img
TESTIGO CUALIFICADO
img
Juan Neira | 19-04-2017 | 21:54

El tribunal de la Audiencia Nacional que juzga el “caso Gürtel” ha ordenado que comparezca Mariano Rajoy, como testigo. Los hechos que se juzgan ocurrieron entre los años 1999 y 2005, una etapa en la que el actual presidente de Gobierno desempeñó las más altas responsabilidades dentro del PP, como vicesecretario general, secretario general y presidente del partido. En la trama Gürtel aparecen empresas constructoras que pagaron comisiones al Partido Popular por las adjudicaciones de obras conseguidas de los ministerios de Fomento y Medio Ambiente. Lo que era una hipótesis en el sumario quedó corroborado por Francisco Correa en la vista oral al relatar que las comisiones eran del 2% y el 3%, e iban a parar a Génova.

Otros secretarios generales del PP (Acebes, Casos, Arenas) ya pasaron por la Audiencia Nacional como testigos, así que no se entiende la razón argüida por la Sala para dar un trato distinto a Rajoy. Por dos veces se rechazó la petición, al considerarla inútil e innecesaria. Sólo el empeño de la Asociación de Abogados Demócratas hizo que el tribunal cambiara de opinión. La Fiscalía se oponía al llamamiento y, una vez más, tocó comprobar el papel esencial que juegan las acusaciones particulares en las causas que afectan al poder.

Rajoy podrá declarar en su despacho oficial o en las dependencias de su domicilio, alejado de los medios y del público. No es un asunto menor. De esta manera se libra de la llamada, “pena del telediario”, que tiene que ver con el desfile delante de micrófonos, fotógrafos y cámaras de televisión, envuelto en los insultos que profiere un público vociferante. Compañeros de partido, como Rodrigo Rato o Jaume Matas, saben muy lo que es pasar ese trago, lejano eco de aquellas aglomeraciones populares en el París revolucionario, acompañando con risas y aplausos el mudo y eficaz trabajo de la guillotina. Rajoy conocerá el lado más benévolo de las comparecencias judiciales, aunque el interrogatorio al que le someterá la Asociación de Abogados Demócratas no será un mero trámite. Es de suponer que el presidente del Gobierno expondrá la tesis con la que resuelve todos los problemas relativos a la corrupción del PP, negando el más leve conocimiento de la materia, y dando por cierto que ha habido casos aislados (las manzanas podres del cesto) sobre los que debe caer todo el peso de la ley. Lo que no va a poder impedir es el desgaste político que producen las llamadas del juzgado. No lo cura la mejora del empleo.

Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

joseterente_6643 21-10-2016 | 18:07 en:
COMPLEJO DE CULPA

Otros Blogs de Autor