El Comercio
img
Grasas, sal y azúcar en la compra de cada día
img
Dámaso Escribano | 27-11-2017 | 11:44

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha anunciado que su departamento está ultimando, junto con la industria, el primer Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de Alimentos y Bebidas en España 2017-2020, que contempla la reducción paulatina en un periodo de tres años del 10% del azúcar, sal y grasas de los productos de la cesta de la compra.supermercados

Se trata de una apuesta de colaboración, voluntaria y responsable de los sectores de fabricación, distribución, vending, restauración moderna y catering que permitirá que los españoles coman más sano. Y es que, tal y como ha comentado la vocal asesora y coordinadora de la Estrategia NAOS, M. Ángeles De Re, los productos con alto contenido en azúcares, sal y grasas suponen el 64% de las calorías totales que se aportan en la cesta de la compra.

Aunque De Re no ha podido avanzar qué empresas se han sumado ya a este plan, que se espera que se apruebe a lo largo del mes de enero, sí ha asegurado que son “muchos cientos” de compañías las que están comprometiendo a reducir estas sustancias de sus productos, los cuales se calculan que se serán “miles”.

“Todas las empresas se están comprometiendo con la salud y tienen mucha voluntad. Se trata de productos del gran consumo infantil y familiar que, aunque por separado la reducción sea pequeña, en conjunto es muy importante dicha reducción para los consumidores. Esto va a marcar tendencia y será el principio de muchas bajas”, ha recalcado la coordinadora de la Estrategia NAOS, para asegurar que España se va a posicionar con uno de los “mejores y más potentes” planes.

Ahora bien, la reducción no va a ser apenas percibida por el consumidor, ya que por ley no va a ir incluida en el etiquetado, si bien lo que se pretende es que “sin casi darse cuenta” vayan consumiendo menos azúcares, sal y grasas en su dieta. En este sentido, y durante la entrega de los X Premios Estrategia NAOS 2016, la ministra de Sanidad ha destacado la importancia de este plan, mostrando su compromiso con los hábitos saludables y asegurando ser una “mujer muy saludable”.

De hecho, Montserrat ha recordado que, como ejemplo de la intención de su departamento de conseguir que los españoles coman más sano y se reduzcan los índices de mortalidad, se ha puesto en marcha la campaña ‘Gracias por esos 1.000 primeros días’, que fomenta la alimentación y hábitos saludables desde el embarazo, la lactancia y hasta los dos primeros años del bebé; y en 2018 se lanzará la iniciativa ‘Con un poquito de azúcar es suficiente’, en la que se recomendará a la población leer la información nutricional de las etiquetas de los productos alimenticios con el objetivo de que el consumidor sea más consciente del azúcar total consumido.

Tal como ha argumentado, a pesar de que España se ha conseguido frenar el aumento de la obesidad infantil y adolescente, reduciendo la prevalencia del exceso de peso más de un 3% y situando al país dos puntos por debajo de la media de sobrepeso y obesidad de los 44 países europeos, y estabilizando los índices en la población adulta, el Ministerio y, por ende, el Gobierno no se “conforma” y seguirá trabajando para que la obesidad, “uno de los males del siglo XXI”, desaparezca e impere la dieta mediterránea.

“Las generaciones venideras están en juego y nuestra responsabilidad como ciudadanos, educadores, profesionales, abuelos, padres, tíos o amigos es ayudar a los más jóvenes a tomar decisiones que beneficien su salud, bienestar y envejecimiento”, ha resaltado la ministra de Sanidad.