El Comercio
img
Fecha: enero, 2011
LA PROTECCION DE LA PRIVACIDAD EN LAS REDES SOCIALES
Guillermo Díaz Bermejo 31-01-2011 | 6:35 | 3

Hoy en día, redes sociales como Facebook, Tuenti, Sonico, Hi5, etc. son utilizadas por muchísimos ciudadanos, independientemente de su edad y condición. Debido a las grandes facilidades de interacción que estas aplicaciones proporcionan, se está provocando un nivel sin precedentes de divulgación de informaciones de carácter personal, partiendo de los perfiles personales que los propios usuarios generamos.
Es cierto que estas redes aportan un amplio abanico de posibilidades y de oportunidades de comunicación, así como de intercambio de todo tipo de información, pero no es menos cierto que, en la misma medida, generan grandes riesgos para la privacidad de los usuarios y de las terceras personas con las que nos intercomunicamos.

Aunque a priori, la base de “comunidad” de las redes sugiere que la publicación de los datos personales sería comparable a compartir información con amigos como cuando estamos cara a cara, en realidad esto no es así y la información puede estar disponible en la red para millones de usuarios. Tenemos que tener en cuenta que los datos personales que introducimos en las redes sociales, son accesibles de forma pública y global, de una manera y en unas cantidades hasta ahora sin precedentes, incluyendo ingentes cantidades de fotografías y vídeos de usuarios. Esto coloca a los usuarios ante el riesgo de perder el control sobre el modo y manera en que los terceros que acceden a estos dados, van a utilizar la información que proporcionamos.
Actualmente, aunque se ha mejorado mucho, hay muy poca protección frente a la copia de estos datos personales en estos perfiles (tanto por parte de los miembros de la red, como de otras personas sin autorización y ajenas a la red), así como frente a su utilización para crear perfiles personales y volver a publicar esos datos en otros lugares. Resulta muy difícil y en ocasiones imposible eliminar por completo determinada información una vez que ha sido publicada en internet, incluso aunque haya sido eliminada en el sitio original . Es posible que terceros o los propios proveedores de los servicios de la red social, conserven copias.

También debemos de saber que los datos de carácter personal procedentes de perfiles, pueden “filtrarse” fuera de la red cuando son indexados por motores de búsqueda. De otra parte, algunos proveedores de servicios de redes sociales facilitan datos de los usuarios a terceras partes a través de “interfaces de programación de aplicaciones” que en ese momento pasan a ser controladas por dichas terceras partes.

Un ejemplo de usos secundarios que han captado la atención de las empresas, es la práctica de responsables de RRHH de algunas organizaciones empresariales que investigan perfiles de los candidatos a un puesto de trabajo o incluso a sus propios empleados. Otro ejemplo es el de los proveedores de servicios que también utilizan la información de los perfiles y de los datos sobre tráfico para emitir mensajes de marketing personalizado a los usuarios. Es muy probable que en el futuro surjan otros usos no esperados ni deseables de la información contenida en los perfiles de usuarios.

Otro de los riesgos de la seguridad y la privacidad que ya se han encontrado, es el fraude de identidad, alimentado por la amplia disponibilidad de datos de carácter personal en los perfiles de usuarios, así como la posible piratería de perfiles por parte de terceros.

Es por tanto necesario que todos los usuarios de redes sociales nos sensibilicemos y adquiramos conciencia de los riesgos que hay en la red social y en esta línea es prudente y oportuno recomendar que un usuario de una red social deberá de plantearse qué datos personales va a publicar y cuales no, al elaborar el perfil social. Deberá de ser consciente de que después del perfil pueden añadirse fotografías, vídeos, comentarios, etc.

En el caso concreto de personas menores de edad conviene dejar muy claro que no deberían de revelar ni su número de tf. ni su domicilio. Incluso sería razonable planear la posibilidad de usar pseudónimos en lugar del nombre real. Sea como fuere, tenemos que ser conscientes de que el uso del seudónimo ofrece una protección limitada habida cuenta de que otras personas pueden apropiarse de ese seudónimo.
Igualmente, es absolutamente necesario que respetemos la privacidad de los demás. En esta línea, deberemos de tener especial cuidado al publicar informaciones personales o fotos relativas a otras personas, sin el consentimiento de estas. Por ejemplo, si yo no quiero que se publiquen fotos de la boda de mi hijo, o del bautizo de mi nieto, con qué derecho un usuario que haya asistido a esos eventos, decide sin consultarme, colgar fotos en la red.
Por último, es muy importante que configuremos correctamente las opciones de privacidad aplicando prácticas restrictivas. En este sentido debemos de meditar muy mucho cual es la información de mi perfil que deseo transmitir, quienes la pueden ver, bajo qué condiciones, etc. También es importante que en el día a día, cuando ponemos comentarios en el muro, valoremos qué es lo que queremos transmitir y a quien, y sobre todo, es muy importante que tengamos un especial cuidado con las fotografías y videos que desamos colgar, y mas aun si esas fotos no son nuestras, ya que al igual que tenemos que proteger nuestra privacidad, debemos de hacer lo mismo con la de nuestros amigos.
Anterior a este post ya he venido escribiendo sobre el problema de la privacidad. Quien quiera leerlos puede acceder a “La privacidad y las redes sociales” o a “búsqueda de trabajo y reputación virtual” o a “cuidado con la reputación virtual”. Me doy por satisfecho si tras leerlo, alguien se conciencia y empieza a tomar medidas tendentes a evitar los problemas de privacidad con los que nos podemos encontrar si no somos cuidadosos.

Ver Post >
Para qué tanto empeño en sacar adelante la Ley Sinde
Guillermo Díaz Bermejo 28-01-2011 | 8:52 | 2

Cuando la llamada Ley Sinde parecía que había muerto en el Congreso de los Diputados, ahora, mediante un pacto del PSOE y el PP se pretende resucitar el proyecto introduciendo algunas modificaciones. Nuevamente han empezado a aparecer comentarios y opiniones e todo tipo. Los medios de comunicación, los internautas, los políticos y los juristas, vierten comentarios de todo tipo en pro o en contra del ya famoso proyecto de Ley. (Yo mismo, en un post anterior sostuve que el proyecto era una aberración jurídica y que por tanto no tendría mucho recorrido).

Pero, vamos a ver, ¿aun nadie se ha dado cuenta de que es muy difícil poner puertas a internet y que, apruebese o no se apruebe esta ley, va a ser muy difícil defender de modo eficaz la propiedad intelectual de los creadores, iniciando procedimientos en vía administrativa o en vía judicial, para cerrar páginas de enlaces y de este modo evitar las descargas?.

Deberíamos de tener en cuenta que si una de esas páginas se ve amenazada por un procedimiento, en muy pocas horas puede maniobrar y cargar la página en un servidor extranjero, donde la ley española ya no tiene competencias para actuar. En menos de una hora el titular de una página de enlaces puede migrar todo a un servidor extranjero y en sólo muy pocos días Google ya tendría recuperado su posicionamiento. A su vez los usuarios de esa página de enlaces, con un simple mensaje de Twitter ya podrían conocer su nueva ubicación.

Si volvieren a surgir problemas en el alojamiento del nuevo servidor, bien porque la justicia española, mediante acuerdos de cooperación judicial internacional, o la justicia del propio país donde está ubicado el servidor, tocara las narices, pues no pasa nada, se migra todo a otro servidor alojado en otro país y se acabó el problema.

En definitiva, ¿para qué tanta obstinación en sacar adelante una Ley que va a ser totalmente inoperante?. Actualmente la legislación española tiene medios para defender la propiedad intelectual, pero el problema está en la rigidez y la lentitud de la Administración de Justicia, y esto no lo va a cambiar la nueva Ley. Por tanto creo que lo que procede es que los creadores se adapten a los nuevos tiempos tecnológicos y que traten de aliarse con ellos para defender sus intereses. No es bueno que sigan anclados en algo que ya es obsoleto.

Ver Post >
BUSQUEDA DE TRABAJO Y REPUTACIÓN VIRTUAL
Guillermo Díaz Bermejo 05-01-2011 | 11:23 | 0

Allá por el mes de Julio escribí un post titulado cuidado con la reputación virtual” en el que decía que los departamentos de Recursos Humanos de muchas empresas, estaban recurriendo a la red para buscar información personal sobre los candidatos que tienen en proceso de selección, para ocupar determinados puestos de trabajo y por ello no debería de sorprender que muchos vayan a ser descartados, pese a su buen currículum.
Hoy he conocido un caso que confirma plenamente lo que decía en ese post. Se trata de un joven técnico comercial que tras pasar por dos empresas cosechando éxitos comerciales, fue fichado por una gran multinacional. Transcurrido un año trabajando con gran capacidad comercial en esta gran empresa, dijo que estaba muy estresado y decidió salir de la misma mediante un despido pactado. Pretendía tomarse un respiro y reflexionar.
En este periodo de reflexión hizo varios viajes de aventura, abrió un blog y empezó a moverse por Facebook y Tuenti. En su blog, al tiempo que comentaba anécdotas sobre sus viajes aventura, escribía sobre ideas que se le ocurrían para montar negocios (parecía todo un emprendedor en ciernes). Paralelamente, en las redes sociales aparecía muy a menudo comentando con pelos y señales, el atracón que se había dado con los amigos, la juerga que había tenido ayer hasta la madrugada, las ganas que tenía de ligarse a una chica, etc.etc. (y todo ello amenizado con fotos muy interesantes). En definitiva, fue dejando por la red un rastro virtual que parece dar a entender que es una persona aventurera, con ganas de marcha, divertido y emprendedor.
Cuando el paro se le iba agotando, decide empezar a moverse para buscar un nuevo trabajo. La situación económica es muy difícil y eso hace muy complicada la búsqueda de empleo, pero el está muy seguro de sus capacidades, tiene contactos, y está seguro que pronto encontrará algo. Pasan seis meses y !!ufffs¡¡ al fin tiene una entrevista de trabajo positiva. Tiene un buen curriculum profesional, avanza en el proceso de selección, queda finalista. Prácticamente ya tiene trabajo de nuevo.
Pero, cuando sólo estaba esperando a que lo llamaran para formalizar el contrato de trabajo, la llamada que recibe es otra muy distinta. El departamento de RRHH de la empresa lo llama y le comunica que su candidatura ha sido descartada. Al preguntar por las razones que hay para que no cuenten con el, lacónicamente le dicen: Hemos encontrado en Internet abundante información suya y consideramos que es usted una persona inestable y poco fiable para nosotros. ¿Qué ha pasado?. Lisa y llanamente que un buen curriculum profesional y unas buenas dotes comerciales, se han ido al garete por los descuidados rastros que se han dejado por la red.

Así que, tengamos cuidado, seamos prudentes con lo que decimos y hacemos en la red, procuremos dejar rastros positivos, y sopesemos lo que nos conviene, antes de lanzarnos a ese impulso de decir y hacer tonterías pensando que estamos sólo en el círculo de los amigotes. Internet es transparente y todo se ve.

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.