El Comercio
img
Autor: guillermo.diaz_1400504256366
80 AÑOS
img
Guillermo Díaz Bermejo | 15-01-2017 | 9:38| 0

Son ya 80 los años que han transcurrido desde nuestra triste y lamentable guerra civil y por ello, en España ya son muy pocas las personas que quedan habiendo  vivido, participado y sufrido  las consecuencias de la contienda.  Son también 40 años los que han transcurrido desde que, muerto Franco, se instauró el sistema democrático en nuestro país. La concordia de la transición y el clima de consenso, imperaron en aquél momento, cerraron las heridas producidas por la guerra y los diferentes partidos políticos, con altura de miras, nos llevaron a nuestra actual Constitución de 1978.

En el mundo también ha habido muchas guerras incluso posteriores a la nuestra, como es la segunda guerra mundial, la del Pacífico, o la de Corea, pero, a diferencia nuestra, esos enemigos antagónicos firmaron la paz, cerraron sus heridas, enterraron a sus muertos y decidieron mirar adelante.  Concretamente, el pasado día 28 de Diciembre, el primer ministro japonés realizó una visita histórica a Pearl Harbor, junto con el presidente americano Obama, para rendir homenaje a los muertos habidos en esa batalla y sellaron una fuerte alianza entre ambos países.

Si la mayor parte de la población española actual, no ha vivido ese duro episodio de nuestra historia, o el que lo ha vivido, ha decidido olvidarlo y dejarlo atrás, qué sentido tiene entonces que algunos partidos y algunos políticos, ahora, en este momento, como si no hubiere otros problemas más importantes, decidan agitar a los muertos del 36 sembrando todo tipo de rencores, odio y frentismo.

Para nada pongo en cuestión o discuto las atrocidades que se han producido en la contienda, cometidas tanto en uno como en otro bando. De hecho, yo he tenido a mi abuelo paterno, muerto en el bando nacional y a su hijo (mi padre) que por esas extrañas situaciones que genera  la guerra, tuvo que combatir en el bando republicano. Acabada la fratricida guerra, mi padre siempre dijo que había que vivir olvidando el pasado y empezar a mirar el futuro, con mente abierta, constructiva y sin rencores. Solía decir: “con rencor sólo conseguirás ser menos feliz que aquél que ha podido olvidar”. En todo caso, estamos hablando de unos hechos que han ocurrido hace 80 años. Y siendo así, como parece que no hay otras cuestiones más importantes que resolver, algunos que en su mayor parte , son nietos de esas víctimas,  se empecinan en remover esa historia y esos rencores para seguir provocando el frentismo, y generando revanchismo. ¿Por qué ocurre esto hoy en día? ¿Por qué tenemos que seguir removiendo y abriendo nuestras antiguas heridas? Caramba, que han transcurrido 80 largos años y que nuestras nuevas generaciones necesitan construir su propio futuro y su propia historia, sin confrontaciones guerracivilísticas ya enterradas y bien enterradas.

Hemos enterrado y bien enterrado una dictadura y ahora, o con la excusa de la memoria histórica, o trayendo de nuevo el rencor y el odio, algunos pretenden volver a implantar sus métodos fascistas llenos de gran revanchismo, para imponer sus criterios a los demás, llevándonos con ello, otra vez, a los peores momentos de nuestra historia.

Propongo que, en vez de dedicarse a esta estéril política, que lo que hace es enfangarlo  todo y perjudicar a muchos ciudadanos con cambios de los nombres de calles y otras zarandajas, se dediquen a gobernar bien, a gestionar correctamente sus presupuestos, y a ejecutarlos en beneficio de todos los ciudadanos y no sólo de algunos. Hay que recordar también que, sólo basta analizar cómo han manejado sus presupuestos, para comprobar y dejar demostrado que si por algo destacan, es por ser unos nefastos gestores. Y, caramba, los ciudadanos les pagamos sus sueldos para que gestionen bien y no para que nos lleven nuevamente a la confrontación.

Ver Post >
EL ALTO PRECIO DE LAS AUTONOMÍAS
img
Guillermo Díaz Bermejo | 10-01-2017 | 12:17| 0

En España tenemos una mastodóntica administración autonómica, que constituye el agujero negro de la deuda pública española, que está manteniendo una escalada imparable y que ya ha superado el 100% del PIB. En sólo los tres últimos años, se han incrementado en 4.000 millones los sueldos del personal. Pese a que en los últimos tiempos, como consecuencia de la bajada de los tipos de interés, el pago de los intereses de la deuda se ha reducido, los gastos estructurales de las diecisiete autonomías, sigue creciendo sin parar.

Es curioso que habiendo como hay materia para aligerar esos mastodónticos entes, que se han ido reproduciendo para alimentar a las castas políticas, más concretamente, a 450.000 políticos y a una enorme red clientelar unida a ellos, nadie está dispuesto a meter la tijera en esos gastos tan desproporcionados.

Para qué queremos 17 entes autonómicos que generan 17 legislaciones diferentes, que generan desigualdad entre los ciudadanos, que rompen la unidad de mercado, que dificultan la creación de empleo y que ponen palos en la rueda de la recuperación económica. Las autonomías nos cuestan 86.000 millones de euros al año, que salen de nuestros bolsillos y que en vez de destinarlos a educación, sanidad, justicia o carreteras, por ejemplo, se destinan a crear ineficiencia y a alimentar redes clientelares. Para qué queremos tanto empleo autonómico, si según dicen los expertos, en razón al número de habitantes sobrarían más de un millón. En su momento, el Estado traspasó a las autonomías 821.000 funcionarios, pero las Comunidades los incrementaron en 920.000 más, para hacer lo mismo que hacía la administración central. Estamos por tanto ante un problema estructural.

Hay una estimación de que 520.000 son enchufados de las castas políticas y que otros 400.000 son el resultado de multiplicar 17 estructuras de gestión idénticas a las que ya tiene la administración central. Hay 2.671 empresas públicas creadas por las Comunidades. Hay 17 Parlamentos que acogen a 1.200 diputados. Se gastan más de 1.200 millones en TV autonómicas. Hay 17 Tribunales de Defensa de la Competencia, que se han gastado 60 millones de euros para tramitar solo 60 expedientes. Hay 17 Consejos Consultivos que se gastan la friolera de 80 millones de euros para evacuar consultas que perfectamente podría resolver cualquier funcionario cualificado como los hay.  Hay réplicas en varias Comunidades de la Agencia Española de Protección de Datos. Hay repartidas por todo el mundo 114 embajadas autonómicas que se comen 150 millones de euros al año.  Hay Universidades a granel y de escasa calidad. Hay  Observatorios de toda índole y difícil control como los de violencia de  género, empleo, convivencia ciudadana, educación… Poco importa que, en muchos casos, ya funcionen organismos estatales que se ocupan de estas materias. De lo que se trata es de emplear a los amigos.

Mientras que en países como Alemania, los landers están devolviendo competencias al estado para economizar y hacer más eficiente la gestión, en España, contra toda lógica, mantenemos una estructura autonómica gigantesca y nadie hace nada por recortarla.

Si en la gran parte de los países de la UE, es el Estado quien concentra más del 80% del gasto público total, por qué aquí nos empeñanos en tener este mastodonte autonómico ineficiente, que genera desigualdades que se solapa con los Ayuntamientos y Diputaciones, que acoge a estructuras paralelas a las del Estado, que nos cuestan la friolera cifra de 28.000 millones (cerca del 3% del PIB).

De una vez por todas hay que acabar con la ineficiencia del Estado de las Autonomías, y como primera medida habría que volver a centralizar Sanidad, Educación, Justicia e incluso Obras Públicas.  De otra parte, habrían de evitarse solapamientos y ceder a los Ayuntamientos algunas de esas competencias que ahora están solapadas.

Todo esto parece de perogrullo, pero, teniendo en cuenta esa historia de amor que ahora están viviendo PPPSOE y negociando abiertamente con Cataluña y País Vasco, a ver qué partido es el que se atreve a poner encima de la mesa ese adelgazamiento de la administración autonómica, esa reducción drástica de chiringuitos albergadores de enchufados varios, esa reducción de entes que son puerta giratoria para el pago de favores a políticos jubilados. Me temo que, como decía uno de esos políticos corruptos jefe del clan Pujoliano, ahora eso no toca…..

¡¡qué pena me da esa casta política de tan baja altura que tenemos!!.

 

 

 

Ver Post >
TOMA DE GRANADA
img
Guillermo Díaz Bermejo | 02-01-2017 | 1:15| 0

Hoy 2 de Enero de 2017 se cumple el 525 Aniversario de la Toma de Granada, en la que Boabdil el Chico entregó las llaves de la ciudad a los Reyes Católicos. Es el aniversario capicúa del comienzo de nuestra expansión y dominio de más de medio mundo. Creo que esto debería de hacer reflexionar a nuestros gobernantes sobre la unidad de España y sobre lo que fuimos y deberíamos de ser en el contexto mundial.

Pero, como veo que las bases de “Podemos” están exigiendo a España que pida perdón a los musulmanes por esta gran infamia que ha sido la toma de Granada y como me he quedado confusotelúrico con esa exigencia, traté de encontrar una razón de peso que sostuviera esta petición podemita, empecé a indagar en la hermenéutica, que es un método interpretativo  empleado por la teología, la filosofía, la historia, la jurisprudencia, la lingüística y hasta el psicoanálisis. Me hice una primera pregunta ya habitual en el mundo Luthierano: ¿La hermenéutica telúrica incaica transtrueca la peripatética anotrética de la filosofía aristotélica por la inicuidad fáctica de los diálogos socráticos no dogmáticos?

Como esta pregunta la tenía clarísima y  podía responderla con facilidad, me lancé rápidamente a tratar de interpretar la petición de las bases de Podemos, petición que claramente se incardina en unas declaraciones que hace muchísimos años habían hecho los Incas cuando fueron invadidos por los españoles. Estas declaraciones de Podemos, iguales a las de los Incas, se oponen rotundamente al cambio de la filosofía aristotélica a causa de lo injusto de los diálogos socráticos no dogmáticos. Como todo el mundo sabe, la palabra dogmático viene del dogmatismo que es una postura filosófica que dice que más o menos, se basa en que hay una verdad irrefutable a la vez que indefendible, contrapuesta, excluyente e incluso referente. Entonces la respuesta es no, porque los Incas nunca tuvieron nada que ver con la filosofía aristotélica o socrática, excepto, claro está, cuando los españoles los invadimos y una de sus excusas era, siguiendo la filosofía aristotélica de la guerra justa, que esa guerra había sido injusta.

Seguí filosofando sobre la estupidez humana, la infinidad del Universo, así como sobre la inmortalidad del cangrejo e indagando sobre las cosas que no tienen ningún sentido como por ejemplo qué ser si no sé nada y entonces como no sé nada suelto una parida y digo alegremente que hay que pedir perdón a los musulmanes por conquistar Granada y de paso, dando sentido al sinsentido de la petición, me apoyo en las teorías presocráticas, socráticas y postsocráticas para preguntarme por ese aspecto histórico de la conquista de Granada. La primera cuestión es determinar quién tiene razón sobre pedir perdón o no y como los filósofos no se ponían de acuerdo se crearon grandes combates que resultaron ser el origen del boxeo. (el enfrentamiento más famoso fue el de Parménides y Heráclito ya que el primero le arrancó la oreja de un mordisco y la tiró al suelo).

Pasemos ahora a la famosa teoría filosófica apoyada en los “huevos”. En la antigüedad las leyes de la naturaleza estaban regidas por ese argumento de autoridad tan conocido de “por mis cojones”. Los dioses mandaban en todo hasta que aparecieron esos toca cojones que dijeron que los dioses no existían y que por tanto las cosas sucedían porque los más fuertes lo decidían y así la pérfida Isabel la Católica mandó a Colón  en 1492 a explorar, conquistó el Nuevo Mundo y se asentó en el igual que también lo hizo Portugal y después los franceses y los ingleses. España llegó a conquistar la mayor parte de América debido a que fue el país que patrocinó el viaje de descubrimiento, por medio de los Reyes Católicos, y que antes inició la colonización. Mediante una bula del papa Alejandro VI, se declaró legítima la posesión española de todas las tierras encontradas más allá de cien leguas al oeste de las islas Azores. Paralelamente, como la reina Católica no tenía esos atributos ordenó a su marido Fernando que sí los tenía, la toma de Granada, en castigo a los musulmanes que algunos siglos atrás nos habían invadido. Previamente a Isabel, en Asturias, nuestro Don Pelayo ya había empezado a dar estacazos a los sarracenos en la batalla de Covadonga, para expulsarlos.

Así que, si nos apoyamos en la hermenéutica de los Podemitas, España, además de a los musulmanes, tiene que ir corriendo a América a pedir perdón a los americanos. Por tanto, que de modo inmediato se suspendan esos actos que hay programados por los avilesinos para ir un día de estos a La Florida a hermanarse y profundizar en las raíces españolas de los Estados Unidos. No sé si es porque queda muy al Norte, los podemitas se han olvidado de Don Pelayo, ya que de traerlo a la palestra, los Asturianos tendríamos que salir corriendo a pedir perdón a los musulmanes por haber iniciado la reconquista de España. Pues estemos preparados porque cualquier día propondrán que se prohíba el himno de Covadonga.

Igualmente tendremos que salir corriendo a pedir perdón a media Europa, ya que a la muerte de los Reyes Católicos, por esa teoría de “manda huevos” Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico, llamado el César, se hizo dueño de medio mundo (en mi imperio nunca se pone el sol). Era Emperador Semper augusto de los romanos, de las dos Sicilias, de Jerusalén de Cerdeña, de Córcega, de los Algarbes, de Algezira, de las indias. Emperador de Alemania, de Austria y del Tirol. Soberano de los Países Bajos,  Duque de Atenas, de Borgoña de Brabante y de Neopatria. Conde del Ruysellón y de la Cerdeña, Marqués de Oristán, Archiduque de Austria. Sentó las bases tras la conquista de Magallanes de las Islas Filipinas y Marianas.

Por tanto, vayamos preparándonos para ir recorriendo media Europa a pedirles perdón por nuestro despropósito de ser sus gobernantes. Ah y se me olvidaba, también tendremos que ir corriendo a África para pedir perdón por ser esos indignos que colonizamos el Sáhara, la Guinea Española, el Protectorado de Marruecos y no sé si se me olvida alguna colonia más. Correremos también a las Islas Filipinas y a Jerusalén.

Uffs ya estoy agotado sólo de pensar cuantos viajes van a tener que hacer nuestros gobernantes para ir pidiendo perdón por todo el mundo. Para terminar ¿han entendido algo de esa filosofía podetocrática de pedir perdón por la toma de Granada? Yo, al igual que les pasaba a los Luthiers, y pese a mis avanzados conocimientos de la interpretación hermenéutica,  no he entendido nada.

Ver Post >
RTPA, UN POZO SIN FONDO
img
Guillermo Díaz Bermejo | 19-12-2016 | 7:42| 0

Cuando a nivel de calle se habla de nuestra radio televisión autonómica, RTPA, solemos encontrarnos con comentarios tales como que su programación es muy discutible, o que la Tele Tini es poco independiente, o que tiene muy baja calidad, o que apenas tiene audiencia. Evidentemente nos movemos en el terreno de la subjetividad y por tanto los comentarios y opiniones suelen ser para todos los gustos. Pero, cuando hablamos de sus costes, la unanimidad es total, ya que los datos económicos que arroja nuestra radio televisión autonómica, son demoledores.

Pese a las fuertes pérdidas que registra, como esto lo pagamos todos, vi que este año los gastos se incrementaron en más de 200.000€ a causa básicamente, de la contratación de tres nuevos directores para las áreas de informativos, antena y medios digitales, además de dos secretarias de dirección. Indignado y abochornado al conocer esta información, entré en el portal de transparencia de su página Web y pude comprobar que en el año 2014, el resultado neto negativo había sido de 19,7 millones de euros, que en 2015, fue de 19,5 millones y que la previsión para 2016 puede llegar a los 20 millones, debido básicamente al incremento de la masa salarial que pasa a ser de 5,5 mio en 2014 a 6,5 en 2016 (en tres años los sueldos se han incrementado en un millón de euros). Resulta igualmente sorprendente que pese al incremento de la masa salarial y de las plantillas,  la TPA encarga trabajos a otras empresas por un importe de 9.224€, ya que excepto los informativos y el magazine vespertino que se refrescan y actualizan todos los días, el resto de programas y contenidos se dan a empresas externas.

En resumen que, para mantener esta inútil TV autonómica, que ni tan siquiera llega al 5% de audiencia, el Principado tiene que dar una subvención de 19.608 millones, subvención que evidentemente pagamos todos los asturianos.

Me resulta sorprendente e incluso indignante que, la Ley General de Comunicación Audiovisual publicada en el pasado año 2012 y tramitada por el procedimiento de urgencia, pretendía reducir la deuda de las Comunidades Autónomas a través del control del gasto de las TV regionales. Esta nueva Ley permite a los gobiernos autonómicos valorar lo que ha de hacer con tus televisiones, manteniendo o no el servicio en función a sus beneficios o pérdidas y dejando muy claro que estos entes no pueden tener déficit, al no permitirse desequilibrios en los presupuestos. Caso de que existan desequilibrios, el camino que marca la Ley es el de encargar la gestión a empresas privadas. Muchas Comunidades y entre ellas Madrid, están valorando esta posibilidad y algunos Presidentes ya empiezan a hablar de privatización porque esas enormes pérdidas no se pueden sostener.

Pero, amigo lector, en este estado de cosas y con ese agujero de pérdidas tan monumental, en nuestra televisión, no sólo no se habla de equilibrar presupuestos o privatizar, sino que, muy al contrario, como si fuéremos ricos, incrementamos la plantilla y los sueldos en medio millón de euros. Bochornoso e indignante. Creo que la RTPA y nuestros políticos, se están riendo de los asturianos.

Ver Post >
MÁS IMPUESTOS
img
Guillermo Díaz Bermejo | 18-12-2016 | 9:36| 0

Hace varios días, el Gobierno aprobó una serie de medidas fiscales que van a afectar principalmente a las empresas, a los consumidores de alcohol y tabaco, a los asalariados que más cobran, e igualmente a más de un millón de autónomos. Con estas recientes medidas se pretende recaudar 7.500 millones de euros, necesarios para cumplir los objetivos de déficit público. Tras el Consejo de Ministros, sale a la palestra el portavoz junto con el Sr. Montoro y dicen que aunque sean medidas que no gusten, es lo único que se puede hacer.

Frente a estas medidas yo me pregunto, ¿por qué siempre se da una vuelta de tuerca a los impuestos y en cambio no se mete la tijera donde verdaderamente es necesario hacerlo? A título de ejemplo, por qué se pagan 64 millones de subvención para atender a los gastos de funcionamiento ordinario de los partidos políticos. ¿Por qué no elimina o reduce esa enorme partida? Los partidos políticos, al igual que las organizaciones empresariales o los sindicatos, tienen que pagar sus gastos de funcionamiento con las cuotas de sus afiliados y no con los impuestos de todos los ciudadanos.

Siendo como somos el país con más políticos por habitante que hay en Europa ¿por qué no recorta drásticamente el número de políticos? No me sirve de nada que hablen de eliminar un 30% de los concejales de España, cuando todo el mundo sabe que a los que va a eliminar son los que no perciben sueldo del ayuntamiento respectivo. Voy a apuntar algunas ideas: Métase la tijera a fondo al exageradamente caro estado de las autonomías, centralizando competencias tales como sanidad, educación, justicia u obras públicas. Elimínese esa ingente cantidad de asesores que tienen los políticos, habida cuenta que en las diferentes administraciones hay unas plantillas de funcionarios profesionales plenamente facultados y capacitados para realizar esas funciones. Elimínense todas las embajadas autonómicas que hay por todo el mundo o es que no tenemos suficiente con una embajada española. Elimínese el Senado. Elimínese el Tribunal Constitucional transformándolo en una Sala del Tribunal Supremo. Elimínese el Consejo de Estado y los Consejos Consultivos autonómicos que son una puerta giratoria para acoger a los políticos jubilados. Elimínense todo ese marasmo de chiringuitos y empresas públicas que sólo se han creado para pagar favores a los políticos que han sido apartados de sus cargos. Y para terminar, realícese una drástica reducción de las dietas, prebendas y privilegios de la clase política.

Seguro que en todas estas medidas que propongo, hay un gran filón para reducir el déficit público, sin tener que castigar a los de siempre. Y no me sirve que el Gobierno diga que son medidas difíciles y dolorosas, o que el objetivo es equilibrar el presupuesto o el difícil. Sólo manejan justificaciones y más justificaciones, pero en realidad esconden porque no les conviene, ese agujero negro que es la casta política refugiada principalmente en las 17 Comunidades Autónomas. Esto ni tocarlo porque de ese modo perderían poder.

A título de ejemplo, hace algún tiempo ha habido una iniciativa popular firmada por más de 500.000 ciudadanos (mínimo legal exigido para poder formularla), en la que se sometía al Parlamento una Proposición de Ley para eliminar las prebendas que los políticos tenían una vez acabado su mandato. Con todo el descaro del mundo, el Presidente del Congreso acordó no admitir a trámite la iniciativa, escudándose en que el artículo 72 de la Constitución, reserva a las Cámaras, de modo exclusivo, este tipo de iniciativas. Es decir, si realmente hubiera habido voluntad política de recortas, seguro que sí se habría admitido a trámite.

Sigo proponiendo ¿para cuándo las reducciones o eliminaciones de las empresas públicas deficitarias de las que tanto se habla? Apenas se han reducido un 5%. ¿para cuándo el recorte, solapamiento de competencias y centralización de las Administraciones Autónomas y los Ayuntamientos?

Y si hablamos de carga impositiva, en vez de estas subidas de IVA y las otras medidas fiscales aprobadas, cuando de una vez por todas se van a dar órdenes a la Agencia Tributaria para que el 80% de sus efectivos se orienten a la intervención y fiscalización de las grandes fortunas, las grandes empresas y los grandes elusores de impuestos, que es donde están las grandes bolsas de fraude.

No sigo poniendo más ejemplos porque me indigno cada vez más. Sólo decir al Sr. Rajoy y a los partidos políticos que están pactando o pacten con el PP, que no se trata sólo de obedecer las instrucciones de la UE, ya que para eso tenemos funcionarios muy buenos y cualificados que pueden gestionar sin problema, todas esas instrucciones que nos lleguen de Bruselas. De lo que se trata entonces es que si ahora mismo somos el país con más políticos por habitante de Europa, para qué los queremos si sólo saben darle a la tuerca para incrementar la carga impositiva de los ciudadanos.

Yo, a esta actuación de nuestros dirigentes, que sólo estrujan al contribuyente al tiempo que protegen sus privilegios y su red clientelar, lo llamo lisa y llanamente “fraude político”.

Ver Post >
Sobre el autor Guillermo Díaz Bermejo
El blog de un jubilado activo dedicado al voluntariado social, permanentemente aprendiendo en materia del derecho de las nuevas tecnologías y crítico con la política y la injusticia social.