El Comercio
img
Fecha: agosto 12, 2017
EL ATAQUE DE GARZÓN
Juan Neira 12-08-2017 | 4:53 | 0

Ha reinado la sensatez en la dirección regional de IU y la tensión con Gaspar Llamazares se relaja. De hoz y coz se habían metido todos en un callejón sin salida. El portavoz parlamentario no iba a salirse de la nueva formación política, Actúa, que él había contribuido a transformar de plataforma en partido. El coordinador general, Ramón Argüelles, no podía dar el visto bueno a la doble militancia de Llamazares, pero cualquier medida que tomara contra él abriría una crisis en la organización asturiana. Solución: se relativiza todo lo sucedido y, por su parte, Llamazares habla de malos entendidos, de su inquebrantable compromiso con IU mientras siga siendo una fuerza autónoma, y de la necesidad de deslindar sus dos papeles, cuando habla como portavoz parlamentario y cuando lo hace como dirigente de la corriente, Izquierda Abierta que está integrada en IU.

Con lo que no contaba la dirección regional de IU ni el propio Gaspar Llamazares es con que, desde Madrid, Alberto Garzón abriera fuego contra el diputado asturiano. El joven líder de IU vio la ocasión propicia para descalificar a Llamazares negándole cualquier atisbo de credibilidad. Garzón recuerda que Llamazares lo criticó por querer «liquidar» IU al plantear la unión con Podemos, y ahora es él quien le endosa la etiqueta.

Consecuencia de la pérdida de caudal político de IU, un proceso iniciado a finales de los años noventa del pasado siglo, es la falta de dirigentes relevantes. El tránsito desde Julio Anguita hasta llegar a Cayo Lara da idea de la pérdida de fibra política en IU y de la menguante influencia social. A día de hoy, sólo hay dos dirigentes que se hacen un hueco en los medios, Alberto Garzón y Gaspar Llamazares. Cuando el primero ataca al segundo sólo está pensando en quitarse un competidor para el futuro, cuando haya que tomar decisiones irreversibles, como puede ser disolver IU dentro de la carcasa política que construya Podemos. El actual coordinador general de IU en España está dispuesto a vender a la primogenitura en su organización por un plato de lentejas, como ya demostró al aceptar ir en quinto lugar en la candidatura madrileña de Unidos Podemos, por detrás de tres candidatos de Podemos. A Garzón le importa un bledo el equilibrio interno de la organización asturiana, que dicho sea de paso es la única estructura regional de la que recela porque tiene peso en la sociedad y grupo parlamentario propio. Curiosamente, los dogmáticos suelen ser oportunistas.

Ver Post >
Sobre el autor Juan Neira

Últimos Comentarios

Nicomedes 03-08-2017 | 21:06 en:
RAJOY, NARBONA Y LA CUP
Nicomedes 02-08-2017 | 23:03 en:
GOBERNAR A CRÉDITO
Nicomedes 30-07-2017 | 11:26 en:
BUENAS INTENCIONES

Etiquetas

Otros Blogs de Autor