El Comercio
img
Fecha: octubre, 2015
LA CULPA NO ES NUESTRA
Guillermo Díaz Bermejo 29-10-2015 | 9:31 | 0

Las personas maduras o mayores, estamos siendo objeto de crítica constante por los jóvenes, que nos acusan de que no nos adaptamos a la vida moderna, que estamos anclados en el pasado, que ya no vivimos en el mundo de las nuevas tecnologías y por tanto somos analfabetos digitales, que somos incapaces de entender a las nuevas generaciones o, resumiendo, que somos unos carcamales.  Pues jóvenes amigos, yo y seguramente muchas personas de mi edad, no podemos estar de acuerdo con esas opiniones y menos de acuerdo aun con esas ideas de que nosotros podemos ser los culpables de muchas de las cosas que ocurren ahora.

Nosotros hemos vivido en una dictadura y hemos salido de ella con una transición democrática ejemplar,  nos hemos quedado con las cosas buenas de esa transición,  hemos vivido una revolución sexual que modificó los comportamientos, aceptando la igualdad de sexo, los anticonceptivos, las relaciones prematrimoniales, el feminismo, la homosexualidad y en definitiva las normas de comportamiento sexual. Nos hemos rebelado y hemos luchado contra ciertos valores tradicionales. Hemos disfrutado y bailado con la música de los Beatles o de los Rolling Stones.

Queridos jóvenes, nosotros, los maduros, no hemos sido los culpables de acabar con las grandes melodías instrumentales, boleros o baladas, con la voz cuidada de los cantantes, ni con la creatividad  y el talento de las obras de arte. No somos culpables de haber hecho desaparecer la galantería o el romance de la relación amorosa, unida a un serio compromiso de pareja. No somos culpables de eliminar la paternidad responsable y el concepto de familia. No somos culpables de eliminar el esfuerzo para aprender, el gusto por la cultura, la cortesía al hablar, o el sentimiento de patriotismo.

Nosotros, esos maduros decrépitos, no somos los que provocamos la desaparición de la buena educación, los buenos modales, la urbanidad en la escuela y en la calle, la utilización de un lenguaje cuidado en incluso refinado, el gusto por la lectura de las buenas obras literarias, el ser previsores  y ahorradores aplicando la prudencia a la hora de gastarnos el dinero, o el deseo de luchar por ser alguien en la vida.

Nuestra generación no fue la que impuso la falta de respeto a los profesores y a los propios compañeros. No fue la que implantó la grosería y la vulgaridad. No fue la que impuso la falta de solidaridad con la gente en la calle, en las escuelas o en los hospitales. No fue la que impuso ese aconfesionalismo que no respeta las creencias religiosas de ningún tipo. No hemos sido nosotros los que hemos acabado con el respeto por los otros y especialmente por las mujeres y ancianos. Tampoco hemos sido nosotros los que eliminamos la tolerancia y la paciencia en nuestras relaciones personales y en nuestras interacciones con los demás.

Acepto que, de hecho, ya soy una persona más madura, pero aun soy capaz de animar una buena fiesta, aunque sólo resista media noche. Después puedo dormir como un bebé aunque al otro día el cuerpo se resista a madrugar para levantarme de la cama. Aunque como nos llamáis, soy un nativo digital, aun soy capaz de competir con cualquier jovencito en el uso de las nuevas tecnologías. Aunque a veces me cueste oír bien lo que dicen de mí  por eso de la edad, puedo reírme de las críticas que me hagan. Aun cuando mis hijos y nietos pueden llamarme el abuelo gruñón o que los jóvenes piensen que soy un intransigente, sencillamente tengo que decir que tengo una edad que me permite decir que hay cosas que no me gustan para nada, que no estoy de acuerdo con ellas o que no quiero compartirlas.

A mi edad empiezo a no soportar las caravanas en la carretera, ni las multitudes vocingleras, ni la música estridente, ni los niños maleducados y gritones. No me gustan ya las interminables colas para acceder a sitios y no me gustan otras muchas cosas que ahora ni siquiera me acuerdo.

Pero, eso sí, pienso seguir disfrutando de la vida ahora como maduro y si dios quiere mañana como viejo. Pienso seguir ahí disfrutando de los buenos amigos, de las tertulias inteligentes, de las reuniones agradables en torno a una mesa, de la buena gastronomía y del buen vino, entre tanto que los triglicéridos, el ácido úrico o el colesterol me lo permitan. Hay un montón de cosas que los maduros, como ahora estamos jubilados y tenemos tiempo, podemos hacer de modo muy activo. Nosotros respetamos a los jóvenes y los comprendemos porque ellos serán alguna vez como nosotros, pero también queremos que nos respeten y que valoren lo que hemos sido y lo que somos ya que como dice ese dicho popular, el diablo sabe más por viejo que por diablo.

Ver Post >
GRUA MUNICIPAL
Guillermo Díaz Bermejo 27-10-2015 | 10:46 | 0

Han pasado todos estos días del ajetreado tráfico que provocaron los diferentes actos de los Premios Princesa de Asturias y la ciudad de Oviedo volvió a la normalidad. Bueno, casi a la normalidad, porque tiempo atrás lo normal era no ver a la grúa municipal actuando ya que el anterior Consistorio, en Mayo del año pasado, había decidido que la grúa sólo intervendría en casos excepcionales en los que algún vehículo obstruyera el tráfico, pero por lo que he visto hoy, la grúa ya está actuando como en los viejos tiempos, a toda prisa, para retirar vehículos estacionados en las zonas de la Hora y que, o no han sacado el tiket o se han sobrepasado en el tiempo. Hoy he visto actuar la grúa en tres calles diferentes y en los tres casos por el mismo motivo. Retiraba vehículos aparcados en zona de Hora, que no obstruían el tráfico.

Esto me lleva a preguntarme ¿tiene justificación esta decisión municipal que ordena intervenir la grúa en estos casos?  Me temo que no.

Es cierto que el artículo 85 de la Ley de seguridad dice que la Autoridad encargada de la gestión del tráficopodrá proceder”, ”si el obligado a ello no lo hiciera”, a la retirada del vehículo de la vía cuando un vehículo permanezca estacionado en lugares habilitados por la autoridad municipal como de estacionamiento con limitación horaria sin colocar el distintivo que lo autoriza, o cuando se rebase el triple del tiempo abonado conforme a lo establecido en la Ordenanza Municipal. Por tanto, lo que nos dice la Ley es que el Agente “podrá” (esto es una opción) pero no dice “procederá” (esto sería un mandato). Igualmente,  si optaran por actuar, antes de utilizar la grúa, los Agentes han de dar al conductor la opción de retirar su vehículo de modo voluntario. Y si una vez advertido, el ciudadano no lo hiciera, es cuando entonces la grúa sí podría retirar el vehículo. Como todos sabemos, esta opción no se concede y la grúa siguiendo instrucciones de la Alcandía, actúa sin más.

Es evidente por tanto que los actuales regidores municipales, con una interpretación de la ley muy difícil de justificar,  en vez de dar la opción de “podrá proceder” ha dado instrucciones de “procederá” a la Policía Municipal. Entramos por tanto en una cuestión muy sospechosa como es volver a la voracidad recaudatoria y de paso a favorecer a esa empresa privada titular de la grúa municipal. La discrecionalidad municipal se vuelve a imponer.

A mi juicio, el Ayuntamiento debería de gestionar el tráfico con criterios de proporcionalidad y no con exclusivo ánimo recaudatorio que perjudica al ciudadano. El espíritu de la Ley de Seguridad Vial es claro, ya que lo que pretende es que la grúa actúe de modo taxativo en aquellos supuestos en los que se genere peligro, se causen graves perturbaciones a la circulación de vehículos o peatones, o se aparque en zonas de minusválidos sin tener el distintivo que lo autoriza. Por tanto de acuerdo con que la grúa actúe contra vehículos estacionados en doble fila, en salidas de garajes o en sitios donde se entorpezca el paso de  peatones.  Yo esto lo aplaudo y además de ello la Ley es clara.

Pero, por el contrario no encuentro proporcionalidad alguna en que la grúa actúe por excederse en el aparcamiento de zonas horarias o de hacerlo sin sacar el correspondiente tiket. Creo que, en estos casos, lo que procede es lisa y llanamente, aplicar la sanción correspondiente, pero en modo alguno la retirada del vehículo que única y exclusivamente procedería si, previamente se le hubiere comunicado que lo retirara, como exige la Ley y si una vez hecha esa comunicación, en un plazo prudencial no lo hubiere hecho.

La retirada de un vehículo por la grúa queda contemplada como una posibilidad, no como un mandato y por tanto la intervención del Agente sólo debería de quedar circunscrita a las situaciones extremas que la ley define. Estas situaciones que pueden ser provocadas por accidentes, perturbaciones graves de la circulación o de los servicios públicos, riesgos de daños o situaciones de urgencia, sí recomiendan la intervención de la grúa municipal. Una cosa son las situaciones que implican infracciones de circulación que deben de ser rigurosamente sancionadas y otra cosa muy distinta es que además de ello se retire el vehículo de un lugar que ni entorpece el tráfico, ni genera peligro, ni obstaculiza el paso de peatones, ni impide el uso por parte de los minusválidos de las zonas que tienen reservadas.

Otra situación a tener en cuenta con estas actuaciones indiscriminadas de la grúa, es que el Ayuntamiento deberá de comunicar al titular del vehículo la retirada y depósito del mismo, en el plazo de 24 horas y esto, por lo que sé, no ocurre así, con lo que añadidamente, se acumulan jornadas de estancia del vehículo en los depósitos municipales que son cobradas religiosamente al ciudadano.

Lamentablemente, por lo que veo, el Tripartito del Ayuntamiento de Oviedo, se ha olvidado de los ciudadanos y entra en esa mala costumbre de los anteriores regidores de cuadrar las cuentas municipales sableando al ciudadano y de paso beneficiar a la empresa concesionaria de la grúa, pese a que como dicen constantemente,  van a municipalizar todo lo privado.

 

Ver Post >
¡¡QUE DIVERTIDO!!
Guillermo Díaz Bermejo 25-10-2015 | 9:35 | 0

Los que me conocen, saben que soy un usuario bastante activo en las redes sociales y más concretamente de Facebook, Twiter o Instagram. Utilizo las redes sociales por divertimento, es cierto. Pero las utilizo aún más, por una cierta deformación profesional o por un interés investigador que me lleva a analizar sus problemas de privacidad, de suplantaciones de personalidad, sus problemas para los niños y jóvenes, sus problemas de seguridad informática que no cuidamos y hacen que nos llenemos de todo tipo de virus informáticos. Incluso me sirven también, aun cuando no soy sociólogo, para analizar conductas y comportamientos humanos en la red.

En estos últimos tiempos, refiriéndome concretamente a Facebook, he visto que prolifera de modo muy intenso una nueva moda que consiste en compartir con tus amigos un enlace a un sitio donde, bajo la apariencia de que se trata de algo divertido, te dicen por ejemplo ¿Quieres saber lo que tu rostro revela sobre ti? ¿Cuál es tu poder especial? ¿Quién es tu mejor amigo? ¿Quién está colado por ti? ¿qué dice sobre ti tu cumpleaños?.etc.etc.. Haz click aquí. Al hacer click ves que se mueve un relojito diciendo “analizando tu perfil” y segundos después aparece el mensaje: “este es el resultado”.

Veo el resultado con lo que se dice sobre mí y quedo superencantado porque dice que soy el tío más listo, el más inteligente, el más guapo, el mejor amigo, el mas de todos los mases del mundo y hasta mas más que Arthur Mas. Como mi ego está al máximo,  saco pecho e inmediatamente lo empiezo a compartir con todos mis amigos de Facebook, para que ellos también vean que yo soy un fenómeno de la naturaleza. Mis amigos reciben el enlace, inmediatamente hacen clik y ala, les pasa lo mismo que a mí. Jooo qué subidón, esto tienen que conocerlo todos mis amigos, así que voy a compartirlo rápidamente porque esto es muy importante para mi ego.

¿Resulta muy divertido, no?. Pues amigos míos, esto no tiene nada de divertido ya que si no fuéremos de gatillo tan rápido haciendo click para compartir, si hubiéremos reflexionado un poco y analizado la página a la que el enlace me dirigía, nos habríamos encontrado con grandes y desagradables sorpresas.

Rastreando un poco, he encontrado que estos enlaces que compartimos, nos dirigen a tres páginas distintas. Una es http://es.nametests.com/ que tiene su sede en Colonia (Alemania). Otra es Captainquizz http://www.captainquizz.com,  con sede en Dublin y la tercera que encontré  y que no pude averiguar dónde está localizada, es  Bitecharge http://bitecharge.com.

He leído y analizado jurídicamente sus políticas, sus avisos legales y lo que aceptábamos expresamente al hacer click y me he quedado estupefacto. En una he hecho esta Concesión de derechos: “El usuario otorga al empresario de forma gratuita la propiedad de todo el material fotográfico y datos de FB facilitados, permitien do la transferencia o venta de los mismos, como parte del contenido del servicio, pudiendo transferir todos estos derechos a terceros así como editar o transferir todo el material e información facilitada”

En otra al compartir he aceptado esto: “Bitecharge es un servicio que ofrece cosas divertidas y enlaces a su red social. Al utilizar el servicio consiente expresamente que registremos la información de su dispositivo que pone a nuestra disposición de forma predeterminada. Esta información puede incluir protocolo de internet del dispositivo (dirección IP), tipo de navegador, la página web visitada antes de venir a nuestro sitio web, la información que usted busca en otros sitios web, las preferencias de localización, así como la fecha y la hora asociados a las transacciones que realiza.

En la tercera lo aceptado es de este tenor: “Recibimos información como su nombre, foto de perfil, sexo, cumpleaños, protocolo de internet (IP), lista de amigos de Facebook, imágenes, correo electrónico, ubicación, mensajes de FB y cualquier otro dato que contenga su red social en el momento de su inicio de sesión. Sin el consentimiento del usuario podemos ceder a terceros en cualquier momento cualquier de sus datos.”

Estos portales tan divertidos, tras la aceptación expresa que hemos hecho de sus reglas del juego, regularmente reciben la identificación personal y la información que hay sobre mí en la red social, así como la dirección IP de nuestro ordenador, el tipo de navegador que utilizamos, el idioma que usamos y otras cosas más que rastrean con los cookies que hemos aceptado. Reciben datos cada vez que nos conectamos, por ejemplo cuando entramos, qué materiales compartimos, a qué amigos los dirigimos. Aceptamos que almacenen los datos para que ellos proporcionen productos y servicios a otras empresas. Aceptamos también expresamente que guarden esta información en copias de seguridad y registros, por largos periodos de tiempo, para hacer análisis, estadísticas, estudios y similares. Y ¿qué hacen con toda esta información?. Pues muy sencillo, la ceden,  la venden o trafican con ella dándosela a sus socios comerciales, editores, clientes comerciales y otras empresas que colocan anuncios en sus páginas.

Y lo que es más grave aún: Estas páginas están llenas de banners que por ejemplo te dicen “pierde peso rápidamente”. Mira este video morboso” “mira lo que le pasa a esta chica”. “cómo puedes hacerte millonario en España”, etc. Y ¿qué hay detrás de esos banners?. Amigo lector, te incitan de modo morboso a que hagas  clik y entres en enlaces a páginas que van a introducir en tu pc, virus, troyanos y todo tipo de malware

Así que, amigo mío, por muy divertido que parezca, no sigas el juego a esas empresas sin escrúpulos, que no s están utilizando como conejillos de indias, y que bajo el pretexto de que vamos a disfrutar de cosas divertidas, nos colocan un señuelo para que entremos en sus portales y una vez dentro, van a robarnos tanto nuestra información como la de nuestros amigos y, una vez que ya tienen en su poder esta información, van a traficar con ella y venderla a otras empresas para facilitarles sus agresivas acciones de marketing. Por favor, seamos más cautos, más precavidos y tengamos prudencia antes de hacer ese clik tan rápido. Pensémoslo dos veces antes de hacerlo, y en último extremo, si lo hacemos, busquemos la política de esas empresas colocada habitualmente en sus avisos legales, leámoslas y enterémosnos de lo que estamos aceptando.as clcik y entres en enlaces a páginas que van a introducir en tu pc, virus, troyanos y todo tipo de malware.

 

 

Ver Post >
EL COMPRADOR DEL FUTURO
Guillermo Díaz Bermejo 22-10-2015 | 6:40 | 0

Leyendo un reciente  informe elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la información, en el que se desprende que los ciudadanos cada vez estamos realizando más compras por internet, se me ha ocurrido reflexionar y preguntarme cómo será el comprador del futuro, ya que resulta incuestionable que el uso de las nuevas tecnologías, la llegada del llamado internet de las cosas y los cambios en los hábitos de los consumidores, como los que se reflejan en este informe, está generando una evolución acelerada de los procesos de compra. Probablemente, en tiempo no muy lejano, “ir de compras” será una actividad totalmente diferente a como lo hacemos hoy.

De hecho, en este momento, aun cuando se van introduciendo poco a poco, nos podemos encontrar ya con una serie de avances tecnológicos que están revolucionando los hábitos de consumo. Voy a comentar algunos de ellos:

Reconocimiento Facial: En Estados Unidos ya se está utilizando una tecnología que reconoce las expresiones faciales del cliente y con ello averigua el estado de ánimo de las personas que entran y salen de las tiendas, detectando también sus reacciones ante diferentes marcas y presentaciones de productos. En esta misma línea la cadena de hipermercados Tesco, del Reino Unido ha instalado una tecnología de reconocimiento facial que de modo automático ajusta sus promociones publicitarias a los clientes que hacen fila, según su sexo o su edad estimada.

Pagos sin contacto y pagos con huella dactilar: Cada vez va a ser más frecuente que efectuemos los pagos con el teléfono móvil. Con la tecnología “contactless payment” que de hecho yo la tengo instalada en alguna de mis tarjetas de crédito, y a la vez en mi móvil, simplemente acercándola a la caja de la tienda, podremos realizar el pago. Esto mismo podremos hacerlo en los transportes públicos. Igualmente como ya se hace en algunos establecimientos europeos, se podrá pagar con un escáner de huella dactilar. Los datos biométricos se guardan en una tarjeta de pago para interactuar con la caja registradora.

Ofertas personalizadas:  En el momento de hacer las compras probablemente la privacidad se perderá ya que las tiendas dispondrán de sensores que recogerán información sobre cuantos clientes entran y donde se detienen más tiempo. Habrá intercambio de información entre las tiendas y los clientes que portan un teléfono inteligente. Esta es una tecnología que ya se está utilizando en la zona londinense de Regent Street, en la que algunos comercios han instalado iBeacons que es una tecnología que utiliza Bluetooth para emitir ofertas y sugerencias personalizadas a los clientes sobre productos que desean comprar con una alta probabilidad.

Etiquetas inteligentes: Empresas como Thinfilm en Noruega, incluyen dispositivos electrónicos a medida que el coste de la tecnología disminuye. Utilizan una tecnología que le dice al consumidor, por ejemplo, si la leche es fresca o un producto cumple determinados estándares internacionales. Cuando el coste baja, las estanterías están llenas de sensores con sugerencias de cómo combinar productos o de alertas si por ejemplo un producto no es apto para cierto tipo de alergias..

Entregas personalizadas. La opción “clic y recoger” estará a la orden del día, con puntos específicos instalados en el metro, las oficinas, etc. A ello se suma el uso de asistentes personales a pedido, como WunWun, que ofrecen un servicio de entrega en una hora a través de una aplicación móvil.

Probadores inteligentes y cambiadores digitales. Marcas como Magic Mirrorestá ya han desarrollado espejos virtuales que permiten “probarse” ropa sobre una proyección de uno mismo en una pantalla. A través de sensores en el cuerpo, la tecnología crea un modelo virtual del cuerpo en el que luego se añaden las prendas mediante una pantalla táctil. De este modo se evita en engorroso problema de quitarse y ponerse prendas.

En Hointer, tienda de ropa masculina, existe la oportunidad de escanear el código QR de la etiqueta de una prenda para escoger la talla a través de su app. Tras el escaneo directamente la pieza identificada cae por un conducto hacia el vestuario, acelerando así el proceso de compra. Igualmente habrá pantallas táctiles interactivas en los probadores, para comunicarse con los dependientes

Tiendas virtuales. De nuevo los hipermercados británicos Tesco instalaron una tienda virtual en el metro de Seúl, en Corea del Sur, donde se puede hacer la compra en estanterías virtuales que tienen el mismo aspecto que las de verdad y puedes escanear los productos con el móvil de camino al trabajo. Al terminar la jornada los clientes que regresen a casa podrán encontrar la compra allí.

Impresión en 3D. Nuestra realidad consumista se verá muy influenciada por tiendas donde puedas tocar una pantalla, bajar un diseño particular y hacer que se imprima un producto.

Las tiendas de impresión en 3D son las que sustituirán a los establecimientos que hoy en día hacen los servicios de impresión, aunque hay expertos que apuestan por cabinas de impresión 3D parecidas a las de teléfono.

Asistentes robotizados. En Corea del Sur ya cuentan con algunos asistentes robotizados en centros comerciales que ayudan a los clientes a encontrar tiendas, pese a que probablemente serán los que hagan el inventario, supervisen el almacén y la frescura de productos perecederos, así como llenen las estanterías.

Ya existe AndyVision, un robot creado por la Universidad de Carnegie Mellon, en Pennsylvania, Estados Unidos, que escanea las estanterías para generar un mapa interactivo del almacén a tiempo real y de ahí alertar a los empleados por si hay algo fuera de lugar o si los niveles de existencias están bajos. También  tendremos dependientes holográficos capaces de responder a preguntas y facilitar la transacción comercial.

Carros de compra inteligentes: Estos carros de compra llevarán instalada una pantalla que permitirá localizar los productos de la tienda, comprobar los precios de los productos, encontrar las promociones que haya, descargar recetas e incluso pagar directamente, sin necesidad de registrar los productos en la línea de caja.

Para terminar diría que aunque parezca que hablamos de un futuro lejano, lo cierto es que en poco tiempo ya lo sabremos en toda su extensión. El proceso de cambio en las compras, es imparable.

 

Ver Post >
MULTA CATALANA
Guillermo Díaz Bermejo 19-10-2015 | 1:56 | 0

Conduciendo por las carreteras y autopistas españolas, alguna vez, la Dirección General de Tráfico tuvo la gentileza de mandarme una comunicación, acompañada de una bonita fotografía de mi coche, como recuerdo de mi paso por determinado lugar.

El proceso era muy sencillo. Recibía un correo electrónico donde se me decía que tenía una comunicación en mi dirección electrónica vial. Amablemente me dejaban un enlace, pinchaba en él y como tengo instalado en el PC en certificado digital de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, accedía de modo inmediato a esa comunicación que, como no podía ser de otra forma, me advertía de que se iniciaba un proceso sancionador contra mí, por exceso de velocidad. Como no era cuestión de recurrir nada, porque ciertamente había infringido una norma de tráfico, el portal de la DGT con un procedimiento muy sencillo me facilitaba en pago de la multa de modo electrónico y además beneficiándote de un descuento del 50% por pronto pago.

Alguna de esas sanciones se produjo en el País Vasco y como tienen las competencias cedidas en materia de tráfico, el Gobierno Vasco, a través de su sede electrónica Euskadi Net, siguiendo los mismos procedimientos de la Dirección General de Tráfico, me realizó la comunicación electrónica de que se iniciaba el procedimiento sancionador. Las comunicaciones se realizaron en correcto castellano (nada de euskera) y el proceso se terminó de modo ágil y correcto. Sin ningún contratiempo.

En Septiembre viajé a Cataluña, y caramba, qué mala suerte, los Mossos d’ Esquadra me pillaron en Lérida sobrepasando la velocidad permitida. Independientemente de que igual tengo que reflexionar y pensar en conducir con menos alegría, he de decir que los procesos de esta multa han sido una auténtica pesadilla. Y también me da pie a decir que los políticos catalanes con el Sr. Mas al frente, en vez de dedicarse al secesionismo, mejor se dedicaban a mejorar el funcionamiento de la administración pública catalana y además de ello a respetar a los españoles como yo, que no sabemos hablar catalán.

Voy a relatar mi pesadilla: Recibo un correo electrónico que me dice: li comuniquem que té a la seva disposició una notificació electrònica de la *Generalitar de Catalunya. Llevaba incorporado un enlace a su página web y pinchando en el trato de acceder a su sede  electrónica para descargar la notificación. Imposible. No lo logro. El navegador Google que tengo instalado me dice que no puedo acceder a esa página porque no acepta no sé qué complemento. Cierro este navegador y pruebo con el internet Explorer. Avanzo un poco más… ya puedo acceder a la sede electrónica, pero, sorprendentemente no se me acepta la firma digital que tengo de la FNMT. Pruebo entonces con mi carnet de identidad y más de lo mismo, no se me reconoce.

Como en casa tengo un experto en informática  le dejo a él la operación. Papá, la cosa está clara, los sistemas de la Generalitat no están adaptados para tu sistema operativo que es el moderno Windows 10. Relleno un formulario de contacto que tienen y les advierto de esto para que me resuelvan el problema. Les pido en ese formulario que me envíen la comunicación por correo electrónico y en castellano. Me contestan en catalán y “como hablo algo en la intimidad” interpreto que estudiarán mi problema. Como en plazo para recoger la notificación se agota y no recibo respuesta, recurro a su teléfono de contacto que, para los que vivimos fuera de Cataluña, es un teléfono 902. Tuve que llamar varias veces y además de ello, perdí la paciencia esperando porque me pasaban de un lado a otro y además hablándome reiterativamente en catalán. Probablemente los 50€ de la multa los gasté en esas llamadas, ya que como todo el mundo sabe, tienes que pagar por llamar a esos teléfonos.

Como el tema seguía sin resolverse, mandé del orden de seis comunicaciones, pidiendo explicaciones y sobre todo pidiendo que me contestaran en castellano ya que yo no residía en Cataluña. Siempre recibí respuestas automáticas rutinarias, siempre en catalán y siempre diciéndome que pasaban mi queja a los técnicos. Harto de todo esto, queriendo quitar el problema del medio, decido usar un PC portátil que tiene un sistema operativo más antiguo. Con el DNI para firmar instalado trato de acceder. También imposible. No hay manera. Nuevamente interviene mi hijo experto en informática, consigue hablar con un informático de la Generalitat y entre los dos abren el acceso a la puñetera notificación.

Pero, tristemente, el problema no acabo ahí, ya que si quiero pagar tengo que personarme en las dependencias del Departamento Catalán de Tráfico o mediante tarjeta de crédito llamando al puñetero 902 cuya llamada cuesta un ojo de la cara. Por internet no puedo hacerlo por los ya archicomentados problemas de acceso a la oficina virtual. Como la cuarta opción era hacerlo en una oficina de La Caixa, me persono en una Sucursal de Oviedo y al final puedo pagar los 50€ de multa, no sin antes esperar a que los pobres empleados que andaban totalmente despistados, averiguaran el procedimiento para hacer efectiva la multa en ventanilla.

Una vez que ya he aburrido al lector, contado mis penas con esta multa tengo que finalizar diciendo. Señor Mas, por favor, deje a un lado el independentismo, la confrontación y el proceso secesionista. Preocúpese de mejorar sus servicios públicos y sobre todo, respete a los ciudadanos españoles que como yo, no sabemos hablar catalán. No quiero perder el tiempo más, pero, si yo hubiere decidido recurrir a los Tribunales de lo Contencioso Administrativo, esta multa sería nula de pleno derecho, por un manifiesto defecto de forma en su notificación.  He quedado harto del proceso administrativo catalán.

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.