El Comercio

img
Fecha: octubre 14, 2010
HIPERACTIVIDAD Y CRISIS
Juan Neira 14-10-2010 | 11:47 | 0

El presidente Areces acometió su último debate sobre el estado de la región, como si fuera el primero, aprovisionado de multitud de datos, apurando los argumentos y sumando todo lo positivo que encontró a mano. La oposición, al igual que en el primer debate, le acusó de vivir en un mundo irreal, cuando Areces se limita a mirar la realidad con optimismo.

En vez de atenerse a los datos de la coyuntura o hacer un balance de los tres años del actual mandato, el presidente hizo un ejercicio de memoria y relató todo lo construido en once años de gestión gubernamental. El cambio entre la Asturias de 1999 y la Asturias de 2010 es evidente, porque aunque ahora haya un mayor desempleo, es tal el número de actuaciones acometidas, que el avance se nota en una superficial visita a cualquiera de los principales núcleos urbanos.

Areces hizo inventario de los años de bonanza, poniendo a Ovidio Sánchez en la tesitura de negar lo que entra por los ojos. No es una mala táctica la expuesta por el presidente, porque el PP está instalado en un discurso de negar cualquier signo positivo, así que hoy es posible que veamos a Ovidio Sánchez decir que la autovía de Oviedo a Gijón está sin terminar. La torpeza de la oposición no libra al presidente socialista de una crítica sobre la forma de exponer la presente hora de la región, porque el debate parlamentario no estaba programado para enmendar todo lo bueno realizado en once años, sino en valorar la situación que atraviesa Asturias. La crisis ha hecho algo más que retardar el avance de las infraestructuras. Esa mezcla de ingente labor realizada y presente deprimente expresa muy bien lo el drama de Areces: hizo lo que pudo, pero las tormentas financieras no están contempladas en el Estatuto de Autonomía.

Ver Post >
LAS DOS TAREAS DEL PP
Juan Neira 14-10-2010 | 8:10 | 0

Isabel Pérez-Espinosa asegura que con cualquier candidato el cambio en el PP asturiano va a ser radical. Es probable que tenga razón, porque la sola retirada de Ovidio Sánchez de la escena provoca un cambio cualitativo. No es imaginable que los órganos directivos del PP sigan por más tiempo sin tener actividad, y que las decisiones del partido las tome un alcalde. El ciclo de Ovidio Sánchez está finiquitado y algunos métodos de funcionamiento no se mantendrán en pie. Pero lo que está en cuestión no es la mejoría que proporciona el relevo de Ovidio Sánchez, sino si el PP asturiano quedará habilitado para dos tareas fundamentales: ganar las elecciones y terminar con la estructura de partido dominado por clanes municipales.

Las encuestas nacionales dan una ventaja de Rajoy sobre Zapatero cercana a los 14 puntos, lo que otorgaría una mayoría absoluta al PP. La extrapolación de ese estado de opinión a las comunidades autónomas no se puede hacer mecánicamente, porque en cada región hay una realidad distinta, con independencia de que en todas ellas avance la intención de voto al PP y retroceda la del PSOE. En Asturias, IU tiene un sufragio más alto que en otras regiones, y puede aumentar en primavera, como indican las encuestas que sucederá a escala nacional, donde ningún sondeo le da menos de seis diputados (en la actualidad tiene dos). Dejar la suma de PSOE e IU por debajo de 23 escaños es algo que nunca sucedió en nuestra región. El cálculo más optimista para el PP es lograr los 23 diputados, dejando a la izquierda con 22. ¿No hay un escaño de diferencia entre una lista encabezada por Cascos y otra liderada por Pérez-Espinosa?

Tras la crisis del PP con Sergio Marqués, el PP regional es una suma de feudos municipales. La dirección regional del partido está formada por un grupo de diputados autonómicos con escasa o nula dedicación a la organización. Los equilibrios de poder en los congresos se logran buscando Ovidio Sánchez el apoyo de los jefes de Oviedo, Gijón y Avilés. Los líderes municipales pueden vetar decisiones de la dirección regional y marcan la estrategia parlamentaria. Cambiar ese modelo de partido y homologarlo con el que impera en otras regiones requiere un fuerte liderazgo, e Isabel Pérez-Espinosa dice que cree más en los equipos que en los nombres. Esa reflexión la hacía Ovidio Sánchez hace once años.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

raitanucu hace 15 horas en:
LA REGLA ES EL ABUSO
raitanucu 25-10-2014 | 14:13 en:
OTRA DOSIS DE LO MISMO

Otros Blogs de Autor