El Comercio
img
AGRAVIO A ASTURIAS
img
Guillermo Díaz Bermejo | 30-03-2017 | 12:56

El Sr. Rajoy ha ido a Cataluña y ha anunciado un novedoso plan de inversiones públicas en infraestructuras catalanas, cifrado en la gigantesca cantidad de 4.200 millones de euros, en los cuatro próximos años. Con todo y con esto, al único Consejero que asistió al acto, representando al gobierno catalán, esta desproporcionada cantidad le pareció insuficiente. A mi juicio, este plan de inversiones, que sólo sirve para tratar de contentar a los independentistas, a los que, ofrézcase lo que se les ofrezca, siempre van a entender que es poco, constituye un claro y manifiesto agravio a Asturias que, como otras Comunidades, es leal a la legalidad constitucional.

Antes del anuncio de Rajoy, Cataluña ya era la comunidad autónoma más beneficiada por el FLA (Fondo de liquidez autonómico) y ahora se les concede esto que, seguramente, los independentistas catalanes seguirán considerando una propina. Entre tanto se regala este chorro de dinero a Cataluña, con una estrategia totalmente irresponsable, el PP llegó a acuerdos diferentes para la variante de Pajares, con Foro Asturias y con Ciudadanos. Acuerdos que, dicho sea de paso, están siendo manifiestamente incumplidos. Creo que en esta materia, el PP está sobrepasando muchas líneas rojas y en vez de dedicarse a que los independentistas cumplan las leyes, lo que está haciendo es incumplir de modo manifiesto los pactos a los que ha llegado con Foro y Ciudadanos. No es de recibo que el partido gobernante diga que con estas inversiones desea solucionar las carencias en infraestructuras que tiene Cataluña, y que  en sentido contrario,  incumpla los pactos a los que llegó con sus aliados políticos, y de la espalda a Asturias que tiene enormes carencias, comparadas con las catalanas.

Mientras que Cataluña tiene conectadas por AVE a sus cuatro capitales, en Asturias ni tan siquiera se intenta llegar a algún pacto con la empresa adjudicataria, para que se reanuden las obras y se instalen las vías y catenarias en los túneles de la cordillera, para que la alta velocidad  llegue al menos a Pola de Lena.  Mientras que el servicio de Cercanías catalán pasa a ser prioridad, las cercanías tanto de Renfe como de Feve en Asturias, cada vez más degradadas y deterioradas, entran casi en su desmantelamiento, con un descarado abandono. No hay conductores de tren suficientes, no hay máquinas, no hay mantenimiento de vías ni de estaciones. La velocidad media de nuestras cercanías, no llega a los 45 Km/h, velocidad que es superada por cualquier ciclista en una etapa.

Y para qué hablar de ancho europeo, de Ave, de Albia o de lo que sea, si los túneles siguen estando como están, o los tramos de la Robla a no sé dónde, o el fondo de saco de León, o del intercambiador de vías de Lena. O del acceso ferroviario a los puertos de Gijón y Avilés, o del túnel del metro tren en Gijón. Es indignante que, en vez de utilizar los instrumentos jurídicos que nos ofrece nuestro Estado de Derecho, para frenar las desmesuradas ambiciones del independentismo catalán, el Sr. Rajoy, haciendo gala de una gran debilidad o cobardía, vaya a Cataluña a intentar apaciguar los ánimos ofreciendo ingentes cantidades de dinero, que dicho sea de paso, son de todos los españoles, y después como las arcas públicas no dan para todo, incumpla los pactos firmados con Foro Asturias o con Ciudadanos, que son sus aliados para la gobernabilidad.

Tengo que criticar abiertamente la pasividad y la cobardía del Presidente del Gobierno, que en vez de ir a Cataluña para poner las cosas en su sitio, para comunicar con datos y sacar a la luz pública la nefasta gestión de la Generalitat, gestión que directamente, en términos económicos, la llevaría a un concurso de acreedores, en vez de eso, va a ofrecerles más dineros para tenerlos contentos. Señor Rajoy, hay un aforismo jurídico que dice “pacta sunt servanda” (lo pactado obliga). En Asturias usted ha firmado unos pactos para hacer que el Ave llegue al menos a Pola de Lena y para mejorar nuestras infraestructuras. Lo está inclumpliendo de modo manifiesto. Por tanto, yo no me puedo fiar de alguien que no cumple lo que pacta.

 

 

 

Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.