El Comercio
img
Machismo o idiotez
img
María de Álvaro | 22-03-2017 | 17:27

Wilson Alfonso más que machista, es idiota, dos adjetivos, bien es verdad, que suelen ir de la mano. No se puede describir de otro modo a una persona que invierte su tiempo molestando a los demás con la única intención de hacerlo: de molestar, digo. Wilson Alfonso sale a la calle con su cámara, para a una chica, simula hacerle un truco de magia y cuando ella cierra los ojos le planta un beso en la boca y echa a correr. Plas, plas, plas. El chaval relata después su hazaña, anuncia futuros capítulos y, naturalmente, lo cuelga todo en internet. Y ahí está el verdadero problema. Porque Wilson Alfonso es, además de un idiota, un síntoma, un síntoma grave de la sociedad en la que nos estamos convirtiendo o nos hemos convertido ya: ese grupo humano idiotizado al que parece haberle dejado de importar la vida real para vivir en un mundo paralelo y virtual en el que la mayor chorrada es vista enésimas veces hasta convertirse en virus, que de ahí y de ningún otro lado viene la palabra ‘viral’.
Así que para ser ‘virales’ hacemos llorar a nuestros niños graciosamente, no dejamos a nuestros gatitos dormir la siesta en paz, nos autofotografiamos en los lugares más insospechados o preparamos un bodegón, también conocido como naturaleza muerta (tremendo metaforón, mira tú), con lo que se nos ocurra. Y así, foto a foto, ‘like’ a ‘like’, nos vamos convirtiendo en una civilización entre faltosa y menor de edad, con toda la crueldad de los niños, pero con nada de su inocencia, que es lo peor.
Al caso que nos ocupa, además, tenemos que añadir que, en su idiotez, Wilson Alfonso ni siquiera parece ser consciente de que está cometiendo un delito. A él le hace gracia, considera que esas chicas a las que para por la calle están ahí para formar parte de su cutre espectáculo. Y ese es otro problema añadido. Porque Wilson Alfonso rondará los 20 años. O sea, que la caspa que creíamos superada sigue ahí con toda su fuerza. Que lo del machismo no es cosa de señores trasnochados y que queda un océano por recorrer mientras andamos perdiendo el tiempo con ‘culos de Cubiella’. Demasiado a estas alturas de la película. Puag.