El Comercio
img
Fecha: abril 10, 2017
Rodolfo Pico, una despedida en óleo sobre verso
María de Álvaro 10-04-2017 | 6:58 | 1

 “Si recordáis mi risa, si disculpáis mis errores pasados, si evocáis esas pequeñas cosas que un día compartimos, seguiré estando con vosotros. Recordadme en todo lo que compartimos y estaréis orando por mí y por todo lo que nos hace eternos. Tomémonos de la mano, os he amado tanto, he amado tanto la vida… y por ello vamos juntos a dar un abrazo al peso de la luz, que ya siempre será conmigo, en una infinita escucha, en un sonoro silencio”. Sólo un aplauso final rompió el “sonoro silencio”, pero no fue inmediato, se dejó esperar, gargantas anudadas, mientras artistas, amigos, galeristas… todos cuantos se reunieron ayer en el Evaristo Valle recordaban a Rodolfo Pico al cerrar su exposición que el destino quiso que fuera póstuma. A él, a su risa y a ese universo lleno de colores que el gijonés creó con su paleta.
Las palabras fueron el broche, la forma de cerrar la visita que guió por sus cuadros Jorge Mola, y eran palabras del propio Pico. Las escribió hace ahora dos años para confortar a un amigo que acababa de perder a su hermana. Él no lo sabía entonces, pero ayer sirvieron para despedirle o, mejor dicho, para hacerle más presente. Tan presente como su propio arte, ese que le sobrevive y que durante los últimos meses ha estado colgado de las paredes del museo de Somió. A las obras de Pico, a su “chat noir”, a su particular Principito “cosmonauta”, a sus nostalgias heredadas de Cuba por vía paterna, se sumaron además para la ocasión dos piezas, dos abrazos pintados de dos de sus colegas y grandes amigos: Miguel Watio y Pelayo Ortega. Pintó Watio a Rodolfo con su eterna gorra sobre un barco de papel despidiéndose para surcar un mar de mil colores y Ortega le dijo adiós con la sencillez de una pajarita de papel cargada de poesía, esquinada sobre fondo negro, negrísimo. Y los dos, con la pintura de Pico, con su recuerdo, le pusieron el mejor cierre a una muestra a la que seguirá, ya para siempre, su “sonoro silencio”.

Ver Post >