El Comercio
img
INVERSOR GLOBAL
img
Guillermo Díaz Bermejo | 15-11-2016 | 18:08

Un buen día, actualizando mi página de Facebook, me encontré con un anuncio de “Inversor Global España” que me produjo bastante impacto, ya que decía cosas como: “España sólo a un paso de la gran caída”. “El colapso económico de España es inminente”. “Sólo unos pocos podrán salvarse de la devastadora crisis que se aproxima”. Movido por la curiosidad de tan impactantes y contundentes afirmaciones, decidí acceder al enlace que dejaban para obtener más información, entré en la web de esa supuesta empresa y lo primero que me encontré es: Más de 500.000 personas forman parte de nuestra comunidad de inversores que es la más grande en español.

Mi curiosidad continuó creciendo y siguiendo las indicaciones de la página, introduje mi email para suscribirme, al objeto de que me pasen información. Una vez confirmada la suscripción, lo primero que recibo es un correo diciéndome que como bienvenida, me van a enviar gratis el libro de finanzas más importante de la década, libro exclusivo que no está disponible en librería alguna. Ha sido escrito por un tal Jim Rickards del que dicen tiene una fama forjada durante 35 años en Wall Street, experto en amenazas financieras, además de ser el encargado de negociar con la Reserva Federal de EEUU, un paquete de rescate que salvaría del colapso en último momento, a todo el sistema financiero global.  Me dan indicaciones para pedir ese libro de modo gratuito.

Como no me puedo resistir ante la oferta de ese supuesto genio y gurú financiero, decido pedirlo y entonces entro en la primera parte de la trampa. Para ayudar a cubrir los costes de envío y entrega, he de pagar el módico precio de 4,55€. Facilito mi número de tarjeta de crédito, realizo el pago y acto seguido me envían un nuevo correo para que descargue el famoso libro en formato PDF. Me dicen también que me van a dar un mes de prueba gratuita de sus informes de “Inteligencia Estratégica”. Dicen que ofrecen estos informes de manera gratuita por dos razones muy importantes: Una porque España puede encontrarse en medio de una tormenta financiera sin precedentes y otra porque podré poner a prueba todos sus análisis y recomendaciones y eso hará que sea fiel a Inversor Global a largo plazo. También me dicen claramente que con el envío de ese libro y de esas pruebas gratuitas, están perdiendo dinero, pero que lo hacen convencidos de que al “Probar” su trabajo, aun cuando no tengo riesgo de contraer obligaciones futuras, voy a ser fiel a ellos por la calidad de sus recomendaciones.

A partir de ese momento, de modo diario, empiezo a recibir correos electrónicos que contenían esos “fabulosos informes” gratuitos donde se sostenía cosas como: “Tu o tus padres podríais dejar de recibir la pensión a partir del 1 de Enero de 2017”. “Una de las estafas financieras más grandes de la historia de nuestro país, está teniendo lugar en estos momentos” ,etc.   Se añadían a estos informes perlas como “Nuestros expertos le acercan una estrategia secreta para multiplicar tu dinero en bolsa”. “Gana el 70% de tus inversiones en euros, siguiendo nuestros consejos financieros”; “conozca todo sobre brokers e invierta de modo eficaz”. “Lo que tu banco sabe, pero te lo oculta”. Todo inducía a pensar que estaba siendo dirigido a algún Trader para realizar inversiones a través suyo

A los pocos días de leer esos panfletos llenos de propagandismo sensacionalista, empiezo a mosquearme y decido empezar a buscar en la red, donde ya lo veo todo más que claro. Un argentino listillo llamado Federico Tressore, crea una fábula financiera y decide dedicarse a dar sablazos a ciudadanos desprevenidos. Crea una SL llamada “Ediciones sobre dinero y bienestar” domiciliada en Madrid, con un solo objetivo: Conseguir el número de tarjeta de personas “incautas” como yo, bajo el pretexto de enviarles un libro de regalo, para, a partir de ese momento empezar a cargarles suscripciones de todo tipo.

Inmediatamente después de conseguir esta información, voy a ver los movimientos de mi tarjeta y me encuentro con que me han cargado los 4,55€ iniciales para el envío del libro gratuito, y otros dos cargos de 99,65 y de 124,40€ que correspondían a suscripciones anuales de no sé qué revistas. Ante mis reiteradas reclamaciones de devolución me contestan que como en el mes que tenía de periodo de prueba no había dicho nada, consideraban que seguía interesado en tener suscripciones anuales de sus revistas y de ahí esos cargos.

Acto seguido envío un burofax a la dirección de la empresa que había obtenido en el Registro Mercantil, y exijo la devolución inmediata de todo lo cargado, advirtiendo además que me reservo el derecho de formular denuncia ante el Juzgado de Guardia por delito de estafa, así como a las autoridades administrativas porque “inversor global” incumple la Ley Orgánica de Protección de Datos, así como la Ley de Servicios de la Información, e igualmente la existencia de un posible delito fiscal ya que, sorprendentemente, el cargo en la tarjeta se realizaba en dólares y se cobraban además 2€ por comisión de gestión.

Justo a los 15 días que había dado como plazo  y cuando ya tenía elaboradas las denuncias, sorprendentemente recibo un correo (antes sólo contestaban con formularios preestablecidos), diciéndome que se había tratado de un error y que por ello ya habían dado instrucciones para devolver lo indebidamente cobrado. Al día siguiente, ciertamente, vi que se me habían hecho los abonos. Me da la sensación de que, al ver mi contundencia y argumentación legal, decidieron zanjar el asunto en evitación de problemas mayores.

Así que, amigos lectores, como aviso a navegantes he de decir que, mucho cuidado con Inversor Global que veo se sigue anunciando diariamente en Facebook, y mucho cuidado con todo eso que circula por la red anunciando inversiones extraordinarias, consejos gratuitos, noticias sensacionalistas para provocarte a hacer algo, sueldos extraordinarios, etc.etc. Como se decía antes, nadie da duros a pesetas. Yo que presumía de prudente e incluso de instruido, he caído en esta trampa y estuve a punto de ser estafado. Imagínense que un exministro, más instruido e informado que yo, como es el Sr. Borrell, cayó en otra trampa mayor en la red y perdió 150.000€ en otra de estas empresas de inversiones fraudulentas. Así que prudencia y ¡¡Cuidadinnn!!.

Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.