img
CURSO SOBRE MOSQUITOS
img
Guillermo Díaz Bermejo | 11-04-2017 | 12:41

Definitivamente creo que nuestros gobernantes han perdido el norte. Pienso que, o porque no saben, o porque se dedican sólo a sus intereses de partido, son incapaces de hacer frente, atajar y resolver los grandes problemas que tenemos. Y en este estado de cosas, para justificar sus sueldos, o para justificar que hacen algo, se dedican a gastar nuestros dineros en auténticas paridas. Y si estoy equivocado, amigo lector, juzgue usted mismo lo que voy a contar.

Entre el los días 3 al 7 de este mes de Abril, se ha celebrado en el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, un Curso Regional de Capacitación en Detección y Vigilancia de los Mosquitos y Registro y Análisis de Datos con miras a la Gestión Integrada Zonal de los Mosquitos en la Zona de Europa . La finalidad del curso era crear capacidad y transmitir aptitudes básicas de detección y vigilancia del mosquito. (Me limito aquí a transcribir literalmente la convocatoria de este extraño engendro).

Este curso, ha tenido 24 participantes procedentes de diferentes países europeos y el idioma  de instrucción ha sido el inglés, lo que ha exigido el empleo de varios intérpretes.

Para que este curso mosquitero pudiere celebrarse, nuestro magnánimo gobierno, se comprometió con la OIEA (Organismo Internacional de la Energía Atómica) a proporcionar locales, servicios, equipos técnicos (proyectores, pantallas de cristal líquido, fotocopiadoras, ordenadores portátiles, etc.). Se comprometió también a proporcionar un director del curso que había de servir de enlace con la OIEA. A proveer la necesaria dotación de personal administrativo, auxiliar e intérpretes que sean necesarios para el desarrollo adecuado del curso, incluido un Oficial de Finanzas. A suministrar el material didáctico y las publicaciones necesarias para el curso.

Como esto parece poco y nos sobra el dinero, nuestro gobierno también se comprometió a proporcionar los conferenciantes e instructores que se precisaban, a adoptar las disposiciones necesarias para el transporte, alojamiento y desplazamientos locales que estos necesiten. A sufragar los gastos de viaje y estancia, así como dietas y honorarios de los conferenciantes que sean contratados por el OIEA. A sufragar los gastos de viaje de ida y vuelta a Valencia, así como un estipendio que cubra los gastos de alojamiento, alimentación e imprevistos, de los participantes seleccionados por el OIEA. Y para terminar, a asumir los gastos de una recepción para un máximo de 35 personas que asistan al curso en calidad de participantes, conferenciantes o personal directivo.

En el canje de notas intercambiado entre nuestro Gobierno y la OIEA –esto no nos costaba dinero- nuestro gobierno deberá de guardar las normas del Acuerdo sobre privilegios e inmunidades de los asistentes de la OIEA de 1 de Julio de 1959. Además deberá de facilitar de modo gratuito los visados de todas las personas que asistan al curso. Y además de todo esto nuestro Gobierno también se comprometió a actuar con diligencia para garantizar la seguridad de los locales y de las personas asistentes al curso

No tengo noticia alguna del costo final de este curso mosquitero, pero, teniendo en cuenta que han viajado a España 30 personas, que han estado alojadas en un hotel de cinco estrellas durante una semana, que hemos pagado todos los gastos de estancia y desplazamientos. Que además hemos tenido que contratar a conferenciantes a los que además de honorarios profesionales, también les hemos tenido que proporcionar el alojamiento, como cualquiera puede imaginar, esto ha costado un pastón a las arcas públicas.

¿Cuál ha sido el retorno de esta inversión? No sé si las personas de los diferentes países que han participado en el curso, habrán aprendido algo sobre mosquitos. Supongo que algo sí habrán aprendido. Pero a nosotros, españolitos de a pie, que con nuestros impuestos, pagamos esos estipendios, ¿nos ha servido de algo este curso? Deduzco que esto habrá sido interesante para el único español que ha participado en el mismo, pero caramba, hubiere sido más barato contratar a los conferenciantes y que le dieren clases particulares a ese solo participante.

Igual estoy equivocado y alguien más instruido que yo puede rebatir esta mi opinión, pero me quedo con la sensación de que, una vez más, con este engendro de curso mosquitero, alguien ha despilfarrado nuestro dinero, lo ha tirado por la alcantarilla y no se sabe a quién ha podido beneficiar.

Claro, como el dinero público no tiene dueño….Mas despropósito no cabe.

Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.