El Comercio
img
Fecha: junio 2, 2017
ANECDÓTAS DEL PROCESO
Juan Neira 02-06-2017 | 10:06 | 0

La pandilla del Montepío de la Minería de Asturias (ex presidente, ex arquitecto, ex constructor y ex asesor fiscal) ha declarado ante Begoña Fernández, la titular del Juzgado de Instrucción Número 3 de Oviedo. José Ángel Fernández Villa no pudo someterse al interrogatorio de la juez porque, previamente, era preciso saber si estaba en condiciones de hacerlo. Para ello tuvo que pasar por el Instituto de Medicina Legal para ser valorado por el forense. Hora y media de reconocimiento. Desde el entorno de Villa se aseguraba que no iba a prestar declaración debido a su deterioro físico. Hace un par de meses, el más famoso de nuestros líderes sindicales respondió a un largo interrogatorio ante otra juez, Simonet Quelle Coto, en él que se dilucidaba los gastos que había realizado con las dietas de los sindicalistas de Hunosa. El interrogatorio salió publicado íntegramente en EL COMERCIO, y su lectura resultaba amena e ilustrativa. Nadie podría decir que Villa daba respuestas absurdas. Un neurólogo forense lo había considerado apto para pasar la prueba. ¿Era necesario volver a examinarlo ahora? ¿Cuántas veces tiene que pasar Villa exámenes médicos para responder a las preguntas en los juzgados? La burocracia es mucho más incoherente y ridícula que el líder del Soma.

En la jornada judicial hubo un hueco para las anécdotas. La abogada de Villa, una profesional competente y con fama en la región, ha optado por abrir un contencioso con los medios que no favorece su imagen. Hay cosas que se puede permitir una folclórica al salir del coche o de casa, pero que no debe hacer una abogada de prestigio. Todo el mundo sabe cómo hay que comportarse cuando le piden su opinión sobre algo y no quiere contestar a la pregunta. No hace falta imitar el ladrido de un perro ni montar un pequeño escándalo porque alguien, sin querer, le pisa el talón del zapato. Para solventar esas situaciones no es preciso estudiar leyes, basta con  dejarse guiar por el sentido común. Del jocoso incidente brotó una palabra nueva: “televisadores”.

Mercedes Fernández aprovechó la coyuntura para meter peseta. Dijo que el PSOE debía dar explicaciones. “Casi nadie lo conoce (Villa), hoy todos reniegan de él”. Y concluyó con ironía: “acabará siendo del PP”. Cherines sabe del largo noviazgo vivido entre su partido y Villa durante los mandatos de Aznar. Desde los ministerios hasta Gabino de Lorenzo. Era el sindicalista estrella de la derecha. Todo por ahogar al Gobierno de Areces.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor