El Comercio
img
Fecha: octubre, 2016
Nuestros futuros neumólogos
Dámaso Escribano 26-10-2016 | 10:31 | 0

La enseñanza de la neumología en las facultades de medicina y el futuro de la especialidad
Pulmonology Teaching in Medical Schools and the Future of the Specialty
Miguel Barrueco Ferrero,
Servicio de Neumología, Hospital Universitario de Salamanca, Universidad de Salamanca, Salamanca, España
La creación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), trataba de armonizar los programas formativos de las universidades europeas para homogeneizar los conocimientos, capacidades y habilidades necesarios para el desarrollo profesional. Transcurridos 17 años desde la Declaración de Bolonia1, que puso en marcha el proceso, es hora de preguntarse si se han alcanzado dichos objetivos y, en lo que respecta a la formación de los médicos, parece obvio que la respuesta es no.

Las facultades de medicina españolas no solo no han aprovechado la oportunidad para homogeneizar sus planes de estudio y los programas docentes, sino que la disparidad ha aumentado considerablemente2. Ello ha desembocado en planes que responden más al poder de las áreas de conocimiento o departamentos de cada facultad2, que a un análisis serio de los contenidos necesarios para formar a nuestros estudiantes de medicina, que deben ser los mismos en todas las facultades. La situación actual de oportunidad perdida se aproxima bastante a la previsión de Lobato et al.3 en 2010.

Y por lo que respecta a la enseñanza de los contenidos del aparato respiratorio ¿Qué ha sucedido? ¿Existe mayor homogeneidad en la enseñanza de nuestras disciplinas que en otras áreas de conocimiento? Los contenidos teóricos y prácticos referidos a las enfermedades del aparato respiratorio no han salido bien parados en los planes docentes de la mayoría de las universidades españolas, y tiene un peso inferior al que les correspondería según la importancia de las enfermedades respiratorias, siempre que esta se valore por la prevalencia, y el impacto de las mismas en la salud de los ciudadanos. En la mayoría de las universidades, el número de ECTS que se adjudican es de 4, muy inferior al de otras disciplinas similares.

Hay una gran diversidad en lo que se refiere a los contenidos teóricos y prácticos que se imparten, y son pocas las universidades en las que tienen un lugar propio y menos aun en las que existe una integración completa de los contenidos médico-quirúrgicos, y son más en las que se imparten dentro de espacios compartidos bajo la denominación de patología médica o patología médico-quirúrgica. Cuando la asignatura no tiene un espacio propio existe el riesgo de que las enseñanzas de otros aparatos o sistemas adquieran mayor peso, aunque sean menos prevalentes. La formación clínica es la piedra angular de la enseñanza de la medicina4 y, aunque parece existir mayor uniformidad en la formación práctica, resulta evidente que está condicionada según los servicios por los que rote cada alumno.

A pesar de las dificultades que plantea, sería preciso realizar un análisis riguroso de los planes de estudio de las distintas universidades españolas, en lo que a la enseñanza de la patología del aparato respiratorio se refiere, para posteriormente impulsar mecanismos de colaboración que pueden ir desde la homogenización de los programas docentes de las distintas facultades (sin necesidad de esperar modificaciones legales que no son necesarias para ello), hasta la creación de instrumentos docentes comunes o el intercambio de profesores entre las distintas universidades. Este es un aspecto que no ha sido abordado por ninguna de las distintas sociedades científicas, mucho más implicadas en la práctica clínica habitual que en la enseñanza de esa práctica (parece como si la formación de grado fuera algo ajeno a dichas sociedades), aunque sí existen algunas publicaciones reflexionando acerca de la enseñanza de la patología general5 o la pediatría6, por ejemplo. La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) tiene una gran oportunidad de poner en marcha una reflexión sobre el tema pero, para ello es necesario asumir que el futuro de la especialidad no se juega solo en las preferencias de los MIR a la hora de elegir especialidad7,8, sino que se determina mucho antes en la forma de enseñar la patología del aparato respiratorio durante los estudios de grado.

En un artículo publicado por Villena y Álvarez-Sala en Archivos de Bronconeumología9 en 2007 que realizaba un análisis DAFO sobre la neumología en España se señalaba como «una amenaza para la especialidad la dificultad de los estudiantes de pregrado de acceder a una docencia de la patología respiratoria impartida por los propios neumólogos, que es posible que se traduzca negativamente en el posgrado inmediato, a la hora de elegir la especialidad que desea realizarse». Este problema puede haberse acentuado con los recortes de profesorado aplicados a la universidad.

El futuro de cualquier especialidad viene determinado por su importancia para resolver los problemas de salud de la sociedad para la que trabaja, y por el sistema de selección de los graduados que acceden a los puestos de residencia, pero también por el funcionamiento curricular en las facultades de medicina, incluyendo la manera de estudiar y aprender del estudiante, y la actitud docente del profesorado y su motivación para perseguir la innovación curricular. La docencia de pregrado se debe ver como una oportunidad para la neumología9, y es un reto para la SEPAR, que debería otorgar a la presencia de la neumología y cirugía torácica en la universidad, una mayor importancia de la que le concede hasta ahora.

Mejorar la relación con los estudiantes para conseguir que aumente su conocimiento de los contenidos y de las competencias de la neumología es una buena política, estrechar lazos con las sociedades profesionales de estudiantes como el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), como se ha hecho en los últimos años es interesante, pero claramente insuficiente.

SEPAR debería desarrollar nuevas y rigurosas líneas de trabajo para la actuación docente en el grado. Previamente es preciso realizar un análisis riguroso de la situación actual, con herramientas de trabajo fiables, como podría ser el método Delphi, que identifique problemas y áreas de mejora con relación a la enseñanza de la neumología y cirugía torácica en el grado, para posteriormente ofrecer desde la propia SEPAR una respuesta adecuada a los problemas que se detecten. Es precisa una respuesta organizada, estable y entusiasta. El futuro de la especialidad comienza en la universidad.

Ver Post >
Información médica por internet
Dámaso Escribano 26-10-2016 | 10:13 | 0

 

Carta al Director
«Dr. Google»: calidad de la información en la web, limitaciones e impacto en la relación médico-paciente
«Dr. Google»: The quality and limitations of on-line information and its impact on the doctor-patient relationship
Gonzalo Segrelles-Calvo
Servicio de Neumología, Hospital Universitario Rey Juan Carlos, Universidad Rey Juan Carlos I, Móstoles, Madrid, España
Sr. Director:

En la última década Internet se ha convertido en uno de los primeros recursos para la búsqueda de información médica. Según los datos del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI (ONTSI) el 64% de los 55.000 encuestados tenía acceso a Internet, y de estos el 43% lo usaba a diario1. El principal uso de Internet por los usuarios fue la búsqueda de información de cualquier tipo, seguido de la consulta del correo electrónico y la lectura de prensa digital.

Si bien los encuestados refirieron que su principal fuente de información sobre temas de salud eran los propios profesionales sanitarios (88%), hasta en un 50% de los casos esta información era contrastada con búsquedas en Internet.

Las principales búsquedas que realiza un usuario en Internet sobre una determinada enfermedad son: definición, síntomas y diagnóstico de la enfermedad (40%), estilo de vida saludables (17%), fármacos (16%), medicinas alternativas (3%) y centros o instituciones referencia (4%)1. Internet no solo se usa como buscador de información, un 35% de los usuarios gestiona sus citas médicas, consulta su historia electrónica o realiza otros trámite vía online.

Actualmente, los internautas tienen 2 vías de información principales: las páginas públicas (instituciones, hospitales, publicaciones médicas, etc.) que corresponde al 41% y las privadas como los canales de televisión, empresas dedicadas a la salud (nutrición, deporte, etc.), las redes sociales y las asociaciones de pacientes.

Ante esta facilidad de acceso a la información diferentes grupos han estudiado su impacto sobre el paciente y el conocimiento de su enfermedad. El grupo de Kothari M y Moolani S.2, comprobaron mediante un cuestionario pre-post, que una búsqueda guiada en Google aumentó el conocimiento sobre las causas y agravantes del estrabismo que padecían los pacientes. Resultados similares han sido recientemente publicados por el grupo de Al-Silwadi FM, et al.3, en este caso el estudio se realizó en una población de niños a los que se les iba a realizar una ortodoncia fija. En la consulta a los padres del grupo control e intervención se les dio información verbal y escrita sobre el procedimiento, mientras que al grupo intervención también se les invitó a ver varios videos explicativos en Youtube en las 3 semanas previas al procedimiento. El grupo intervención demostró un mayor conocimiento sobre la técnica que se iba a realizar a sus hijos y las medidas de cuidados posteriores que el grupo control.

Sin duda, dar una información seleccionada y veraz vía Internet al paciente aumenta el conocimiento de su enfermedad. Desgraciadamente esto no ocurre en todas las búsquedas realizadas en Internet, ya que no toda la información se puede considerar válida.

Según la ONTSI1, el grado de confianza de la información obtenida en la web es baja (3,85 sobre 10), siendo esta falta de confianza una de las principales barreras para el uso de esta vía de información, junto con otros factores como: limitaciones sobre la propia capacidad para realizar la búsqueda, ansiedad, consumo de tiempo, conflicto con la información que le da el médico y búsquedas de temas relacionados con la salud mental4.

Por otro lado, la existencia de un paciente autónomo e informado, en ocasiones puede dañar la relación médico-paciente, especialmente cuando el médico considera que está perdiendo su autoridad5. Además, el 38% de los médicos encuestados en el estudio de Antheunis ML, et al.5, aseguraron que el hecho de que el paciente lleve información a la consulta hace que esta sea menos eficiente, en especial cuando el paciente solicita algo inapropiado o el médico se siente reemplazado.

Habitualmente, el paciente no confiesa que ha realizado una búsqueda en Internet al médico por vergüenza o por miedo a la reacción de este. Por el contrario, son facilitadores para informar al médico cuando un miembro de la familia está presente en la consulta o si el paciente encuentra una advertencia en la página web que recomienda que informe a su médico.

En conclusión, la información existente en Internet es una fuente de consulta de nuestros pacientes o sus familiares. Una información útil y actualizada permite al paciente un mayor conocimiento de su enfermad, una mejor adherencia y pone en contacto a pacientes con enfermedades similares, creando redes, donde se transmite información relevante.

 

Ver Post >
La vacuna antigripal evita complicaciones graves
Dámaso Escribano 19-10-2016 | 6:34 | 0

  • Entre 2.000 y 3.000 personas mueren anualmente en España a causa de la gripe; con la vacunación se podrían impedir hasta el 50% de dichos fallecimientos.
  • La eficacia de la vacuna antigripal en adultos sanos oscila entre el 70 y el 90% de los casos, y en niños se sitúa en el 80%.
  • En el abordaje de la gripe resultan fundamentales las estrategias de prevención, dado que los  antibióticos no curan los procesos causados por un virus, como es el caso de la gripe.

La gripe es una enfermedad respiratoria de origen vírico. Sus principales síntomas son fiebre elevada, tos, dolor de cabeza y malestar general. En la mayoría de los casos, la recuperación total se produce en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento con fármacos específicos. Sin embargo, en niños muy pequeños, ancianos, personas con enfermedades graves o pacientes con enfermedades respiratorias crónicas, la gripe puede provocar complicaciones severas que requieran actuaciones específicas.

En pacientes respiratorios crónicos, la vacuna antigripal es imprescindible para lograr paliar las posibles complicaciones potencialmente graves que se pueden producir si se adquiere la enfermedad. Cabe resaltar que para seguir las indicaciones adecuadas es fundamental consultar con los facultativos y especialistas habituales. “Los pacientes con EPOC, bronquiectasias, asma o fibrosis quística pueden llegar a presentar complicaciones potencialmente mortales, fundamentalmente neumonías, si desarrollan procesos gripales”, asegura el Dr. Francisco Javier García Pérez, neumólogo y coordinador del Área de Enfermedades Infecciosas y Tuberculosis de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). “Es por ello que la vacunación antigripal, así como la vacunación antineumocócica, constituyen una medida imprescindible en el abordaje terapéutico global de este tipo de pacientes. Además, la vacunación es una medida fácil y segura ya que en la mayoría de los casos no provoca efectos secundarios relevantes”, añade.

Ver Post >
Una bacteria del tracto respiratorio, desencadenante del Guillain Barré
Dámaso Escribano 10-10-2016 | 10:51 | 0

 

El síndrome de Guillain-Barré (GBS) es una enfermedad aguda del sistema nervioso que amenaza la vida al generar alteraciones sensoriales y parálisis flácida aguda. Un grupo de investigadores, liderados por la Universität Zürich, en Suiza, ha demostrado ahora que las bacterias que a menudo causan neumonía pueden desencadenar la enfermedad autoinmune de GBS. Los resultados aparecen publicados en “Annals of Neurology”.

Los anticuerpos que no sólo atacan a las bacterias sino también a la capa externa de las propias células nerviosas del cuerpo son un paso crítico en la patogénesis de GBS después de esta infección respiratoria. De hecho, la bacteria ‘Mycoplasma pneumoniae’ ha estado bajo sospecha durante bastante tiempo.

Los científicos de Zurich, junto a investigadores de la Erasmus University Rotterdam, en Países Bajos, han demostrado que esta bacteria es, sin lugar a dudas, culpable. De hecho, ‘Mycoplasma’ no sólo es responsable de las infecciones de las vías respiratorias como la neumonía en los niños y adultos, también puede desencadenar el síndrome de Guillain-Barré (GBS) en individuos infectados, como vieron estos expertos, quienes consiguieron, por primera vez, cultivar ‘Mycoplasma’ de un paciente con GBS en un entorno de laboratorio.

La razón es la similitud entre las estructuras en la superficie de las bacterias y las propias estructuras del nervio de la vaina del cuerpo (mimetismo molecular), lo que lleva a una reacción inmune, que ataca tanto a la bacteria ‘Mycoplasma’ como a la vaina de mielina que rodea las vías nerviosas.

“Los anticuerpos reconocen una cierta estructura de los glicolípidos presentes en la membrana celular de las bacterias. Estos anticuerpos reaccionan de forma cruzada con y se unen a los galactocerebrósido (GalC), uno de los componentes más comunes de la mielina humana”, explica Patrick Meyer Sauteur, primer autor del estudio.

Esta sustancia grasa asegura la conductividad eléctrica de las fibras nerviosas. Si se destruye, los pacientes experimentan GBS, una patología que se caracteriza por parálisis en los brazos y las piernas, debilidad y alteraciones sensoriales. De hecho, ya se han descrito anticuerpos contra GalC en pacientes con EGB y también se encontraron estos mismos anticuerpos anti-GalC en el paciente del que se extrajo ‘Mycoplasma’, y había una correlación entre su concentración en la sangre y la progresión de la enfermedad.

Las pruebas inmunológicas demostraron que los anticuerpos anti-GalC del paciente reaccionaron de manera más fuerte con la ‘Mycoplasma’ cultivada aislada y menos fuertemente con otros subtipos de esta bacteria, pero no con otras bacterias. Estos resultados confirmaron la reactividad cruzada del anticuerpo anti-GalC.

Los investigadores estudiaron un total de 189 adultos y 24 niños con GBS en relación a la presencia de anticuerpos contra la bacteria ‘Mycoplasma’ (como una indicación de una infección bacteriana reciente) y GalC (como sospecha de detonante de GBS), y se compararon con 677 individuos sanos como controles.

Se consideró que el 3% de los adultos y el 21% de los niños habían tenido una infección reciente por ‘Mycoplasma’, la cual fue mayor que en los individuos de control sanos. Se hallaron anticuerpos anti-GalC en su sangre con casi la misma frecuencia: en el 3% de los adultos y el 25% de los niños y estos anticuerpos anti-GalC también reaccionaron a varias cepas de ‘Mycoplasma’.

Curiosamente, los anticuerpos anti-GalC también estaban en pacientes sin GBS que recientemente habían sido infectados con ‘Mycoplasma’, pero eran todos del isotipo de anticuerpo M (inmunoglobulina M, IgM), el tipo de anticuerpo que antes provoca una respuesta inmune aguda. Por el contrario, los anticuerpos anti-GalC en los pacientes de GBS eran del isotipo IgG.

“Por lo tanto, suponemos que esa diferencia en la clase de isotipo de anticuerpo puede contribuir a la patogénesis de la GBS –explica Meyer Sauteur, de la Universidad de Zurich–. De hecho, este cambio en la clase de isotipo de anticuerpos también se asume como un paso crítico en el desarrollo de otras enfermedades autoinmunes. Por lo tanto, las inmunoterapias basadas en esta premisa que pueden, por lo tanto, ser una nueva opción de tratamiento posible para la GBS”.

Ver Post >
Impulso a un sistema pionero no invasivo para diagnosticar apneas del sueño (Sleep)
Dámaso Escribano 10-10-2016 | 10:41 | 0

Sin electrodos ni cables

El Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona (Barcelona) y la empresa Smart Vision Technology han impulsado un sistema pionero “no invasivo” para diagnosticar apneas del sueño sin electrodos ni cables.

El sistema, llamado ‘SleepWise’, se basa en el análisis de imágenes grabadas a través de una cámara con infrarrojos instalada en la habitación del paciente mientras duerme.

A diferencia de la técnica estándar –la polisomnografía–, que consiste en la colocación de electrodos por el cuerpo del paciente, la nueva técnica no requiere “ningún tipo de contacto” con el afectado.

La nueva tecnología, publicada en la revista “Sleep”, ha sido probada durante un año en 50 pacientes simultáneamente con la polisomnografía y los resultados demuestran un 100% de sensibilidad y un 93% de especificidad.

El volumen de aire que circula por los pulmones es proporcional al movimiento del paciente mientras respira, de manera que una atenuación del movimiento torácico puede indicar un episodio de apnea o hipoapnea.

El ‘SleepWise’, que no necesita discriminar la posición del paciente, interpreta automáticamente las imágenes dando información sobre cuándo el paciente está despierto o dormido, si se producen episodios de apneas o hipoapneas y si el paciente ronca o no.

El síndrome de apnea y hipoapnea del sueño, que afecta a entre un 5% y un 10% de la población, se caracteriza por la presencia de paradas respiratorias totales –apneas– y parciales –hipoapneas– de más de 10 segundos, lo que provoca una caída de los niveles de oxígeno en sangre.

Ver Post >