El Comercio
img
Fecha: marzo 3, 2017
RESPETAR LOS TESTAMENTOS
Juan Neira 03-03-2017 | 6:50 | 0

La plataforma en defensa de la supresión del Impuesto de Sucesiones había cosechado un éxito rotundo con el apoyo de 108.738 asturianos que se solidarizaron con su petición estampando su firma, pero ayer lograron otro triunfo no menos importante al ocupar la calle delante de la Junta General del Principado en el momento de registrar en el Parlamento su demanda. Fue la primera manifestación popular, en Asturias, contra la presión fiscal, simbolizada en un tributo de escaso peso en el sistema tributario español, pero que tiene dos características para soliviantar a la gente: la herencia entre familiares directos queda, en muchos casos, sensiblemente alterada por la intervención de Hacienda y, sobre todo, la constatación de que en otras comunidades autónomas la gente está libre de pagar por los bienes de sus padres y en Asturias, no.

La concentración ante el Parlamento hizo que diputados de distinta ideología (representantes de todos los grupos, menos del PSOE que por razones obvias evitaron el contacto con el público) salieran a hablar con los manifestantes. La gente estaba enfadada y solo aceptó de buena gana la compañía de Cristina Coto. No les vale el planteamiento del PP que aprobó los presupuestos de Javier Fernández con la promesa de elevar el mínimo exento del impuesto a 300.000 euros. Más objeciones les merecen las propuestas de otros partidos. Las más de 100.000 firmas suponen un desafío para el statu quo asturiano que se basa, entre otras cosas, en un modelo fiscal más gravoso que el de otras regiones, que se trata de justificar con unos servicios públicos de mayor calidad. Con el paso de los años la propaganda oficial no es capaz de tapar la realidad: colas de un año para hacer una resonancia magnética se compatibilizan con la mayor presión fiscal. No es cierto que el Impuesto de Sucesiones, con el llamado ‘error de salto’ que los gobiernos socialistas no quisieron corregir durante sucesivas legislaturas, sea la garantía de unos servicios sociales más protectores para el ciudadano que en otras regiones. Se pagan más impuestos porque para la izquierda es una seña de identidad que tiene como consecuencia directa una Administración pública más obesa.

PSOE e IU piden la armonización fiscal entre comunidades autónomas. Es muy fácil, lo tienen en su mano, no hace falta pedir al Estado que intervenga. Basta con que la Junta General del Principado apruebe una exención del 99% del Impuesto de Sucesiones.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor