El Comercio
img
Categoría: Lo que se dice por ahí
Un cambio en la definición de hipertensión en EE UU aumenta los casos en varios millones

El número de estadounidenses con hipertensión arterial ha aumentado repentinamente de un tercio de la población adulta (32%) a casi la mitad (46%). No es una nueva epidemia: la Asociación Americana del Corazón y el Colegio Americano de Cardiología han cambiado la definición clínica de esta condición tras varios años de estudio conjunto. Antes, eran hipertensos los que tenían una presión arterial mayor de 140/90 milímetros de mercurio (mm Hg). Ahora, la hipertensión es cualquier valor por encima de 130/8

Estos números emparejados (130/80)hta reflejan la presión que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos. Cuando el corazón late, bombea sangre hacia las arterias, produciendo una presión alta —la primera cifra— llamada sistólica. Entre latidos, el corazón está en reposo y la presión sanguínea disminuye. Esta presión menor —la segunda cifra— se llama diastólica. Se considera hipertensión cualquier medición en la que al menos uno de estos dos parámetros esté por encima del valor estipulado.

Las nuevas directrices, publicadas en la revista Hypertension y en la revista del Colegio Americano de Cardiología se basan en la evaluación de más de 900 estudios sobre salud cardiovascular de los últimos años. Las evidencias científicas demuestran que las personas dentro del nuevo rango definido como hipertensión ya tienen un riesgo elevado de sufrir complicaciones cardiovasculares, aproximadamente el doble que aquellas con presión arterial normal (menor de 120/80).

En España, se utiliza la medición de 140/90 mm Hg para diagnosticar la hipertensión. Según un estudio publicado en la Revista Española de Cardiología, casi la mitad de los adultos españoles sufre hipertensión bajo esta definición, y además un tercio de ellos lo desconoce. Una tensión arterial alta provoca sobreesfuerzo al corazón, lo cual puede llevar a un aumento de su masa muscular (hipertrofia), que a veces desemboca en insuficiencia coronaria o angina de pecho. Además, la hipertensión está ligada a multitud de problemas cardiovasculares, como arritmias, acumulación de grasa en las arterias e incluso su obstrucción (trombosis), que puede producir infarto cardíaco o cerebral.

Los autores de la revisión no sugieren tratamiento farmacológico para todas las personas que ahora encajan en la categoría inferior de hipertensión, pero sí prescriben cambios hacia estilos de vida más saludables. “Queremos ser francos con la gente”, dice el cardiólogo estadounidense Paul K. Whelton, autor principal de las nuevas directrices. “Si una persona ya tiene una duplicación del riesgo, tiene que saberlo. No significa que necesite medicación, pero es una luz ámbar para advertir que debe reducir su presión arterial”.

Los expertos también recalcan la importancia de tomar varias mediciones en al menos dos ocasiones diferentes, para garantizar un diagnóstico fiable. En la práctica clínica, la nueva definición por ahora solo se aplica a EE UU, pero las recomendaciones son importantes a nivel global, ya que la enfermedad cardiovascular es la principal causa de mortalidad mundial. España también es líder, y además aumenta: provoca hoy en día el 30% del total de fallecimientos, casi el doble que hace 10 años.

Lo más importante para disminuir la incidencia de la enfermedad cardiovascular, según todos los expertos, es la prevención. Para ello hay que reducir los factores de riesgo, que incluyen la diabetes, hipertensión, sedentarismo, tabaquismo, sobrepeso, obesidad y abuso de alcohol. Con este fin, el doctor Carlos Macaya, presidente de la Fundación Española del Corazón, recomienda hacer ejercicio habitual y seguir una dieta equilibrada basada en frutas, verduras, pescado y legumbres, con poca carne roja. Además, advierte que el consumo de sal contribuye al aumento de la presión arterial: “La reducción de la sal añadida en nuestros alimentos debe ser una prioridad para nuestros políticos e industria alimentaria, pero no solo de ellos: retirar el salero de nuestra mesa es una medida que podemos, y debemos, realizar cada uno de nosotros en nuestro día a día”.

Ver Post >
Grasas, sal y azúcar en la compra de cada día

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha anunciado que su departamento está ultimando, junto con la industria, el primer Plan de Colaboración para la Mejora de la Composición de Alimentos y Bebidas en España 2017-2020, que contempla la reducción paulatina en un periodo de tres años del 10% del azúcar, sal y grasas de los productos de la cesta de la compra.supermercados

Se trata de una apuesta de colaboración, voluntaria y responsable de los sectores de fabricación, distribución, vending, restauración moderna y catering que permitirá que los españoles coman más sano. Y es que, tal y como ha comentado la vocal asesora y coordinadora de la Estrategia NAOS, M. Ángeles De Re, los productos con alto contenido en azúcares, sal y grasas suponen el 64% de las calorías totales que se aportan en la cesta de la compra.

Aunque De Re no ha podido avanzar qué empresas se han sumado ya a este plan, que se espera que se apruebe a lo largo del mes de enero, sí ha asegurado que son “muchos cientos” de compañías las que están comprometiendo a reducir estas sustancias de sus productos, los cuales se calculan que se serán “miles”.

“Todas las empresas se están comprometiendo con la salud y tienen mucha voluntad. Se trata de productos del gran consumo infantil y familiar que, aunque por separado la reducción sea pequeña, en conjunto es muy importante dicha reducción para los consumidores. Esto va a marcar tendencia y será el principio de muchas bajas”, ha recalcado la coordinadora de la Estrategia NAOS, para asegurar que España se va a posicionar con uno de los “mejores y más potentes” planes.

Ahora bien, la reducción no va a ser apenas percibida por el consumidor, ya que por ley no va a ir incluida en el etiquetado, si bien lo que se pretende es que “sin casi darse cuenta” vayan consumiendo menos azúcares, sal y grasas en su dieta. En este sentido, y durante la entrega de los X Premios Estrategia NAOS 2016, la ministra de Sanidad ha destacado la importancia de este plan, mostrando su compromiso con los hábitos saludables y asegurando ser una “mujer muy saludable”.

De hecho, Montserrat ha recordado que, como ejemplo de la intención de su departamento de conseguir que los españoles coman más sano y se reduzcan los índices de mortalidad, se ha puesto en marcha la campaña ‘Gracias por esos 1.000 primeros días’, que fomenta la alimentación y hábitos saludables desde el embarazo, la lactancia y hasta los dos primeros años del bebé; y en 2018 se lanzará la iniciativa ‘Con un poquito de azúcar es suficiente’, en la que se recomendará a la población leer la información nutricional de las etiquetas de los productos alimenticios con el objetivo de que el consumidor sea más consciente del azúcar total consumido.

Tal como ha argumentado, a pesar de que España se ha conseguido frenar el aumento de la obesidad infantil y adolescente, reduciendo la prevalencia del exceso de peso más de un 3% y situando al país dos puntos por debajo de la media de sobrepeso y obesidad de los 44 países europeos, y estabilizando los índices en la población adulta, el Ministerio y, por ende, el Gobierno no se “conforma” y seguirá trabajando para que la obesidad, “uno de los males del siglo XXI”, desaparezca e impere la dieta mediterránea.

“Las generaciones venideras están en juego y nuestra responsabilidad como ciudadanos, educadores, profesionales, abuelos, padres, tíos o amigos es ayudar a los más jóvenes a tomar decisiones que beneficien su salud, bienestar y envejecimiento”, ha resaltado la ministra de Sanidad.

Ver Post >
Decálogo farmacéutico para mejorar el cumplimiento terapéutico en diabetes

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) y la Federación Española de Diabetes (FEDE) han elaborado un decálogo para mejorar la prevención y cuidado de la diabetes desde la farmacia comunitaria, dado que actualmente sólo el 56% de los pacientes cumple correctamente con su medicación.

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes, celebrado el 14 de noviembre, con esta iniciativa buscan ofrecer unos consejos básicos de cuidados y prevención de la enfermedad y aquellos aspectos en los que “por su cercanía, accesibilidad y profesionalidad” los farmacéuticos comunitarios son claves en su abordaje.

El presidente del CGCOF, Jesús Aguilar, ha destacado la importancia del trabajo que realiza el farmacéutico con esta enfermedad “desde la detección, alertando de posibles casos no diagnosticados y remitiendo al médico, a la prevención de complicaciones mediante la educación sanitaria”.

 dm-controlAdemás, ha insistido en la trascendencia del seguimiento de la medicación en este tipo de pacientes, “ya que suelen estar polimedicados y demandan ayuda para promover el uso correcto, la adherencia a los tratamientos y prevenir posibles errores en el uso de medicamentos”, ha explicado.

“El contar con el apoyo de los casi 50.000 farmacéuticos que desarrollan su labor asistencial en las 22.000 farmacias puede y mucho mejorar estas cifras”, ha añadido el presidente de FEDE, Andoni Lorenzo.

En este sentido, la función del farmacéutico se centra principalmente en dos ámbitos, el relacionado con el medicamento y el de los hábitos de vida. En relación con los medicamentos el farmacéutico realiza el seguimiento de los tratamientos y facilita la adherencia a los mismos mediante diversas estrategias y herramientas. Esta labor es especialmente importante ya que el tratamiento antidiabético suele incluir varios medicamentos que junto con otros para otras enfermedades, puede provocar interacciones.

En el ámbito de los hábitos de vida, desde la farmacia recuerdan a las personas con diabetes la necesidad de cumplir con la alimentación establecida por su médico, así como las medidas higiénicas, el uso de ropa y de calzado adecuados, y la realización de ejercicio físico moderado.

Las personas con diabetes deben mantener una estricta higiene personal para prevenir complicaciones potencialmente graves, así como un peso adecuado, ya que la obesidad es un factor muy negativo para la evolución de la enfermedad y sus posibles complicaciones.

Por último, el farmacéutico puede realizar algunos análisis sencillos que ayudan a conocer el grado de control de la enfermedad, es fundamental que la persona con diabetes realice los controles analíticos con la periodicidad que indique el médico.

Ver Post >
Cinco indicadores para predecir el riesgo cardiovascular en personas sanas

La presión arterial, la actividad física, el índice de masa corporal (IMC), el consumo de fruta y verdura y el hábito tabáquico son los indicadores de salud necesarios para predecir el riesgo cardiovascular en individuos sanos, según un estudio realizado en el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC).

Una investigación publicfrcvada en el Journal of American College of Cardiology (JACC) ha demostrado la fiabilidad y utilidad del índice Fuster-BEWAT -una herramienta basada en estos cinco indicadores de salud cardiovascular-, ya que tiene la misma eficacia a la hora de predecir la presencia y extensión de aterosclerosis subclínica (sin síntomas) en individuos de mediana edad sin enfermedad cardiovascular conocida que el índice de salud cardiovascular ideal (ICHS).

 Actualmente, el índice ICHS es la herramienta de uso más común en el ámbito de la prevención primaria y promoción de la salud, recomendada por la American Heart Association, que incluye además valores de colesterol y glucosa.

Ahora, el estudio Progression and Early Detection of Atherosclerosis (PESA), una investigación llevada a cabo en el CNIC en colaboración con el Banco Santander, valida el uso del índice Fuster-BEWAT, una herramienta desarrollada por un equipo liderado por Valentín Fuster, director General del CNIC, para la evaluación del riesgo de aterosclerosis subclínica en entornos donde no se disponga de recursos materiales para la determinación de los niveles de colesterol y glucosa ya que, al contrario del método estándar ICHS, no precisa análisis de sangre para su cálculo.

De hecho, los autores han encontrado que tanto el ICHS como el índice Fuster-BEWAT son capaces de predecir de manera similar la presencia de placas de ateroma, la cantidad de calcio en las arterias coronarias (un signo precoz de enfermedad coronaria) y el número de territorios afectados.

Estudios previos, como el estudio PURE, coordinado por Salim Yusuf y publicado recientemente en The Lancet, ya habían indicado que el análisis de sangre a veces puede no ser necesario a la hora de evaluar el riesgo cardiovascular, lo que supone una ventaja en las regiones con recursos sanitarios limitados.

Según Héctor Bueno, del Instituto de investigación i+12 del Hospital Universitario 12 de Octubre (Madrid) y otro de los autores de la investigación, dado que ambas herramientas muestran una capacidad predictiva equivalente, “el índice Fuster-BEWAT puede considerarse una opción más práctica y económica para la promoción de la salud cardiovascular, especialmente en aquellas regiones con escasos recursos económicos, donde la carga de enfermedad cardiovascular está creciendo de manera más alarmante”.

Esta sencillez, añade Antonio Fernández Ortiz, investigador del CNIC, “también permitiría utilizar el índice Fuster-BEWAT para la educación en entornos no sanitarios, como escuelas o universidades, y como una herramienta para calcular los beneficios que el cambio de estilo de vida con el autocuidado puede suponer para individuos en riesgo o pacientes”.

El PESA-CNIC-Santander es un estudio prospectivo dirigido por Fuster que incluye a más de 4.000 participantes de edad intermedia que evalúa la presencia y desarrollo de aterosclerosis subclínica gracias al empleo de técnicas de imagen innovadoras y su asociación con diversos factores moleculares y ambientales, incluyendo aquellos relacionados con el estilo de vida (hábitos dietéticos, actividad física, factores psicosociales y hábitos de sueño).

Ver Post >
Los cambios de horario pueden desencadenar cefalea

Tanto la modificación horaria de verano como la de invierno provocan ligeras alteraciones en nuestras rutinas que, aunque para una gran parte de la población son prácticamente imperceptibles, no lo son tanto para aquellas personas afectadas por alguna enfermedad neurológica. Los cambios en los horarios de comidas, de sueño o en el número de las horas que dedicamos a dormir, y que se ven modificados por el cambio horario, afectan especialmente a personas que padecen cefaleas, epilepsia, trastornos de sueño o enfermedades neurodegenerativacambio-horarios.

En el caso de las cefaleas, los cambios horarios en las rutinas diarias son uno de los principales desencadenante de ataques. “El cerebro de una persona que sufre dolores de cabeza es hipersensible a cualquier cambio, por muy lógicos o momentáneos que parezcan. Por eso, una de las principales recomendaciones que hacemos a nuestros pacientes es que intenten mantener el mismo ritmo de comidas y sueño durante todos los días de la semana. Algo complicado de llevar a cabo si se producen cambios de horario, bien por la adaptación a los horarios de verano o invierno, o cuando realizamos viajes a países con distinta franja horaria”, explica Jesús Porta-Etessam, director de la Fundación del Cerebro.

Por otra parte, la variación del ritmo de sueño, sea por exceso o por defecto, también  se reconoce como desencadenante de crisis de dolor de cabeza. En el caso de la migraña, aún se hace más patente, puesto que un 35% de las personas que padecen migraña consideran los cambios en los tiempos de sueño como el principal desencadenante de sus crisis. “La mayoría de las personas, cuando duermen más o menos de lo habitual, al despertarse, suelen experimentar una ligera cefalea que suele desaparecer cuando iniciamos nuestra actividad. No obstante, en una persona predispuesta a tener dolor de cabeza, esto puede evolucionar en el desarrollo de una crisis”, señala Porta-Etesam. “Y en estos días, en los que nuestro cerebro aún se está habituando al cambio de horario, es muy habitual que durmamos más o menos de lo habitual y que surjan este tipo de trastornos”.

En todo caso, lo habitual es que los efectos del cambio horario solo duren unos pocos días. Normalmente una persona tarda una media de entre 2 a 7  días en adaptarse al nuevo horario, que es lo que necesita el cerebro para reajustar su actividad y que nuestras funciones corporales y nuestra conducta sea la adecuada en cada momento. “Nuestro cerebro tiene mecanismos para autorregularse mediante un sistema hormonal y de neurotransmisores, vinculados sobre todo a la luz, y que son los que marcan los ciclos para tener sueño, hambre, etc.”, explica Porta-Etesam. “Aunque es verdad que no todos los días del año tenemos las mismas horas de luz, habitualmente este cambio es muy gradual, lo que permite a nuestro reloj interno ajustarse sin dificultades, pero si los cambios son más bruscos –como ocurre cuando se produce el cambio horario- la adaptación puede ser más difícil”, concluye.

Los estudios que se han realizado hasta la fecha indican que, en personas sanas, niños y ancianos son los segmentos de la población que más dificultad tienen para adecuarse al nuevo horario porque las estructuras cerebrales encargadas de regular el ciclo vigilia-sueño se adaptan peor a los cambios. Para evitar los efectos secundarios derivados de cambio horario es recomendable reajustar poco a poco el horario de comidas y sueño, evitar siestas, comer y cenar ligero, evitar el consumo de alcohol, cafeína y nicotina y hacer ejercicio.

Ver Post >
Seis avances médicos relevantes

Los avances médicos han provocado enormes cambios y favorecido a alargar la vida de millones de personas a un ritmo vertiginoso en la última década. Durante 2017 el mundo asistirá a algunos hitos que llevan años en fase de investigación. Inevitablemente, están llamados a ser grandes bisagras en el campo de la salud, que marcarán un antes y un después. Estos son algunos de ellos:La ‘explosión’ de la medicina personalizada: el proyecto ‘Microbioma

La medicina personalizada se sostiene en tratamientos individualizados basados en las particularidades genéticas de cada persona. En este contexto cobrará mucha fuerza el análisis y la investigación del ‘microbioma’, una gigantesca colección de virus, bacterias y hongos que viven en el cuerpo, ya ha demostrado tener un importante papel en la aparición de enfermedades y en el correcto funcionamiento del organismo.

Uno de los campos sanitarios que causará una auténtica revolución este año es el de la inmunooncología, una nueva estrategia que despuntó en 2014 y que cada vez acapara más protagonismo. El melanoma o el cáncer de pulmón ya se trata con inmunoterapia, por ejemplo.

Pero a lo largo de este año, las grandes compañías farmacéuticas, como Kite Pharma, empezarán a comercializar una compleja técnica de inmunoterapia llamada CAR-T. Consiste en modificar los linfocitos T del propio paciente para dirigirlos contra las células cancerosas. Este tratamiento ya ha demostrado resultados esperanzadores contra la leucemia linfoblástica aguda, la leucemia infantil más común.La incubación de embriones fuera del útero

Científicos de Reino Unido y Estados Unidos ya han logrado demostrar hace meses que un embrión humano podría sobrevivir en el laboratorio dos semanas sin necesidad de un útero materno. Ana María Dumitru, una candidata de quinto año del Doctorado en Medicina y Filosofía en la Escuela de Medicina Geisel (Estados Unidos), dio a conocer un nuevo estudio que demuestra que los embriones humanos dirigen de manera autónoma su propio desarrollo desde los primeros momentos de su vida, incluso cuando no están en el vientre de sus madres. Esta línea de investigación será fortalecida a lo largo de estos meses, aunque la idea ya plantea un intenso debate ético. Modificación del ADN para realizar terapias

Las terapias basadas en modirobots-quirurgicosficar el ADN, con la correspondiente edición del genoma, serán una técnica que cobre enorme fuerza a lo largo de este año. La investigación biomédica gira en torno al tratamiento de enfermedades complicadas y difíciles de tratar como, por ejemplo, el sida o el cáncer (e incluso para tratar la ceguera).

Esta investigación se ha venido estudiando durante los últimos años y es ahora, en 2017, cuando conoceremos los resultados del primer humano tratado con la modificación del ADN. Muchos dan por hecho que esta será una de las grandes técnicas que revolucionará el sistema médico durante este año. Los robots quirúrgicos se consolidan

Cada vez es más frecuente el uso de robots quirúrgicos. El campo de la cardiología, por ejemplo, ha sido uno de los primeros en contar con máquinas de cirugía con la máxima precisión. Sin embargo, esta técnica se ha ampliado en las últimas semanas a otros campos, como el de la oftalmología, en el que ya se han utilizado algunos prototipos muy interesantes.La vacuna contra el Zika causante de una fiebre moderada y de preocupantes casos de microcefalia en bebés recién nacidos, podría estar lista este año. Por el momento, varias posibles vacunas han demostrado su eficacia en estudios con monos, y tres de ellas han entrado en la etapa de ensayos clínicos en humanos.

Ver Post >