El Comercio
img
Fecha: septiembre 3, 2017
Solo el 14% de quienes precisan cuidados paliativos, los tienen (OMS)
Dámaso Escribano 03-09-2017 | 10:38 | 0

La asistencia paliativa alcanza su mayor grado de eficacia cuando se implementa en una etapa temprana en el curso de la enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) denuncia que la atención de cuidados paliativos sigue siendo “insuficiente” a nivel global ya que cada año sólo los reciben el 14% de los pacientes que los necesitan. La asistencia paliativa alcanza su mayor grado de eficacia cuando se implementa en una etapa temprana en el curso de la enfermedad, según recuerda este organismo de Naciones Unidpaliativosas en su página web, dado que “no solo mejora la calidad de vida de los pacientes, sino que además reduce las hospitalizaciones innecesarias y el uso de los servicios de salud”.
Actualmente estima que cada año los necesitan unos 40 millones de personas, el 78% en países de ingresos bajos o medios. Y en el caso de los niños, hasta el 98% de los que los necesitan viven en estos países más desfavorecidos, casi la mitad en África. Sin embargo, ha recordado la OMS, un estudio en 234 países, territorios y regiones realizado en 2011 reveló que los servicios de asistencia paliativa solo estaban adecuadamente integrados en 20 países, en tanto que el 42% de los países carecía de ese tipo de servicios y un 32% adicional solo contaba con servicios de asistencia paliativa aislados.
La mayoría de los adultos que los necesitan padecen enfermedades crónicas tales como enfermedades cardiovasculares (38,5%), cáncer (34 %), enfermedades respiratorias crónicas (10,3%), sida (5,7%) y diabetes (4,6%). Además, muchas otras afecciones pueden requerir asistencia paliativa, como la insuficiencia renal, enfermedades hepáticas crónicas, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, artritis reumatoide, enfermedades neurológicas, demencia, anomalías congénitas y tuberculosis resistente a los medicamentos.
El dolor es uno de los síntomas más frecuentes y graves experimentados por los pacientes que necesitan cuidados paliativos, y los analgésicos opiáceos son esenciales para el tratamiento del dolor vinculado con muchas afecciones progresivas avanzadas. De hecho, el 80% de los pacientes con sida o cáncer y el 67% de los pacientes con enfermedades cardiovasculares o enfermedades pulmonares obstructivas experimentarán dolor entre moderado e intenso al final de sus vidas.terminales
Además, también pueden aliviar otros síntomas físicos dolorosos, incluida la dificultad para respirar, y controlar esos síntomas en una etapa temprana es una obligación ética para aliviar el sufrimiento y respetar la dignidad de las personas, según la OMS. El problema, añade este organismo, es que en 2011 el 83% de la población mundial vivía en países en que el acceso a analgésicos opiáceos era escaso o nulo.
Para mejorar esta situación, la OMS recuerda que los sistemas nacionales de salud son responsables de incluir los cuidados paliativos en el proceso continuo de atención de quienes padecen afecciones crónicas que ponen en peligro la vida, vinculando dichos cuidados con los programas de prevención, detección precoz y tratamiento. Esto incluye políticas que integren los servicios de asistencia paliativa en la estructura y la financiación de sus sistemas sanitarios nacionales en todos los niveles de atención; y políticas para fortalecer e incrementar los recursos humanos, como formación de los profesionales de la salud actuales, inclusión de los cuidados paliativos en los planes de estudios básicos de todos los nuevos profesionales de la salud y educación de voluntarios y del público. Asimismo, también reclama una política sobre medicamentos que asegure la disponibilidad de medicamentos esenciales para manejar síntomas, en especial los analgésicos opiáceos para el alivio del dolor y del distrés respiratorio.
Los medicamentos para los cuidados paliativos, incluidos los analgésicos, figuran en la lista de medicamentos esenciales de la OMS para adultos y niños. La asistencia paliativa está reconocida en mandatos y estrategias mundiales clave sobre cobertura sanitaria universal, enfermedades no transmisibles y servicios de salud integrados y centrados en la persona.

Ver Post >
Cardiólogos reclaman un mayor uso global de la polipíldora cardiovascular
Dámaso Escribano 03-09-2017 | 10:12 | 0

Está aprobada sólo en 50 países.

Diferentes cardiólogos participantes en el European Society of Cardiology (ESC) que se celebra estos días en Barcelona han reclamado un mayor uso global de la polipíldora cardiovascular, que actualmente solo está aprobada y comercializada en 50 países, como parte de una estrategia de salud pública para la prevención de eventos cardiovasculares. El fármaco combina la atorvastatina, el ácido acetilsalicílico y el ramipril-5, tres principios activos indicados según las guías de práctica clínica en pacientes que han sufrido un evento cardiovascular previo, como un infarto o un ictus. Durante el simposio ‘Poner la polipíldora en práctica’, el director general delpolipildora Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), Valentín Fuster, que participó en su desarrollo, considera que el medicamento sigue siendo una asignatura pendiente por parte de los profesionales y las autoridades sanitarias. “El uso masivo de la polipíldora debería ser una estrategia de salud pública porque ayudaría a optimizar el tratamiento y prevención de la enfermedad cardiovascular en el mundo”, ha destacado este experto, recordando los beneficios clínicos y económicos en términos de coste-eficiencia que ofrece. Los pacientes cardiovasculares, en particular aquellos que han sufrido un infarto o un ictus previo, deben tomar muchos medicamentos al día y a horas diferentes, y corren el riesgo de que cada mes deban tomar diferentes genéricos, con distinta forma y color, lo que dificulta el seguimiento diario de la pauta prescrita por sus médicos. Y en ese sentido, diversos estudios han revelado que la polipíldora aumenta la adherencia al tratamiento en los pacientes hasta un 58%, además de conseguir un mejor control de la presión arterial y el colesterol. “El buen cumplimiento del tratamiento reduce de manera significativa el riesgo de sufrir un nuevo infarto”, ha recordado Fuster. Por su parte, el también cardiólogo e investigador del CNIC José María Castellano considera que el uso de la polipíldora sólo se extenderá cuando se apliquen medidas de prevención cardiovascular como estrategia de salud pública y vipolypilsión a largo plazo. “Los datos epidemiológicos avalan la utilidad de la polipíldora cardiovascular, como ha ocurrido en otras pandemias como el VIH, malaria o tuberculosis, en las que un alto porcentaje de pacientes no tenían acceso al tratamiento que puede llegar a cronificar la enfermedad”, según este experto. Además, otro escenario de la polémica se centra en la exigencia, por parte de los expertos, en dedicar más recursos a campañas informativas dirigidas a concienciar a la población de que el reto de llegar a un modelo de buena salud cardiovascular es compartido y colectivo. Para conseguirlo, según Castellano, “haría falta que los organismos internacionales responsables de la salud pública mundial garanticen la accesibilidad del tratamiento a todos los afectados, sin distinción de procedencia o nivel de renta”. “El 80% de muertes por enfermedad cardiovascular se producen en países de baja y media renta y sólo un 10% de la población tiene acceso a tratamientos preventivos. En este caso, la polipíldora es la estrategia más escalable para garantizar el acceso a fármacos”, ha sentenciado.

Ver Post >
Subutitilización de los nuevos anticoagulantes
Dámaso Escribano 03-09-2017 | 9:55 | 0

Los nuevos anticoagulantes orales permanecen subutilizados en poblaciones adecuadas de personas con fibrilación auricular (AF) con riesgo de accidente cerebrovascular. Ahora, un nuevo ensayo ha demostrado que educar formalmente tanto a médicos como a pacientes puede aumentar significativamente el uso y la adherencia a los anticoagulantes orales en esta población de pacientes.
El estudio proplaquetasspectivo aleatorizado controlado incluyó una intervención multifacética y multinivel que incluyó la educación de los proveedores y los pacientes con monitorizaciones regulares. Más de 2.200 pacientes con Fibrilación Auricular de cinco países y sus médicos tratantes estuvieron involucrados. Los participantes fueron asignados al azar 1: 1 al grupo de intervención o control.
El uso de anticoagulantes orales aumentó en un 12% en el grupo de intervención al año, en comparación con el 3% en el grupo de control. También se observó que el 48 por ciento de los del grupo de intervención y no anticoagulados adecuadamente tomaban un anticoagulante después de un año en comparación con sólo el 18 por ciento en el grupo de control. Hubo menos accidentes cerebrovasculares en el grupo de intervención, con 1,0 por ciento de los pacientes con un accidente cerebrovascular en comparación con el 2,0 por ciento en el grupo de control, lo que corresponde a una reducción del 52 por ciento.

Los resultados fueron presentados en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en Barcelona y publicados simultáneamente en The Lancet.

Ver Post >