El Comercio
img
Fecha: mayo, 2018
El bebé de Rosalía
María de Álvaro 30-05-2018 | 11:54 | 0

 

Rosalia Iglesias, wife of the former treasurer of Spain's ruling People's Party Luis Barcenas, arrives at High Court to appear before a judge in Madrid, Spain, May 28, 2018. REUTERS/Sergio PerezComo todo el mundo sabe, una chaqueta es la prenda de abrigo que se pone un niño cuando su madre tiene frío y una madre, una mujer de naturaleza pesada que estará encima de su retoño hasta el fin de sus días. Y su retoño será su niño así use pelele o traje y corbata, así vaya a la guardería o esté jubilado, con o sin pensión. Viene todo esto al caso del choteo del que está siendo objeto la pobre Rosalía Bárcenas, de soltera Iglesias, con perdón: que tiene pendientes 15 años a la sombra por lista y por sabelotodo, porque cualquier buena esposa de su casa hace como la infanta o exinfanta Cristina y firma lo que le manden y luego fue sin querer y lo demás, cosas de feministas y pista. Pues resulta que la pobre y lista Rosalía le pide a los malvados jueces que ya que van a dejar sin padre a su niño, le dejen al menos a su madre. Natural. El niño, todo el mundo lo sabe también, es el cantante de Taburete, del asturiano tayuela, y tiene edad no solo para sentarse solito sino para montar una fábrica de sillas y sillones. Así que Willy, que se llama además como el amiguito de la abeja Maya, con lo que esas coincidencias curten en un patio de colegio, tendrá que aprender a defenderse motu proprio de la cantidad de gente tendenciosa que hay por el mundo. Yo de Rosalía hablaría con la tita María Dolores para lo cuide en su ausencia, porque la Cospe es mucha Cospe y ella lo mismo le canta las cuarenta a un señor magistrado que a uno de Podemos. Es eso o mandarlo interno a Suiza, que algún conocido les habrá quedado por allí. O dárselo en adopción a Belén Esteban. No sé, de madre a madre: por dar ideas.

Ver Post >
Sálvame y el PP
María de Álvaro 29-05-2018 | 1:21 | 0

El PP acaba de fichar a una tertuliana de Sálvame como secretaria de Comunicación. Y no, no es eso que ahora se llama ‘fake’ y toda la vida fue un bulo. Tampoco un chistoso juego de palabras, porque puestos a pedir socorro los populares mejor tiraban del Ejército de Salvación. Ni siquiera es una cacareada posverdad, aunque lo parezca. Es una verdad de las de antes y la simple constatación, de paso, de que nos vamos por el sumidero y estamos ahora mismo dando las últimas y vertiginosas vueltas, como el agua sucia antes de abandonar el fregadero, si se me permite la metafora marujil, que llevo un tiempo metida en casa. La tertuliana, un palabro ya en sí mismo, y/o colaboradora, otro concepto que tiene su miga: colaboradora de qué me pregunto, llega para preparar a los populares para debates y apariciones televisivas varias. Acabáramos. Escuela Jorge Javier para medrar en política, que haber concursado en ‘Supervivientes’ curte lo mismo que Soto del Real. O más. Y no está nada mal pensado, el terrateniente de Galapagar (abro paréntesis: ¿invitarán a las barbacoas a su vecino José Tomás o tendrán que preguntar en referéndum no vaya a ser? Venga, cierro paréntesis que me disperso) ya vio el poder de una buen ‘chow’ hace tiempo y en realidad hace mucho que el congreso es un plató Deluxe y algunos diputados tienen más en común con una folclórica (o folclórico) que con un Winston Churchill. La pena es que el fichaje sea para el PP de Madrid y no le haya dado un par de lecciones a nuestra Cherines. A lo mejor con un poco de salsa, rosa naturalmente, se hubiera tragado mejor el sapo de la Gürtel y no hubiera dicho que los críticos de su partido son “cuatro boquirrotos que pretenden acorralarnos en la esquina”. Llámenme populista, pero yo lo que quiero es ponerme jazmines en el pelo y salir corriendo (Ay, María Dolores, que pocos nos van quedando). O que venga el ‘Spiderman de Mali’ y los saque a todos por la ventana. A ser posible, a gorrazos.

Ver Post >