img
Fecha: marzo, 2017
EL CAMBIO DE VÍA DEL MINISTRO
Juan Neira 30-03-2017 | 9:27 | 0

La batalla que está dando Foro para impedir que la alta velocidad se quede en León es muy meritoria. Vista la deriva que está tomando el proyecto en los últimos años y, particularmente, en el presente mandato, Cristina Coto le escribió una carta a Mariano Rajoy, en el pasado mes de enero, diciendo que no se estaba cumpliendo el programa electoral firmado por los dos partidos. Luego, hubo cuatro reuniones celebradas por Álvarez-Cascos y Martínez Oblanca con el ministro de Fomento, el director general de Infraestructuras y el presidente de Adif. Los tres principales responsables de que se haya dado el cambio de vía, sustituyendo la alta velocidad por el ancho ibérico o ancho Renfe. En vista de la falta de acuerdo, Coto volvió a mandar una segunda carta, recordando al presidente el flagrante incumplimiento. Dos avisos.

Foro es un pequeño partido, con una representación parlamentaria reducida a la mínima expresión de un diputado. También tiene una senadora, pero en la Cámara alta el PP cuenta con mayoría absoluta. Aun así, se ha convertido en el único interlocutor institucional del Gobierno de Rajoy para el crucial asunto de la variante de Pajares. ¿Cuántas veces fue Belén Fernández a Madrid y se entrevistó con De la Serna o con el presidente de Adif? ¿Hizo la diputada Adriana Lastra alguna gestión sobre el particular? No digo nada de los representantes asturianos del PP, porque en ese partido la más pequeña discrepancia se vive como una muestra de alta traición. ¿Qué hizo Javier Fernández por la variante de Pajares, más allá de remitirle a Rajoy una copia del pacto por las infraestructuras en las que se conminaba al Gobierno a abrirla este año? ¿Alguien cree que se puede abrir todavía la variante en 2017, cuando los técnicos hablan de otro año más? ¿Qué es más importante, garantizar una fecha o salvaguardar la naturaleza del proyecto? Vamos camino de ser la única región que ha aceptado renunciar a la alta velocidad para recuperar el tren convencional, pese a haber gastado 3.500 millones de euros en Pajares.

El azar ha querido que el voto de Foro pueda ser decisivo en la aprobación de los presupuestos del Estado. Si Nueva Canarias no apoya las cuentas de Rajoy, el voto de Foro será clave para sacar los presupuestos, en unión del PP, Ciudadanos, PNV, UPN y Coalición Canaria. Le quedan unas semanas a Íñigo de la Serna para rectificar. No vale el truco de ‘pintar’ una abultada partida de millones de euros para Asturias. Debe cambiar de vía.

Ver Post >
EL ARGUMENTO DEL DINERO
Juan Neira 30-03-2017 | 12:04 | 0

Rajoy ha vuelto a Cataluña para hablar de un plan de inversiones ante un público en el que abundaban los empresarios y faltaban los miembros del “Govern” y el “Parlament”. El presidente ha prometido invertir 4.200 millones de euros hasta el año 2020. Si dividimos la cuantía de los recursos por los cuatro años en que se va a desarrollar el plan resulta que toca a una media anual que apenas excede los mil millones anuales. Una cantidad así constaba en los Presupuestos Generales del Estado de los últimos ejercicios, aunque a la hora de ejecutar la cifra real fue mucho más baja. En esta ocasión, Rajoy se hizo acompañar de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, dando a entender que esta vez la cosa va en serio. Para la red de trenes de cercanías de Renfe irán destinados 1.882 millones, y al ver esa partida a uno le entra un fuerte sentimiento de agravio comparativo, porque puede que en Cataluña los servicios de cercanías estén muy mal, pero en Asturias están peor, y el ministro de Fomento no ha dicho ni una palabra, hasta el momento. Promesas ministeriales para la alta velocidad vasca, compromisos presidenciales para las cercanías catalanas, y silencio (¿despreciativo?) para los ferrocarriles asturianos. Menos mal que la Constitución dice que todos los españoles son iguales ante la ley. A lo mejor el truco consiste en poner en cuestión la españolidad y entonces el Gobierno del PP te convence con dinero. Para los independentistas que utilizan automóvil el presidente anunció 850 millones para invertir en carreteras. También se comprometió con el eje del Mediterráneo que nace en el puerto de Algeciras y llega hasta Barcelona, desde donde enlace con Francia. Vuelvo al agravio comparativo: los asturianos agitando la mano para reclamar un eje atlántico, inclusivo para el Noroeste, y nos contestan con noticias del Mediterráneo.

Rajoy considera que los problemas políticos se solucionan con respuestas económicas. En la pasada legislatura, cada vez que la oposición criticaba al Gobierno por diferentes asuntos, sacaba a relucir el control del déficit y la creación de empleo. Cataluña no tiene un problema específico de infraestructuras. Su déficit en trenes o carreteras no es mayor que el de otras regiones, como Asturias. La Generalitat no habla de ferrocarriles, sino de independencia. Y Rajoy cree que los disuade con 4.000 millones. Aún en caso de que fuera un acierto, no se puede hacer de una forma tan burda.

Ver Post >
MEJORA, PERO ESCASA
Juan Neira 28-03-2017 | 11:55 | 0

Gobierno socialista y Partido Popular han suscrito el acuerdo sobre el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. La reforma de tributo se centra en los herederos directos, quedando fuera todos los demás casos. Para entendernos: cuando los bienes provienen de un hermano o de un tío, se recibe una pequeña parte, mientras Hacienda se queda con la mayoría. Para los herederos directos se sube el mínimo exento de los 200.000 euros (ley de presupuestos) a los 300.000, y se corrige el error de salto, mecanismo perverso por el cual al superar el mínimo exento se pagaban 18.000 euros más. Esa era al menos la cantidad que tocaba abonar cuando el mínimo estaba en los 150.000. A partir de ahí se mejoran las condiciones, en especial cuando se trata de la transmisión, “mortis causa”, de empresas familiares.

Salvo las personas o grupos que tienen una visión radical de izquierdas y que prefieren que todo sea para el Estado porque de esa manera se iguala la riqueza de los ciudadanos (en realidad, la pobreza) y nadie tiene más que otro por razón de nacimiento, el resto, la gran mayoría de la población, no se opone a las medidas acordadas por los dos principales partidos. Ahora bien, si miramos con detalle lo pactado, comprenderemos que queda lejos de las demandas de la ciudadanía. Es decir, el acuerdo del bipartito haría feliz a la gente de haberse suscrito hace ocho o diez años, pero en el presente la conciencia fiscal de los asturianos se ha hecho más crítica y quiere la supresión del tributo.

Para empezar, no se asume fácilmente la razón del impuesto. Tratándose de bienes que ya tributaron en vida del propietario, resulta extraño que sus familiares tengan que volver a pagar por ellos al recibirlos. Para que el impuesto resulte socialmente indoloro, el Gobierno dice que, a partir de ahora, sólo habrá 200 casos al año en que los herederos tengan que pagar. ¿Hay que creerlo? No presentaron ninguna documentación que avale la cifra. Para tener un criterio claro sobre la cuestión no hace falta incurrir en especulaciones. Centrémonos en lo que sabemos: en 2016, hubo 1.635 renuncias a herencias, nueve más que el año anterior. Representan el 16% del conjunto de las herencias. El porcentaje más alto de todas las comunidades autónomas. Se rechazan porque resulta inasumible la carga fiscal, pese al valor sentimental que en muchas ocasiones conllevan los bienes a los que se renuncia. Conclusión: PSOE y PP no han dicho la última palabra sobre las herencias.

Ver Post >
ESTRENO DE MULTITUDES
Juan Neira 27-03-2017 | 11:58 | 0

Susana Díaz ha inaugurado su carrera hacia las primarias del PSOE con el acto público más masivo que han realizado los socialistas desde las elecciones generales del 26 de junio. En el recinto ferial Ifema (Madrid) hubo que habilitar un pabellón anexo para acomodar a 2.000 personas que se habían quedado fuera. La puesta en escena estuvo muy cuidada, con la precandidata escoltada por los dos ex presidentes, González y Zapatero, así como Rubalcaba, Guerra, barones autonómicos y una pléyade de notables de los tiempos en que el PSOE era un partido poderoso.

El discurso de la lideresa, tan largo como preparado, fue un continuo martillear sobre los puntos flojos de Pedro Sánchez, pero sin nombrarle. La lideresa quiere un partido sin odio (en contraposición implícita a la aversión de Sánchez a los rivales, con su famoso “no es no”) para volver a ganar (al contrario que Sánchez que perdió las dos veces que se presentó), y que gobierne desde la victoria (Sánchez pretendió ser aupado presidente desde la derrota, a través de una alianza con Ciudadanos, y en la segunda ocasión mediante un acuerdo con Podemos, los nacionalistas y todo el que se cruzara en su camino, con la excepción del PP); también apeló a la necesidad de contar con un partido autónomo que no se entregue o imite a otros (la alusión a Podemos es evidente). La precandidata sevillana aún tuvo tiempo de marcar más diferencias al señalar que más allá del PSOE no hay izquierda transformadora (PSOE y Podemos son cualitativamente distintos).

Los equipos de dirección que estuvieron al frente del Partido Socialista, desde el inicio de la democracia, consideran que Pedro Sánchez es un peligro para el mantenimiento del PSOE tal como lo conocen los españoles, y cierran filas con Susana Díaz para conjurar la amenaza. Lo que está en juego no es ya una opción de gobierno más o menos a la izquierda, sino el riesgo de desnaturalización del partido, con un giro izquierdista hasta identificarse con grupos radicales y la aceptación de exigencias nacionalistas que rompen con los planteamientos del Estado de las Autonomías, tal como viene definido en la Constitución. Por debajo de la búsqueda de un candidato-a que pueda ganar las elecciones, lo que de verdad se va a dilucidar es el tipo de oferta política y la estrategia que pondrá en escena el PSOE tras el congreso. La victoria o derrota de Susana Díaz es el triunfo o el batacazo de muchos. Su debut fue un gran acto de masas, pero el rival no está solo.

Ver Post >
LA DECISIÓN SOCIALISTA
Juan Neira 26-03-2017 | 7:49 | 0

La política está parada a la espera del resultado de las primarias del PSOE

La región está parada. Las instituciones asturianas constituyen una gran sala de espera, con animadas conversaciones por corrillos, a la expectativa de que ocurra el gran hecho del que dependen todas las decisiones políticas.

Como hay que dar sensación de actividad, para justificar el cobro de generosos sueldos y dietas, se organizan variadas comisiones de investigación que repiten la dialéctica de los plenos de la Junta General del Principado con invitados como testigos de cargo. En cada comisión, nada más formarse, se puede anticipar el contenido del dictamen final. No sé si los diputados lo habrán advertido, pero cada vez que sale un cargo público vejado en la comisión de turno, el destino lo coloca en un pedestal más alto.

Ahí tenemos a Álvarez Areces de portavoz del PSOE en el Senado, después de que un grupo de comisionados de la Cámara autonómica hubieran dictaminado que no era merecedor de estar en las instituciones. A Areces lo absolvió el voto de los asturianos, ganándose el escaño a pulso, con una campaña personal en contra, diseñada ‘ad hoc’ en las últimas elecciones generales. Se había pensado que una mujer muy joven, con un expediente blanco sin mancha ni mérito, iba a batirlo en las urnas, y él tres veces alcalde de Gijón y tres veces presidente del Principado, se convirtió en tres veces senador.

Ruido

Se acumulan más iniciativas parlamentarias que nunca, para hacer ruido y disfrazar la realidad de la espera. Nunca hubo tantos ciudadanos llamados para comparecer sobre distintas cuestiones en el Parlamento. Cada día me repele más la idea de trasladar la responsabilidad política sobre personas que carecen de representatividad popular. Si se perfecciona el modelo de Carmena, nos encontraremos con que la única tarea irremplazable de los gobernantes es el cobro de la nómina. La eterna crítica a los políticos de gobernar alejados de la gente se ha solucionado dando escaño a la cuadrilla del tute.

Se hacen pactos con múltiples entidades sociales para demandar al Gobierno central que agilice la terminación de la variante de Pajares y la empresa responsable mueve ficha pidiendo la rescisión del contrato de vías de la variante. ¿De verdad, Javier Fernández, Gaspar Llamares y demás firmantes del entramado social no saben que el Ministerio de Fomento ha decidido que la alta velocidad muera en León? ¿A qué viene tanto paripé si todas las decisiones tomadas por Fomento desde mayo de 2014 van en esa dirección? ¿Es todo un simple entretenimiento para hacer como que se hace, mientras llega el gran acontecimiento?

Descubramos la realidad. La vida pública asturiana, como la española, están detenidas a la espera del ganador de las primarias socialistas. A mi entender, las elecciones internas del PSOE van a ser el gran acontecimiento político del año en España y en Asturias, del que dependen todos los demás.

Hasta la gran cuestión del referéndum de Cataluña está condicionada por el resultado del escrutinio socialista. Solo en el caso de que la sangre llegara al río, la solución catalana opacaría las primarias del Partido Socialista.

El Gobierno de Rajoy se juega la viabilidad del mandato en las urnas socialistas, de forma que si sale elegido Pedro Sánchez tendrá los meses contados. No digo los días contados porque Sánchez es un político extraparlamentario y no puede encabezar una moción de censura.

Por mucho que le repugne a Sánchez la permanencia de Rajoy en la Moncloa, hay una cosa que le resulta aún más insoportable: formar parte de un pacto que eleve al poder a cualquier dirigente de izquierdas que no sea él. Pedro Sánchez tiene dos cualidades, una de ellas consiste en tener las cosas absolutamente claras. Ante el manjar del poder segrega saliva como el famoso perro de Paulov.

Javier Fernández

En Asturias, Javier Fernández también se lo juega todo. El triunfo de Pedro Sánchez empañaría el balance de la comisión gestora. Tomar medidas extraordinarias, dar doctrina política para que al final la militancia dé la espalda. El follón que vendría asociado al retorno de Pedro Sánchez a la Secretaría General del PSOE dañaría la imagen de la gestora.

El triunfo personal de Sánchez sería como volver al escenario del comité federal del 1 de octubre, pero con cambio de papeles. La ‘vendetta’ sería tremenda.

Y después vendría lo peor, el congreso de la FSA, con Adriana Lastra de candidata a la Secretaría General dando mítines con Pedro Sánchez. Las cuencas mineras, Oviedo, Gijón… haciendo la ola. Si la actual dirección de la FSA lleva con indisimulado malestar la oposición de Podemos en la Junta General del Principado, no quiero ni pensar cuál sería su reacción ante la división de la organización en dos mitades. Volver al escenario interno del año 2000, pero con la Ejecutiva Federal en contra.

El triunfo de Susana Díaz aseguraría la estabilidad de la legislatura y la continuidad del poder en Asturias. Al depender todo de las primarias, las decisiones están aplazadas.

Solo a escala municipal hay margen para meter la pata: los turistas de la Cuba castrista vetan a Israel, mientras la Semana Negra se subasta y el Centro de Arte de la Laboral se cierra, menos la calefacción. A la izquierda gijonesa no la salva ni Pedro Sánchez.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

joseterente_6643 21-10-2016 | 18:07 en:
COMPLEJO DE CULPA

Otros Blogs de Autor