El Comercio
img
LANERO MARCA DISTANCIAS
img
Juan Neira | 08-08-2017 | 15:46

El secretario general de la UGT de Asturias, Javier Fernández Lanero, abordó, en los ‘Desayunos de la Feria’, la cuestión de las relaciones entre los partidos políticos de izquierda en nuestra región. Lanero se mostró muy crítico ante la falta de entendimiento entre PSOE, Podemos e IU. El líder sindical consideró incomprensible que el Gobierno socialista llegara a acuerdos presupuestarios con el PP, y que no fuera posible un pacto entre los grupos de izquierda. Una contradicción ideológica que, a su juicio, se debe a que la negociación se aborda en clave de poder, en vez de pensar en los intereses de los ciudadanos.

Las manifestaciones de Lanero plantean dos cuestiones de interés. Una es de carácter subjetivo, relacionada con quién habla y a quién critica, aunque sea de forma implícita. El secretario general de UGT afea la política de alianzas llevada a la práctica por el presidente del Principado. Ambos afiliados al PSOE, toda una novedad en la crónica política asturiana. En sus declaraciones -también implícitamentecritica, igualmente, el proceder de los responsables de Podemos e IU, pero eso ya lo hemos visto otras veces. Lo llamativo es el distanciamiento de la organización sindical socialista del Gobierno de Javier Fernández. Todo ello ocurre en un momento en que es muy probable que haya un cambio de orientación en la Federación Socialista Asturiana (FSA) tras las elecciones primarias a celebrar a mediados del próximo mes. La nueva posición del Soma es factible que se extienda a toda la UGT.

El segundo asunto tiene que ver con el desdén de los partidos de izquierda por los intereses de los ciudadanos, al estar supuestamente volcados en la disputa por la hegemonía en su franja ideológica. Para empezar, creo que la cuestión del poder está presente en todas las negociaciones políticas, con independencia de que sean permeables a la voz de la calle o no lo sean. Es más, el pacto de las izquierdas no sería una prueba genuina de altruismo, ya que los firmantes aumentarían su peso en la región.

El PSOE dejaría de estar en minoría parlamentaria y Podemos e IU podrían entrar en el Gobierno o condicionar, de facto, toda la actuación del mismo. Los tres partidos podrían atender a sus clientelas, lo que siempre es muy jugoso. Un ejemplo de esto último lo tenemos con el proceder de Xixón Sí Puede en el Ayuntamiento de Gijón (XSP). Hasta la fecha, no hubo pacto entre las izquierdas porque PSOE y Podemos tienen proyectos políticos distintos.

Sobre el autor Juan Neira

Etiquetas

Otros Blogs de Autor