El Comercio
img
Enfermedades autoinmunes y flora intestinal
img
Dámaso Escribano | 05-05-2017 | 17:13

La microbiota intestinal mantiene una relación con el sistema inmune, regulándolo e influyendo en su estado.

Varios estudios han relacionado esta composición con diferentes enfermedades, sin dejar claro todavía si se está ante la causa o la consecuencia de las mismas. La microbiota mantiene una relación con el sistema inmune, regulándolo e influyendo en su estado. Esto ha llevado a pensar que las enfermedades autoinmunes pueden estar afectadas por la microbiota.

Osakidetza ha destacado que, dentro de las enfermedades autoinmunes, la más importante por su incidencia y gravedad es la esclerosis múltiple. Esta enfermedad afecta a unos 2,5 millones de personas en el mundo, de ellas unas 40.000 personas en el Estado y alrededor de 2.000 en Euskadi.

Pese a los grandes avances que se han hecho desde la investigación en las últimas décadas, hay aspectos de la enfermedad que todavía no se conocen, como por ejemplo la relación entre la microbiota y la enfermedad.

Para ello, se ha creado un consorcio internacional de estudio de lamicrobiota en la esclerosis múltiple en el que participa Biodonostia/OSI Donostialdea con el objetivo de recabar la información necesaria sobre la genética de la microbiota y sobre los hábitos alimenticios de los pacientes.

El objetivo es recoger muestras de heces y de sangre de los pacientes con esclerosis múltiple, así como muestras de un individuo sano que conviva con el paciente. El reto del consorcio es alcanzar la cifra de 4.000 muestras de pacientes, número que “facilitará un abordaje integral que permita entender, por un lado, la relación entre la microbiota y la enfermedad, y por otro, la detección de especies protectoras, neutrales o de alto riesgo que conforman la microbiota”.

Durante los próximos dos años se van a recabar muestras en el Hospital Universitario Donostia, donde desde el pasado mes de enero ya se han reclutado 12 individuos para tal fin. Las muestras serán procesadas y almacenadas en el Instituto Biodonostia. Durante este tiempo se realizarán, asimismo, estudios piloto coordinados con el consorcio.