El Comercio
img
Fecha: mayo 25, 2017
UN PLAN RECTILÍNEO
Juan Neira 25-05-2017 | 11:33 | 0

Pedro Sánchez ya ha aclarado que en la nueva Comisión Ejecutiva (el equipo de dirección del secretario general) no habrá ningún líder territorial. Gato escaldado huye del agua fría. El nuevo jefe del PSOE va a vigilar todos los movimientos que hagan los dirigentes autonómicos. Con los actuales barones regionales tendrá que convivir durante dos años hasta la celebración de las próximas elecciones autonómicas. No puede jugar a la desestabilización porque el fracaso de los gobiernos autonómicos sería el preludio del batacazo del PSOE en las urnas, y ya sufrió suficientes derrotas electorales como para fabricar otra con sus propias manos. Lo que sí va a hacer es encauzar la operación relevo, que pasa por elegir secretarios generales “sanchistas” en los congresos de todas las comunidades autónomas, con la excepción forzada de Andalucía. Los nuevos secretarios generales quedarán en la rampa de lanzamiento para ser candidatos en los comicios autonómicos de 2019.

El plan de Pedro Sánchez para su partido es rectilíneo porque goza de la mayoría absoluta que sacó en las primarias, que tendrá reflejo en el congreso federal de mediados de junio. No hay margen para la especulación. Me extraña que haya dirigentes en la Federación Socialista Asturiana (FSA) que no lo tengan claro. Las derrotas y las victorias rotundas no son flor de un día, sino que generan consecuencias a corto y medio plazo, cuando no más allá. La operación relevo es imparable. En el caso asturiano se entiende que tenga ribetes traumáticos, porque se pasa del periodo del “javierismo”, con un 90% de militantes apoyando al secretario general, a una ruptura de esa amplia mayoría en dos grupos que en esta hora son irreconciliables. Cuando la dirección de un partido lleva diecisiete años de apacible convivencia pierde la capacidad para captar el malestar que se incuba. Lo más normal es que el bando de los “sanchistas” registre nuevas adhesiones de afiliados que visten traje de corcho para flotar en todo tipo de mares. En el caso de que hubiera un enfrentamiento con dos listas y, máxime, si Javier Fernández encabezara una de ellas, sólo serviría para que Pedro Sánchez se desplazara a Asturias para recorrer la región llevando de la mano a su candidato. Pedir al presidente del Principado que derrote a los “sanchistas” es una misión imposible. El desgaste de haber presidido una comisión gestora, que pese a las buenas intenciones no sirvió para nada, es una carga muy pesada.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor