img
Un bosque de palabras
img
María de Álvaro | 22-12-2014 | 09:25| 0

A propósito de ‘No encuentro mi cara en el espejo’, Fulgencio Argüelles (Acantilado)

Leer a Fulgencio Argüelles es lo más parecido a atravesar un bosque en otoño cuesta abajo. Y cualquiera que haya atravesado un bosque en otoño cuesta abajo –o sea, cualquiera– sabe que no es sencillo, que está humedo, que si no se pone cuidado, resbala; pero sabe también que es completamente imposible parar. La misma fuerza de la inercia que te empuja cuesta abajo por un bosque en otoño es la que Fulgencio Argüelles imprime en sus verbos, con la que encadena sus enumeraciones, con la que construye textos que más que escritos parecen destilados, porque los cose con palabras que no se pronuncian, se mastican, y los llena de atmósferas que lo envuelven todo, y de personas, personajes, que, como solo sucede con la literatura mayor, se instalan en la mente y en el corazón del lector para quedarse allí a vivir para siempre.
Vuelve el escritor de Cenera a la cuenca minera, muy cerca de su ‘Palacio azul de los ingenieros belgas’, que va, por cierto, por su séptima edición, también en Acantilado. Lo hace «el día de la muerte del cura Lubencio», una noche de tormenta en vísperas de una guerra, la civil, que «nadie va ganar porque nadie gana nunca ninguna guerra, aunque algunos quedarán más jodidos que otros». Y en un pueblo, Peñafonte, en el que por las noches suena el violín de una muchacha que ha perdido el juicio por amor (o tal vez sea la única que lo conserva), «los sapos y las culebras salen a tomar la luna» y hasta, si se tercia, caen bombas pérdidas de los alemanes.
Allí viven María Casta y su hijo Edipio, el chico al que tanto le cuesta encontrarse en el espejo. La nueva novela de Fulgencio Argüelles es la historia de esta particular pareja, unida por la sangre y por un secreto, pero también de muchas otras almas, la mayoría partidas por la miseria, casi todas marcadas por la injusticia. Es también la historia eterna del ser humano, ese que «debe nacer muchas veces para crecer», ese que tiene que «parirse a sí mismo».
Poco importa la trama, aunque, por resumir, la trama sea el retrato coral, la foto fija de una aldea asturiana sobre la que estalla la guerra civil con la Revolución del 34 sin cicatrizar. No es esta una historia de buenos y malos, como no es el mundo un lugar para las simplezas. La mayor verdad, que confiesa el propio Argüelles en boca de uno de sus personajes, es que «los hechos nada son en comparación con la forma que tenemos de interpretarlos». Por eso y porque «las palabras son inocentes y también son libres, andan expuestas a granel para que cualquiera las elija a su antojo y las coloque», él las utiliza para dar forma a coleccionistas de palabras, a mujeres capaces de «atrapar buenos sentimientos y sentarlos literalmente a su lado», a un hombre «que había leído tres libros pero muchas veces: ‘La Biblia’, ‘Moby Dyck’ y ‘Los cuentos de la Alhambra’», a un contador de estrellas enamorado de la luna «que es más humana que el sol porque crece, mengua y hasta se acaba muriendo», a un maestro «ateo por la gracias de Dios» o a un cura poco dogmático cuyas largas conversaciones sobre lo humano y lo divino con el profesor marcan algunos de los momentos más memorables del libro. Deliciosos y hasta impagables podría decirse si no fueran adjetivos tan terroríficamente cursis. Inteligentes, sinceros y divertidos en todo caso.
‘No encuentro mi cara en el espejo’ es más que una historia de fascistas y comunistas, de falaguistas y anarquistas, es más que el reflejo de unos hechos en un lugar y en un momento concretos. ‘No encuentro mi cara en el espejo’ es un canto, un canto oscuro y por momentos tenebroso, pero un canto al fin y al cabo, a la salvación del hombre por el hombre. Porque en medio de la basura, en el centro mismo del barro, siempre está eso a lo que «uno sabe que ha llegado cuando se deshacen aquí dentro los nudos de la congoja». Está ese deseo de abrazar, de sentir al otro. Está el amor, la única fuerza capaz de que el «olor de los escombros» deje de flotar en el aire y dé paso a un viento fresco. Aunque sea solo por un rato. En Peñafonte o en cualquier lugar del mundo.

Ver Post >
Todos somos los niños de Ikea
img
María de Álvaro | 11-12-2014 | 22:05| 0

Si tiene usted niños en edad de merecer y de creer en los Reyes Magos ya habrá visto el anuncio de Ikea en la tele o le habrá llegado el enlace a alguno de sus 200 grupos de guasap o se lo habrán contando en el autobús o en la oficina. Ya habrá usted echado la lágrima o lágrimas de rigor y ya se habrá prometido a sí mismo que estas vacaciones otra cosa, no, pero tiempo les va a dar todo el que pueda, así sus retoños acaben más hartos de usted que del profesor de Conocimiento del Medio (se dice así, ¿verdad?). Pero yo, que no tengo hijos y además soy muy mala persona, he visto el anuncio y no me he sentido en absoluto identificada con los papás estresados, pero sí mucho, muchísimo, con los niños abandonados.

Llega el anuncio de Ikea a la vez que nuestros padres (los de la patria, la chica) se firman unas vacaciones hasta febrero. Sí, el mismo día en que, por poner un ejemplo así al azar, Arcelor anunciaba que o se mira lo de la tarifa eléctrica o ellos se apuntan a la misma agencia de viajes que sus amigos de Alcoa, nuestro parlamento aprobaba en junta de portavoces que sus señorías no se reúnen en sesión ordinaria más hasta febrero, que enero es “inhábil” (bravo) y diciembre queda reservado para aprobar el presupuesto, lo que en este caso se traduce en un pleno extraordinario que viene a ser como la función de navidad de sus niños en el cole pero sustituyendo a los de 3º A vestidos de pastorcitos por Javier Fernández y Cherines, con perdón por la familiaridad.

Así que si ahora llegan los de Ikea y me preguntan que qué le pido a los Reyes, voy a hacer lo mismo que los pobres hijos de la vapuleada civilización de occidente del anuncio y les voy a decir que quiero que no nos abandonen quienes cobran por gobernar nuestras haciendas. Claro que bien pensado casi es mejor que marchen. Aunque sea de vacaciones. Y si es con Volotea, ya de coña.

 

 

PD. Y como estoy hoy de carta a los Magos aprovecho para pedirles, amables lectores, que el sábado vayan ustedes a ver a los chicos del Juanfersa al Palacio de los Deportes, que ellos ni se cogen vacaciones ni nada y les (nos) necesitan para quedarse en Asobal. Gracias.

Ver Post >
Niños muertos
img
María de Álvaro | 30-11-2014 | 17:08| 1

Los niños muertos no deberían ser más que esa vieja expresión utilizada para zanjar conversaciones con un ‘no’ algo rocambolesco. La palabra ‘muerte’ no debería estar nunca en la misma frase que la palabra ‘niño’. El verbo morir jamás tendría que conjugarse con ellos como sujeto. Los niños nacen para vivir. Y por eso la muerte de un niño resulta siempre tan inexplicable. Por eso es siempre y en cualquier circunstancia tan asquerosamente cruel. Los ojos de la prima de Amets y Sara a la salida del funeral en la primera página del periódico de hoy no miran, taladran. Es como si además de expresar un dolor más que profundo, abisal, estuviesen pidiendo explicaciones a sus mayores. A todos nosotros. Porque es cierto que lo que menos se puede explicar de este caso es por qué no supimos evitarlo. Por qué alguien capaz de semejante atrocidad tiene la oportunidad de cometerla. Y el problema es que de ahí a pedir una justicia preventiva hay un enormísimo trecho. Por un delito debe pagar quien lo comete, no quien lo podría cometer, ni siquiera quien es sospechoso de haberlo cometido. Saltar esa línea es acabar con todo. Es volver a los oscuros tiempos en los que no existía el Derecho. Aunque los tiempos hoy nos parezcan, más que oscuros, simplemente negros.

Ver Post >
Héroes y dimisiones
img
María de Álvaro | 19-11-2014 | 17:48| 1

Sin héroes no habría villanos, pero tampoco gente como usted y como yo. Porque sin héroes no habría humanos. La humanidad lo mismo necesita que llegue un Mesías que DC Cómics con Superman. Necesita espejos irreales en los que fundamentar su realidad, porque ser y estar a veces se hace muy cuesta arriba y otras sencillamente es un coñazo. Tal vez por tanto como los necesitamos, hacer héroes con cualquier cosa resulta peligroso. Por eso es tan raro escuchar al presidente del Principado diciendo que Esther Díaz ha puesto el listón muy alto y que su dimisión muestra el “nivel de exigencia ética del PSOE”. ¿Y qué demostraba cuando era consejera del Principado o alcaldesa de Langreo y, a la vez, propietaria de una empresa que trabajaba en obras de ambas administraciones? ¿Dónde estaba entonces el nivel? Es cierto que se agradece que alguien dimita, aunque sea uno de cada cien. Pero sin pasarse. A ver si ahora lo de tener cerca de un 20% de una compañía que ha estado en El Musel, y en el Montepío de Felechosa, y en el HUCA, mientras a la vez ella estaba en el Gobierno, va a ser lo de menos. Y lo de más que se haya puesto negro sobre blanco.

Ver Post >
Esther Díaz y el escarnio
img
María de Álvaro | 17-11-2014 | 21:36| 0

El jardinero Eneka del palacio azul de los ingenieros belgas sabía todo lo que sabía y seguramente también lo que no gracias a una única lectura: la de una enciclopedia que leía y releía, gracias a la cual lo mismo era capaz de arreglar una hortensia que el mismísimo mundo, ese que tan falto está hoy de ‘enekas’. Nació el jardinero en la prodigiosa cabeza de Fulgencio Argüelles y vivió y vivirá para siempre en una cuenca minera del siglo pasado que nadie cuenta tan bien como el escritor de Cenera, probablemente porque su intención no sea esa; pero eso lo que es ya es otro tema. Es la misma cuenca, que ahí iba, en la que debieron vivir los abuelos de Esther Díaz, la consejera de Bienestar Social del Principado, exconsejera desde esta misma mañana, que abandona su cargo por, entrecomillo que es textual, “el escarnio público” al que han sido sometidas ella y su familia en los últimos días.

Llama Esther Díaz “escarnio público” a una sucesión de informaciones publicadas por este mismo periódico que empezaron con esto: “Una empresa de la consejera de Bienestar y su marido participó el grandes obras del Principado”. Siguieron con esto: “La empresa de Esther Díaz y su marido trabaja en la obra del geriátrico de Riaño adjudicada por su consejería”. Pasaron por esto: “Davelco trabajó en obras del Ayuntamiento de Langreo con Esther Díaz como alcaldesa”. Naufragaron en esto: “El Gobierno elude el respaldo público a la consejera Esther Díaz”. Caldeó Javier Fernández, sin querer -qué se sepa- sin menciones y sin alusiones, con esto otro: “Si todos tomásemos conciencia de la ética pública no sufriríamos escándalo tras escándalo”. Y remató la propia Esther Díaz yéndose a su casa.

Y estos son titulares de la primera página de este periódico. Son informaciones, esas por las que nuestros lectores nos pagan 1.30 euros al día o por las que se conectan a nuestra página web. Si Esther Díaz hubiera tenido a mano el diccionario de Eneka podía haber comprendido fácilmente que un escarnio es otra cosa, concretamente una “burla muy ofensiva y humillante que se hace con la intención de herir y ofender”, según dice la siempre sabia RAE. Y en esta lista de titulares, ni uno solo desmentido, no hay una sola burla ni, naturalmente, ninguna intención de otra cosa que no sea informar. Para eso están los periódicos. Aunque a veces se nos olvide. Algunas con razón.

Ver Post >
El moño de la mujer del César
img
María de Álvaro | 13-11-2014 | 20:59| 0

La mujer del César tiene que estar hasta el mismísimo moñus-moña de ser citada en informaciones, artículos, tertulias y conversaciones de bar y/o peluquería. El mundo es feo, sucio y corrupto desde tiempos anteriores a los de Rómulo, Remo y la buena de Capitolina, salvedad hecha del dedo de Santa Teresa. Pero el mundo vive ahora 24 horas en directo y en abierto. El mundo vive con las mismísimas vísceras al aire si es necesario, que los culos hace tiempo que han dejado de ser patrimonio de la intimidad. El mundo hoy tiene Twitter y Facebook y medios de comunicación y hasta de desinformación apuntando en todas direcciones. Serlo y parecerlo nunca se parecieron tanto, jamás fueron palabras más sinónimas. Y en medio de todo esto: la casta -conocida como clase política hasta el advenimiento de Pablo Iglesias- otrora acostumbrada a la barra más o menos libre se encuentra con que lo mismo que el pueblo necesita saber con quién se acuesta Chabelita exige el estado de sus cuentas, así estén en Suiza o en Ponga. Y el pueblo, que cuando se pone pesado no hay quien lo pare, hurga en cosas que antes no hurgaba, sencillamente porque no tenía donde hacerlo. La ‘granhermanización’ de la sociedad, la de Orwell, claro, pero también la de Mercedes Milá, tiene más inconvenientes que ventajas. Que cada día nos desayunemos con un nuevo caso de corrupción seguramente está entre las segundas. O no. Porque hay mañanas, y tardes, y noches, que el hedor no deja respirar. Y eso sí es mortal de necesidad. Más incluso que los negocios de alguna consejera o las excursiones pagadas al balneario de algún director general. Que también.

Ver Post >
Los que no fueron
img
María de Álvaro | 10-11-2014 | 13:59| 2

Le pasa a las expectativas lo que a los jardines, las flores, los gustos y los colores. Son las expectativas entes volátiles que huelen a lo mismo que las nubes de los anuncios. O sea, a nada. Porque una expectativa no tiene fundamento en casi nada más que el deseo. Y en casi nada menos; podrán refutarme, seguramente con razón. Vale. Pero la expectativa es libre, más libre que los que salían corriendo de la RDA hace 25 años, más que Nino Bravo. Usted, un suponer, puede plantearse hoy la expectativa de conocer a Olga María Henao e irse con ella de vacaciones pagadas a Canarias, all included. Tiene alguna posibilidad, no digo yo que no, que las tuvieron antes que usted Monago y un diputado por Teruel, pero son pocas. Yo mismamente voy a tener la expectativa de que George Clooney se divorcie y me pida matrimonio hoy por la tarde. Ya les contaré cómo me va. Nunca se sabe, pero seguramente mal. Porque lo mejor que se puede hacer con las expectativas es reducirlas, dejarlas temblando, aplicarles un ajuste modelo Merkel. Ya lo dice el proverbio zen: “una decepción es una expectativa no cumplida”. Y ya lo dice cualquier abuela que se precie: “tú di que sí, vida”. El éxito está garantizado. Menos es más, y yo, fan de la Bauhaus.

Artur Mas y no Mies van der Rohe me ha dado la idea. Resulta que el referéndum, la consulta, la pregunta, el 9-N… ha superado todas las expectativas. “No ha podido salir mejor”, entrecomillo por literal. El 80% de los catalanes quiere la independencia, el 80,72% para no mentir, no vaya a ser acusada de manipular las cifras de un proceso tan pulcro. Bien. ¿El 80,72% de cuántos? Pues el 80,72% de 2,2 millones de los 7,5 millones de personas que viven en Cataluña, de las cuales 6,2 (menores de entre 16 y 18 años incluidos) estaban convocadas al ‘sí-sí’, al ‘sí-no’ o al ‘no’ a secas (una pena que decidiesen a última hora quitar la casilla del ‘si-tu-me-dices-ven’, cuanto más poético hubiera sido todo). O sea, un 35% de los llamados a las cajas de cartón (¿puedo no llamarlas urnas, verdad?). ¿Qué pasa con el otro 65%? ¿A esos no les oprime el Estado centralista? ¿A esos no les roba España? No sé. Lo que sí tengo claro, hoy con cifras facilitadas por la Generalitat, es que hay por lo menos 4 millones de catalanes que no fueron a votar. Y eso sí es mayoría. Benvinguts al mundo real.

Ver Post >
Censura
img
María de Álvaro | 18-10-2014 | 11:14| 5

Alguien me dijo el otro día que los smartphones nos acercan a quienes están lejos, pero nos alejan de quienes tenemos cerca. Ahora que se ‘busca esposa’ o pagar la hipoteca en programas casposos de televisión, se piden matrimonios y divorcios en directo y los políticos hablan a través de ‘Sálvame’, el mundo se comunica vía red social. Uno ya no está de acuerdo con algo, a uno le ‘gusta’. Nadie le cuenta nada a nadie, le ‘comenta’ o le ‘comparte’. Y he oído, fíjense, que para luchar contra algunas enfermedades, no hay nada más eficaz que tirarse un cubo de agua fría por todo lo alto de la cabeza. Y no, no es para bajar la fiebre. En fin. El mundo cambia. Sí. El mundo se va por el desagüe directo a la cloaca mientras asistimos a manifestaciones por la vida de un perro y ni dios (literalmente hablando, incluso) se mueve si la muerte toca algo más lejos. Hay que tener cuidado de dónde se nace. Y tener smartphone, claro está. Levantar el teléfono se ha pasado de moda. Quedar con alguien, hablar, es cosa de neandertales. Ahora uno opina, o lanza su exabrupto -eso es lo de menos-, a través de Facebook; de Twitter si es capaz del ejercicio de contención y de resumirlo en 140 caracteres. Y vale para todo, oiga. Vale para echarse un novio y para dejarlo, para felicitarle el cumpleaños a tu madre, alabar sus lentejas o anunciar el resultado de su último análisis clínico. Vale para enseñar la hazaña definitiva de tu hijo o de tu gato. Y para pontificar. Y para tratar esos asuntos que toda la vida se trataron entre personas y en privado con público y clubes de fans de por medio. Y vale para que llamemos libertad de expresión a pegarle a alguien una patada en los huevos y esperar que ni se inmute. Porque lo contrario es censura. Pues vale. A lo mejor si no estuviera tan tan triste me entraba hasta la risa.

Ver Post >
De hogueras y lapidaciones públicas
img
María de Álvaro | 25-07-2014 | 22:08| 25

Erase una vez un ayuntamiento que suspendió un concierto de un cantante por lanzar exabruptos contra el país en el que se ubicaba aquel ayuntamiento. El cantante los lanzó un día cualquiera en una entrevista, no durante el concierto. La suspensión fue, por tanto, preventiva, como muchas guerras y algunos castigos. El ayuntamiento, claro, fue tachado de fascista y también de confundir churras con merinas, porque a ver qué tiene que ver el arte con las opiniones del artista, porque a ver dónde se quedó la libertad de expresión. Con razón.

Ayer, solo unos meses después de aquello, algunos de los que llamaban fascista al ayuntamiento que suspendió aquel concierto, pretendieron hacer lo mismo con otra actuación, pero esta vez de facto. En este caso se trataba de un ballet y lo que hicieron fue colocarse a las puertas de un teatro municipal y tratar de impedir la entrada del público. El ‘piquete’, huelga decirlo, era un poco más que ‘informativo’. Y el delito del ballet no es en este caso haber lanzado ningún exabrupto, el delito es su nacionalidad. Son israelíes. Oh, sí, lapidémosles, prohibámosles la entrada a nuestro país, que nosotros somos mogollón de demócratas y nos parece una vergüenza lo que está ocurriendo en Gaza. Y un horror y un crimen. Pues sí, pues claro que nos lo parece, pero los bailarines de Sheketak tienen tanto que ver en los bombardeos como usted y yo en la subida del IVA o en el rescate a los bancos. Seguramente menos.

La suspensión del concierto de Albert Pla me pareció en su momento peligrosa por lo perniciosas que siempre me han parecido las hogueras y las lapidaciones públicas. Esto más. Mucho más. Resulta que los comportamientos totalitarios no son patrimonio de nadie. Meca.

Ver Post >
Asturiano de hablar y ladrar
img
María de Álvaro | 20-06-2014 | 11:18| 20

Vamos a reconocerlo: nos gusta pegarnos. Nos va el enfrentamiento. Eso del ‘conmigo o contra mí’ es tan viejo como el mundo y más asturiano que la sidra, aunque pocos lo dijeran con más arte que Darth Vader, lo que me lleva a pensar que tal vez el pequeño Anakin Skywalker tenía ancestros de cuando Pelayo, pero no es a lo que iba. Iba a que nos cuestan los matices, los miles de colores que hay entre el blanco y el negro, que no tienen que ser precisamente grises. Por eso cuando hablamos del asturiano, de la lengua asturiana, de la llingua, no somos capaces de hablar. Somos más de ladrar. Y de hacer bandos: los del sí y los del no. Y se nos olvida que una lengua es tan patrimonio de un pueblo como las piedras sobre las que se construyó, y que tan civilizado es proteger Santa María del Naranco como las palabras. Por eso resulta tan estéril y tan cutre, de paso, enfrentar una lengua con otra. Eso de que los niños mejor estudian francés que asturiano es sencillamente una ridiculez, porque es como si existiese el bando de los padres que quieren matemáticas y el de los que quieren eso que ahora se llama ‘conocimiento del medio’. Como si una cosa excluyera a la otra. Para llegar a algún sitio, suele ser conveniente saber de dónde se parte, pero aquí preferimos cavar trincheras y acomodarnos dentro. Una pena. Tanta como esos niños catalanes que a fuerza de inmersión no saben hablar castellano. El problema nunca son las lenguas sino quienes las utilizan como arma arrojadiza.

PD. Y conste que cuando hablamos de la terrible polémica sobre el asturiano y la asignatura de cultura asturiana como optativa o de la posibilidad de que los niños estudien cualquier otra cosa estamos hablando de hora y media de clase a la semana. O sea, pa’habenos matao, si se me permite el bilingüismo.

Ver Post >