img
VOTACIÓN SIN GARANTÍAS
img
Juan Neira | 10-03-2017 | 23:01

De seis a nueve de la tarde podrán votar los afiliados del PP que se hayan inscrito para participar en la elección del presidente/a del partido. En este caso va a ser presidenta porque sólo dos mujeres han logrado los cien avales necesarios para optar a la jefatura del partido. Sorprende el escaso horario reservado para acercarse a las urnas, pero esta es una consideración menor al lado de otras circunstancias que acompañan al proceso. Más llamativo es que de un partido de 20.000 afiliados, sólo 2.000 (el 10%) estén interesados en elegir a su presidenta. La relación del resto de militantes con el partido es un mero recuerdo del pasado. Se ve que el PP asturiano tiene una gran vida interna, por eso la gente se queda en casa cuando Cherines pide el voto para ella. No debe de extrañarnos, porque esa actitud de recluirse en el domicilio ya la hemos visto en las elecciones autonómicas, en caso contrario no se entendería que el descenso de Foro de 12 a 3 diputados sólo haya servido para que la candidatura encabezada por Mercedes Fernández lograra un solo escaño más, al pasar de 10 diputados a 11.

Las disculpas dadas por el comité organizador para no aceptar las peticiones de Carmen Maniega se han desvanecido. Veinticuatro horas más tarde de haber argumentado que no podían facilitar las direcciones y los teléfonos de los afiliados porque lo impedía la Ley de Protección de Datos (¡qué disparate!), le dieron la lista a Maniega. No obstante, hay cuestiones esenciales que le fueron denegadas. La papeleta del voto se va a introducir en las urnas sin sobre. El secreto del voto queda vulnerado. Dada la insistencia de Carmen Maniega, el presidente del comité organizador, García Cañal, le propuso una alternativa: doblar las papeletas cuatro veces antes de introducirla en la urna, para que nadie pueda ver nada. Una manera original de hacer público el voto, ya que las papeletas dobladas serían las de Maniega y las que se depositaran abiertas corresponderían a Mercedes Fernández. El comité organizador también impidió que cada candidatura tenga un interventor en la sede central para garantizar que el trasvase de los votos de las juntas locales a la sede de Oviedo se haga correctamente. Por no hablar de las actividades públicas de Cherines durante la minicampaña electoral de tres días, como ir a inaugurar la sede de Cangas de Narcea. Hay suficientes elementos como para que los resultados no reflejen la voluntad de los electores. Así es el PP asturiano.

Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

joseterente_6643 21-10-2016 | 18:07 en:
COMPLEJO DE CULPA
joseterente_6643 21-10-2016 | 18:05 en:
COMPLEJO DE CULPA

Otros Blogs de Autor