El Comercio
img
Fecha: febrero, 2009
El Estatuto del Trabajo Autónomo
Guillermo Díaz Bermejo 24-02-2009 | 10:05 | 0

El Consejo de Ministros acaba de aprobar un Real Decreto en el que desarrolla el Estatuto del Trabajo Autónomo. Esta figura del trabajador autónomo económicamente dependiente fue aprobada en la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo.

Esta normativa considera “trabajador autónomo económicamente dependiente” a aquél que realiza una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante, para un cliente del que recibe, al menos, el 75% de sus ingresos por rendimientos del trabajo y de actividades económicas o profesionales. Tienen que concurrir también las restantes condiciones que establece el Estatuto.

A partir de ahora, un buen número de autónomos relacionados con actividades de seguros, agentes comerciales o transporte, que reunan las condiciones exigidas, podrán dejar regularizada su situación.

El Real Decreto se divide en dos partes: regulación del trabajador autónomo económicamente dependiente y Registro estatal de Asociaciones profesionales de trabajadores autónomos.

Se regulan las características de los contratos suscritos por el trabajador económicamente dependiente y su cliente:
1.- Se subraya la naturaleza civil, o mercantil de la relación entre el autónomo económicamente dependiente y su cliente; en ningún caso se trata de una relación laboral.
2.- Se clarifican los criterios para la determinación de la condición de trabajador autónomo económicamente dependiente, lo que refuerza la seguridad jurídica del autónomo y de quien le contrata.
3.- Es necesario que el trabajador autónomo económicamente dependiente comunique a su cliente tal condición en el momento de celebrar el contrato.
4.- Se establece el contenido mínimo del contrato suscrito entre el autónomo económicamente dependiente y su cliente. Éste incluye, entre otros aspectos, la determinación de la jornada, los descansos y la interrupción anual de la actividad, de al menos dieciocho días hábiles, así como el acuerdo de interés profesional que resulte de aplicación.

Además, deberá hacerse constar expresamente que el trabajador autónomo reune los requisitos para adquirir la condición de económicamente dependiente respecto del cliente con el que contrata.

También se regula el Registro en el que deberán inscribirse estos contratos y que habrá de hacerse en el plazo de diez días hábiles desde su celebración.

El Registro estatal de Asociaciones profesionales de trabajadores Autónomos, tiene carácter único para todo el territorio español y depende orgánicamente del Ministerio de Trabajo e Inmigración y está adscrito a la Dirección General de la Economía Social, del Trabajo Autónomo y de la Responsabilidad Social de las Empresas.

En él deberán inscribirse y depositar sus estatutos todas las Asociaciones Profesionales de Trabajadores Autónomos que desarrollen su actividad en el territorio del Estado, y quedarán excluidas aquellas que desarrollan principalmente su actividad en una Comunidad Autónoma, es decir, cuando más del 50 por 100 de sus asociados tiene su domicilio en un mismo territorio autónomo.

Ver Post >
Prohibido reñir a los niños
Guillermo Díaz Bermejo 21-02-2009 | 7:38 | 4

Son las dos de la tarde y como de costumbre voy a la Terraza a tomarme una sidra con los amigos. Nos sentamos en la mesa habitual, donde hay un banco corrido sobre el que dejo los periódicos que llevo en la mano. De pronto aparecen dos auténticos “atilas” de unos cinco o seis años, se suben al banco y empiezan a empujarnos, a pisotear y a manosear los periódicos.
Primero, de modo cariñoso trato de apartar a los niños…. Anda guapos…id con vuestros papis….. Como el ataque infantil no remite empiezo a utilizar un tono mas enérgico y en semblante serio les digo: por favor niños, dejad esos periódicos donde están e iros con vuestro padres. No sólo no se van sino que, muy divertidos empiezan a reirse y a incrementar la dosis del juego… ja.ja.ja. miraaaa, se enfada y todooo……

Como ni mis tonos, ni los tonos del camarero que también intervino, no servían de nada, uno de mis amigos se levanta de la mesa y va en busca de los educados padres que estaban sentados en la mesa de al lado, entretenidos jugando con una consola y divirtiéndose por lo bien que lo pasaban sus hijos tocándonos los “cataplines” a nosotros.

Por favor, ¿quereis ocuparos de vuestros hijos que nos están dando la lata?. Hombreee, por qué se ponen Vds. así. No se dan cuenta de que nuestros hijos son hiperactivos. Tienen Vdes. un muy bajo nivel de tolerancia. Es que… cada día la gente es mas gruñona… Pobrecitos niños. Es que vdes. todo quieren resolverlo con un azote. y Además de todo, por favor… déjennos en paz… no pretendan darnos a nosotros lecciones sobre cómo tenemos que educar a nuestros hijos.

Creo que este episodio que a mi me tocó vivir en primera persona, no es algo aislado. Pienso que es la consecuencia de una generación de niños intocables y sobreprotegidos a los que nadie tiene derecho a decir nada, salvo sus padres.Y lo mas preocupante es que probablemente, porque estos padres tienen poco tiempo para dedicarles, cuando están con ellos tienden a malcriarlos y a consentirles todo.
Antes, si un niño “se pasaba”, los padres, los abuelos, los tios, los vecinos, o el ciudadano que pasaba por allí, lo reprendían. Además ese niño sabía que si era reprendido por ese vecino corría el riesgo de que sus padres se enteraran y con ello volvería a sufrir otra reprimenda, si no un buen azote en el culo. En definitiva podría decirse que toda una cadena de personas intervenía en la educación del niño. Cuan cierto es por tanto ese proverbio africano que dice: “se necesita un pueblo entero para educar a un niño”.
Pero, hoy esto ya no ocurre. Si tratamos de dar alguna indicación a esos padres permisivos, se lo toman realmente mal y si son amigos hasta podemos poner en peligro esa amistad. Por eso me pregunto ¿merece la pena intervenir cuando un niño ajeno a mi se comporta mal?. Yo creo que si porque probablemente sea el mejor favor que podemos hacer a esos padres y a esos niños, para su futuro. Lo que si resulta importante es que, cuando intervengamos, las personas próximas también secunden nuestra postura, ya que entonces esos padres descubrirán que no todos podemos estar equivocados.
Lo que si parece estar claro es que tanta permisividad no es buena. Y si no fijémosnos en todos los problemas que surgen con esos hijos ya adultos que maltratan a sus padres, o esos alumnos que se suben a las barbas de los profesores sin que estos no puedan ejercer ningún tipo de autoridad. Alguna vez tendremos que darnos cuenta de que es necesario cambiar el modelo educativo de los niños… y probablemente (alguien seguro que me criticará por ello) un buen azote dado a tiempo es una de las mejores terapias educativas.

Ver Post >
La reunificación de créditos y la morosidad
Guillermo Díaz Bermejo 19-02-2009 | 2:18 | 1

El 21 de Mayo pasado escribí un post sobre la reunificación de créditos. En el ya hacía referencia a las subprime, a la crisis inmobiliaria y al al grave problema que iba a representar el sobreendeudamiento de familias.

Decía que había muchas personas que, consciente o inconscientemente se estaban metiendo en un gran agujero de sobreendeudamiento y que probablemente terminarían ahogadas por la situación.

Hoy, casi un año después, por desgracia, estoy palpando de primera mano esta realidad. Presto asesoramiento jurídico en una ONG y lo cotidiano es encontrarme con inmigrantes y no inmigrantes que recurren a mi en búsqueda de soluciones para resolver el problema, ante la imposibilidad de hacer frente a las cuotas mensuales de un crédito reunificado.

A grandes rasgos voy a describir el caso que me han planteado hoy: Matrimonio ecuatoriano residente en España desde hace muchos años y que ya tienen la nacionalidad española. Hace tres años compraron un pisito de 65 m2 y solicitaron un crédito de 120.000€. Mas adelante, como todo era tan fácil, recurrieron a una financiara que les reunificó ese crédito junto con otro de 20.000€ para comprar una furgoneta de reparto y otro préstamo mas de 8.000€ para muebles y otras necesidades. En resumen, contrajeron una deuda de 148.000€ pagadera en 35 años y a una cómoda cuota mensual de 765€ (no he hecho los cálculos pero intuyo que el tipo de interés es próximo al 30% anual).
Pero, de pronto, víctimas de la crisis económica, ambos se quedaron sin trabajo. No pueden hacer frente a las cuotas de los últimos tres meses y la financiera los requiere y amenaza de ejecución. Se personan en las oficinas de esa financiera y como no pueden pagar, proponen como solución que la entidad se quede con su piso e incluso con la furgoneta.
Esperan unos días para que la entidad haga sus cálculos y les llaman diciendo: El piso, tasado en su día en 120.000€ hoy día tiene un precio de mercado de 84.000€. La furgoneta que de nueva costaba 20.000€, hoy tiene un valor venal de 7.117€. Por tanto, como el valor de estos bienes asciende a 91.117€ y el capital que al día de hoy han amortizado, asciende a 18.360€, Vdes. aun son deudores de 38.523€ mas los intereses de demora correspondientes que prudencialmente ciframos en otros 17.155€. En resumen, se quedan sin sus bienes y aun así, redondeando adeudan 55.000€.
Señores, este no es un caso aislado. Prácticamente todas las semanas me estoy encontrando con situaciones similares. Son situaciones dramáticas para muchas familias que son incapaces de salir del agujero donde se han metido.
No tengo a mi alcance datos estadísticos concretos sobre los niveles de morosidad de las entidades financieras, pero si me guio sólo por las familias que recurren a mi para que les ayude, la situación es verdaderamente grave. Los niveles de morosidad se han disparado y la espiral resulta imparable.
Esta es la crónica de una tragedia anunciada, que nadie esperaba que podría llegar, pero que ha llegado en toda su crudeza.

Ver Post >
Velar por la seguridad del tráfico o recaudar
Guillermo Díaz Bermejo 18-02-2009 | 7:35 | 2

Tras el reportaje fotográfico que estoy viendo creo que ya no me cabe duda alguna. El interés que verdaderamente tiene el Ministerio del Interior (Jefatura de Tráfico), no es el de velar por la seguridad vial de los ciudadanos, sino que, lisa y llanamente, tiene un auténtico afán recaudador. Miren este indicador de desvío por obras:
Como ven, no se trata de un inocente indicador que señaliza un desvío por obras. En realidad se trata de un radar encubierto que se instala en esas zonas de obras donde se establecen ridículas limitaciones de 20 0 30 km/h. Es evidente que lo que se pretende es “cazarnos” cuando pasamos a 40 0 50 km/h.
He investigado en algunas webs sobre esta materia y en ellas se dice que este radar incluso se utiliza en carreteras sin obras en las que sencillamente se ponen unos conos, se instala la limitación y a esperar unos 300 metros mas adelante a que nos impongan la sanción.
Miren ahora estos cubos de basura colocados en los margenes de algunas calles o carreteras del interior de las ciudades.

Como pueden ver, no se trata de unos simples cubos de basura. En realidad vuelve a tratarse de radares encubiertos preparados para “cazar” al mayor número posible de conductores.
Cuando alguien protesta en sus recursos y dice que la instalación de estos radares no es ajustada a derecho, ya que legalmente es obligatorio que se informe al conductor de que en el tramo hay “limitación de velocidad controlada por radar”, se contesta diciendo que esta exigencia legal es aplicable a los radares fijos, pero que no es aplicable a este tipo de radares que como todo el mundo ve, son móviles.
Mi conclusión es que Tráfico no se preocupa por mi seguridad, sino que de lo que se preocupa es cómo multarme y recaudar mas. O ¿me estoy equivocando y esta es una medida del Gobierno para combatir la crisis corrigiendo el déficit publico a través de la imposición de multas?
Saquen por tanto sus propias conclusiones.

Ver Post >
Los inmigrantes están convocando una huelga
Guillermo Díaz Bermejo 16-02-2009 | 6:01 | 3

El pasado día 21 de Enero introduje un post titulado “Europa cierra las puertas a África” en el que ponía de manifiesto la grave injusticia que supone dar la espalda a los ciudadanos de esos continentes en los que los europeos hicimos y hacemos grandes negocios.
Hoy leo una información de EFE que da la noticia de que un grupo de ciudadanos ha convocado a través de Facebook, a los inmigrantes residentes en Europa a que secunden un paro general el próximo 20 de marzo con el que quieren demostrar el peso económico y social de este colectivo.
Los convocantes pretenden expresar también su rechazo a las medidas adoptadas por Italia y el Parlamento Europeo en materia de inmigración. Dicen que estas políticas “ponen de manifiesto la criminalización de seres humanos cuyos países han sido víctimas del expolio europeo y que, por ende, vienen a Europa atraídos por la imagen de bienestar que, en apariencia, ofrece”.
Los organizadores de la movilización han elegido la fecha del 20 de marzo, día laborable víspera del Día Mundial contra el Racismo, para “demostrar su compromiso ante el atropello que sufren sus compatriotas”.
Creo que seguimos siendo muy poco conscientes de que la grave crisis económica que padecemos va a generar fuertes tensiones con los inmigrantes, que se va a producir un importante incremento de la delincuencia callejera y que van a surgir muchos brotes xenófobos.
Si no queremos ver el problema del fenómeno inmigratorio, si no queremos ver sus causas, y si sólo nos empeñamos en criminalizarlos, en hacerlos culpables de quitar puestos de trabajo a los europeos y en hacerlos culpables de la delincuencia, probablemente lo que estaremos haciendo es agravar mas el problema.
La inmigración es, a mi juicio, una bomba de relojería que, si no sabemos manejarla bien, nos va a explotar en las manos. Con toda la crisis del mundo y con todo el desempleo que tengamos, seguimos necesitando a los inmigrantes. Nuestra economía depende de ellos en gran medida y estaremos ciegos si no queremos ver esto.

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.