El Comercio
img
LA REVOLUCIÓN DE LAS BASES
img
Juan Neira | 23-05-2017 | 21:56

El desenlace de las primarias socialistas provoca tantas reflexiones como los resultados de las elecciones generales, autonómicas o municipales. Las consecuencias para la política española o asturiana no son menores. Las declaraciones de Adriana Lastra, una de las principales colaboradoras de Pedro Sánchez, han levantado una polvareda de comentarios por toda España. La diputada asturiana ha afirmado que los barones autonómicos deberían pedir perdón a las bases; se entiende que la razón de la petición de disculpas no es otra que haber tenido la osadía de proponer una candidata que no tuvo el apoyo de los militantes de sus organizaciones. Sin embargo, a mí me causó una mayor sorpresa que Adriana Lastra no sólo equiparara la valía de su voto con el de Felipe González –una afirmación acertada-, sino que dijera que su criterio valía tanto con el de González. Las palabras de la coordinadora de campaña de Pedro Sánchez muestran que estamos ante la revolución de las bases, que como toda revolución empieza por abolir las antiguas jerarquías. Ahora una diputada, con unos meses de experiencia, tiene un bagaje político semejante a un señor que fue durante 14 años presidente de Gobierno. La revolución francesa creó el calendario republicano, con semanas de diez días, días de diez horas, horas de cien minutos y minutos de cien segundos. Abajo el viejo orden. A lo mejor Felipe González necesita una cura de humildad y conviene mandarlo unos años a trabajar de guardabosques, como hicieron los rusos con Dubcek poniéndolo a trabajar a la sombra de los árboles de Bratislava. La dinámica es imparable y no está en manos de Adriana Lastra detenerla: el ajuste entre las familias socialistas es cosa de semanas o meses, para que se asiente el nuevo poder.

Los congresos en las federaciones regionales, que tendrán lugar en los meses de verano y otoño, serán la ocasión para el relevo de personal. En la FSA confían en convencer a Javier Fernández para que se presente a la reelección del cargo. Dicen que será muy difícil derrotar a los “sanchistas”, pero sin Javier Fernández lo consideran imposible. Me extrañaría mucho que el actual secretario general aceptara el envite de confrontar en las urnas con un dirigente “sanchista”. El domingo, el oficialismo quedó en Asturias a 900 votos de los “sanchistas”. Sería una apuesta de alto riesgo que comprometería los dos años de gobierno que le quedan hasta pasar a enrolarse en lo que llaman, clases pasivas.

Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

Nicomedes 03-08-2017 | 21:06 en:
RAJOY, NARBONA Y LA CUP
Nicomedes 02-08-2017 | 23:03 en:
GOBERNAR A CRÉDITO
Nicomedes 30-07-2017 | 11:26 en:
BUENAS INTENCIONES

Etiquetas

Otros Blogs de Autor