El Comercio
img
REBAJAS DE TEMPORADA
img
Juan Neira | 14-07-2017 | 21:11

Los partidos de izquierda en Asturias se encuentran metidos de lleno en el círculo vicioso de los pactos políticos. Todos los días se producen declaraciones sobre futuras negociaciones sin que sirvan de pista para el inmediato futuro. Las mismas palabras las dicen unos y otros; en unos casos a modo de crítica y otras veces de defensa. Pura retórica. El otro día, desde IU daban por zanjada la posibilidad de entenderse con Javier Fernández, y ahora nos cuentan que las palabras del presidente del Principado sobre la negociación entre las izquierdas están bien, y se le insta a liderar con hechos la susodicha negociación. ¿En qué quedamos? ¿Están dispuestos a negociar con el Gobierno socialista o dan por enterrada esa alternativa? Estamos asistiendo a una versión corregida y aumentada del viejo cuento de la buena pipa: «¿Quieres negociar?» «Sí». «No te digo que me digas que sí, te digo que si quieres negociar». A la aliteración absurda de propuestas ahora lo llaman bucle. Por si quedaba alguna duda sobre el cariz repetitivo del discurso de nuestros políticos, llega Guillermo Martínez, consejero de Presidencia, y aclara que la oferta de pacto es válida desde el minuto uno.

Los dirigentes políticos, rodeados de compañeros de partido y asesores, no reparan en la imagen que dan ante la opinión pública. Cada día es peor. En esta materia hay que reconocer que la clase política asturiana (izquierda y derecha) no se diferencia de la española y la europea (visto los nueve años de cárcel que le acaban de endosar a Lula, dan ganas de escribir que la clase política mundial está bajo mínimos). Se desdeña la realidad y se interpreta un guión teatral dictado por las cúpulas de los partidos y grupos parlamentarios. En pleno mes de julio se les ha ocurrido escribir una comedia sobre pactos políticos. Lo han intentado durante los dos primeros años de la legislatura, bien es cierto que unos con mayor interés que otros, y no han llegado a nada. Pues bien, ahora se lanzan a crear expectativas en un asunto sobre el que ya han fracasado.

Las preocupaciones de la gente no pasan por los cambalaches entre grupos parlamentarios. En esta región hemos visto acuerdos, a bombo y platillo, entre los distintos gobiernos socialistas, la patronal y los sindicatos, que no tuvieron ningún efecto práctico. También hubo pactos entre PSOE e IU que no sirvieron ni para relanzar la economía ni para aminorar el paro. ¿Qué sentido tiene esta campaña? Rebajas de temporada.

Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

kika47_1390494074313 20-08-2017 | 12:45 en:
LOBOS EN MANADA
Nicomedes 03-08-2017 | 21:06 en:
RAJOY, NARBONA Y LA CUP
Nicomedes 02-08-2017 | 23:03 en:
GOBERNAR A CRÉDITO
Nicomedes 30-07-2017 | 11:26 en:
BUENAS INTENCIONES

Etiquetas

Otros Blogs de Autor