El Comercio
img
Fecha: febrero, 2015
LA NEGLIGENTE GESTIÓN DEL SALARIO SOCIAL
Guillermo Díaz Bermejo 26-02-2015 | 11:21 | 0

El Diario EL COMERCIO vino informando, tanto de los problemas que arrastra la tramitación del salario social, como de las trampas burocráticas que existían para percibir esta prestación y de las reformas que pretendía introducir la Consejería de Bienestar Social para regularizar la situación. De modo concreto, ayer y hoy mismo, informó que existían 3.150 peticiones pendientes de tramitar, así como de los compromisos que la Consejera de Bienestar había adquirido en el Parlamento asturiano para acabar con las listas de espera. Todo lo que se dice y muchas cosas más, yo lo sé de primera mano, porque es uno de los caballos de batalla con los que peleamos en la asesoría jurídica que algunos voluntarios realizamos en la Fundación Cauce.

Sintéticamente ha de decirse que  la Ley de Salario Social Básico, tiene como objeto desarrollar el derecho fundamental de la persona, a los recursos y prestaciones suficientes para vivir de forma acorde con la dignidad humana. Esta Ley tiene su causa en la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea de 7 de diciembre de 2000, que con el fin de combatir la exclusión social y la pobreza, proclama  el reconocimiento del derecho «a una ayuda social y a una ayuda a la vivienda para garantizar una existencia digna a todos aquellos que no dispongan de recursos suficientes. El salario social se concibe mediante esta Ley, como una prestación económica periódica que garantiza, a las personas que carecen de recursos económicos suficientes para cubrir sus necesidades básicas, el complemento de sus ingresos hasta unos límites que en cada caso son calculados según el tamaño de la unidad económica de convivencia independiente.

Una ley estupenda si no fuera porque el Principado la incumple de modo flagrante, envolviendo a los solicitantes en un entramado burocrático que los lleva a que año y medio, dos e incluso más años después de haber presentado su solicitud, no puedan percibir la prestación a la que son acreedores. Por precepto legal, la resolución administrativa de las solicitudes debe de hacerse en un plazo máximo de tres meses. Es por tanto más que evidente que la norma se infringe de modo manifiesto.

Como se puede ver en la certificación que sigue abajo, emitida el día 20 de Enero pasado por la Jefa del Negociado correspondiente, una de estas víctimas de la negligente gestión del Principado, presentó su solicitud el día 3 de Agosto de 2011 y tres años y medio después aun no se ha dictado resolución. Preocupa también que se certifique que no hay fecha probable de resolución del procedimiento.

Yo a esto, lisa y llanamente lo califico como una clara negligencia y una manifiesta dejación de funciones de la Administración del Principado de Asturias. Podríamos estar hablando incluso de un ilícito penal si tenemos en cuenta que nuestro Código Penal sanciona aquellas conductas que lesionan de forma grave los principios organizativos y la eficacia de actuación de la Administración Pública, que ha de actuar de acuerdo con los principios de eficacia, jerarquía y coordinación, con sometimiento expreso a la Ley y al Derecho. Nuestro Código Penal sanciona las conductas de las autoridades o funcionarios que vicien su eficacia o el cumplimiento de los fines que tienen asignados.

La Consejería de Bienestar Social ya no puede alegar como excusa que no tiene programa informático, porque ya lo tiene y además ha costado mucho dinero. Tampoco sirve la peregrina excusa de que tras el caso Marea, tienen muchos controles. Se trata sólo de que tenga auténtica voluntad política de cumplir la Ley y de dar lo que legalmente les corresponde, en el plazo máximo de tres meses, a esas pobres gentes que no tienen ningún tipo de ingresos y que como único recurso sólo tienen el de acudir a las ONGs para que les faciliten alimento básico y ropa de segunda mano.

Si al Gobierno del Principado le queda algo de dignidad, debería de resolver el problema ya. Y si no lo resuelve, debería de pensar en que alguien, harto de tanto esperar, puede recurrir al Juzgado correspondiente, para perseguir un posible delito de esa Autoridad o Funcionario Público que no cumple con sus obligaciones legales. Claro que, como el Principado sabe que ese pobre solicitante que no tiene recursos para comer, menos recursos va a tener para solicitar la tutela judicial, e igual por eso se mantiene impasible ante lo que ocurre. Por favor, señores del principado: tengan un poco de dignidad y apliquen medidas. Si no lo hacen, igual alguien los va a calificar de delincuentes y con toda la razón, a mi juicio.

Ver Post >
CUESTIÓN DE COJINES O DE COJONES
Guillermo Díaz Bermejo 19-02-2015 | 3:05 | 0

Por la noticia que acabo de leer en El Comercio de hoy, veo que Rodrigo Rato no tiene cojines, pero sí cojones para denunciar ante la Oficina de Consumo y reclamar 380€ a una pobre costurera a la que, en Agosto pasado, había encargado la reparación de unos cojines que estaban descosidos. Parece ser que, al haber transcurrido mucho tiempo desde el encargo, sin que el Sr. Rato pasara a recogerlos, dado que no tenía cajones para guardarlos, le estorbaban mucho en su pequeño taller de costura y pensando que el propietario ya no volvería a por ellos, decidió deshacerse de los mismos y los dejó al lado de un contenedor de ropa de Cáritas, para que esta ONG los retirara.

No voy a valorar aquí si esa costurera actuó con la diligencia debida, si fue prudente o no al deshacerse de los famosos cojines. Si yo hubiere sido el propietario de ese negocio y no conociere al dueño, o no tuviere su teléfono para avisarlo (parece que cuando se produjo el encargo, no reconoció al Sr. Rato), probablemente hubiere hecho lo mismo. Valoro en cambio que, si como parece, tenía una póliza de responsabilidad civil contratada para su negocio, la aseguradora correspondiente se haría cargo de la indemnización que correspondiera, previa valoración del daño económico causado al perjudicado y no habría necesidad de formular denuncia alguna. No entiendo por tanto las razones que mueven al Sr. Rato a montar este “sarao”. Si hubo negligencia por parte de la costurera, el reclama 380€ y la aseguradora, sin duda alguna, lo indemnizaría.

Por el contrario, voy a valorar aquí, que todo un expresidente del Fondo Monetario Internacional, exvicepresidente del Gobierno, exministro de Economía y expresidente de Bankia, decidiera presentar una reclamación contra una costurera, por 190 euros, cifra que según parece, es lo que el valora como precio de un cojín elaborado con alfombras turcas. ¡Por dinero será!  O ¿no es por dinero y se trata sólo de una cuestión sentimental a esos cojines? O ¿es que esos cojines los tenía escondidos en un cajón porque tenían guardado dentro algo inconfesable?

Sea cual fuere el caso, creo que de un modo prepotente, propio de un ex tan importante y de un imputado por todo lo que ha ocurrido en Bankia, acostumbrado a mandar, a dar órdenes y a decir ¡aquí se hace lo que yo diga!, ha decidido poner los cojones encima de la mesa y ha dicho ¡por mis cojones que esos cojines aparecen! Y si no aparecen, pongo toda mi maquinaria jurídica en marcha, y ¡por mis cojones que esa tía me la paga! Por mis cojones que llamo a la costurera por teléfono, la acojono, y seguro que los cojines aparecen. Pero esos cojines que estaban guardados en un cajón, no aparecen y entonces, por mis cojones voy a la Oficina del Consumidor, doy dos voces, pongo los cojones encima de la mesa, y empiezan a moverse, pero ¡cojónes!, los cojines tampoco aparecen.  ¡Cojones tío, que me he quedado con el culo al aire! Así que vuelvo a poner los cojones encima del despacho del abogado que me va a representar y le digo: Ala espabílate y a ver cómo sales de esto. Di que esos putos cojines eran muy valiosos, Que costaban 380€. Que soy pobre de solemnidad y necesito esa pasta, por poco que sea, que necesito hacer caja para poner la fianza que me están exigiendo los Tribunales.

A estas alturas de la película, creo que el Abogado a la que la costurera ha encomendado que la defienda contra el Sr. Rato, ha dicho ¡por mis cojones que este tio no se sale con la suya!.

Y en este dilema estamos: “Unos cojines que estaban olvidados en unos cajones y que su dueño quiere recuperar por cojones”.

Ver Post >
CIUDADANOS DA LA NOTA
Guillermo Díaz Bermejo 18-02-2015 | 6:45 | 0

Ayer, Albert Rivera,  líder de Ciudadanos, flanqueado por los prestigiosos economistas Garicano y Compthe,  hizo público su programa económico. Programa que, a mi juicio, es el de más calado,  mejor articulado y de más propuestas concretas, que cualquier otro partido político haya presentado desde que quedamos atrapados en la brutal crisis económica que sufrimos.

Garicano dejó planteada una reforma del mercado laboral, que es la más ambiciosa y completa de todo lo que hemos visto hasta el momento en nuestro país. Planteó también un sugestivo complemento salarial de renta para la ciudadanía, así como un marco moderno y ambicioso de objetivos para el crecimiento. Hasta ahora, próximos ya a diferentes comicios electorales, ningún otro partido político ha planteado nada concreto. Igualmente Compte planteó una inédita propuesta de segunda oportunidad para los deudores de buena fe.

Por lo que sé, este novedoso programa económico es el anticipo de otros programas fiscales, educativos e institucionales que irán apareciendo en próximas comparecencias y que van a completar el programa definitivo de Ciudadanos.

Ayer, por primera vez, no he visto propuestas electoralistas. He visto solidez en los argumentos y en las bases de partida así como propuestas concretas, modernas, realizables y determinantes. Nada que ver con lo que sostienen en el PP o en el PSOE, que representan la continuidad de un sistema que nos ha llevado a donde nos ha llevado, o con las medidas populistas, utópicas, contradictorias y técnicamente  irrealizables de Podemos.

Ya sé que alguien puede decir que como Ciudadanos aun no gobierna, el programa que han planteado no deja de ser teórico, pero también es cierto que cada día que pasa, sus tendencias de voto van creciendo enormemente, hasta el extremo que en otros partidos ya se están encendiendo las luces de alarma ante lo que está llegando por el centro. Estoy convencido por ello, que a partir de ahora Ciudadanos se ha convertido en esa diana a la que los otros partidos apuntarán lanzando dardos críticos y descalificaciones de todo tipo. Eso, como todos sabemos, forma parte del juego político e incluso de la guerra sucia que algunos emplean. Pero diría a este emergente partido que no se preocupe por esas cosas. Como decía D.Quijote “ladran, luego caminamos”.

En cualquier caso, lo cierto es que Ciudadanos emerge con un sólido programa, con propuestas concretas medibles y cuantificables, con voluntad de cambio y de reforma de nuestro país.  Ahora, que se atrevan otros partidos a hacer lo mismo. Yo estoy convencido que, desde este momento, otros partidos ya no podrán acallar a Ciudadanos. Albert Rivera es una novedosa alternativa y no debería de sorprenderse nadie que Ciudadanos, tal y como se está viendo en las últimas encuestas, llegue a ser una alternativa de poder, transformándose en la tercera fuerza política.

Ver Post >
EL ENGAÑO DE LAS TASAS JUDICIALES
Guillermo Díaz Bermejo 15-02-2015 | 10:49 | 0

Desde que empezó a aplicarse la famosa Ley 10/2012 de tasas judiciales, del Sr. Gallardón, hasta el 31 de Julio de 2014, el Estado recaudó 512.468.000€ en concepto de tasas judiciales. Tras su aprobación, dadas las fuertes presiones sociales que se estaban produciendo contra esta aberrante ley que apartaba a los ciudadanos de la justicia, el Gobierno trató de enmendar este despropósito, reconociendo que lo que se pretendía recaudar originariamente, resultaba excesivo. En una nota de prensa se dijo: “Se calcula que las medidas aprobadas tendrán una incidencia inferior al 5% respecto de los 306 millones de euros previstos en la memoria del proyecto de ley de tasas aprobado el pasado mes de noviembre, ya que se calculó fundamentalmente con la tasa fija y en la mayoría de los casos ésta no se ha visto modificada.”. Aun cuando se reconocía por tanto que esta ley era arbitraria y llena de afán recaudatorio, se llegó al resultado de recaudar cifras ostensiblemente superiores a las previstas tras la promulgación de la Ley.

Esa medida recaudatoria del Sr. Gallardón, no sólo no tiene justificación jurídica, ya que aparta a muchos ciudadanos del acceso a la justicia, sino que además, técnicamente, tampoco se trataría de una tasa real si analizamos nuestro sistema tributario que define las tasas como un tributo cuyo hecho imponible es la prestación de un servicio público solicitado por el ciudadano. Las tasas tenderán a cubrir el coste del servicio, teniendo en cuenta para ello la capacidad económica de las personas que deben satisfacerlas.  Es evidente que la recaudación por esa teórica tasa, en modo alguno iba a ser suficiente para pagar el servicio público de la Administración de Justicia. Ni tan siquiera llegaría a pagar la justicia gratuita. Sólo contribuiría a pagar una pequeña parte de ese coste global.

En cualquier caso, si hablamos de la tasa como ese tributo que a diferencia de un impuesto, tiene que ir destinado a contribuir al coste de un servicio público concreto, en modo alguno puede ir a ese saco común que son los presupuestos generales. De otra parte, la propia ley de tasas judiciales determina que “la tasa judicial se considerará vinculada….al sistema de justicia gratuita…”

El resultado final de todo esto es que, la Agencia Tributaria ha recaudado 512 millones de euros y ahora el Gobierno nos dice que no sabe dónde está ese dinero, aunque claro, como todo el mundo se imaginará, ese dinero entró en el saco común, pero no se llevó a la Administración de Justicia que es donde debería de estar.  Si se hubiera llevado, debería de haber sido entregado a las diferentes Comunidades Autónomas que tienen transferidas las competencias de justicia. El Gobierno, contestando a una interpelación parlamentaria que pedía explicaciones sobre el destino de las tasas, dijo:El Ministerio de Justicia no dispone de información al respecto. Tampoco corresponde a la Agencia Tributaria de la Administración del Estado la determinación ni la información sobre el destino de ninguna tasa.» «Así las cosas, no existe obligación presupuestaria de aplicar toda la recaudación por un concepto concreto a un gasto específico, puesto que lo que existe es una vinculación, pero no afectación del ingreso recaudado con la tasa.»

Queda demostrado por tanto que el Gobierno nos ha engañado vilmente, ya que esa tasa judicial, que según la ley iba destinada al ejercicio de la potestad jurisdiccional y que además quedaba vinculado a la justicia gratuita, no ha sido dirigida allí. Nadie sabe dónde está, claro, excepto la Agencia Tributaria que si lo ha ingresado en el saco común de los presupuestos estatales. Además de un engaño, es un ataque al justiciable al que se le priva de la posibilidad de obtener una tutela judicial efectiva. Y sobre todo se priva al ciudadano con menos recursos ya que los ciudadanos más acomodados si pueden acceder. Como alguien ha escrito: “la tasa judicial otorga poder a cambio de dinero”. Si soy rico obtengo tutela judicial, pero si soy pobre, no.

Concluyendo, una vez más este gobierno, además de haber obstaculizado el acceso a la tutela judicial,  nos ha engañado. En vez de aplicar lo que se preveía en la ley y destinar las tasas recaudadas a la mejora del funcionamiento de la Administración de Justicia, transfiriendo los fondos a las comunidades Autónomas para que mejoraran los medios materiales de los juzgados, lo ha destinado a otros fines, con lo que ha conseguido dos objetivos. Uno tapar agujeros en otros lugares. Otro mantener una justicia debilitada para que no pueda perseguir de modo eficaz a toda esa corrupción que impera en nuestro país.

“El gobernante que contribuye a que la justicia sea inaccesible, el recaudador que irrumpe en el hogar esgrimiendo una tasa judicial, es un encubridor de todo crimen: todo villano puede saludarle como a un hermano y todo malhechor puede enorgullecerse de él como de un cómplice.” (Jeremías Bentham).

Ver Post >
LA INTERNET OCULTA
Guillermo Díaz Bermejo 12-02-2015 | 5:21 | 1

Ayer, después de cenar, harto de tanta tertulia televisiva politizada  y de tanto tertuliano que sabe y opina de todo lo que le pongan delante,  me fui al PC para ver lo que se cocía por las redes sociales y para darle un poco a la tecla. Me encontré con el comentario de un colega que decía que estaba pensando seriamente abrir un despacho en la Deep Web, ya que allí seguro que había mucha gente que iba a necesitar un abogado. Aunque, según me dicen los amigos, soy un usuario avanzado de las nuevas tecnologías, no recordaba haber oído algo de la Deep Web, así que, como soy un cotilla, me puse a investigar por la red.  No sólo se me pusieron los pelos de punta, sino que hasta se me quitó el sueño por la inquietud que me generó la investigación.

Resulta que los ciudadanos normales que andamos por la red, utilizando los buscadores estándar, como son Google, Yahoo o ASK, sólo accedemos escasamente al 8% de todo lo que hay en la red. Es como la punta de un iceberg en la que sólo vemos la parte que flota. Todo ese otro mundo sumergido al que nosotros no accedemos, es la internet oculta, la internet de la cebolla como otros dicen, a la que tienes que ir quitándole capas para llegar al centro. ¿Cómo puedo acceder entonces a lo que el común de los mortales no ve?  Parece que es bastante fácil, pero ojito a donde haces click,   porque puedes entrar en un mundo de locos. Me descargué una aplicación llamada TorBrowser y en cinco minutos estaba en un mundo para mi desconocido. La wiki de entrada en ese mundo oculto que se esconde detrás de Thor. Y ¿Qué es lo que se esconde?

Se esconde un entramado de enlaces a los temas más inimaginables posibles: Comunidades pro-suicidio, pro-ateismo, pro drogas duras o blandas, pro de todo tipo de cosas. Puedes encontrarte con un entramado de de servicios pseudofinancieros, donde puedes traficar con bitcoins, con tarjetas de crédito robadas o clonadas, con cuentas de PayPal robadas, con mesas de dinero, con cuentas anónimas con las que puedes comerciar, con lavados de dinero o con otras operaciones difícilmente imaginables.

Se esconde un pseudomercado comercial donde puedes comprar todo tipo de armas y su munición, puedes comprar drogas (puedes llegar Silk Road  que es conocida como el Amazón de la droga),  documentos de identidad falsos, productos falsificados,  titulaciones falsas, y todo tipo de servicios sexuales que pueden incluir hasta lo más aberrante. Se esconde toda una telaraña de servicios de alojamiento (hosting) donde puedes subir todo tipo de archivos, sean legales o no, ya que no existe ninguna restricción.

Te puedes encontrar con todo de tipo de foros donde puedes intercambiar pornografía de todo tipo, documentaciones robadas, archivos censurados por las autoridades,  activismo político (la página hacktivismoy organiza “magnicidos financieros en masa”). Da la sensación de que todo lo que predomina en este mundo, es la ideología anárquica.

Te puedes encontrar con secretos de estado y con soplones como es el caso archiconocido de WikiLears, o la lista Falciani de las cuentas secretas en Suiza, o los secretos de la Universidad Complutense.

Te puedes encontrar con anuncios de Hakers por encargo, hakers a sueldo que puedes contratar para echarte una manita y pinchar por ejemplo, el teléfono de Mariano Rajoy. Hay varios servicios y foros de Haking en los que mediante un simple clik, accedes a ellos. Me sorprendió Rent-A-Haker que anuncia tener veinte años de experiencia en ingeniería social, en hakeos ilegales y que ofrece ataques informáticos, troyanos altamente personalizados y operaciones de phising. Otros hakers ponen sus tarifas por hakear un servidor web, un perfil de Facebook, un ordenador personal, hacer una ciber extorsión o investigar a alguien.

Para los amantes de la lectura te puedes encontrar con todo tipo de publicaciones con contenidos pedófilos, peredastas, homófobos, xenófobos, y todos los fobos que ni tan siquiera te puedes imaginar. Títulos sobre temas de cómo enviar droga por correo,  cómo fabricar bombas, cómo cortar un cadáver,  cómo matar un hombre con tus manos o cómo tener sexo con un perro.

En resumen, te encuentras con una barra libre para todo tipo de desmanes en los que, muy probablemente predominan las estafas. El timo del nigeriano que está aquí, ya se pasó algo de moda, así que evoluciona y llega el “exit scam” que es cuando un vendedor que vendió ya ciertos productos y logra una reputación, cierra su negocio virtual, pero sigue recibiendo pedidos que cobra y que no suministra. Ojo que también puedes encontrarte un “honeypot” que es una web falsa montada por la policía para que piques y puedan pillarte.

Termino con lo que más me ha impresionado: Se ofrecen asesinatos por encargo, siempre por prepago. Hay tablas de precios por ejemplo para matar a alguien pareciendo un accidente y que varía si el “matado” va a ser una persona del montón o un alto cargo. (En esa lista no se define si puedes contratar para dejar paralíticos, sólo matan).

Así que, si alguien se da un paseo por la Deep web que lo haga el plan turístico como yo, pero que no se quede en ella. Yo, asustado, tras ese pequeño paseo virtual, borré rápidamente la aplicación Tor que me había bajado, pasé el antivirus que tengo instalado, por si acaso, y me fue a dormir. Tardé en conciliar el sueño.. ¡qué miedo!

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.