podemos olvidar el concepto de salud integral y por ende nos debemos empeñar en entenderlo, conocerlo, defenderlo y en el caso de los profesionales tenerlo en cuenta a la hora de valorar la salud de los pacientes.

El hombre como ser finito, desde su nacimiento hasta su final, al igual que otros seres vivos va  a sufrir un sin fin de cambios y alteraciones está expuesto a infinitos agentes externos que puedesn se agresores para su salud, va a padecer a veces simples problemas sencillos de resolver si su capacidad de autogestion está intacta y se lo permite, otras veces serán síntomas más complejos o verdaderas enfermedades que van a precisar la ayuda de expertos.

La mente inexorablemente acompaña al cuerpo como la sombra al sol y eso explica como enfermedades incluso no graves influyen en nuestras emociones y nos generan ansiedad, angustia, tristeza, desasosiego o por contra irritabilidad y agitación.

Ocurre por contra como muchos estados de ánimo alterados como la depresión o la ansiedad nos generan sintomatologia orgánica como palpitaciones, cefaleas, dolor de estómago cambios del habito intestinal, sensación de falta de aire para respirar etc.

Todo esto nos está indicando que debemos enfocar la salud como un todo y la búsqueda de ayuda y atención así mismo tiene que ser integral, del cuerpo y de la mente, un médico generalista o internista estará más capacitado para comprender esta interrelacción, igualmente un/a profesional en psicología puede ayudarte a entender y a solucionar  las alteraciones de tu estado emocional y si estas son debidas en parte o no a cuestiones de salud física. La medicina psicosomática  pues es un hecho.

Por ello desde nuestra consulta en la calle Aguado 29 entlo C en Gijón, profesionales como Alba Calleja Psicóloga clínica y Dámaso Escribano te podemos ayudar, No dudes en llamar al 985130506 si crees que nos puedes necesitar.

Ver Post >