El Comercio
img
Fecha: agosto 12, 2017
Higiene bucodental y afecciones cardiacas y cerebrales.
Dámaso Escribano 12-08-2017 | 12:03 | 0

La boca es una zona cuyo ambiente favorece la aparición bacteriana.

En total la boca acoge a más de 100 millones de bacterias por milímetro, las cuales evitan el crecimiento de otras de tipo patológico, sin embargo, si no se lleva a cabo una buena higiene bucodental, esto puede desencadenar en un mayor asentamiento y proliferación de estas últimas, según el director médico de Vitaldent, Gustavo Camañas.

“La boca es uhigiene-bucodentalna zona cuyo ambiente favorece la aparición bacteriana, además de condiciones como el agua, la temperatura, el pH y los nutrientes que favorecen su asentamiento. La gran mayoría de estas son beneficiosas y actúan para evitar el crecimiento de las bacterias patógenas, pero la cantidad de estas últimas dependerá de las condiciones de salud del individuo y del índice de placa bacteriana”, ha explicado.

Por ello, el especialista ha recomendado mantener una buena higiene bucodental, para que la placa no se endurezca hasta convertirse en sarro y provoque la aparición de enfermedades periodontales.

“Mantener bacterias patógenas en la boca significa abrir las puertas a enfermedades periodontales, como la gingivitis o periodontitis, que están directamente relacionadas con enfermedades como el ictus, la diabetes, problemas cardiovasculares, e incluso el cáncer”, ha subrayado.

“Prevención, higiene bucodental y revisiones médicas son las mejores armas para combatir este tipo de infecciones. Por ello, cepillarse los dientes después de cada comida, utilizar hilo dental frecuentemente y visitar al dentista al menos una vez al año cobra especial importancia si queremos mantener una buena salud integral”, ha concluido el Dr. Camañas.

Ver Post >
Correr o andar en bicicleta reduce el riesgo de hospitalización por ciática
Dámaso Escribano 12-08-2017 | 11:41 | 0

Al margen del peso corporal o el hábito tabáquico.

Correr o andar en bicicleta habitualmente reduce el riesgo de hospitalización por ciática, según ha puesto de manifiesto un estucaminardio realizado por investigadores finlandeses publicado en el “American Journal of Medicine”.

Aproximadamente, entre un dos y un 5% de la población padece ciática, un dolor que se dirige de la región lumbar hacia la pierna a través de la nalga y que, normalmente, puede llegar hasta la pantorrilla o el pie. Rara vez conlleva cirugía, si bien se considera que es uno de los dolores de espalda más duraderos y graves.

Con el fin de conocer más sobre los factores que pueden empeorar la ciática, los investigadores analizaron datos de cuatro estudios realizados a largo plazo en el que participaron un total de 34.589 personas y se registraron 1.259 hospitalizaciones por esta causa durante 12 y 30 años de seguimiento.

Los científicos analizaron factores de riesgo como el tabaquismo, el índice de masa corporal, la obesidad, la edad, el sexo, la educación y la ocupación, así como la frecuencia, la intensidad y la duración de la actividad física. De esta forma, observaron que el tabaco aumentó en un 33% el riesgo de hospitalización por ciática, la obesidad un 36% y la grasa abdominal un 41%.

Además, los resultados mostraron que las personas que iban andando al trabajo o en bicicleta tenían un 33% menos de riesgo de ser hospitalizadas por ciática, al margen del peso corporal o el hábito tabáquico. “Otros tipos de actividades físicas de ocio no tuvieron ningún efecto en la hospitalización. Eso fue algo inesperado”, ha señalado el experto.

Ahora bien, los expertos han reconocido que una de las limitaciones de su estudio es que los resultados se basan en datos autoinformados, por lo que no han podido verificar qué otros factores de salud están involucrados en la hospitalización por ciática.

Ver Post >
La soledad y el aislamiento social aumenta el riesgo de muerte prematura
Dámaso Escribano 12-08-2017 | 11:33 | 0

Igual o incluso más que la obesidad.

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Brigham Young University (Estados Unidos), y presentado en la 125 Reunión de la American Psychological Association (APA), ha alertado de que la soledad y el aislamiento social aumenta el riesgo de muerte prematura, igual o incluso más que la obesidad.

Para conocer soledadla influencia del aislamiento social y la soledad sobre el riesgo de mortalidad prematura, los científicos realizaron dos metaanálisis. El primero incluyó 148 estudios, que representaron a más de 300.000 participantes, y encontró que una mayor actividad social se asociaba a un 50% menos riesgo de muerte temprana.

Asimismo, el segundo trabajo, en el que se incluyeron 70 estudios que representaron a más de 3,4 millones de personas de América del Norte, pero Europa, Asia y Australia, examinó el papel que el aislamiento social, la soledad o el vivir solo podrían tener sobre la mortalidad. Los investigadores encontraron que las tres situaciones un efecto significativo en el riesgo de muerte prematura, igual o más que el efecto de otros factores de riesgo como la obesidad.

“Hay pruebas sólidas de que el aislamiento social y la soledad aumentan significativamente el riesgo de mortalidad prematura. Con un envejecimiento creciente de la población, sólo se prevé que el efecto sobre la salud pública aumente. De hecho, muchos países ya han alertado de que nos estamos enfrentando a la epidemia de la soledad. El reto al que nos enfrentamos ahora es lo que se puede hacer al respecto”, han señalado los expertos.

Ver Post >