img
COMPLEJO DE CULPA
img
Juan Neira | 20-10-2016 | 17:00

Al acercarse el día más decisivo del año -el domingo del comité federal- Susana Díaz dijo que lo más importante es no bloquear la gobernabilidad. La lideresa andaluza señaló que en esta legislatura va a participar más en la política nacional que hasta ahora. Para convencer a las bases del PSOE manifestó que desde la oposición podrán forzar la modificación o la derogación de las leyes injustas aprobadas por la mayoría absoluta de Rajoy.

Vamos por partes. La abstención que preconizan los barones autonómicos y la vieja guardia del PSOE tiene como consecuencia la investidura de Rajoy, pero no asegura la gobernabilidad a lo largo del mandato. Rajoy será presidente, aunque la viabilidad del futuro gobierno del PP está por ver. Susana Díaz, que es desde hace años la candidata en la sombra a la Secretaría General del partido, deberá apresurarse para adquirir la dimensión de líder nacional, ya que se avecina una legislatura corta. Estamos en un momento en que ningún partido puede presumir de tener un futuro halagüeño. No hace falta dar argumentos para comprender que el PSOE está bajo mínimos, por algo Javier Fernández pone en valor el solar tras constatar el hundimiento del edificio. Podemos está entregado a una agresiva lucha interna por el liderazgo que muestra la capacidad de rencor que es capaz de acumular Pablo Iglesias contra las personas que fueron de su entorno más íntimo. Ciudadanos observa que en cada encuesta pierde un puñado de diputados. IU no sabe si seguirá siendo lo que siempre fue o un mero afluente de Podemos. Y el PP está abocado al mandato más difícil que tuvo la derecha en este país.

Lo que más me sorprendente del debate político es que los barones autonómicos y los miembros de la gestora no sean capaces de decir de forma explícita y firme que van a votar a favor de la abstención. Ni la siempre dicharachera Susana Díaz se atreve a proclamar a los cuatro vientos que va a facilitar la investidura de Rajoy. No entiendo ese complejo de culpa, cuando esa opción es la única que evita la ruina del PSOE a corto plazo. Si los socialistas llegan a las Navidades liderando la oposición es gracias a la abstención de los diputados. De reafirmarse en el rechazo comerían el turrón como tercera fuerza, con 70 diputados, y sin otro discurso que seguir la estela radical de Podemos. ¿Cómo van los dirigentes a hacer pedagogía en el partido si les da vergüenza expresar lo que piensan? Confirmado: sólo les queda el solar.

Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

joseterente_6643 21-10-2016 | 18:07 en:
COMPLEJO DE CULPA
joseterente_6643 21-10-2016 | 18:05 en:
COMPLEJO DE CULPA

Otros Blogs de Autor