El Comercio
img
Fecha: noviembre, 2017
Decálogo farmacéutico para mejorar el cumplimiento terapéutico en diabetes
Dámaso Escribano 19-11-2017 | 10:02 | 0

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) y la Federación Española de Diabetes (FEDE) han elaborado un decálogo para mejorar la prevención y cuidado de la diabetes desde la farmacia comunitaria, dado que actualmente sólo el 56% de los pacientes cumple correctamente con su medicación.

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, celebrado el 14 de noviembre, con esta iniciativa buscan ofrecer unos consejos básicos de cuidados y prevención de la enfermedad y aquellos aspectos en los que “por su cercanía, accesibilidad y profesionalidad” los farmacéuticos comunitarios son claves en su abordaje.

El presidente del CGCOF, Jesús Aguilar, ha destacado la importancia del trabajo que realiza el farmacéutico con esta enfermedad “desde la detección, alertando de posibles casos no diagnosticados y remitiendo al médico, a la prevención de complicaciones mediante la educación sanitaria”.

 dm-controlAdemás, ha insistido en la trascendencia del seguimiento de la medicación en este tipo de pacientes, “ya que suelen estar polimedicados y demandan ayuda para promover el uso correcto, la adherencia a los tratamientos y prevenir posibles errores en el uso de medicamentos”, ha explicado.

“El contar con el apoyo de los casi 50.000 farmacéuticos que desarrollan su labor asistencial en las 22.000 farmacias puede y mucho mejorar estas cifras”, ha añadido el presidente de FEDE, Andoni Lorenzo.

En este sentido, la función del farmacéutico se centra principalmente en dos ámbitos, el relacionado con el medicamento y el de los hábitos de vida. En relación con los medicamentos el farmacéutico realiza el seguimiento de los tratamientos y facilita la adherencia a los mismos mediante diversas estrategias y herramientas. Esta labor es especialmente importante ya que el tratamiento antidiabético suele incluir varios medicamentos que junto con otros para otras enfermedades, puede provocar interacciones.

En el ámbito de los hábitos de vida, desde la farmacia recuerdan a las personas con diabetes la necesidad de cumplir con la alimentación establecida por su médico, así como las medidas higiénicas, el uso de ropa y de calzado adecuados, y la realización de ejercicio físico moderado.

Las personas con diabetes deben mantener una estricta higiene personal para prevenir complicaciones potencialmente graves, así como un peso adecuado, ya que la obesidad es un factor muy negativo para la evolución de la enfermedad y sus posibles complicaciones.

Por último, el farmacéutico puede realizar algunos análisis sencillos que ayudan a conocer el grado de control de la enfermedad, es fundamental que la persona con diabetes realice los controles analíticos con la periodicidad que indique el médico.

Ver Post >
Cinco indicadores para predecir el riesgo cardiovascular en personas sanas
Dámaso Escribano 19-11-2017 | 9:58 | 0

La presión arterial, la actividad física, el índice de masa corporal (IMC), el consumo de fruta y verdura y el hábito tabáquico son los indicadores de salud necesarios para predecir el riesgo cardiovascular en individuos sanos, según un estudio realizado en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC).

Una investigación publicfrcvada en el Journal of American College of Cardiology (JACC) ha demostrado la fiabilidad y utilidad del índice Fuster-BEWAT -una herramienta basada en estos cinco indicadores de salud cardiovascular-, ya que tiene la misma eficacia a la hora de predecir la presencia y extensión de aterosclerosis subclínica (sin síntomas) en individuos de mediana edad sin enfermedad cardiovascular conocida que el índice de salud cardiovascular ideal (ICHS).

 Actualmente, el índice ICHS es la herramienta de uso más común en el ámbito de la prevención primaria y promoción de la salud, recomendada por la American Heart Association, que incluye además valores de colesterol y glucosa.

Ahora, el estudio Progression and Early Detection of Atherosclerosis (PESA), una investigación llevada a cabo en el CNIC en colaboración con el Banco Santander, valida el uso del índice Fuster-BEWAT, una herramienta desarrollada por un equipo liderado por Valentín Fuster, director General del CNIC, para la evaluación del riesgo de aterosclerosis subclínica en entornos donde no se disponga de recursos materiales para la determinación de los niveles de colesterol y glucosa ya que, al contrario del método estándar ICHS, no precisa análisis de sangre para su cálculo.

De hecho, los autores han encontrado que tanto el ICHS como el índice Fuster-BEWAT son capaces de predecir de manera similar la presencia de placas de ateroma, la cantidad de calcio en las arterias coronarias (un signo precoz de enfermedad coronaria) y el número de territorios afectados.

Estudios previos, como el estudio PURE, coordinado por Salim Yusuf y publicado recientemente en The Lancet, ya habían indicado que el análisis de sangre a veces puede no ser necesario a la hora de evaluar el riesgo cardiovascular, lo que supone una ventaja en las regiones con recursos sanitarios limitados.

Según Héctor Bueno, del Instituto de investigación i+12 del Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid) y otro de los autores de la investigación, dado que ambas herramientas muestran una capacidad predictiva equivalente, “el índice Fuster-BEWAT puede considerarse una opción más práctica y económica para la promoción de la salud cardiovascular, especialmente en aquellas regiones con escasos recursos económicos, donde la carga de enfermedad cardiovascular está creciendo de manera más alarmante”.

Esta sencillez, añade Antonio Fernández Ortiz, investigador del CNIC, “también permitiría utilizar el índice Fuster-BEWAT para la educación en entornos no sanitarios, como escuelas o universidades, y como una herramienta para calcular los beneficios que el cambio de estilo de vida con el autocuidado puede suponer para individuos en riesgo o pacientes”.

El PESA-CNIC-Santander es un estudio prospectivo dirigido por Fuster que incluye a más de 4.000 participantes de edad intermedia que evalúa la presencia y desarrollo de aterosclerosis subclínica gracias al empleo de técnicas de imagen innovadoras y su asociación con diversos factores moleculares y ambientales, incluyendo aquellos relacionados con el estilo de vida (hábitos dietéticos, actividad física, factores psicosociales y hábitos de sueño).

Ver Post >
Hormonas tiroideas y trastornos emocionales
Dámaso Escribano 11-11-2017 | 7:43 | 0

Científicos del Instituto de Investigaciones Biomédicas “Alberto Sols”, centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), han liderado un estudio que ha demostrado en ratones que una deficiencia en el metabolismo de las hormonas tiroideas puede derivar en trastornos mentales.
tiroides-y-depresion
Estudios previos han demostrado que estas hormonas son esenciales en el desarrollo y funcionalidad del cerebro y, para que proporcione unos niveles cerebrales apropiados, es fundamental la actividad de la proteína desyodasa tipo 2.

En este trabajo, que publica Psychoneuroendocrinology, en el que también participan investigadores de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), han observado que la ausencia de esta proteína desencadena trastornos emocionales derivados probablemente de un estado de hipotiroidismo cerebral.

Una deficiencia en la disponibilidad de hormonas tiroideas en el cerebro puede derivar en alteraciones neurológicas graves y trastornos psiquiátricos, en particular trastornos del estado del ánimo, dado que las hormonas tiroideas juegan un papel esencial en el desarrollo y función del sistema nervioso central.

La glándula tiroides sintetizan mayoritariamente la prohormona T4, pero la mayor parte de las acciones de las hormonas tiroideas son mediadas por la T3, la principal forma activa a nivel genómico. En el cerebro, la desyodasa tipo 2 (D2) tiene una gran importancia, ya que de su actividad depende la formación local de T3 a partir de T4.

En este trabajo los investigadores se centraron en la deficiencia de D2, y evaluaron mediante pruebas de comportamiento las capacidades de aprendizaje y memoria y conductas de ansiedad en ratones adultos deficientes de la proteína D2. Además, analizaron el estado tiroideo en dos regiones cerebrales involucradas en estos procesos conductuales: la amígdala y el hipocampo.

Los resultados revelaron que los ratones deficientes de D2 no presentan alteraciones en el aprendizaje y la memoria espacial, que dependen del hipocampo. Sin embargo, los ratones sí presentaron disfunciones emocionales, ya que tienen potenciada la memoria del miedo, además de un aumento en la conducta de ansiedad; todos estos procesos que dependen de una correcta función de la amígdala cerebral, una región del sistema límbico.

Un análisis más profundo reveló que, a pesar de la posible implicación de la amígdala en estos trastornos emocionales, el gen que codifica la D2 no se expresa en esta estructura en ratones adultos, mientras que sí aparece en otras regiones, como el hipocampo.

“La evaluación del estado tiroideo de la amígdala y el hipocampo reveló que ambas estructuras cerebrales presentan un estado de hipotiroidismo en los ratones deficientes de D2. En la amígdala, este estado de hipotiroidismo parece estar asociado con un descenso en la expresión de una proteína ligadora de calcio, Calb2, que podría estar afectando a la actividad neuronal en esa estructura y, de este modo, podría contribuir a los trastornos emocionales observados”, detallan los investigadores.

Estos resultados ponen de manifiesto la importancia de mantener niveles apropiados de hormona tiroidea en el cerebro, en especial mediante la generación local de T3, para evitar trastornos emocionales. Además, las observaciones pueden contribuir a entender los posibles trastornos emocionales presentes en humanos con polimorfismos en el gen que codifica la D2 (DIO2).

Ver Post >
Posible relación entre Lupus y Demencia
Dámaso Escribano 11-11-2017 | 7:35 | 0

Los resultados de un nuevo estudio,  han identificado un fuerte vínculo entre el lupus y la demencia, y han llevado a sus autores a abogarlobo por la evaluación de la función cognitiva en pacientes con lupus. Además, los autores dicen que es necesario investigar el lupus eritematoso sistémico (LES) en pacientes con una causa ambigua de demencia, especialmente en aquellos con deterioro cognitivo de inicio temprano.

El estudio, realizado entre 4,886 pacientes con LES y 24,430 controles emparejados, encontró que el LES estaba relacionado con una probabilidad 51% mayor de desarrollar demencia después de los ajustes. Este hallazgo fue constante en todos los grupos de edad en el análisis univariado.

“Este hallazgo debería dar lugar a la búsqueda de LES en pacientes con una causa ambigua de demencia, especialmente aquellos con un deterioro cognitivo de inicio temprano”,

Las fortalezas del estudio fueron el gran tamaño de su base de datos, mientras que las limitaciones incluyeron la falta de validación del diagnóstico de demencia o LES, así como la falta de una relación temporal entre los diagnósticos de LES y la demencia.

Los hallazgos se publican en el International Journal of Geriatric Psychiatry.

 

Ver Post >
Los cambios de horario pueden desencadenar cefalea
Dámaso Escribano 05-11-2017 | 7:12 | 0

Tanto la modificación horaria de verano como la de invierno provocan ligeras alteraciones en nuestras rutinas que, aunque para una gran parte de la población son prácticamente imperceptibles, no lo son tanto para aquellas personas afectadas por alguna enfermedad neurológica. Los cambios en los horarios de comidas, de sueño o en el número de las horas que dedicamos a dormir, y que se ven modificados por el cambio horario, afectan especialmente a personas que padecen cefaleas, epilepsia, trastornos de sueño o enfermedades neurodegenerativacambio-horarios.

En el caso de las cefaleas, los cambios horarios en las rutinas diarias son uno de los principales desencadenante de ataques. “El cerebro de una persona que sufre dolores de cabeza es hipersensible a cualquier cambio, por muy lógicos o momentáneos que parezcan. Por eso, una de las principales recomendaciones que hacemos a nuestros pacientes es que intenten mantener el mismo ritmo de comidas y sueño durante todos los días de la semana. Algo complicado de llevar a cabo si se producen cambios de horario, bien por la adaptación a los horarios de verano o invierno, o cuando realizamos viajes a países con distinta franja horaria”, explica Jesús Porta-Etessam, director de la Fundación del Cerebro.

Por otra parte, la variación del ritmo de sueño, sea por exceso o por defecto, también  se reconoce como desencadenante de crisis de dolor de cabeza. En el caso de la migraña, aún se hace más patente, puesto que un 35% de las personas que padecen migraña consideran los cambios en los tiempos de sueño como el principal desencadenante de sus crisis. “La mayoría de las personas, cuando duermen más o menos de lo habitual, al despertarse, suelen experimentar una ligera cefalea que suele desaparecer cuando iniciamos nuestra actividad. No obstante, en una persona predispuesta a tener dolor de cabeza, esto puede evolucionar en el desarrollo de una crisis”, señala Porta-Etesam. “Y en estos días, en los que nuestro cerebro aún se está habituando al cambio de horario, es muy habitual que durmamos más o menos de lo habitual y que surjan este tipo de trastornos”.

En todo caso, lo habitual es que los efectos del cambio horario solo duren unos pocos días. Normalmente una persona tarda una media de entre 2 a 7  días en adaptarse al nuevo horario, que es lo que necesita el cerebro para reajustar su actividad y que nuestras funciones corporales y nuestra conducta sea la adecuada en cada momento. “Nuestro cerebro tiene mecanismos para autorregularse mediante un sistema hormonal y de neurotransmisores, vinculados sobre todo a la luz, y que son los que marcan los ciclos para tener sueño, hambre, etc.”, explica Porta-Etesam. “Aunque es verdad que no todos los días del año tenemos las mismas horas de luz, habitualmente este cambio es muy gradual, lo que permite a nuestro reloj interno ajustarse sin dificultades, pero si los cambios son más bruscos –como ocurre cuando se produce el cambio horario- la adaptación puede ser más difícil”, concluye.

Los estudios que se han realizado hasta la fecha indican que, en personas sanas, niños y ancianos son los segmentos de la población que más dificultad tienen para adecuarse al nuevo horario porque las estructuras cerebrales encargadas de regular el ciclo vigilia-sueño se adaptan peor a los cambios. Para evitar los efectos secundarios derivados de cambio horario es recomendable reajustar poco a poco el horario de comidas y sueño, evitar siestas, comer y cenar ligero, evitar el consumo de alcohol, cafeína y nicotina y hacer ejercicio.

Ver Post >