El Comercio
img
Fecha: junio 7, 2017
UN CUENTO PARA NIÑOS
Juan Neira 07-06-2017 | 10:56 | 0

El informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil sobre las andanzas de José Ángel Fernández Villa y José Antonio Postigo es difícil de refutar, salvo que se crea en causas mágicas. No hay explicación racional para manejar sumas tan elevadas de dinero sin apelar a irregularidades. La Guardia Civil pone el dedo acusador en el geriátrico de Felechosa, porque reúne muchos indicios: se le adjudica a la oferta más cara y la que necesita más tiempo para hacer la obra y, por otra parte, en las certificaciones constan actuaciones que no se ejecutaron. Una factura elevada artificialmente que, presuntamente, tenía como objetivo poner los fondos mineros en manos de particulares. En el caso de Villa, el informe también se refiere a las contraprestaciones económicas que presuntamente recibió el líder minero por su actividad pública y sindical, citando el cargo que tuvo de secretario general del Soma y el conocido caso de las dietas de los sindicalistas del comité intercentros de Hunosa que fueron cobrados por él.

Para librarse de las acusaciones, tanto Postigo como Villa, tienen que dar una explicación plausible del origen del dinero. La supuesta herencia millonaria de Villa se redujo a 28.000 euros, mientras Postigo se limitó a decir que el dinero lo tenía en su casa. En el sumario de las dietas de Hunosa, Villa asumió el rol de la irresponsabilidad, ya que no conocía la clave de sus tarjetas bancarias, el contable decidía que gastos correspondían al sindicato (hasta los cafés que tomaba el líder minero) y cuáles eran de carácter personal, y la secretaria se encargaba de cobrar las dietas. Hasta las firmas que aparecían en los documentos eran meras imitaciones. De momento, el fiscal le pide cinco años de cárcel por todas esas actuaciones. Ahora, con las obras del geriátrico por el medio, la factura de las presuntas irregularidades adquiere una mayor dimensión.

En el Soma y en el PSOE nadie sabía nada. La adjudicación de la impresionante obra de Felechosa no despertó ninguna suspicacia y eso que le había dado al constructor amigo de José Antonio Postigo, presidente del Montepío. Según la UCO, el mismo empresario fue favorecido con proyectos fuera de Asturias por valor de seis millones de euros. El silencio del entorno es tan artificial como las explicaciones de Villa y Postigo. Nuestra región se gobernó con estos materiales, porque la influencia de Villa en los sucesivos gobiernos y parlamentos no ofrece duda.

Ver Post >
CARBÓN DE ORO
Juan Neira 07-06-2017 | 12:09 | 0

El informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil sobre los dineros de José Ángel Fernández Villa y José Antonio Postigo, es demoledor por cuestiones de fondo y de forma. Entre ambos líderes mineros, uno ex secretario general del SOMA y el otro ex presidente del Montepío de la Minería de Asturias, se hicieron con 2,3 millones de euros para los que la UCO no tiene otra explicación que la presunta utilización de la vía delictiva. Después de una investigación rigurosa siguiendo la pista de los movimientos económicos, la Guardia Civil contabiliza en 1.349.000 euros el dinero en efectivo que manejaron Villa y familia (esposa y dos hijos) del que no encuentran posible justificación. Al regularizar 1,2 millones ante Hacienda, entre padres e hijos, el líder del sindicato dijo que el dinero procedía de una herencia. Pues bien, la Guardia Civil demuestra que la famosa herencia de la madre, repartida entre los cinco hermanos, supuso para Villa 28.900 euros. Ni por los trabajos que tenían ni por otras fuentes de ingresos se justifica el súbito enriquecimiento. Para lavar el dinero, de negro a blanco, la familia recurrió al uso de 800 billetes de 500 euros y 450 billetes de 200 euros. El resto en moneda ordinaria. La UCO dice que el supuesto incremento patrimonial no justificado está relacionado con el presunto cobro de contraprestaciones económicas originadas por la actividad pública y sindical de Villa, así como de las supuestas irregularidades relacionadas con el proyecto y construcción del geriátrico de Felechosa.

Si en la ascensión de Villa de minero a millonario aparecía una milagrosa y sustanciosa herencia, el progreso material de José Antonio Postigo es aún más misterioso, ya que regulariza 436.000 euros (los 60.000 euros de su hija Patricia, la UCO se los adjudica a él) que proceden de «un dinero que tenía en casa». Postigo y familia manejaron, entre los años de 2003 a 2015, 926.743 euros en efectivo que no procedían de la actividad laboral ni de ningún producto bancario. Esta cantidad aún puede ser mayor, ya que la Guardia Civil habla de ausencia de movimientos bancarios para hacer frente al gasto corriente. Al hablar de las irregularidades en el Montepío, el informe de la UCO hace referencia a una aportación de Repsol al geriátrico de 361.000 euros, de la que hay indicios de haber ido a parar a manos de Postigo y el constructor del edificio. Estos eran los rojos que defendían a los mineros del Gobierno de la derecha.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 20-08-2017 | 12:45 en:
LOBOS EN MANADA
Nicomedes 03-08-2017 | 21:06 en:
RAJOY, NARBONA Y LA CUP
Nicomedes 02-08-2017 | 23:03 en:
GOBERNAR A CRÉDITO

Etiquetas

Otros Blogs de Autor