El Comercio
img
El culo y las témporas
img
María de Álvaro | 07-08-2017 | 16:51

Si mi abuela viviera y hubiera visto la foto de la salvamento de San Lorenzo hubiera sentenciado que llevaba medio culo fuera y que mejor se tapaba. Pero resulta que mi abuela nació a principios del siglo pasado en una Cuba que tampoco era libre, aunque de otra manera, y se educó en una España de postguerra que para qué vamos a contar. Lo curioso es que la recomendación del Ayuntamiento de Gijón para que la chica pueda seguir ejerciendo su trabajo con normalidad en la playa sin convertirse en diana de comentarios más o menos graciosos (sic) o más o menos rijosos es exactamente la misma que le daría mi abuela hace años: que se tape. Y eso, que en mi abuela me haría gracia y me llevaría, además de unas risas, varias explicaciones de por qué ahora, abuelita, sí se puede llevar medio culo fuera y no pasa nada, resulta tan ofensivo, tan ridículo y tan extemporáneo viniendo de la autoridad municipal que parece mentira que hoy, 7 de agosto de 2017, estemos hablando de ello. Porque cualquier día volveremos a admitir que hay ropa provocativa que puede ser atenuante de un delito y entonces ya no habrá marcha atrás. O nos haremos todas fans del burkini.

El machismo no se combate tapándose el culo, se combate con educación, pero, eso, claro, sí que es extemporáneo en los tiempos del reality e internet, en los que lo políticamente correcto hasta el ridículo convive con el deporte del despelleje más zafio. Mi abuela también diría que no sabe a dónde vamos a ir a parar. Y ahí, lo siento, tengo que darle la razón.