img
EXCESO DE LEYES
img
Juan Neira | 09-03-2017 | 21:28

Hace unos días vimos la extraña situación que se había creado en la Junta General del Principado con la profusión de iniciativas parlamentarias de los grupos de la oposición, lo que unido a las propuestas del Gobierno regional y las comisiones de investigación que están en funcionamiento, producía el colapso de la Cámara autonómica. Hasta tal punto que el Gobierno socialista mostraba su preocupación por la dificultad que había para aprobar un crédito extraordinario de 23 millones de euros destinado a inversiones: una oportunidad abierta gracias la elevación del techo de gasto concedida por Cristóbal Montoro a todas las comunidades autónomas. En definitiva, marasmo en el legislativo que tenía un efecto negativo en la actuación del Ejecutivo.

A la vista de la comparecencia de Guillermo Martínez queda claro que la descripción arriba realizada no era del todo correcta. Dadas las actuales exigencias de transparencia y no sé qué más, el consejero de Presidencia ha presentado una batería de 18 leyes que el Principado remite al Parlamento entre las que están las leyes de tasas, del sector público (en el pasado mandato se presentaron dos y el cambio fue meramente cosmético, ya que Asturias es la región que menos ha reducido el citado sector), del consejo escolar, de salud, de sostenibilidad ambiental, de calidad alimentaria, de juventud, de participación ciudadana, de atención farmacéutica, de patrimonio, de identidad sexual y un largo etcétera que sumado a los proyectos que estaban ya en lista de espera forman un paquete legislativo de más de cincuenta normas. Si el Parlamento estaba ya saturado, a partir de ahora queda definitivamente bloqueado. No tiene sentido atiborrar la Cámara de normas sobre asuntos que ya están legislados en muchos de los casos.

Hay que recordar que la Junta General del Principado se caracterizó en anteriores legislatura por ser casi una Cámara de ley única, la de presupuestos, quedando el resto de iniciativas programáticas abandonadas en el desván del olvido. Pues bien, ahora se ha pasado al extremo opuesto, a ley por semana, aunque todos son conscientes de que no llegarán a buen puerto. El Gobierno socialista vuelca un montón de normas sobre la mesa, cuando sus principales iniciativas de la pasada legislatura –la ley de transparencia y la reforma electoral- todavía están por cocinar. Y tanta hiperactividad cuando no hay una mayoría de gobierno que permita progresar. Aquí hay gato encerrado.

Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

joseterente_6643 21-10-2016 | 18:07 en:
COMPLEJO DE CULPA
joseterente_6643 21-10-2016 | 18:05 en:
COMPLEJO DE CULPA

Otros Blogs de Autor