El Comercio
img
Fecha: octubre, 2011
CUIDADO CON LOS SERVICIOS DE ASISTENCIA TECNICA
Guillermo Díaz Bermejo 25-10-2011 | 6:38 | 5

Hace algún tiempo sufrí en mis propias carnes las consecuencias de utilizar los servicios digamos “profesionales” de un SAT (Servicio de Asistencia Técnica) que en vez de repararme la lavadora, en realidad lo que me hizo fue algo parecido al “timo de la estampita”. En este enlace http://www.servicioasistenciatecnica.com/  pueden ver la web del SAT en cuestión al tiempo que recomiendo al lector que en modo alguno utilice sus servicios.

Esta mañana, prestando asesoramiento jurídico en la ONG con la que colaboro, tras oir las informaciones que me facilitaron dos ciudadanos sudamericanos, y después de leer la amplia documentación que me facilitaron,  tuve la oportunidad de conocer de modo muy completo el modus operandi de estos llamados SAT que hay que remarcar, no son oficiales de las marcas y que mas que dar servicio técnico, lo que persiguen es lucrarse tanto de los ciudadanos de buena fe que recurren a sus servicios, como de los pobres técnicos extranjeros con los que suscriben contratos privados de colaboración para beneficiarse de una prestación de servicios muy barata.
Para que el lector se pueda poner en situación, a modo de ejemplo,  vea este enlace:  http://www.satservicio.com/. Se trata de la página web de uno de estos servicios que, teóricamente, prestan servicio para todas las marcas de los logos que aparecen en la página.
¿Cómo operan estos servicios?: Muy fácil. Un avispado emprendedor monta una Web muy bonita y atractiva, coloca los logos de un buen número de marcas comerciales y empìeza a ofrecer en la red unos servicios técnicos profesionales. Alquila una pequeña oficina, instala un teléfono 902 y contrata a uno o dos sudamericanos para que se ocupen de atender las llamadas telefónicas de los incautos clientes. (estos van a ser sus gastos fijos de este fantástico servicio técnico que va a ser capaz de prestar servicios de asistencia técnica a electrodomésticos de todo tipo de marca comercial y en cualquier lugar de España).
Paralelamente empieza a reclutar “técnicos” habitualmente sudamericanos (en realidad estos técnicos son unos pobres hombres que tienen unas nociones elementales para reparar una lavadora porque era lo que hacían en su país de origen). Se ponen en contacto con ellos y les ofrecen un negocio estupendo. ¿cual es ese negocio?. Mira, tu no tienes trabajo y por eso yo te voy a proporcionar un negocio con el que vas a ganar mucho dinero. Sólo tienes que hacer una pequeña inversión. Tienes que comprar un kit de herramientas que vas a necesitar para tu trabajo, pero no te preocupes que si no las puedes comprar te las facilito yo y el precio ya te lo descuento de tus primeros ingresos. Tienes que tener también un teléfono móvil operativo para que podamos localizarte y tienes que comprometerse a acudir al domicilio del cliente de modo inmediato.
Vale, acepto, me interesa este trabajo. Oye, pero que no es un contrato de trabajo eh. Lo que mi fantástica empresa de asistencia técnica te está ofreciendo es que seas nuestro representante en “Castalapaya de Arriba”. ¿representante?. Si. Mira yo te voy a prestar toda mi logística empresarial de modo que todos los clientes que recurran a mis servicios te los voy a derivar a ti para que tu les des la asistencia técnica que necesiten. Es muy fácil. Tu te vas a cobrar el trabajo que hagas y a mi me vas a pagar el 20% de ese trabajo que factures,  en concepto de comisión por la logística que yo te presto a ti.
Bien, me parece bien…. pero… necesito que me aclares algo.Yo voy a ir al domicilio de un cliente, voy a verle la lavadora y probablemente necesitaré cambiarle alguna pieza y yo no la voy a tener ¿me la facilitarás tu?. Que vaa. hombre.. si esto es muy fácil. Tu le dices a ese cliente que no la tienes en stok en el almacén y que necesitas pedirla a fábrica. Ah bueno… Pero es que, verás, yo no tengo dinero para pedir nada a fábrica. Que no es necesario hombre. Tu le dices al cliente que tienes que pedirla y que para asegurarte de que el cliente no va a dar marcha atras, tiene que hacerte un depósito previo de 50€  y que en ese anticipo está comprendida la salida del taller, el desplazamiento y la eleboración del presupuesto. Ves, ya tienes el dinero suficiente para comprar la pieza. ¿es facil eh?.
Ah bueno, no había caido en eso. Pero es que… tengo otra duda: Yo en mi país solo reparé lavadoras Nisu y ahora probablemente tendré que reparar lavadoras de muchas marcas y no voy a saber. Cómo que no vas a saber hombre. Si todos los electrodomésticos son iguales. Además, si tienes dudas no pasa nada. tu entras en la página web de la marca, te bajas los manuales y ya está. Ya tienes toda la información que necesitas. Si tu eres un tio listo hombre ¿eres emprenderor o no?. Porque, en nuestra empresa sólo queremos profesionales con madera de lideres eh….
Bueno, vale, como estoy tan jodido y necesito pasta para dar de comer a mi familia, acepto. Te felicito hombre, has dado un gran paso, ya eres representante del mejor SAT de España. Ahora haz los trámites para darte de alta como trabajador autónomo, a esperar llamadas de clientes y a forrarte.
Hecho todo esto, ahora le toca al turno a un incauto usuario como yo. Mi mujer me dice: oye Guillermo que la lavadora se ha estropeado. Búsca a un técnico que nos la repare. Raudo y veloz accedo a Google y busco “Servicio de Asistencia Técnica” (SAT) y en las primeras posiciones de búsqueda me aparecen dos empresas como por ejemplo las antes indicadas de “servicioasistenciatécnica.com” o “satservicio.com”. Llamo al tf. 902 que anuncian y me atiende una educada chica sudamericana. Me pide datos de contacto, marca y modelo del aparato averiado y hecho esto me dice que en un plazo máximo de 24 horas un técnico de la empresa pasará por mi domicilio.
Efectivamente, en pocas horas un modosito técnico se persona en el domicilio. Abre la carcasa de la lavadora averiada y dice que cree que está estropeado el “módulo electrónico”. Bueno, pues qué le vamos a hacer, repáremela por favor. ¿cuanto me costará la avería?. Verá Vd. señor, es que ahora mismo no tengo aquí el catálogo de precios. Tengo que ir al almacén a buscar la pieza y regresar para ponersela. Ah bueno pues vaya Vd. a por ella y regrese pronto que tenemos urgencia de lavar la ropa.
Ok de acuerdo señor, pero verá, tiene que anticiparme ahora 50€ que corresponden a la salida del taller, desplazamiento y elaboración de presupuesto. ¿comooo?. Si es que verá, esto es una norma de la casa porque ha habido algunos clientes que después de hacer la salida y diagnosticar la avería, han encargado el trabajo a otra empresa.  Ante esta disyuntiva y como urge la reparación pagas ese dinero. El técnico en cuestiòn te da un parte de trabajo y firma que ha recibido ese anticipo a cuenta. Dice que al día siguiente volverá con la pieza para finalizar la reparación.
Como los días pasan y no sabes de el, empiezas a llamar al teléfono 902 que aparece en la web. En todas las llamadas te dicen “paso nota al técnico para que se ponga en contacto con Vd.”. Pero después de innumerables llamadas y quejas nunca vas a saber mas de ese técnico.
¿que ha pasado?. Pues que ese técnico que en principio intervino actuando de buena fe, se vio desbordado por dos cuestiones: Una que no conocía la tecnología de la lavadora y dio con ello un diagnóstico erróneo. Otra que cuando fué a pedir al fabricante de la lavadora la pieza que teóricamente necesitaba, este fabricante le dijo que no se la suministraba que este suministro sólo lo harían a un SAT oficial. Abochornado por estas dos situaciones, ante las quejas del cliente, sencillamente se escondió (eso sí, quedándose con los 50€ dados a cuenta). Imagino que tras encontrarse con tres o cuatro clientes así, dicho en lenguaje castizo “dió la espantada”.
Conclusión; El pobre técnico perdió la maravillosa fuente de ingresos que le habían prometido. El cliente perdió los 50€ que le había entregado a cuenta y la gran SAT que se anuncia en internet cobró por la mano el 20% de esos cobros que realizó el técnico. En este estado de cosas, vete a correr detrás del SAT para que todo el peso de la ley caiga sobre el y te devuelvan el dinero cobrado indebidamente. Y para colmo llama al servicio técnico oficial para que te reparen el electrodoméstico como dios manda.
Por todo esto, es importante hacer una recomendación: Cuando precise de un servicio técnico, no se precipite. Busque con calma, asegurese y llame sólo a servicios técnicos oficiales que son los únicos que le van a dar un servicio profesional y un trabajo garantizado legalmente. Si recurre a otros no oficiales puede encontrarse con meros oportunistas que le van a dejar probablemente colgado y en el peor de los casos cobrándole indebidamente por algo que no van a hacer.
Así que, !!Cuidado con los SAT no oficiales¡¡

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.