img
ESTIBADORES -1- POLITICOS -0-
img
Guillermo Díaz Bermejo | 21-03-2017 | 12:52| 0

Los estibadores portuarios, conforme a los convenios pactados con el sindicato mayoritario (Coordinadora de Trabajadores del Mar), se organizan a través de las Sagep (Sociedades Anónimas de Gestión de Estibadores Portuarios), que tienen como misión, la selección, formación y gestión de los trabajadores portuarios que realizan las labores de estiba. Tienen el monopolio de la contratación y ninguna empresa puede contratar otros trabajadores fuera de esa organización. En este momento, tienen fijados turnos de trabajo de seis horas y una retribución garantizada muy por encima del salario medio. Concretamente, conforme a las cuentas anuales publicadas por las Sagep, con la suma de salario, pluses de jornada, sistema de primas, remates, plus de penosidad, toxicidad y peligrosidad, el salario bruto medio anual de un estibador, es de 68.200€ (5.600€ mensuales). Según la auditora PwC, la estiba representa el 51% de los costes de manipulación de mercancías en puerto.

Este sindicato tan opaco, cerrado y monopolístico, donde los puestos de trabajo pasan de padres a hijos, ha conseguido unos privilegios que, hasta hoy, ningún gobierno ha podido o querido controlar. Ha tenido que ser el Tribunal de Justicia de la UE el que en sentencia de fecha 11 de diciembre de 2014, diga que España está vulnerando el artº 49 del Tratado, al “obligar” con carácter general a las empresas estibadoras que operan en los puertos, a inscribirse en una Sagep y al no permitirles recurrir al mercado libre para contratar su propio personal, ya sea de forma permanente o temporal. Esta sentencia, considera ilegal la situación monopolística existente, ya que se mueve en unas condiciones de privilegio, totalmente inaceptables en la UE y condena a España a pagar 134.000€ al día, entre tanto no se ponga fin a este monopolio.

Antes de esta sentencia, aun conociendo esa situación tan abusiva, que ponía en jaque a la economía española con sus reivindicaciones, ni el gobierno del PSOE primero, ni el del PP después, hicieron absolutamente nada. Y probablemente no lo hicieron, por miedo a generar un conflicto que les restara votos en las urnas. Después de la sentencia de Diciembre del 2014, el gobierno del PP, en su estilo habitual de pasividad, en espera de que las cosas se resuelvan solas, tampoco hizo nada. Acuciado por las presiones de la UE, el Gobierno, sin negociar nada con nadie, prepara un Real Decreto que somete en este mes de marzo, a la aprobación del Congreso y que le es rechazado. El Gobierno sólo contaba con el apoyo del PNV, a cambio de que en el País Vasco, el PP apoyara el presupuesto de aquella Comunidad. CS, para castigar al Gobierno por no cumplir los pactos de investidura que habían suscrito, da una larga cambiada y se abstiene. El PSOE, como tiene que demostrar que hace oposición dura, lo rechaza. Y, Podemos, como ya es su estilo habitual, consistente en rechazar sistemáticamente todo lo que proponga el Gobierno, también lo rechaza.

¿Qué ha quedado demostrado en este debate parlamentario que rechazó el Real Decreto regulatorio de la estiba? Ha quedado demostrado que a los políticos les importa un comino que los españoles tengamos que pagar la cuantiosa multa impuesta, o que haya sido Bruselas quien tuvo que venir a enmendarnos la plana. Les importa un comino que la economía portuaria se vea seriamente perjudicada por un sindicato monopolístico. Les importa un comino que muchas empresas de transporte marítimo, dejen los puertos españoles para irse a otros donde los tratan mejor. Sólo les importan sus juegos de partitocracia, que no de democracia. Por encima de todo, les importa defender sus intereses de partido y ante esto, qué más da que se meta la mano en el bolsillo de los españoles para pagar multas,  o que más les da defender intereses estratégicos y evitar que nuestra economía se resienta porque los embarques vayan a otros puertos fuera de España.  Les trae sin cuidado por una razón muy clara: Anteponen sus intereses egoístas a todo lo demás. La economía y los ciudadanos les traemos sin cuidado.

Acaso no se han enterado estos ruines partitócratas, carentes de ética y de altura de miras, que tras una brutal huelga que tuvo lugar en el puerto de Algeciras (el más importante de España), el Gobierno de Marruecos realizó una gran inversión y construyó Tangermed, un nuevo puerto construido por holandeses al lado de Ceuta y que este nuevo puerto está recibiendo tráfico, que antes llegaba a Algeciras y que lo hacía ser el mayor centro de distribución de tráfico marítimo de contenedores. Antes, a Algeciras llegaban todos los barcos procedentes del Atlántico y del Pacífico y desde allí, en barcos de menor tamaño se distribuía la mercancía hacia el Mediterráneo, el Cantábrico, puerto de Senegal y otros africanos.  Ahora, Tangermed se sigue ampliando y se está llevando gran parte de este tráfico.

Este despropósito de los inútiles políticos que padecemos, no solo va a costarnos la multa que se nos ha impuesto por la UE. Nos va a costar grandes pérdidas en la economía de los puertos españoles.  Pero no importa, esto sólo es una menudencia comparado con la defensa a ultranza, de los intereses partitocráticos.   ¡¡vergonzoso!!.

Ver Post >
LA INDUSTRIA DEL FUTBOL
img
Guillermo Díaz Bermejo | 17-03-2017 | 18:05| 0

Hace ya años que el fútbol como deporte, ha dado paso a una lucrativa industria, entendiendo como tal, ese gran negocio que ha sustituido los clubes de fútbol, por sociedades anónimas deportivas. Hoy en día, ciertamente, el fútbol sigue siendo un gran espectáculo, pero más que eso, es un gran negocio que genera enormes beneficios.

De modo concreto, en España el juego del balompié mueve más dinero que todos los demás deportes federados que existen. Pero es que, además, es el que también genera unas deudas desproporcionadas. Resulta difícilmente entendible que un jugador de 2ª B esté cobrando mucho más dinero que campeones del mundo de otros deportes, y en sentido contrario, el club que lo ha fichado esté manteniendo importantes deudas con la Agencia Tributaria o con la Seguridad Social.

Hoy en día, fútbol y dinero van cogidos de la mano. Se van olvidando los orígenes del deporte para convertirse en unos suculentos negocios que generan enormes beneficios, gracias al espectáculo que dan, a todas las campañas de márketing  y de mercadotecnia que llevan aparejado. Fichajes multimillonarios, sueldos enormes, cláusulas que bordean el delito fiscal, grandes ingresos por publicidad, derechos de imagen, patrocinios de todo tipo. En resumen, una gran industria del deporte. Más que el deporte en sí y la valoración de si un jugador lo ha hecho bien o mal en un partido, ahora, lo importante y lo que más se valora, es la imagen, la vida social, o las tonterías que pueda decir ante las cámaras, una estrella del balompié.

Y con este desmadre, cómo es posible que muchos equipos de primera división, tengan grandes deudas porque no pagan las cuotas de la Seguridad Social o porque no paguen sus impuestos, y estén solicitando moratorias continuadas a la Agencia Tributaria. Si yo estuviere equivocado con mis apreciaciones, me pregunto ¿por qué jeques árabes, magnates mejicanos o chinos, financieros rusos, etc. quieren entrar en este boyante negocio? Evidentemente no es para perder su dinero ya que, muy al contrario, lo que pretenden es inyectar dinero en equipos de fútbol para mejorar sus capacidades deportivas y de márketing y con ello generar todavía más beneficios.  Hace ya años que el fútbol dejó de ser un espectáculo deportivo para convertirse en una gigantesca industria que mueve desorbitadas cifras de dinero.

Pero, el problema no está sólo en España. La UEFA no hace más que estrujar las posibilidades del fútbol para generar más dinero. Y en la misma línea la FIFA, en vez de velar por la pureza de la competición, presa de una gran voracidad, lo que hace de modo reiterado, es engordar el gran negocio que rodea a este deporte, ingresando ingentes cantidades de dinero por taquilla, por derechos televisivos y por negocios publicitarios de todo tipo. Hoy en día, los clubes de las cinco principales ligas europeas, ingresan 631 millones de euros anuales, sólo por mercadotecnia y licencias (con esta desorbitada cifra muchos países podrían combatir el hambre y la miseria de sus ciudadanos).

Está más que claro, que hoy en día, la competición deportiva no es más que una pura competición mercantil, controlada por la monopolística FIFA que sólo persigue intereses económicos. Sólo basta ver que entre 2012 y 2015, el volumen de negocio de esta organización, superó los 6.000 millones de dólares. Más concretamente, sólo por derechos audiovisuales, en el último mundial ingresó casi 2.500 millones de dólares.

Y si a esto añadimos todas las sospechas de corrupción que existen sobre este organismo, con grandes escándalos que provocaron dimisiones y la entrada en prisión de parte de su cúpula dirigente,  o el descubrimiento de sobornos a directivos para decidir la sede de algunos de los campeonatos mundiales, qué más se podría decir. En el fútbol se mueve muchísimo dinero, existen ingentes cifras de dinero negro, se bordean los delitos fiscales, y además se generan grandes deudas tanto con la Seguridad Social como con la Agencia Tributaria..

Por qué en vez de esto, esas masas de dinero no se destinan, por ejemplo, a promocionar y fomentar el deporte entre los escolares y universitarios. Por qué la Liga de fútbol profesional (LFP) no limita los presupuestos de los clubes, evitando esos indecentes fichajes y esos indecentes derechos de imagen y de todo tipo. Con la situación económica que tenemos en nuestro país, por qué estos despilfarros no se destinan a mejorar nuestro sistema educativo, nuestra sanidad o nuestros servicios públicos. No es de recibo que un grupo de individuos en pantalón corto, con ingresos multimillonarios, corran detrás de un balón, mientras que ocho millones de personas están en el paro y otros tantos millones de personas viven bajo el umbral de la pobreza. Me parece indecente. Futbol, sí, por supuesto, pero apartado o alejado de inversores que especulan, explotadores, blanqueadores de dinero y mafias futbolísticas, que muchas veces se esconden con la complicidad de muchos políticos, asociaciones de todo tipo y algunos medios de comunicación.

El fútbol ya no es deporte. Antes las estrellas se movían dentro de los terrenos de juego y deleitaban con sus habilidades balompédicas. Ahora salen del campo, actúan como estrellas publicitarias, venden su imagen y siguen generando dinero fuera del ámbito deportivo.  El fútbol es poder y además un suculento negocio. A mí personalmente, esta negocio me parece realmente indecente.

 

Ver Post >
CARTA ABIERTA AL ALCALDE DE OVIEDO
img
Guillermo Díaz Bermejo | 03-03-2017 | 08:34| 1

Estimado Sr. Alcalde:

En Junio del año 2014 dirigí una carta abierta al entonces alcalde del PP, Sr. Iglesias Caunedo, protestando por las injustas e ilegales multas de tráfico que se estaban imponiendo en Oviedo. Como era de esperar, no me contestó. Ahora, como las circunstancias no sólo no cambiaron, sino que van tomando mayores dimensiones, le mando esta carta a usted que, como está tan ocupado, probablemente no la leerá, pero es igual, yo me quedaré muy satisfecho si muchos de los conductores indignados como yo, por la voracidad recaudatoria del Ayuntamiento que preside, la leen y adquieren conciencia de que estamos siendo objeto y víctimas propiciatorias de su afán recaudatorio.

Por lo que he vivido y sufrido, tengo muy claro que la prioridad del Ayuntamiento de Oviedo, en modo alguno es (como debería de ser),  sancionar a los conductores para velar por la seguridad del tráfico o para facilitar la movilidad dentro de la ciudad. Su prioridad es incrementar descaradamente la recaudación por multas de tráfico. Y si yo estoy equivocado, explíqueme por favor por qué se ha pasado de 3 millones euros previstos para multas en los presupuestos de 2012, a 4,1 millones en 2013 y a 6 millones en los presupuestos previstos para 2016. Ni más ni menos se ha incrementado el presupuesto en un 100%  respecto al que había hace cuatro años. ¿acaso cree que los conductores de Oviedo, afectados por algún virus maligno, de repente nos hemos vuelto locos y nos comportamos como unos irresponsables al volante?.

Necesito también que me explique por qué se mantienen cámaras en semáforos, que se activan inmediatamente a la puesta del semáforo en rojo, para capturar al infractor que sólo tiene el escasísimo margen de 3 segundos que dura el ciclo ámbar, para frenar el vehículo antes de la línea de detención, aunque este frenazo tan brusco implique un alto peligro de colisión por alcance, como de hecho está ocurriendo. Necesito también que me explique por qué estas cámaras no cumplen las normas UNE que establecen determinados procedimientos para la gestión del tráfico. O que me explique  la ilegalidad de las multas que se ponen en las calles peatonales, aun cuando se ha apresurado a publicar a toda prisa, una ordenanza  que las maquille, tras el varapalo que les ha dado el Defensor del Pueblo. O que me explique por qué en el famoso bulevar de la Y, donde no hay ningún problema de seguridad vial, se ha instalado una cámara que ya ha sido declarada ilegal por los Tribunales por no cumplir las normas técnicas, algo que explícitamente ya ha reconocido el propio concejal del ramo.

El Ayuntamiento de Oviedo ya no tiene suficiente con recaudar más de 11,2 millones de euros con el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica, y con los 2,8 millones de estacionamiento en las zonas azules o con el millón de tasas de retirada de vehículos con la grúa. Necesita recaudar más y qué cosa más fácil que instalar radares y cámaras para pillar al conductor. No se necesitan Policías Locales que vigilen. Basta con estos equipos y con un sistema informático que de modo automático inicia la instrucción del expediente sancionador. Y como además esto es un mero trámite administrativo que se realiza de modo mecánico, todo muy sencillo.

Señor Alcalde, usted sabe perfectamente que en los Juzgados de lo Contencioso Administrativo, este tipo de sanciones son declaradas nulas de pleno derecho, porque cuando el conductor agraviado recurre, ustedes se niegan a proporcionar los medios de prueba que se exigen sobre controles metrológicos y de las instalaciones semafóricas que no cumplen las necesarias normas UNE.  Usted sabe también que el Tribunal Supremo ya se ha pronunciado sobre la ilegalidad de estas sanciones. Pero aun así, como también sabe que ese ciudadano no va a recurrir a los Tribunales, porque además de quedar privado del 50% de la reducción de la sanción, tendrá que pagar los honorarios de un Abogado que lleve el asunto al Juzgado y esto va a representar bastante dinero, se limita a rechazar las alegaciones, a denegar todas las pruebas metrológicas que legalmente son exigidas y hala, a recaudar que es de lo que se trata.

Es indignante que cuando un ciudadano, como yo he hecho, recurre al Juzgado de lo Contencioso y obtiene sentencia favorable, en vez de esperar a que se le devuelva de oficio el importe de la multa que pagó, se ve obligado a continuar con laboriosos trámites para aportar sentencia, justificantes bancarios de ser titular de cuenta corriente, y otras zarandajas, para conseguir que se le devuelta el importe pagado. Pero es más indignante aun que, sólo un día después de que el Ayuntamiento notifique la resolución sancionadora, sin ni tan siquiera esperar a la firmeza de la resolución (una vez que se acaba el plazo de dos meses para recurrir a los Tribunales), el Ayuntamiento ya comunica a la Dirección General de Tráfico para que detraiga al conductor los 4 puntos de sanción. Claro, como sabe que nadie recurre, para qué esperar más. Sr. Alcalde: Sepa usted que esa comunicación precipitada que ha hecho a la Dirección General de Tráfico y que ha provocado que en mi historial de antecedentes aparezca la pérdida de cuatro puntos (aun cuando después se ha visto obligado a cancelar),  es un claro atentado contra mi honor y que por eso tengo el derecho a exigir al Ayuntamiento daños y perjuicios por su precipitación.

Por favor, señor alcalde, en vez de tanto afán recaudatorio, dedíquese a lo verdaderamente importante que es velar de verdad por la seguridad del tráfico y por la movilidad circulatoria. Y si las arcas municipales necesitan dinero, caramba, no pretenda estrujar al conductor.  Y termino diciendo algo que creo que tiene mucho más calado que todo lo dicho hasta ahora: A la vista de la reiterada jurisprudencia existente, cuando su Concejal de Tráfico dicta una resolución sancionadora, a sabiendas de que es ilegal, lisa y llanamente está incurriendo en un delito de prevaricación. No he extraña por tanto que en una noticia que recoge el Comercio en el día de hoy, haya un despacho de abogados en Oviedo dispuesto a llegar al Ayuntamiento al Juzgado de lo Penal, para perseguir este tipo de delito. Tenga usted muy claro que en mi caso,  si en cualquier momento vuelvo a ser captado por alguno de esos instrumentos y se me abre expediente sancionador, ya no me limitaré a formular recurso ante los Juzgados de lo Contencioso. Iré directamente al Juzgado de guardia a formular una denuncia por delito de prevaricación contra el concejal que dicte la resolución sancionadora contra mí. He dicho.

 

Ver Post >
DESPUÉS DE LA JUBILACIÓN
img
Guillermo Díaz Bermejo | 19-02-2017 | 08:42| 0

La palabra jubilación, proviene del vocablo latino “iubilatio” que significa expresarse con alegría, gozo o, en definitiva,  júbilo. Significa por tanto, el gozo de no tener que soportar el esfuerzo que implicaba trabajar duro, toda una vida. El problema es que,  normalmente,  la jubilación o retiro de la vida activa, se convierte en el envoltorio edulcorado de un proceso de defunción laboral que te lleva a un periodo de inutilidad social, algo que, por cierto,  tiene muy poco de júbilo o gozo. Lo que sí está claro, al menos en mi caso, es que para evitar frustraciones, las personas jubiladas necesitamos reacomodarnos en un nuevo ciclo de vida, que nos debería de llevar hacia un proceso de jubilación lo más activo posible.

Los jubilados, pertenecemos a una generación que quiere resistirse a envejecer y dejarse llevar por la inactividad del retiro laboral. Por suerte para nosotros, vamos a tener una vida más longeva y nos apetece disfrutar con plenitud, la vida que nos queda por delante. Antes, a los 65 años éramos viejos, pero hoy estamos en buena forma física e intelectual y quizá por eso, se dice  que estamos en la  “madurescencia”.

Después de muchos años de trabajo, carencias, aprietos económicos para pagar la hipoteca del piso, desvelos por cuidar, educar y sacar a nuestros hijos adelante, ahora, ante nosotros, se abre un horizonte diferente, que también puede ser muy activo e interesante. Nosotros, los jubilados nacidos en torno a los 50, ya no somos esos padres o suegros que queremos que los hijos nos estén llamando todos los días. Nosotros tenemos nuestra propia vida y ya no tenemos que vivir en el mundo de nuestros descendientes. No tenemos que seguir preocupándonos por la situación económica de nuestros hijos o nietos. Ya les hemos dado todo lo que necesitaban y ahora es el momento de que ellos asuman su responsabilidad.

Creo que es hora de que empecemos a utilizar ese dinero, que hemos venido ahorrando en toda nuestra vida laboral. No tiene ningún sentido que lo guardemos, para que más adelante lo disfruten otros que no conocen el sacrificio que hemos tenido que hacer para conseguirlo, o que sirva para generar peleas y conflictos entre herederos. No tengamos reparo en comprar cosas que nos gusten. Tampoco es cuestión de que a estas alturas, pensemos en hacer inversiones maravillosas con esos ahorros, que sólo nos van a servir para preocuparnos por lo que pase con ellas o para que seamos engañados por cualquier entidad financiera que nos venda preferentes, derivados u otros productos financieros de los que sólo van a sacar beneficios ellos. Sencillamente, disfrutemos ahora de ese dinero, sin ser egoístas pero tampoco usureros.

Nosotros, los de la generación de los 50, tenemos que proponernos aprender cosas nuevas y útiles y en modo alguno tenemos que quedar al margen de los adelantos tecnológicos. Tenemos que manejar con soltura el ordenador, la Tablet  o los teléfonos inteligentes y a través de esas tecnologías a través del Skype podremos tener videoconferencias con nuestros hijos o nietos cuando estén lejos. Y con el WhatsApp compartiremos cosas con nuestros hijos, familiares y amigos. Nos comunicaremos por correo electrónico con compañeros y amigos, abriremos cuentas en las redes sociales y nos moveremos con soltura en internet para reservar hoteles, comprar billetes de avión o de tren, o para comprar productos mediante comercio electrónico.

Tenemos que ser algo vanidosos y compartir la devoción por mantener y cultivar un cierto estilo personal y cuidado y para eso necesitaremos ir frecuentemente al peluquero, o usar moderadamente cremas o colonias. Pero eso sí, siendo clásicos, ya que los modernismos en la indumentaria, no van a encajar con nuestra edad. No es cuestión que hagamos el ridículo yendo vestidos con atuendos o peinados propios de los jovencitos.  Es absurdo que los hombres pretendamos mantener la figura de los jóvenes astros del deporte o que vistamos trajes de Armani, o que las mujeres sueñen con tener la figura tuneada de una vedette. Ya no somos jóvenes, pero mantenemos un aspecto cuidado.

Deberíamos de resistirnos a la tentación de vivir con hijos o nietos. Lo razonable es que los visitemos, que vayamos a sus casas como invitados, que compartamos vivencias con ellos, pero que no pretendamos refugiarnos para que terminen cuidándonos. Cuando nuestra situación física o psíquica empiece a ser complicada, es mejor que busquemos ayudas externas, y si nuestro dinero nos lo permite, que busquemos cuidadores que nos asistan. Con ello, evitaremos ser una carga para nuestros hijos o nietos, que han de tener su vida propia.

Es bueno que utilicemos nuestros conocimientos o habilidades y para ello nada mejor que practicar el voluntariado social, ya que por experiencia propia sé, que haciendo esto en una ONG, además de ayudar a personas que lo necesitan, me estoy ayudando a mí mismo, puesto que estoy activo física y mentalmente, y además estoy reciclando conocimientos que me permiten mantenerme actualizado. Cultivemos hobbies, tengamos una vida saludable, caminando, haciendo deporte moderado y alimentación equilibrada. Mantengámonos ocupados cuidando el jardín, haciendo bricolaje, teniendo tertulias con amigos. Es bueno que nos mantengamos al día, leyendo libros, incluso matriculándonos en los cursos que algunas Universidades y centros de formación, tienen para mayores. Es bueno que nos hagamos miembros de asociaciones, que participemos y nos impliquemos en sus actividades y en definitiva que nos mantengamos activos. Participemos en eventos sociales y culturales puesto que lo importante es que salgamos de casa y que cultivemos las relaciones.

Salgamos, viajemos, y démonos los gustos de los cuales antes nos privamos para dar lo mejor a nuestros hijos. ¿Por qué tenemos que tender a angustiarnos con pequeñeces? En la vida todo pasa y los buenos momentos deben de ser recordados, pero los malos momentos, mejor que los olvidemos cuanto antes. Tratemos de no vivir de los recuerdos hablando siempre de cosas como “en mis tiempos”. Mi tiempo es hoy y ahora. Y si en ese tiempo de hoy y ahora, tenemos dolores y molestias propias de la edad, no las acrecentemos hablando de ellas. Este sólo es un problema mío y de mi médico y a nadie más le interesa. Y sobre todo, seamos disfrutones y riamos mucho. Para terminar, si alguien le dice, como yo ya he oído, que nosotros ya estamos obsoletos, no le haga ningún caso, ignórelo. Nosotros ya hemos hecho muchas cosas en la vida y además las seguimos haciendo entre tanto nuestra salud nos lo permita.

Ver Post >
JUSTICIA IMPARCIAL Y MODERNA
img
Guillermo Díaz Bermejo | 03-02-2017 | 08:56| 0

Últimamente, el Ministro de Justicia Sr. Catalá parece mostrarse muy activo, defendiendo en público la necesidad de que la justicia sea más rápida, que sea más ágil y que haya Jueces y Fiscales independientes, para que actúen con autonomía y para que puedan desempeñar bien su trabajo. El 28 de Enero pasado se expresó en estos términos, en una ponencia que tuvo lugar en Riojaforum y ayer, en un encuentro que tuvo con representantes de las asociaciones de Jueces, volvió a insistir en la necesidad de revisar el sistema de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial, así como los nombramientos de los presidentes de tribunales y magistrados del Tribunal Supremo, introduciendo criterios de transparencia y objetividad en los procesos selectivos.

Los ciudadanos venimos percibiendo y muchas veces sufriendo, la exasperante lentitud, ineficiencia y baja calidad de la justicia y por eso, resulta esperanzador escuchar al Ministro defendiendo una Justicia del siglo XXI más ágil, con buenas leyes, con mejores medios materiales y con mejores plantillas. El problema, como dice el refrán, es que del dicho al hecho hay un trecho.

Yo tengo bastante claro que los jueces en sí, cuando ejercen la acción jurisdiccional, tienen sus propias ideas políticas y que en base a esos sesgos ideológicos, aplican el derecho dentro de ese margen razonable de interpretación que han de tener, ya que la ciencia jurídica no está desconectada de las ideologías.

Pero, el problema no está ahí. El problema está en las permanentes injerencias de los poderes políticos, injerencias que ya han sido denunciadas por el Consejo de Europa, que critica abiertamente a España, por no garantizar la independencia del Consejo General del Poder Judicial, desde el momento en que permite que todos los magistrados con cargo de mayor nivel, sean elegidos por el Congreso, el Senado, el Gobierno o las Comunidades Autónomas  Otro modo de injerencia del poder político, se produce desde el momento en que es quien, con los presupuestos generales del estado, tiene la facultad de facilitar o dificultar económica y laboralmente,  el buen o mal funcionamiento de la justicia.

A causa de esta asfixia presupuestaria, en contraste con los avances producidos en sectores públicos como en sanitario, el educativo, Agencia Tributaria, etc. la Administración de Justicia no ha podido superar  su ya sistémico retraso, retraso que se calificaría de tercermundista, si vemos el informe emitido por el World Economic Forum on Judicial Independence, que sitúa a España en la posición sexagésima en un ranking  de calidad de la justicia de los diferentes estados.

No es admisible que nuestra justicia esté, como está, totalmente fragmentada y con una descoordinación absoluta, ya que por un lado está el poder judicial elegido por los partidos políticos y del que dependen los jueces. Por otro está el Ministerio de Justicia del que dependen los Letrados de la Administración de Justicia (antiguos Secretarios) y por otro están los cuerpos de gestión y auxilio procesal, así como la dotación de medios materiales, dependiendo de las diferentes Comunidades Autónomas.

Si de verdad el Ministro quiere llegar a esa soñada justicia imparcial, independiente, eficiente y rápida, va a tener que ponerse las pilas y a toda prisa reunir a las fuerzas políticas para alcanzar un Pacto de Estado. Pacto que ha de alcanzarse a toda prisa para volver a centralizar la administración de justicia, eliminando así su actual fragmentación. Que permita cambiar el actual sistema de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial por parte de los partidos políticos, por otro en el que sean los propios jueces y magistrados, en votación directa, los que elijan a sus representantes. Igualmente, habría que eliminar la designación discrecional actual de los presidentes de los Tribunales, por otro en el que sean los propios jueces y magistrados quienes los elijan.  Ese pacto  tiene que dotar también de mayor independencia económica a la administración de justicia o en su caso que dote al sistema judicial de los medios personales y materiales que precisa para mejorar la agilidad, la eficiencia y la duración de los procedimientos.

Si no existen esas dotaciones de medios necesarios, tanto para agilizar procesos como para ganar en eficiencia, si no existe una auténtica independencia judicial, de qué pueden servir leyes o decretos que digan que porque lo dice la ley, los procesos van a durar tantos o cuantos meses. Los procesos durarán el tiempo que se requiera, en función a su  complejidad y a los medios con los que cuenten los juzgados correspondientes. Estas leyes sólo serían un canto al sol y ocultarían el verdadero propósito de modernizar o no la justicia, facilitándole todos los medios e instrumentos que necesita.

Ver Post >
MENOS RADARES Y MAS SEGURIDAD
img
Guillermo Díaz Bermejo | 01-02-2017 | 18:21| 0

En 2015, la Dirección General de Tráfico trasladaba esta noticia: “Nuevo mínimo histórico en el número de víctimas mortales por accidente, desde 1960”. Paralelamente a esto, también decía que 2015 había sido el año con más sanciones por exceder la velocidad permitida, con cerca de 3,29 millones de multas. (en 2014 habían sido 2,46 millones y en 2013, 2,17 millones).  La DGT parecía querer dar a entender que a más sanciones por exceso de velocidad, menos muertes en la carretera.

Pero, llegamos a 2016 y súbitamente, la tendencia se rompe. Se imponen más multas que nunca, pero por el contrario, asciende la cifra de víctimas, poniendo fin a trece años de reducción de la mortalidad en las carreteras. Ciertamente, resulta preocupante este incremento de la mortalidad pero, contrariamente a lo que quiere hacernos pensar la DGT (que lo único que pretende es recaudar cuando más mejor), no es cierto que estas muertes tengan su causa en la imprudencia de conductores,  que superan los límites de velocidad permitidos.

Sólo basta consultar las estadísticas que publica la propia DGT, para poder ver nítidamente, que en autovías y autopistas, vías donde tenemos más radares instalados,  ha habido 102 fallecidos,  en vías convencionales 962, en caminos 43, en vías interurbanas 152 y en otro tipo de vías y ramales de enlace 53. Pero es que, además, nos encontramos con otro dato sorprendete: Ha habido 132 víctimas por infracciones de velocidad  y 1.180 víctimas sin haberse registrado infracción del conductor por exceso de velocidad.

A la vista de estos datos, la cuestión es más que clara. Los fondos del Estado, se están destinando a mejores sistemas sancionadores como son los radares móviles de última generación, o los helicópteros Pegasus, o al cada vez mayor número de radares fijos instalados en las autovías. Se da la paradoja además, que estos radares para cazarnos, se instalan en tramos rectos de las autopistas donde los riesgos de accidentes son escasos (estadísticamente, en estos tramos rectos y bien trazados, no se producen accidentes). Pero nadie en la Administración quiere admitir que la mayor parte de los accidentes se están produciendo por la reducción de la inversión en la mejora de los firmes de las calzadas, la mejora en las vías de circulación convencionales y secundarias, que es donde se concentran los puntos negros de siniestralidad, debidos en gran parte al mal estado del asfalto, a la poca visibilidad o a la falta de poda y limpieza de los ramajes que llegan a interferir en la circulación rodada. Inciden también la falta de iluminación en muchos de esos puntos negros.

Sólo basta con circular por nuestras carreteras asturianas para ver que la calzada está llena de ramajes caídos de los árboles, que la vegetación se apodera del asfalto, que existen parches de bacheados que desestabilizan la rodadura del vehículo, y que incluso tenemos autovías recién construidas, con un firme asfáltico deteriorado en muchos tramos y en muchos casos parcheado de manera deficiente. Esta es la verdadera causa del incremento de los accidentes con víctimas mortales y que la DGT no nos quiera hacer comulgar con ruedas de molino, atribuyendo esto a los excesos de velocidad, causa por la que anuncian que van a instalar aún más radares.

La DGT tiene que asumir de una vez por todas, que la tecnología y los instrumentos de seguridad de los vehículos modernos, permite conducir a velocidades más altas, sin comprometer la seguridad de la conducción. Y por eso yo propongo que, menos radares y más desarrollar el nuevo Reglamento de Circulación que tenía previsto aprobar hace ya más de dos años, en el que se iba a permitir la subida a 130 km/h en ciertos tramos de autovías y autopistas.

La DGT tiene que reconocer también que, actualmente, 17 estados miembros de la Unión Europea, ya tienen incorporadas velocidades máximas de 130 Km/h y en algunos casos superiores. Se da la circunstancia además que esos estados tienen incluso menos siniestralidad que la nuestra.

Por tanto concluyo, menos radares para recaudar sableando a los conductores y más inversiones en la conservación de las carreteras, en la mejora de la seguridad vial, y en la eliminación de los puntos negros de accidente.

 

 

Ver Post >
TIMO AFRICANO
img
Guillermo Díaz Bermejo | 24-01-2017 | 23:13| 0

Los que me conocen, saben que utilizo las redes sociales, tanto por puro divertimento, como por una cierta deformación profesional que me lleva a investigar sobre los riesgos de la red, las suplantaciones de personalidad, los bulos y sobre todo, los ciber delitos. En esta línea, empecé a observar que últimamente, en Facebook, empezaba a haber muchas chicas jovencitas que solicitaban mi amistad. Como es mi costumbre habitual, antes de aceptar una solicitud, entro en el perfil del solicitante y trato de averiguar quién es, qué amigos tiene, si esos amigos son comunes, etc. Esto me permite conocer algo sobre esa persona que pide mi amistad en la red, para decidir si la acepto o no. Cuando entro en el  perfil de esa sospechosa solicitante de amistad,  observo que es una chica muy joven y provocativa, que aún no tiene amigos y que no reside en España. Inmediatamente rechazo la solicitud y punto.

Comentada esta cuestión con amigas de la red, me confirman que ciertamente, ellas también reciben esas sospechosas solicitudes de amistad, pero en su caso, jovencitos de muy buen ver. Por tanto, la cuestión es clara. Aceptando estas solicitudes estamos entrando de lleno en uno de los riesgos de la red y que es el de ser una víctima de estafa, fraude o chantaje.

Un buen día, quizá porque estaba algo ocioso, decidí aceptar una de esas solicitudes de amistad para ver qué pasaba. Entré en contacto con una chica que decía ser de Sierra Leona y que inmediatamente me pidió mi email para facilitar la comunicación. Se lo facilité e inicié  un interesante intercambio de correos. Me dice que es de Sierra Leona, pero que huyó de la guerra de aquel país y que está refugiada en un campamento de Senegal. Me dice que está acogida en la Misión de Cristo Salvador y que el reverendo que la dirige, la deja utilizar su ordenador para comunicarse con el exterior.

Me pide auxilio, me manda dos fotos y me dice que si yo la ayudo a venir a España, ella me ayudará a mí. Para tranquilidad mía, me manda el supuesto teléfono del supuesto reverendo de la misión en la que está acogida. Vamos avanzando en el intercambio de correos y en un momento dado me dice que me va a desvelar un secreto. Que su padre, que tenía una gran fortuna en Sierra Leona, consiguió depositar 4,8 millones de dólares en un banco inglés para que ella, una vez saliese del país, pudiese beneficiarse de ese dinero. Me explica que para poder ayudarla yo debo de recibir ese dinero en mi c/c y una vez ya en mi poder, yo le mandaría a ella el dinero suficiente para que pudiere venir a España y una vez aquí le entregaría esos 4,8 millones de dólares.

Sigo la corriente y le contesto diciéndole que acepto. Acto seguido me manda un montón de datos de un supuesto Clydestade Bank Group donde estaba ese dinero y me dice que tengo que comunicarme con él para que me den instrucciones. Mando un email e inmediatamente me contesta ese supuesto banco dándome instrucciones. Debo de obtener un poder  notarial, necesario para transferir esos fondos a mi cuenta bancaria. , así como el certificado de defunción del titular y una declaración jurada de la hija de que acepta que se me transfiera a mí ese dinero.

Vuelvo a escribirle a ella diciéndole esto y entonces recibo la respuesta de un supuesto abogado senegalés, llamado Daniel Mamadou, con un rimbombante logo “Noble Law Firms&Asociate and equal Rights& Justice. Este supuesto abogado me dice que  tiene el encargo de su cliente (mi amiga), de gestionar los documentos que preciso para obtener el dinero del banco inglés. Esos documentos son, el poder, la declaración jurada y además la legalización y licencia nacional, el estampillo de la Corte de Justicia, traducciones y otros servicios. El costo de todos estos servicios asciende a 820 dólares que he de transferir a la c/c que me facilita de Senegal.

En resumen, hemos llegado al penúltimo paso del intento de estafa. Si yo, movido por la codicia de quedarme de modo tan fácil, con 4,8 millones de dólares, hubiese transferido esos 820 dólares, lisa y llanamente me habrían estafado. Habría perdido ese dinero. En este caso, lo que yo he hecho, es enviar todos los correos intercambiados, a la Unidad de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil para que desde allí traten de perseguir esta estafa, algo que resulta muy complicado si los timadores están fuera de nuestro país.

Como han podido ver, este timo africano que acabo de describir, llamado antes estafa nigeriana, es algo muy parecido a nuestro conocido timo de la estampita o del tocomocho. Seguro que mucha gente se preguntará ¿cómo alguien, en los tiempos que corren, y con tanta información, puede picar con esto? Pues sí, amigos míos, sí. Hay gente que sigue siendo estafada con este burdo timo. Lo que ocurre es que esa gente estafada, se avergüenza, y no lo denuncia. Yo he conocido un caso en el que el estafado decidió confesármelo para ver qué se podía hacer. Así que ¡cuidado con lo que hacemos en las redes sociales!.

Ver Post >
DESPRESTIGIO SINDICAL
img
Guillermo Díaz Bermejo | 17-01-2017 | 13:37| 0

Hoy, a primera hora, la Guardia Civil registró la sede de la UGT en Oviedo, dentro de una operación por presuntas irregularidades en las subvenciones de formación y detuvo a seis personas, entre las que está el ex secretario general del sindicato.

Ya llueve sobre mojado. En 1993, UGT empezó a moverse por los fangos, quedó involucrada en el gran escándalo económico de la cooperativa de viviendas PSV,  y dejó por el camino a 20.000 trabajadores afectados por el escándalo. Siguió después el escándalo de los ERE y de los cursos de formación en Andalucía. También en Asturias tenemos la chequera del histórico dirigente asturiano Villa y sus cuentas millonarias. O qué decir del uso de las famosas tarjetas black,  por parte de los representantes de los trabajadores, en Caja Madrid. O del dinero, tanto procedente de subvenciones públicas, como de las cuotas de los propios trabajadores, que se dedicaban tanto a financiar ilegalmente al sindicato con facturas falsas, como a pagar esas pequeñas corruptelas que eran las mariscadas, a viajes de placer, a la compra de relojes Rolex, o a la compra de maletines de viaje o bolígrafos.

Las prácticas sindicales vergonzantes, o dicho sin ambigüedad, corruptas, tanto de UGT como de CCOO, dejan al descubierto en lo que se han convertido las organizaciones sindicales, presas tanto del propio sistema sindical, como de sistema político. Sin duda alguna, la corrupción sindical surge como consecuencia del manejo de unos dineros que, procedentes de subvenciones del erario público y de las propias cuotas de los afiliados, que en vez de emplearse para beneficiar a los intereses de los trabajadores afiliados al sindicato, se emplean para financiar al sindicato y a los intereses de sus dirigentes. Es un paralelismo idéntico al de la corrupción en los partidos políticos.

Creo que las organizaciones sindicales, presas de un sistema similar a los partidos políticos, han quedado involucradas tanto en la corrupción a gran escala, como en las corruptelas, donde, además de dádivas y prebendas en modo de regalos,  se defendían los intereses de los propios dirigentes sindicales liberados, por encima de los intereses de los trabajadores a los que representaban.

El grado de desafección de los trabajadores hacia los sindicatos es tan grande que sólo basta ver las últimas encuestas del CIS, donde a una pregunta como: ¿por qué se alejan los españoles del sindicalismo? , un 38% de las respuestas es “porque no sirven para nada”. Muy equivocados están los dirigentes sindicales cuando dicen que si están perdiendo afiliados es porque hay menos trabajadores en activo. Si están perdiendo afiliados es porque los trabajadores están viendo de modo claro que, con el fuerte desempleo que aún tenemos,  esas subvenciones destinadas a reciclar a los parados para facilitarles el empleo, las destinan a esas operaciones corruptas ya conocidas.

Esto sólo tiene un nombre: están robando a los trabajadores y están robando también a algunas ONGs que sí hacen esta formación a los desempleados, que sí ayudan a la búsqueda de empleo y que sí se preocupan por defender a los trabajadores en riesgo de exclusión social.

Mientras estas ONGs reciben calderillas a modo de subvención para realizar las mismas labores de los sindicatos, estos reciben unas subvenciones millonarias, las invierten en no se sabe qué, y después derivan a sus trabajadores a esas ONGs, para que les den ropa, para que les den de comer y para ver si les encontramos un trabajín. No es la primera vez que, en mi condición de voluntario de una ONG, tuve que llamar a algún sindicato para afearles su conducta, cuando nos mandaban a alguno de sus afiliados para que les proporcionáramos las necesidades básicas de ropa y alimentos y además para que viéramos si podíamos ayudarlos a encontrar un trabajo. Más descaro ya no cabe.

En este momento, los sindicatos ya se han quedado sin discurso ante sus trabajadores, ya no pueden seguir moviéndose con unas estructuras ancladas en el pasado, ya no pueden seguir recibiendo cuantiosas ayudas procedentes del erario público, ya no pueden seguir defendiendo los intereses del sindicato y de sus dirigentes sindicales liberados. A mi juicio, si no se regeneran, los sindicatos están sumidos en una crisis tan grande, que puede llevarlos a su total desaparición.  Los impuestos de los ciudadanos no pueden ser destinados a mantener a estos desprestigiados sindicatos que sólo pretenden lucrarse en beneficio propio, que son capaces de aliarse con una empresa si esto les genera beneficios, abandonando a los trabajadores que son a los que realmente tenían que defender y no han defendido.

Más desprestigio ya no cabe.

Ver Post >
80 AÑOS
img
Guillermo Díaz Bermejo | 15-01-2017 | 08:38| 0

Son ya 80 los años que han transcurrido desde nuestra triste y lamentable guerra civil y por ello, en España ya son muy pocas las personas que quedan habiendo  vivido, participado y sufrido  las consecuencias de la contienda.  Son también 40 años los que han transcurrido desde que, muerto Franco, se instauró el sistema democrático en nuestro país. La concordia de la transición y el clima de consenso, imperaron en aquél momento, cerraron las heridas producidas por la guerra y los diferentes partidos políticos, con altura de miras, nos llevaron a nuestra actual Constitución de 1978.

En el mundo también ha habido muchas guerras incluso posteriores a la nuestra, como es la segunda guerra mundial, la del Pacífico, o la de Corea, pero, a diferencia nuestra, esos enemigos antagónicos firmaron la paz, cerraron sus heridas, enterraron a sus muertos y decidieron mirar adelante.  Concretamente, el pasado día 28 de Diciembre, el primer ministro japonés realizó una visita histórica a Pearl Harbor, junto con el presidente americano Obama, para rendir homenaje a los muertos habidos en esa batalla y sellaron una fuerte alianza entre ambos países.

Si la mayor parte de la población española actual, no ha vivido ese duro episodio de nuestra historia, o el que lo ha vivido, ha decidido olvidarlo y dejarlo atrás, qué sentido tiene entonces que algunos partidos y algunos políticos, ahora, en este momento, como si no hubiere otros problemas más importantes, decidan agitar a los muertos del 36 sembrando todo tipo de rencores, odio y frentismo.

Para nada pongo en cuestión o discuto las atrocidades que se han producido en la contienda, cometidas tanto en uno como en otro bando. De hecho, yo he tenido a mi abuelo paterno, muerto en el bando nacional y a su hijo (mi padre) que por esas extrañas situaciones que genera  la guerra, tuvo que combatir en el bando republicano. Acabada la fratricida guerra, mi padre siempre dijo que había que vivir olvidando el pasado y empezar a mirar el futuro, con mente abierta, constructiva y sin rencores. Solía decir: “con rencor sólo conseguirás ser menos feliz que aquél que ha podido olvidar”. En todo caso, estamos hablando de unos hechos que han ocurrido hace 80 años. Y siendo así, como parece que no hay otras cuestiones más importantes que resolver, algunos que en su mayor parte , son nietos de esas víctimas,  se empecinan en remover esa historia y esos rencores para seguir provocando el frentismo, y generando revanchismo. ¿Por qué ocurre esto hoy en día? ¿Por qué tenemos que seguir removiendo y abriendo nuestras antiguas heridas? Caramba, que han transcurrido 80 largos años y que nuestras nuevas generaciones necesitan construir su propio futuro y su propia historia, sin confrontaciones guerracivilísticas ya enterradas y bien enterradas.

Hemos enterrado y bien enterrado una dictadura y ahora, o con la excusa de la memoria histórica, o trayendo de nuevo el rencor y el odio, algunos pretenden volver a implantar sus métodos fascistas llenos de gran revanchismo, para imponer sus criterios a los demás, llevándonos con ello, otra vez, a los peores momentos de nuestra historia.

Propongo que, en vez de dedicarse a esta estéril política, que lo que hace es enfangarlo  todo y perjudicar a muchos ciudadanos con cambios de los nombres de calles y otras zarandajas, se dediquen a gobernar bien, a gestionar correctamente sus presupuestos, y a ejecutarlos en beneficio de todos los ciudadanos y no sólo de algunos. Hay que recordar también que, sólo basta analizar cómo han manejado sus presupuestos, para comprobar y dejar demostrado que si por algo destacan, es por ser unos nefastos gestores. Y, caramba, los ciudadanos les pagamos sus sueldos para que gestionen bien y no para que nos lleven nuevamente a la confrontación.

Ver Post >
EL ALTO PRECIO DE LAS AUTONOMÍAS
img
Guillermo Díaz Bermejo | 09-01-2017 | 23:17| 0

En España tenemos una mastodóntica administración autonómica, que constituye el agujero negro de la deuda pública española, que está manteniendo una escalada imparable y que ya ha superado el 100% del PIB. En sólo los tres últimos años, se han incrementado en 4.000 millones los sueldos del personal. Pese a que en los últimos tiempos, como consecuencia de la bajada de los tipos de interés, el pago de los intereses de la deuda se ha reducido, los gastos estructurales de las diecisiete autonomías, sigue creciendo sin parar.

Es curioso que habiendo como hay materia para aligerar esos mastodónticos entes, que se han ido reproduciendo para alimentar a las castas políticas, más concretamente, a 450.000 políticos y a una enorme red clientelar unida a ellos, nadie está dispuesto a meter la tijera en esos gastos tan desproporcionados.

Para qué queremos 17 entes autonómicos que generan 17 legislaciones diferentes, que generan desigualdad entre los ciudadanos, que rompen la unidad de mercado, que dificultan la creación de empleo y que ponen palos en la rueda de la recuperación económica. Las autonomías nos cuestan 86.000 millones de euros al año, que salen de nuestros bolsillos y que en vez de destinarlos a educación, sanidad, justicia o carreteras, por ejemplo, se destinan a crear ineficiencia y a alimentar redes clientelares. Para qué queremos tanto empleo autonómico, si según dicen los expertos, en razón al número de habitantes sobrarían más de un millón. En su momento, el Estado traspasó a las autonomías 821.000 funcionarios, pero las Comunidades los incrementaron en 920.000 más, para hacer lo mismo que hacía la administración central. Estamos por tanto ante un problema estructural.

Hay una estimación de que 520.000 son enchufados de las castas políticas y que otros 400.000 son el resultado de multiplicar 17 estructuras de gestión idénticas a las que ya tiene la administración central. Hay 2.671 empresas públicas creadas por las Comunidades. Hay 17 Parlamentos que acogen a 1.200 diputados. Se gastan más de 1.200 millones en TV autonómicas. Hay 17 Tribunales de Defensa de la Competencia, que se han gastado 60 millones de euros para tramitar solo 60 expedientes. Hay 17 Consejos Consultivos que se gastan la friolera de 80 millones de euros para evacuar consultas que perfectamente podría resolver cualquier funcionario cualificado como los hay.  Hay réplicas en varias Comunidades de la Agencia Española de Protección de Datos. Hay repartidas por todo el mundo 114 embajadas autonómicas que se comen 150 millones de euros al año.  Hay Universidades a granel y de escasa calidad. Hay  Observatorios de toda índole y difícil control como los de violencia de  género, empleo, convivencia ciudadana, educación… Poco importa que, en muchos casos, ya funcionen organismos estatales que se ocupan de estas materias. De lo que se trata es de emplear a los amigos.

Mientras que en países como Alemania, los landers están devolviendo competencias al estado para economizar y hacer más eficiente la gestión, en España, contra toda lógica, mantenemos una estructura autonómica gigantesca y nadie hace nada por recortarla.

Si en la gran parte de los países de la UE, es el Estado quien concentra más del 80% del gasto público total, por qué aquí nos empeñanos en tener este mastodonte autonómico ineficiente, que genera desigualdades que se solapa con los Ayuntamientos y Diputaciones, que acoge a estructuras paralelas a las del Estado, que nos cuestan la friolera cifra de 28.000 millones (cerca del 3% del PIB).

De una vez por todas hay que acabar con la ineficiencia del Estado de las Autonomías, y como primera medida habría que volver a centralizar Sanidad, Educación, Justicia e incluso Obras Públicas.  De otra parte, habrían de evitarse solapamientos y ceder a los Ayuntamientos algunas de esas competencias que ahora están solapadas.

Todo esto parece de perogrullo, pero, teniendo en cuenta esa historia de amor que ahora están viviendo PPPSOE y negociando abiertamente con Cataluña y País Vasco, a ver qué partido es el que se atreve a poner encima de la mesa ese adelgazamiento de la administración autonómica, esa reducción drástica de chiringuitos albergadores de enchufados varios, esa reducción de entes que son puerta giratoria para el pago de favores a políticos jubilados. Me temo que, como decía uno de esos políticos corruptos jefe del clan Pujoliano, ahora eso no toca…..

¡¡qué pena me da esa casta política de tan baja altura que tenemos!!.

 

 

 

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.