El Comercio
img
LAS ILUSIONES DE LA LIDERESA
img
Juan Neira | 08-06-2017 | 20:57

Mercedes Fernández tiene la mente puesta en las elecciones autonómicas. Acabamos de pasar el ecuador de la legislatura y Cherines sólo piensa en las urnas. La lideresa del PP considera que se debe abrir un proceso de diálogo con Foro para ver si van en coalición o cada partido por su lado. En las dos últimas elecciones generales se presentaron juntos y sacaron un resultado exitoso.

Hace ya algún tiempo que Cherines se ve de presidenta del Principado. Sería la primera mujer en subirse a lo alto del pódium y eso le hace mucha ilusión. Durante muchos años Esperanza Aguirre fue la primera en todo, ahora Mercedes Fernández siente que le toca el turno a ella. Entiendo perfectamente que su mente se ponga en ebullición pensando en presidir el Gobierno, porque hasta ahora todo fueron derrotas en las urnas. Tiene un largo currículum de opositora. Fracasó dos veces contra Álvarez Areces, con la Alcaldía de Gijón en disputa. Luego, fue Paz Fernández Felgueroso la que le impidió convertirse en alcaldesa. Tras unos años ganando experiencia en la Delegación del Gobierno y la Sindicatura de Cuentas, hizo una breve incursión en la política nacional y debutó, luego, en la Junta General del Principado con diez escaños. Volvió a intentarlo y se quedó en once escaños. Así se encuentra ahora al frente de un grupo que tiene hechuras de familia numerosa, de las de entonces, pero carece de tamaño para gobernar. Es consciente de que el socialismo está en horas bajas, así que su última oportunidad será en 2019. O nunca.

Por su larga experiencia sabe que el PP, aún en la mejor coyuntura, le faltarán bastantes diputados para alcanzar la mayoría absoluta. De ahí que necesite a Foro. No por mucho madrugar amanece más temprano. Faltan dos años para finalizar el mandato y dos años en política son un mundo. Si se quiere gobernar hay que elaborar una estrategia acertada, pero también hay que dotarse de un discurso sólido. Ahora lo llaman relato. Puede que le funcione la política de alianzas pero aún carece de un discurso a la altura del reto propuesto. Oírle decir que «hemos roto lo que parecía una maldición bíblica que impedía a la oposición apoyar los presupuestos» produce desconcierto. Elevar el mínimo exento en el Impuesto de Sucesiones a 300.000 euros le parece suficiente para aprobar el presupuesto socialista. Que aprenda de Foro que obligó a Rajoy a dedicar 65 millones de euros más para Asturias para aprobarle las cuentas. Y eso que sólo tienen un diputado.

Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor