El Comercio
img
QUÉ SE OCULTA EN CATALUÑA
img
Guillermo Díaz Bermejo | 16-09-2017 | 18:21

De un tiempo a esta parte, todos los días, a todas horas, en los medios de comunicación nacional y en las tertulias, se viene hablando sin parar del problema que genera el secesionismo catalán, o del referéndum imposible,  o de las consecuencias que esta independencia tendría para Cataluña, España y la propia Unión Europea. Todo parece indicar que esta situación puede terminar muy mal. En este estado de cosas, lo que me sorprende es, por qué los medios de comunicación y más concretamente los catalanes, no hablan de la desastrosa gestión de Artur Mas, que es el culpable directo de haber metido a los catalanes en esta senda sin retorno.

Para nada se habla ni se critica la desastrosa gestión de este personaje, que perdió cinco años de su mandato defendiendo intereses inconfesables, destrozando a su partido conservador CIU y aliándose con la izquierda republicana, en vez de gobernar para resolver los graves problemas que tienen los catalanes, como son la sanidad, la educación y en definitiva los verdaderos problemas de los ciudadanos. ¿por qué no se habla de esto?

Yo tengo muy claro por qué la prensa catalana enmascara esta desastrosa gestión, y además de eso, por qué nunca, en ningún momento, habló o habla de las necesidades e intereses de ese 50% de catalanes que no quieren la independencia, que quieren ser ciudadanos catalanes y españoles. La razón de ese silencio está sin duda en los más de ocho millones de euros con los que Mas subvenciono, concretamente al diario La Vanguardia, ya que con ese dinerillo que más que una subvención, era un soborno, les cerraba la boca.

¿Por qué no se habla del robo a manos llenas y del expolio que llevó a efecto todo el clan de los Pujol, que es quien apadrinó a Artur Mas?  Por qué no se habla de las 16.000 empresas que tras esta desastrosa deriva, cerraron sus puertas en Cataluña? ¿por qué no se habla de todos los recortes que ha hecho a los catalanes imponiendo por ejemplo el pago de 1 euro por cada receta médica? ¿por qué no se habla del monumental agujero que Cataluña tiene en su deuda pública y que durante el mandato de Arthur Más se duplicó?.

Lo cierto es que, esta huida hacia adelante que inició Más, ha metido a todos los catalanes en un déficit fiscal impresionante. En este momento, los catalanes son los más endeudados de España y así,  cada catalán debe 8.252€ al erario y la deuda pública está situada en 75.443 millones, dato este que sitúa a Cataluña como la comunidad autónoma más endeudada de España. Sólo en los cinco años del lamentable mandato de Mas, la deuda se incrementó en 34.000 millones.

La Generalitat, actualmente al mando de Puigdemont, y con un claro objetivo secesionista, está ocultando maliciosamente que el Estado español, en este momento, está cubriendo el 66% de la deuda de la Generalitat. Está ocultando que desde 2012 se ha cuadruplicado su nivel de dependencia de la financiación del gobierno central y que las agencias de calificación de solvencia internacionales están calificando sus bonos basura y por eso al no poder acudir a los mercados o a la banca para financiarse, tiene que recurrir al Estado español, que es el único prestamista que tiene. Por su total falta de credibilidad, hasta el Banco Central Europeo les ha cerrado sus puertas.

Se oculta también que si Cataluña se independizara, tendría que asumir esa deuda pública y tendría que devolver al estado español los préstamos que se le han dado. Esto sería tanto como asumir el 20% de la deuda española y eso, añadido al 21% del PIB que tiene la Generalitat, pondría a Cataluña en una situación financiera inviable y por tanto de quiebra total.

¿Por qué Pilar Raola va a Tele5 y allí se erige como la única voz de los catalanes hablando en castellano, aun cuando antes, en su condición de política hablaba catalán en el Congreso?  No será porque en esa cadena le dan un cheque cada vez que va?

Ya va siendo hora de que esos medios de comunicación comprados, dejen de ocultar la verdad, ya que si lo siguen haciendo, serán cómplices directos de ese camino sin retorno secesionista. Los catalanes no secesionistas, junto con el resto de los españoles, tienen derecho a expresar sus opiniones también y tienen todo el derecho a que se les oiga y a discrepar de esa ofensiva separatista, que persigue la ruptura definitiva de Cataluña. Esos medios también tendrían que hacerse eco de lo que piensan esos ciudadanos que no quieren que se les obligue a separarse de España y que no aceptan las burdas mentiras de los independentistas que de modo sistemático quieren tergiversar la historia. Estos ciudadanos tampoco aceptan esa mentira nacionalista de que España roba a Cataluña.

Esos catalanes no independentistas, necesitan denunciar y hacer pública esa falta de libertad que sufren en Cataluña, forzándolos a aceptar única y exclusivamente el discurso independentista como si fuere el único válido. Los independentistas pretenden imponer el pensamiento único y para ello, la mejor forma es tapar la boca a los medios de comunicación digamos oficiales, así como a las administraciones autonómicas y municipales, para que siempre, en todo lugar y en todo momento, se hable sólo de las falsas razones del independentismo.

Y por si esto fuere poco, ahora, una vez que ya han iniciado la campaña para ese referéndum imposible, cuando ya está corriendo el plazo dado por el Ministerio de Hacienda para intervenir las cuentas de la Generalitat, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, dicen haber remitido una carta al Rey y al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la que hacen “un nuevo llamamiento al diálogo al Gobierno español” para dar una salida a la cuestión catalana. Es paradójico además que esta carta, que según parece no ha llegado a la Moncloa ni a la Zarzuela, ha sido difundida en la televisión autonómica catalana.

 

Quienes han roto descaradamente todos los puentes y vías de diálogo, quienes incumplen flagrantemente nuestro ordenamiento jurídico, ahora, seguramente para despistar a sus militantes, salen con este llamamiento al diálogo. “A buenas horas mangas verdes”.

 

Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.