El Comercio
img
Fecha: marzo 4, 2017
LO NIEGO TODO
Juan Neira 04-03-2017 | 5:53 | 0

Con cinco apoyos, dos piernas, los brazos de la esposa y la letrada, y un bastón, avanzó José Ángel Fernández Villa al encuentro de la magistrada, Simonet Quelle, tras un año de instrucción y once recursos interpuestos para evitar el interrogatorio judicial. Agotados los argumentos de la defensa, el histórico líder minero, modelador de la Asturias moderna, la de la tasa de natalidad que apunta al cero por ciento, los geriátricos fastuosos y las cuentas sin cuadrar, se avino al protocolo judicial en su versión más benigna que consiste en contestar sólo a las preguntas de la defensa. El formato desplegado en el juicio del “caso Renedo”, con preguntas y respuestas ensayadas, sin dar pie a que la Fiscalía o las acusaciones particulares metan baza. Un interrogatorio largo, con descanso higiénico de veinte minutos para que la mente recupere frescura, como recomendó el médico forense en vista de los evidentes quebrantos que sufre el más famoso de los mineros españoles de la guerra civil para acá.

Villa con cinco apoyos es Villa: “si los bolsos eran de cristal, siguen siendo de cristal”. Sin titubeos, afirmó que no se apropió de dinero del Soma. Los 420.000 euros que le reclama la dirección de su antiguo sindicato no tienen razón de ser. Que no le hablen de cohíbas fumados a cuenta del sindicato ni de rosas rojas en florero propio ni de libros apilados y discos sin desenfundar ni de ropa de su talla ni de firmas apócrifas ni de relojes rematados por una estrellita de seis puntas blancas. Si su señoría, las acusaciones, la Fiscalía y la región quieren saber que hay detrás de esos tiques judicializados, deben preguntarle al contable del Soma, depositario de todos los justificantes, obligado por oficio a separar los gastos privados de los públicos. Lo niego todo, el humo de los habanos y el aroma de las flores y el todoterreno falsamente adjudicado que conducía como secretario general del sindicato. Acaso no había pertenecido, en sus años de diputado autonómico, al “club del Audi”, como el presidente del Principado de entonces, y el rector de la Universidad de Oviedo del cuarto centenario, para mayor honra de las instituciones que los tres representaban.

El sumario llega a la encrucijada: archivo de diligencias por falta de indicios de delito o con los cinco apoyos se acomodará en el banquillo. Allí negará sus pecados: “Ni ángel con alas negras/ ni profeta del vicio/ ni héroe en las barricadas/ ni ocupa ni esquirol.” Lo niego todo.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

Etiquetas

Otros Blogs de Autor