El Comercio
img
Fecha: abril 16, 2017
IU, DECISIÓN COLECTIVA
Juan Neira 16-04-2017 | 4:39 | 0

La agitación política en España está en el campo de la izquierda. Lo mismo ocurre en Asturias. Durante el largo año electoral de 2016 la tensión estaba en la siniestra, mientras el PP gozaba de calma en la diestra.
La falta de acuerdo para investir a un presidente derivó en elecciones anticipadas, y el PP volvió a ganar. En la actual legislatura todos los sondeos coinciden en señalar que en el caso de que haya nuevas elecciones el triunfo será para el PP. Con crisis, con múltiples casos de corrupción, etcétera, el PP siempre gana.
La mejor demostración de que la discusión, las polémicas y las crisis están en la cancha de la izquierda estriba en la solidez del PP en el poder.
El origen de la inferioridad política y parlamentaria de la izquierda está en la gestión de Zapatero. Su segundo mandato (2008-2011) arruinó al PSOE. La marca socialista quedó dañada. No obstante, los cambios, la controversia y las dudas que afectan a los partidos de izquierda provienen de un hecho muy simple: hay que acomodar a tres grupos donde siempre había habido dos. Dicho de otra manera, la irrupción de Podemos agitó las aguas del espacio acotado por PSOE e IU.
LA IZQUIERDA
La izquierda, en términos amplios, está a la espera de lo que deparen las elecciones primarias del PSOE. Al margen de los odios internos, entre los afines a la nueva mayoría del Comité Federal y los seguidores de Pedro Sánchez, lo cierto es que hay una candidata, Susana Díaz, que recoge el discurso clásico del PSOE, como alternativa al PP. Lo que siempre fue el PSOE, un partido de gobierno que con sus propios votos alcanzó el poder.
Frente a esta estrategia, propia de una fuerza autónoma, está la propuesta de Pedro Sánchez de girar a la izquierda para entenderse con Podemos y otros partidos, como ERC. Un escenario nunca explicado con detalle, pero más de una vez enunciado.
Se entiende que la experiencia electoral de Pedro Sánchez le haga sentir desconfianza sobre la capacidad del PSOE de desplazar al PP, porque en la ocasión que estuvo más cerca de conseguirlo le faltaron 33 escaños para igualar a Rajoy, y en el segundo intento, se quedó a 52 diputados de su competidor principal. A partir de esas dos dolorosas vivencias le vino la inspiración de forjar una alianza con otras fuerzas.
La opción de Patxi López está a medio camino entre Susana y Pedro, pero no está claro en qué medida confía en una alternativa socialista autónoma para llegar al Gobierno o si pone todos los huevos en la cesta del pacto con Podemos.
La propuesta de la convergencia de las izquierdas, que baraja Pedro Sánchez, tiene un antecedente en el pacto electoral entre Podemos e IU. Curiosamente, como estrategia electoral, Unidos Podemos fue un fracaso, pero sirvió para crear un dinámica unitaria entre los dos grupos que va camino de concretarse en la disolución de IU en el tinglado de Podemos.
No lo veo como un acuerdo entre dos o más partidos para crear una fuerza política nueva, sino en el diseño de una nueva carcasa, definida por Podemos, para que los militantes de IU se acomoden en ella sin recelo. El jefe del nuevo polo de izquierdas será Pablo Iglesias, y en caso de ausencia, sería sustituido por Irene Montero.
Sobre este escenario deben reflexionar los afiliados al PSOE, porque la operación unitaria con IU podría repetirse con los socialistas si los resultados electorales del PSOE prolongaran la tendencia descendente.
El discurso de Alberto Garzón se abrió paso en IU gracias a los malos resultados cosechados en las urnas en los comicios autonómicos de 2015 y en las elecciones generales de diciembre del mismo año. En la última convocatoria electoral, los comicios generales del pasado 26 de Junio, la inclusión de candidatos de IU en las listas de Podemos les permitió obtener siete u ocho escaños. Una forma de salvar los muebles a costa de quemar la casa.
En Asturias, IU no obtuvo ningún premio por incrustar algún nombre en una lista liderada por Podemos. Sin embargo, un año antes, en las elecciones autonómicas, con sus propias siglas, obtuvo un resultado excelente con cinco diputados.
ASTURIAS
En nuestra región es pertinente discutir sobre la estrategia de IU. Carece de sentido dar por buena la disolución de IU, cuando tiene un capital político propio visible tras treinta años de disputas electorales y debates sociales.
En el campo de la izquierda se ha puesto de moda que las direcciones de los partidos renuncien a tomar decisiones, traspasando esa responsabilidad a las bases militantes o electorales. Dar por buena la fusión con Podemos sin que hayan hablado las bases de IU resultaría una excepción difícil de admitir.
Para la izquierda, en España, la idea del frente amplio electoral tiene un evidente arrastre histórico, que le impide hacer un análisis crítico. Como se ha visto con Unidos Podemos, muchas veces se logran mejores resultados con candidaturas diferenciadas que con una sola.
El oportunismo y la elaboración estratégica en función de la coyuntura, degrada el discurso de la izquierda. La simpleza del “no es no”, la trampa de la “trama”, último recurso de Pablo Iglesias, y el entreguismo de Garzón en IU convierten a Rajoy en estadista.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

jesusferga794_9615 05-11-2017 | 13:22 en:
CLASES DE DELITOS

Etiquetas

Otros Blogs de Autor