El Comercio
img
Fecha: enero, 2008
Lo que me faltaba “ha llegado el neuromarketing”
Guillermo Díaz Bermejo 28-01-2008 | 9:02 | 7

Acabo de leer un extenso artículo sobre el “neuromárketing” que me ha dejado realmente perplejo y que quizá, por una cierta deformación profesional , me lleva a que inmediatamente piense en los grandes peligros que podemos sufrir los consumidores al ser manipulados por las empresas distribuidoras.

El llamado neuromarketing está utilizando métodos neurocientíficos para descubrir los factores que desencadenan una determinada elección de los consumidores. A través de resonancias magnéticas y electroencefalogramas, los investigadores observan las reacciones en el cerebro de los consumidores que voluntariamente se someten a las pruebas. De este modo consiguen saber cómo responden estos consumidores ante un determinado anuncio o producto.
Parece ser que en fecha aun bastante reciente (2002), empresas americanas empezaron a utilizar estas técnicas de neuromarketing al comprobar científicamente que muchas decisiones de compra del consumidor, se toman de modo subconsciente. Es decir, que mientras los publicistas diseñaban campañas para captar el interés de la audiencia, el neuromarketing lo que hace es mover a los consumidores a adquirir un producto determinado. No importa nada que guste el anuncio y lo único que cuenta es que se compre ese producto.
Al tratarse de métodos que pueden resultar un tanto controvertidos (yo los critico claramente) las empresas prefieren no manifestar públicamente que están utilizando estas técnicas, aunque todo apunta que se están utilizando de modo habitual en el campo de las bebidas y de los coches. Lo que pretenden es revolucionar la industria del marketing al medir de forma muy exacta las reacciones y las preferencias de los consumidores ante objetos, productos o anuncios.
Aunque antes de dar una opinión debería de analizar mas en profundidad estos métodos de investigación neuronal, ya me anticipo a decir que me parecen técnicas muy poco éticas y sostengo esto desde el momento en que esas técnicas permiten controlar mi comportamiento. Si en vez de usar la parte racional de mi cerebro, ese marketing me lleva a utilizar la parte emocional, sencillamente me están manipulando.
Me preocupa que como consecuencia de estas claras técnicas manipulatorias, empresas desaprensivas inciten a la compra y consumo de productos que pueden resultar perjudiciales para la salud. Desde el momento en que una persona no es consciente de las razones por las que ha adoptado una decisión de compra, no solo se le ha coartado su libertad, sino que se le ha inducido manifiestamente a comprar algo cuyo interés de compra sólo estaba su su subconsciente

Ver Post >
El derecho a decidir
Guillermo Díaz Bermejo 25-01-2008 | 6:43 | 6

¿tengo derecho a decidir? Yo no he nacido por mi propia decisión, sino por el acuerdo de mis padres que decidieron engendrarme. Cuando estoy en casa quiero decidir, pero resulta que mi mujer también quiere hacerlo y entonces, buscando la paz familiar, discutimos, pactamos y llegamos a una decisión consensuada.
Tengo dos hijos y ellos también quieren decidir, discuten no se ponen de acuerdo entre ellos y menos aun con mi mujer y conmigo. Nuevamente se impone la necesidad de discutir y llegar a acuerdos consensuados entre todos.
Además de todo esto vivo en una casa donde hay muchos vecinos y cada cierto tiempo nos reunimos en la Comunidad de Propietarios. Y, claro yo quiero decidir una cosa, pero si la mayoría no está de acuerdo, tengo que acatar esa decisión.
Si desde estas células familiares y vecinales, pasamos al Ayuntamiento, a la Provincia, a la Comunidad Autónoma, al Estado, a la Comunidad Europea… mi derecho a decidir queda integrado en el derecho a la representación que doy con mi voto en las correspondiente elecciones.
¿qué esta ocurriendo entonces?. Que yo tengo derecho a decidir y que por tanto me gustaría decidir los impuestos que voy a pagar, o la educación que quiero, o el tipo de servicios públicos que espero, las leyes que a mi me interesaría promulgar, etc. Pero, el gran problema es que mi derecho a decidir tiene límites, condiciones y reglas democráticas (mi derecho termina donde empieza el derecho de la persona que tengo en frente). Y además de todo esto,como libre y voluntariamente he votado y he dado un derecho de representación, tengo que atenerme a las reglas democráticas.
Dicho esto, deseo hacer alusión al diálogo que propone Ibarretxe y que consiste en el derecho a decidir del pueblo vasco, sin límites ni condiciones. Imaginemos que hipotéticamente el pueblo vasco decidiera apartarse del estado e incorporarse a la Comunidad Europea. ¿no creen Vdes. que lo que estará haciendo entonces, es decidir el derecho a enajenar su derecho para trasladarlo a Bruselas?.
Porque claro, me imagino que dentro de ese derecho de decisión estará el acatar las Directivas Comunitarias, o las decisiones del Banco Central Europeo, o en definitiva todas las decisiones que se adopten en el Parlamento Europeo. O, estoy yo equivocado y lo que el pueblo vasco pretende es dar la espalda a las decisiones comunitarias y fijar a su libre albedrío, por ejemplo el precio del petróleo, o las políticas agrícolas y pesqueras, o el mercado eléctrico, o los tipos de interés del Banco Central Europeo, etc.etc. porque para eso no es necesario integrarse en Europa.
Tal y como lo veo yo, lo que pretende el Sr.Ibarretxe, es decidir el futuro del pueblo vasco, en soledad, sin ningún tipo de interferencia externa, y dando la espalda al 50% o mas de la sociedad vasca que está pagando sus impuestos en los territorios históricos y que también quiere decidir, pero quiere hacerlo junto con otros ciudadanos españoles que viven en Asturias, en Aragón, en Castilla, o en Castalapaya de Arriba.
Tengo la sensación que lo que pretende el nacionalismo es que se reconozca que solo ellos son el pueblo vasco y que cuando alcancen el derecho a decidir van a ser magnánimos y comprensivos con los otros ciudadanos que quieren su futuro unido al de otros ciudadanos españoles. Y para ello, hasta nos van a dejar hablar español, pero eso sí, en la escuela obligatorio hablar euskera. Resulta evidente que, el derecho a decidir que se persigue, implica impedir, recortar y condicionar la libertad de otros, y esto a todas luces no es justo.
¿por qué de una vez por todas en vez de tanto hablar del derecho a decidir, empezamos a hablar del derecho que tenemos todos los ciudadanos a una convivencia pacífica, a que e respete el derecho a ser y a pensar de modo diferente, a pactar y a negociar democráticamente?.
Concluyo diciendo, mi derecho a decidir termina donde empieza el derecho a decidir de la persona que tengo en frente.

Ver Post >
¿la dirección IP es un dato de carácter personal?
Guillermo Díaz Bermejo 24-01-2008 | 11:41 | 5

Hoy he visto algunos post que hablan sobre lo la opinión de Bruselas respecto a la dirección IP como dato de carácter personal. Por ello me animo a escribir esto, no sé si para aclarar algo los conceptos o para confundir aun mas y crear un cierto debate.
La Agencia de Protección de Datos, a la vista de su informe de 12 de Septiembre de 2003, se inclina claramente a considerar la dirección IP como un dato de carácter personal. Dice literalmente en una de sus resoluciones: Así pues, aunque no siempre sea posible para todos los agentes de Internet identificar a un usuario a partir de datos tratados en la Red, desde esta Agencia de Protección de Datos se parte de la idea de que la posibilidad de identificar a un usuario de Internet existe en muchos casos y, por lo tanto, las direcciones IP tanto fijas como dinámicas, con independencia del tipo de acceso, se consideran datos de carácter personal resultando de aplicación la normativa sobre protección de datos.”
Es decir, que aun cuando reconoce que no siempre es posible identificar a un usuario, hace tabla rasa y dice que no sólo las IP fijas, sino también las dinámicas (algo a todas luces cuestionable) constituyen un dato personal protegido por la ley.
Ayer, Peter Scharr, comisionado alemán de protección de datos y director del grupo que está elaborando un informe sobre la adecuación de la política de privacidad de los grandes buscadores de Internet a la legislación europea, defendió ante la Comisión de Libertades Civiles del Parlamento Europeo, que la dirección IP ha de ser considerada generalmente un dato de carácter personal. Sostiene lo mismo que defiende la Agencia Española de Protección de Datos.
En sentido contrario, Peter Fleischer (asesor de privacidad de Google) y Pamela Harbour, representante de la US Federal Trade Comissionner, sostienen opiniones contrapuestas. Para esta última “no existe consenso sobre este asunto”. Para Fleische no es una cuestión de blanco o negro: “En algunas ocasiones la dirección IP podrá considerarse un dato de carácter personal y en otras no; dependerá del contexto y de la información personal que revele”.
Para Google, la dirección IP sólo revela la localización de una determinada máquina, pero no necesariamente qué persona concreta está utilizándola. Según Fleischer, Google no tiene ningún interés en identificar personas concretas sino sus localizaciones, que son las que le permiten proporcionar resultados más ajustados. También reconoció su necesidad de registrar las IPs para combatir el fraude en sus enlaces publicitarios.
Desde mi punto de vista, así como comparto que los dígitos de un número de teléfono es un dato de carácter personal, en cuanto que a través de listines telefónicos se identifica el nombre y dirección del titular, o que el número de matrícula de un coche también lo es desde el momento en que los datos del titular están registrados en la Jefatura de Tráfico, no puedo mantener la misma opinión cuando se trata de una dirección IP.
La dirección IP identifica a un equipo, pero no a la persona que lo está utilizando. Esta persona que utiliza el equipo, puede ser su dueño, pero también puede ser un amigo o el vecino de al lado. Imaginemos también el problema que genera un cibercafé en el que ese equipo lo pueden utilizar un montón de usuarios diferentes. Pensemos también en el problema de identificación que representa una IP dinámica.
Tampoco es válido que se apele a los contratos con proveedores de servicios de internet y que estos conserven nuestros datos, ya que lo que se conserva es el dato personal de quien se dice ser titular del equipo informático, pero nunca existe dato alguno de la persona que realmente está usando ese equipo.
Como conclusión yo sostengo, salvo opinión mejor fundada, que al no poder identificar quien es el usuario del equipo, la dirección IP no es un dato de carácter personal.
Creo que la polémica está abierta.

Ver Post >
¿es delito descargar archivos P2P?
Guillermo Díaz Bermejo 23-01-2008 | 4:19 | 0

El Letrado Sr. Sánchez Almeida ha publicado ayer un artículo en el diario El Mundo muy bien fundamentado y que resulta esclarecedor.

Viene a decir que si no existe ánimo de lucro, estas descargas no constituirían delito penal, si bien podría cometerse una infracción civil. Pero, dadas las dificultades de prueba que en vía civil van a planteársele al reclamante, es improbable que nadie le reclame.

Se puede decir como conclusión, que el internauta que se descargue archivos protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, probablemente estará cometiendo un ilícito civil ( no un delito penal), pero que dificilmente nadie podrá exigirle daños y perjuicios como consecuencia de los problemas de prueba que se le van a plantear al reclamante.

Ver Post >
Marketing de Abogados
Guillermo Díaz Bermejo 22-01-2008 | 3:37 | 1

Leyendo en el blog del Letrado argentino Gaston Bercún, me encuentro con un post que titula “el markegint es importante, pero tiene sus límites….Los tiene?”
En el comenta la iniciativa de marketing que ha tenido una Letrada de Chicago llamada Corri Fedman. Esta abogada que se define a sí misma como una ”self made entrepreneur”, saltó a la fama tras publicitar su despacho profesional especializado en derecho matrimonial, con el anuncio que acompaño como imagen de este artículo.
Su anuncio se hizo tan famoso que la llevó a ser invitada por la revista Playboy para posar desnuda. Además, no sólo se limitó a posar para este publicación, sino que añadidamente tiene una columna donde se dedica a contestar a consultas que le hacen los lectores
La pregunta que me hago, es ¿encajaría esta publicidad en el código de deontología profesional de la Abogacía española? Invito a ver el apartado 2.i del artículo 7 referido a la publicidad.

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.