El Comercio
img
LA BANDERA DE LA PACIFICACIÓN
img
Juan Neira | 06-05-2017 | 20:14

El número de credenciales presentado por los candidatos tiene una gran importancia para anticipar cuál será el resultado de las primarias el 21 de mayo, ya que firmaron el 74% de los afiliados del partido. ¿Cuántos militantes pueden ese día acercarse a las urnas? ¿El 80%? La inmensa mayoría ya dijo lo que va a votar avalando a un candidato. Una vez más voy a repetir que el PSOE es, con gran diferencia, el partido político español que tiene un funcionamiento interno más democrático, pese a los múltiples defectos que arrastra. Sólo en el PNV, las bases de la organización cuentan tanto en la toma de decisiones. La democracia telemática de Podemos, en la que pueden votar amigos, enemigos y mediopensionistas, es un carajal. No me resisto a citar el cómico caso del círculo gijonés, en que los izquierdosos concejales de Xixón Sí Puede pedían a sus homólogos del centroderecha que llevaran a gente para votar en las urnas ciudadanas que decidían los presupuestos municipales de este año. En el caso del PP, baste recordar que de los 1.500 avales que presentó su presidenta, Mercedes Fernández, 500 fueron anulados. Antes, ya habíamos visto en Gijón que en el PP los muertos avalan y a los vivos se les ponen trabas.

De la pugna entre Susana Díaz y Pedro Sánchez saltan chispas. Hay un empate virtual que puede romperse con el voto de los seguidores de Patxi López. El dirigente vasco sigue en la lucha y rechaza la invitación ventajista de Pedro Sánchez. El ex secretario general del partido tiene tanta prisa por recuperar el poder que pasa de la hostilidad a abrir las puertas de su casa de par en par al rival. El oportunismo de Pedro Sánchez sólo se ve superado por el de Pablo Iglesias, pero no olvidemos que hoy la política es eso, regate corto, foto oportuna, frase ruidosa, slogan simple y mentira permanente. Dudo que Patxi López aguante toda la campaña electoral porque su entorno querrá soluciones a corto plazo, pero el PSOE está tan roto, tan deshilachado, tan arrasado, que López podría levantar la bandera de la pacificación, frente al oficialismo de Susana Díaz y la vendetta de Pedro Sánchez. Es más importante pacificar que ganar, porque las victorias internas se convierten en descalabros electorales si el partido no está unido. Creer que la solución a los problemas del PSOE, declive electoral incluido, pasa por un giro a la izquierda hacia el territorio de Podemos es no haber aprendido nada de la experiencia electoral de los últimos cuarenta años.

Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor