El Comercio
img
Fecha: junio, 2009
Nos estamos olvidando de los artículos 154 y 155 del Código Civil
Guillermo Díaz Bermejo 23-06-2009 | 1:22 | 3

Antes, cuando un niño se encabritaba porque no quería lentejas, sus padres lo forzaban a tomarlas. Lo habitual era que el niño se quedaba sin comer y las lentejas se le guardaban para que las tomara a la cena o a la comida del día siguiente. Ahora ya no pasa esto. El niño dice ¡no! y tras fracasar el intento de los padres para convencerlo de que las lentejas son buenas, le retiran el plato, le fríen un filetito y aquí no pasó nada.

Antes, cuando un niño llegaba a casa y decía que el profe le había dado una reprimenda o lo había castigado, los padres le lanzaban una reprimenda aun mayor, porque el profe tenía razón. Ahora, si el niño llega a casa y dice que lo han castigado, inmediatamente sus padres lo cogen de la mano y se van al colegio a pillar al desalmado profesor para ponerle las peras al cuarto.

Antes, cuando un niño se pasaba de la raya, le dabas un pescozón y aquí no pasó nada. Ahora, los padres tienen que tener mucho cuidado no vaya a ser que el niño decida denunciarlos al defensor del menor.

Antes, los jóvenes menores de 18 años, eran menores con todas las consecuencias y por ello, permanecían bajo la potestad de sus padres. Ahora ya pueden practicar el sexo cuando les venga en gana, pueden abortar, o pueden adquirir la píldora del día después, que no pasa nada.

Pero claro, si los padres ahora actuaran como se actuaba en mi época, seguro que se nos tacharía de retrógrados, de carcas, de dictadores. Ahora son los propios gobernantes los que presumiendo de progresía, quieren permitir que las niñas aborten sin permiso, que adquieran la píldora incluso sin receta, que pasen de curso aunque tengan un montón de asignaturas pendientes, y que en definitiva los niños sean intocables. Y claro, de estos polvos estos lodos.

Ante esta situación, creo que mas que nunca se impone que pasemos revista a nuestro Código Civil en lo que se refiere a la rúbrica de las relaciones paterno-filiales. Sus preceptos están plenamente vigentes, y deberíamos de recordarlos para evitar tanto desajuste y tanta falacia. Y mas aun para recordar al actual Gobierno que pretende dictar una ley que permita el aborto de las menores sin el consentimiento de los padres, y que iría frontalmente en contra de nuestro Código Civil.

El artículo 154, nos dice: Los hijos no emancipados están bajo la potestad del padre y de la madre. La patria potestad se ejercerá siempre en beneficio de los hijos de acuerdo con su personalidad, y comprende los siguientes deberes y facultades:

1. Velar por ellos, tenerlos en su compañía, alimentarlos, educarlos y procurarles una formación integral.

2. Representarlos y administrar sus bienes.

Si los hijos tuvieren suficiente juicio deberán ser oídos siempre antes de adoptar decisiones que les afecten. Los padres podrán corregir razonable y moderadamente a los hijos.

El artículo 155 nos dice: Los hijos deben obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad y respetarles siempre. Contribuir equitativamente, según sus posibilidades, al levantamiento de las cargas de la familia mientras convivan con ella.

Se trata de dos artículos que hablan meridianamente claro. Son los padres los que tienen el derecho y el deber de educarlos y darles una formación integral. Los padres tienen el derecho de corregir a sus hijos y ese pescozón dado a tiempo entre abiertamente en el ámbito de esa corrección moderada. Los hijos tienen la obligación de obedecer y de respetarles y esto evidentemente va en contra de un aborto sin consentimiento paterno.

Probablemente, si los ciudadanos y mejor aun los gobernantes, tuvieremos presentes estos preceptos del Código Civil, las cosas hoy serían muy diferentes. Y en todo caso, si pese a todo, quieren seguir adelante con esas políticas de total permisividad, que tengan el valor de afrontar la reforma del Código Civil. A ver si se atreven.

Ver Post >
Zapatero cree que los ciudadanos somos tontos
Guillermo Díaz Bermejo 19-06-2009 | 8:54 | 1

Como todo el mundo sabe, una vez celebradas las elecciones al Parlamento Europeo, el Gobierno procedió a elevar los impuestos al tabaco y los carburantes. Poco tiempo después, su Secretario de Estado de Economía y Hacienda, manifestó públicamente que todas las opciones para subir otros impuestos, estaban abiertas, ya que era necesario reequilibrar la deuda pública.

Pero, lo que realmente me cabrea es oír lo que he oído ayer, en una entrevista de tv. El Sr. Zapatero dijo que decidió subir las tasas del tabaco para preservar nuestra salud y que la de los caburantes era para lograr que usáramos menos el coche y con ello preservar el medio ambiente y reducir los atascos en las carreteras.

Parece que nuestro Presidente considera que los ciudadanos somos tontos, o improvisa todo sobre la marcha, o no tiene buena información, o lo que es peor, que sea un mentiroso compulsivo.

Pero, vamos a ver, ¿a quien quiere engañar?. No ha bastado ya con la improvisación del Plan E con el que, cuando mas dinero necesitamos, lo gasta en cambiar bordillos de aceras, farolas y levantamiento de calles en las ciudades. No es suficiente con tanto despilfarro de dineros públicos, incluidas las excursiones pesqueras del jefe del CNI.

Creo que menos credibilidad ya no pueden tener nuestros gobernantes. Ya está bien de tanto brote verde que si es que lo había, se ha secado. Ya está bien de tanta improvisación, ya está bien de tantos errores, por no decir mentiras, en sus previsiones económicas. Asuman la realidad de una puñetera vez, dejen de mentir y empiecen a aplicar medidas serias y eficaces por muy impopulares que sean y aun a costa de que les resten votos en las urnas.

Me quedo con la impresión de que el Sr. Zapatero leyó en algún lado, aquella frase del dimitido expresidente Adolfo Suárez: “Gobernar a los españoles es muy fácil. Protestan poco”. Así que, amigos mios, levantemos la voz y empecemos a protestar. Que los ciudadanos no somos tontos, cóño.

Ver Post >
Llegan las subidas de impuestos
Guillermo Díaz Bermejo 15-06-2009 | 4:43 | 1

Tras la subida de los impuestos especiales de las gasolinas y el tabaco, ahora ya toca el turno a otros impuestos. Hace unos días, el Secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, dijo que todas las opciones estaban abiertas para incrementar impuestos y reducir el déficit de las Administraciones Públicas. Sólo el IVA no sufrirá incrementos porque perjudicaría el consumo en un momento en el que la demanda interna está registrando unos niveles “anomálamente bajos”. Dice que estos incrementos permitirán volver al equilibrio presupuestario dentro de unos años.

En resumen, que este magnífico Gobierno, en vez de aplicar medidas para reducir el brutal gasto público que tiene, se limita a lo mas fácil. A subir impuestos a los ciudadanos.

Pero, paralelamente, mientras que el paro anda ya por los cuatro millones y medio de ciudadanos y mientras que el número de pymes cae la escalofriante cifra de un 42%, en Enero de esta año el número de funcionarios ya alcanzó la redonda cifra de tres millones, con un incremento del 5,7%.. Sus nóminas cuestan a los contribuyentes 108.000 millones de euros. Y no se cuentan aquí todos esos asesores y empleados a dedo que se han incorporado a las Administraciones Públicas en los últimos tiempos.

Sres. políticos gobernantes: Yo tengo una solución para reducir ese brutal déficit público en el que han metido. Y además esa solución evitaría la presión fiscal que vamos a soportar los ciudadanos.

Empiecen a eliminar ese ejército de “asesores” y “enchufados” que cobran salarios altísimos y no aportan nada. Empiecen a reducir esa desproporcionada flota de caros y lujosos coches oficiales. Empiecen a reducir esos carísimos viajes que realizan en los aviones y helicópteros militares. Empiecen a no gastar enormes fortunas en decorarse sus despachos oficiales con lujosos mobiliarios. Empiecen a retirar esas Visas oro que muchos funcionarios utilizan para comer son su mujer en los mejores restaurantes

Pero, como aun cuando eso es importantísimo, puede resultar el chocolate del loro en los presupuestos del Estado, focalícense en las administraciones autonómicas y municipales que se han transformado en una auténtica sangría económica, empiecen a centralizar otra vez servicios que ahora mismo están duplicados y triplicados, cierren esas embajadas que algunas Comunidades Autónomas tienen en el extranjero, eviten las duplicidades de servicio ya que con ello, además lograrían evitar eso de “uno por otro, la casa sin barrer”. Con esta centralización, se evitarían los conflictos autonómicos y a la vez la Administración sería mas y eficiente.

Por favor, no vayan a lo fácil que es subir impuestos. Vayan a racionalizar las Administraciones y verán como controlan el déficit público. Y de paso tendrían una Administración mas racionalizada y eficaz.

Ver Post >
Novedades en la nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial
Guillermo Díaz Bermejo 12-06-2009 | 8:44 | 0

El Congreso ha aprobado algunas interesantes enmiendas en el Proyecto de Ley que va a modificar el Texto Articulado de la Ley sobre Tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial.

Una muy interesante es la que exime a los conductores de llevar la documentación en el vehículo para evitar engorros innecesarios, ya que si bien la obligación de los ciudadanos es tener todos los permisos exigidos por la Ley, en regla y vigentes, quien tiene que verificar esto es la Administración. Con esta enmienda se da un paso importante en el camino de la Administración Electrónica que no sólo está para facilitar el trabajo del Estado, si no el servicio del ciudadano. Así, si alguien se olvida el permiso o el carnet, no tiene que someterse al engorroso trámite de tener que demostrar que tiene sus documentos al día. Esto tendrá que hacerlo de oficio la Administración.

Otra de las enmiendas aprobadas es la de destinar todo lo recaudado por multas, a políticas de seguridad vial como supresión de puntos negros o sustitución de quitamiedos peligrosos. Hay otra muy interesante que es la de reducción del importe de la multa en un 50% si se paga antes de 15 días.

Las multas por exceso de velocidad en autovías, no llevarán aparejada la pérdida de puntos, siempre que no se superen los 150 km/h, aunque en el tramo de carretera en el que se cometa la infracción, el límite de velocidad sea inferior a 150 km/h.

Otra de las enmiendas establece la obligación de poner una pegatina similar a la de la ITV que acredite el pago del seguro, tal y como ya ocurre en otros países europeos. Esto otorga un plus de tranquilidad a los conductores que cumplen con su obligación, máxime en estos momentos de crisis en los que muchos vehículos circulan sin seguro.

También se ha aprobado una enmienda que elimina la obligación de las personas jurídicas, empresas y autónomos de contar con una dirección electrónica para que Tráfico pueda realizarles notificaciones telemáticas. Esto es así porque la dirección electrónica debe de ser una opción y no una obligación que lesiona derechos de los ciudadanos.

Estas enmiendas serán debatidas en los plenos del Congreso y del Senado, antes de su aprobación definitiva.

Ver Post >
En Francia se declara inconstitucional el corte de la conexión a Internet
Guillermo Díaz Bermejo 10-06-2009 | 7:15 | 0

Una importante decisión del Conseil Constitutionnel francés hecha pública esta misma tarde 10 de junio, ha declarado que la ley aprobada por la Asamblea Nacional francesa, tras un intento fallido, y que permitía el corte de la conexión a Internet, decidido por una autoridad administrativa (la Haute autorité pour la diffusion des œuvres et la protection des droits sur Internet, más conocida como Hadopi), como castigo a ciertas conductas (descargas de contenidos protegidos por derechos de autor) es inconstitucional.
Su comentario en
http://www.lapaginadefinitiva.com/aboix/?p=208#more-208
El acceso a la Decisión de la Corte (link en una línea) http://www.conseil-constitutionnel.fr/conseil-constitutionnel/francais/les-decisions/2009/decisions-par-date/2009/2009-580-dc/decision-n-2009-580-dc-du-10-juin-2009.42666.html

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.